Issuu on Google+

UNIVERSIDAD DE MONTEMORELOS Escuela de Ciencias de la Comunicación

¿Existe el riesgo de anorexia en los dormitorios 2 y 4 De la Universidad de Montemorelos?

Informe de investigación Presentado en cumplimiento parcial De los requisitos de la clase de Métodos de investigación

Por Norma Elisa Vázquez Dávila

07 de mayo de 2008


Capitulo I.INTRODUCCION……………………………………………………………………………….1 Antecedentes………………………………………………………………………………….1 Justificación………………………………………………………………………………………3 Definición del problema…………………………………………………………………….3 Declaración del problema………………………………………………………………….3 Preguntas de investigación ………………………………………………………………….4 Hipótesis……………………………………………………………………………………………..4 Objetivos………………………………………………………………………………………………4 Delimitaciones………………………………………………………………………………………4

II. MARCO TEORICO La anorexia………………………………………………………………………………………….5 Factores Socioculturales……………………………………………………………………….7

III. METODOLOGIA Y RESULTADOS …………………………………………………………….12

IV. CONCLUCIONES………………………………………………………………………………………15

LISTA DE REFERENCIAS ………………………………………………………………………………….17


Capítulo I INTRODUCCIÓN

Antecedentes La preocupación anómala por la imagen corporal no es exclusiva de nuestros días. Aunque la atención a la apariencia y la figura han existido siempre, en los últimos tiempos alcanza proporciones sin precedentes. En nuestros días, la preocupación por el cuerpo, por el aspecto exterior o por alcanzar los vigentes cánones de belleza, mueve enormes cantidades de dinero, provoca ingente número de artículos periodísticos y de programas en medios audiovisuales, atrae la atención del público y ocasiona severas repercusiones sobre la salud. Genera una patología muy variada y frecuente que pone en peligro la vida de las personas. Existe un creciente interés por la dietética, la salud y el deporte en contraste con la vida sedentaria y la mala alimentación que se sigue. Exageración de las dietas naturistas que pueden repercutir en la salud, u otras desviaciones similares que preparan el terreno para desembocar en un trastorno de la conducta alimentaria (TCA). Las alteraciones en el esquema corporal han dado lugar a cuadros clínicos de diversa naturaleza, físicos y psíquicos, unos perfectamente identificados e integrados en las clasificaciones de las enfermedades mentales, y otros de ubicación oscura o aún no reconocidos como tales, que plantean dudas acerca de dónde situarlos en el marco de la nosología. En este contexto, un problema importante es el concepto de alteración del esquema corporal”. La imagen corporal es un constructo (concepto) complejo, integrado por percepciones, creencias, pensamientos o actitudes hacia el cuerpo, pero también por las experiencias y sentimientos que el cuerpo produce y las conductas relacionadas. Se intenta la conceptualización de la llamada imagen corporal utilizando medidas apropiadas en contextos específicos. La propia percepción del cuerpo y la estimación del tamaño refleja factores cognitivos y de actitud. Los aspectos cognitivos valoran las condiciones físicas integrándolas en una unidad y el componente emocional, por su parte, incorpora el grado de satisfacción e insatisfacción en relación a la representación mental, la emoción ligada al cuerpo. La satisfacción con la apariencia y la preocupación por ella nos habla de lo importante que es para el individuo desde el punto de vista psicológico. Sin embargo, la dimensión de la internalización de los estándares sociales, de ser atractivo o bello, resulta diferente como estado o rasgo, según sea temporal o permanente. La distorsión acerca de la propia imagen es relativamente frecuente, pero depende del grado y repercusión en otras áreas de la vida para que adquiera una dimensión patológica; existe dificultad para establecer el punto de corte entre lo normal y lo anómalo, y por eso resulta necesario fijar criterios diagnósticos y una definición operativa clara. El ideal de belleza y su significación va cambiando a lo largo de la historia. En algunos grupos intelectuales, la preocupación excesiva por la musculatura, la forma corporal o el deporte se veían antes como propio de personas menos interesantes, de escasa inteligencia o con poca atención hacia los valores intelectuales. Ahora, la musculatura se asocia con vigor y salud y se aleja de la estética de la época romántica -delgada y pálida-, o del cuerpo de perfección clásica.


Justificación El problema de la estética hoy en día es muy visto por la sociedad y el mundo, es por eso que en esta investigación, se da a conocer el riesgo de anorexia que puede existir en los dormitorios de señoritas 2 y 4, de la Universidad de Montemorelos, y analizar el grado de peligro que para las alumnas pueda causar, ya sea por causas, sociales, culturales o de autoestima, incluyendo a la soledad. El investigador decidió escoger este tema, porque sintió necesaria la búsqueda de la posible existencia de anorexia, en las alumnas de la Universidad de Montemorelos. Definición del problema Dado que entre las mujeres es más común el problema de anorexia, pretendo investigar el riesgo de anorexia en los dormitorios de señoritas de la UM. Declaración del problema ¿Existe el riesgo de anorexia en los dormitorios 2 y 4 de la Universidad de Montemorelos?

}Preguntas de la investigación ¿Qué es anorexia? ¿Cuál es el régimen del las alumnas internas en la UM? ¿Cuales serian algunos factores que llevasen a las alumnas internas a caer en la anorexia?

HIPOTESIS H1=Las alumnas internas con mayores recursos suelen presentar mayor índice de anorexia

H2=las alumnas del dormitorio 2 presentan más que las del dormitorio 4 a causa de ser adolescentes


H3=las alumnas internas que no tienen novio presentan más posibilidad a causa de la soledad

OBJETIVOS Dar a conocer el riesgo de anorexia dentro de los dormitorios de señoritas 2 y 4 de la UM.

DELIMITACIONES El investigador decidió que su población de muestra fuera solamente el dormitorio 4, a causa de la falta de tiempo.

CAPÍTULO II

MARCO TEÓRICO

La anorexia

Se define anorexia como una alteración grave del comportamiento alimentario que se caracteriza por el rechazo a mantener el peso corporal en los valores mínimos normales. Generalmente la pérdida de peso se consigue mediante una disminución de la ingesta total de alimentos. En la anorexia se distinguen dos subtipos: (a) el tipo restrictivo y (b) el compulsivo/purgativo. El primero describe cuadros clínicos en los que la pérdida de peso se consigue con dieta o ejercicio intenso, mientras que el segundo se utiliza para identificar al individuo que recurre regularmente a atracones o purgas. Los factores causantes de la anorexia son una combinación de elementos biológicos (predisposición genética y biológica), psicológicos (influencias familiares y conflictos psíquicos) y sociales (influencias y expectativas sociales) (Fundación para la Mujer y los Trastornos Alimentarios, Docencia, Investigación y Prevención [FUMTADIP], párr. 1-4). En el libro Anorexia nerviosa y bulimia amenazas de la autonomía, Rausch Herscovici (1990) califica a la anorexia como un síndrome, psiquiátrico discreto es decir diferenciado que tiene una patogénesis compleja. Sus manifestaciones clínicas son la resultante de la destilación de factores pre disponentes y gatillantes y su interacción con la capacidad del individuo para hacer frente a las demandas en un


momento dado. Los factores predsiponentes en la anorexia nerviosa, resulta obvio que se sabe poco acerca de la vulnerabilidad individual. Tiene que ver con dificultades para el funcionamiento autónomo del individuo. Esto disminuye la capacidad ya limitada de desempeñarse separadamente de la familia u otro anclaje. “Los pacientes anoréxicos se perciben a sí mismos como habiendo perdido el control de su conducta, sus necesidades y sus impulsos, como no siendo los dueños de sus propios cuerpos, se sienten bajo la influencia de fuerzas externas” (Cisneros Britto, 2001,1-5). Otro factor significativo pero no universalmente demostrable se refiere a los trastornos de la autopersepción del tamaño corporal y de los estados afectivos y viscerales. Muchos investigadores se han preguntado si la anorexia nerviosa puede relacionarse con intentos para controlar el exceso de peso. Cuando una persona ha sido previamente obesa, puede estar hipersensibilizada a las humillaciones de que suele ser víctima, esto bien puede ser un factor importante en la preparación a hacer dieta, especialmente si su autoestima depende en gran medida de su aspecto. Está claro que los tipos de personalidad de la persona anoréxica son variables y dentro de esa diversidad se destacan algunos: gran necesidad de aprobación externa, tendencia a la conformidad, falta de respuesta a las necesidades internas, perfeccionismo y escrupulosidad.

Factores socioculturales Vista a la anorexia desde una perspectiva sociológica, la atención de los medios de comunicación de masas a este problema y la difusión que de estos trastornos se ha hecho, no se debe tanto al número de casos contabilizados, como al colectivo de edad en el que surge y las características graves de la enfermedad. Esta gravedad proviene de su cronicidad y fundamentalmente de la alta mortalidad que provoca en el caso de la anorexia. El incremento de estos trastornos ha generado una alarma social por cuanto los especialistas han demostrado el componente social de estas enfermedades. Su carácter epidémico y su propagación a través de los medios de comunicación y más concretamente por las imágenes, le agregan un carácter incontrolable desde el sector sanitario, y por tanto nos alertan en la necesidad de intervenir con políticas sociales. Se culpa a los medios de comunicación de masas y a los modelos de extrema delgadez que propugnan como ideal de belleza. Un ideal de belleza representado por las “top models”, mujeres cuyas proporciones, peso y estatura son una excepción estadística. Cuerpos que no representan la media poblacional. Ideales imposibles. Es este sector, la moda como fenómeno social, combinado con la publicidad, los que han cambiado el significado de la delgadez. La delgadez se ha convertido en símbolo imprescindible asociado a la independencia y al éxito profesional y social.


Los que sufren los trastornos de conducta alimentaria (TCA) son un colectivo eminentemente femenino, pero también de adolescentes. Este grupo de jóvenes entre la infancia y el adulto, ha generado sus propias necesidades y características, en relación a un mundo del que son espectadores, pero cuya participación está fundamentalmente limitada al consumo. Se cree que éstos son presa fácil de la publicidad. Se incorporan al consumo de tabaco y alcohol,y se aprecia una creciente erotización del mundo adolescente. Los especialistas advierten que cuando el enfermo dice estar gordo, quiere decir también, no soy lo suficientemente bueno para ser aceptado, no soy suficientemente agradable, competente, bello. Realmente no persigue un canon de belleza, realiza en él un ideal que nunca alcanza y que cree, es el tributo que ha de pagar para estar entre los mejores, los que triunfan, los guapos. No es de extrañar que en una sociedad tremendamente competitiva, donde el que no da la talla puede verse fácilmente excluido, se generen valores o estilos de vida que imponga a los individuos un estrés añadido. Este entorno social excluyente termina siendo insano. El modelo de mujer mass-media delgada se desplaza en el tiempo y en el espacio siguiendo el ritmo del desarrollo económico. Va de los países más desarrollados a los menos desarrollados y tiene una incidencia casi nula en los países del tercer mundo. Aparece primero en las jóvenes de clase alta, para pasar posteriormente al gran público, probablemente de la mano de los modelos de estas clases, difundidos por los medios. Es más, el fenómeno adolescencia está relacionado con la clase social y el desarrollo económico. Los países desarrollados contemplan entre sus logros sociales una protección a la infancia que conlleva el establecimiento legal de la minoría de edad, largo período de formación del joven y la tutela familiar. En la sociedad desarrollada existe una relación inversa entre clase social e incidencia de obesidad. Cuanto más bajo es el nivel socioeconómico, tanto mayor es la tasa de obesidad. El mismo valor de los alimentos está estrechamente asociado a formas de vida que denotan una cultura o hábitos alimentarios de clase social.

Los alimentos con mayor poder energético han sido usados mayoritariamente por las clases trabajadoras, y los proteínicos por las clases adineradas (Cisneros Britto, 2001, párr. 1-5). Por las características de la enfermedad, factores socioculturales pueden influir en el aumento de su incidencia. Antes del siglo los alimentos estaban disponibles para las clases sociales más altas, la comida abundante y la obesidad denotaba poder económico y elevado nivel social. En el siglo XX la población disponía de alimentos de alta densidad calórica. La presión puede ser tal, que las personas pierdan la noción de su propio cuerpo. Es frecuente que las casas de moda que surten a los estratos sociales más altos fabriquen sus modelos, sin incluir talles para la población con sobrepeso, y algunas hasta llegan a marcar las prendas con un número de talle menor al que le corresponde, creando la fantasía de una imagen corporal más esbelta.


En nuestra sociedad existe la preocupación de la comida, las dietas, el talle, la figura especialmente entre las figuras, se considera ideal un cuerpo esbelto, y hay una creencia prevaleciente de que la gordura es mala (Rausch Herscovici, 1990). Los llamados trastornos del comportamiento alimentario, aunque han sido registrados desde hace siglos, nunca alcanzaron la frecuencia, ni la trascendencia social que tienen en la actualidad. Los estudios epidemiológicos indican que se trata, esencialmente, de una patología de la adolescencia femenina. En su incidencia la relación hombre/mujer es de 1/10, la edad de comienzo es habitualmente la adolescencia y la frecuencia es mayor entre las clases medias y altas —aunque se está extendiendo a las clases bajas. En lo que respecta a los criterios diagn6sticos para la anorexia, la mayoría de los autores que se han ocupado del tema coinciden en destacar el miedo intenso a engordar, que no disminuye a medida que se pierde peso; la alteración de la imagen corporal. Una consecuencia del adelgazamiento; no obstante, tienen a su vez efectos psicológicos y pueden alcanzar una magnitud capaz de provocar la muerte. En las anoréxicas suelen presentarse ciertos rasgos comunes de una manera bastante estereotipada: ignoran o niegan las sensaciones de hambre y de fatiga, les gusta preparar comidas muy elaboradas, coleccionan, recetas, acaparan alimentos en casa, conocen el contenido calórico de los alimentos, tienen una resistencia profunda al tratamiento, no admiten que se hayan producido modificaciones en su aspecto físico y creen estar gordas, realizan ejercicios físicos exagerados y en los casos más graves toman laxantes y diuréticos y se auto provocan vómitos. En cuanto a los rasgos de carácter que pueden operar como factores que predisponen a la anorexia, la mayoría de los autores coincide en la descripción de la anoréxica como "nifa modelo": obediente y perfeccionista, buena alumna, exigente consigo misma y preocupada por agradar y complacer a todos. En el piano familiar, es frecuente la presencia de casos de alcoholismo, depresión, trastornos de la alimentación o al menos preocupaciones exageradas con respecto a la dieta, al control del peso y a la apariencia física. (Mari Turbet, 1998, párrafo 1-3) La renuncia, represión y alienación que generan esos ideales se pagan, como ha mostrado Freud, al precio de las neurosis u otras patologías."

Los trastornos de la alimentación, especialmente la anorexia, nos permiten apreciar, como si se tratara de una lente de aumento, los conflictos inducidos por los modelos de identidad femenina fundamentalmente los referidos a la imagen corporal ideal y los medios prescriptos para alcanzarla

La anorexia se presenta, entonces, como emblema de la construcción del cuerpo femenino en nuestra cultura. El cuerpo humano no se genera exclusivamente por la reproducción biológica sino que tiene una historia: no solo ha sido percibido, interpretado y representado de diversos modos en distintas épocas sino que también ha sido vivido de maneras diferentes, se lo ha llamado a la existencia en culturas muy variadas, ha estado sujeto a un amplio espectro de tecnologías y medios de control y se ha incorporado a diversos ritmos de producción y consumo y a otros tantos regímenes de placer y dolor. (Freud, 1968, párrafo 15-17)


Capítulo III METODOLOGÍA Y RESULTADOS Metodología Esta investigación es de tipo cualitativa ya que se realizo, un análisis, para demostrar el riesgo de anorexia en los dormitorios a causa de varios factores. Y es transaccional porque el estudio se baso de una población al momento de ser entrevistada. La población solo incluía solo a las señoritas del dormitorio 4 de la Universidad de Montemorelos. El investigador, utilizo el instrumento de la observación y la entrevista. En las observaciones hechas a las señoritas tanto del dormitorio del 4, los resultados fueron los siguientes: Observé a 6 señoritas del dormitorio de universitarias: Las señoritas universitarias, comían todo pero con mucha moderación, con cantidades mínimas, de todo pero con medidas. Observe todo tipo de señoritas, tanto flacas como a las gorditas, vi sus comportamientos y su manera de comer, algunas que estaban comiendo solas comían con más calma, otras más que estaban acompañadas mientras conversaban comían con más rapidez. Se entrevistó a 5 señoritas del dormitorio 4, fueron 10 preguntas basadas en el tema de la anorexia y la autoestima. 1.- ¿Sabes que es la anorexia?, 2.- ¿Qué piensas acerca de la anorexia?, 3-¿Te has sentido o te sientes gorda? (solo si la respuesta es sí), 4.- ¿Ese sentimiento tiene que ver con los que te rodean?, 5.- ¿Piensas que otras personas pueden tener este mismo problema? 6.- ¿A qué piensas que se deba que este problema sea común?, 7.-¿Te gusta la idea de estar delgada?, 8.-¿Tiene alguna ventaja para ti o porque te parece atractivo estar delgada?, 9.¿ Como te llevas con tu familia? ,10.- ¿Del 1 al 10 en que rango esta tu autoestima?


Resultados Los resultados fueron los siguientes, de la pregunta 3, dos de las entrevistadas me contestaron que si se sentías gordas. De la pregunta 6 las cinco señoritas me dijeron que es debido mas a los medios de comunicación por la influencia de ellos, por la sociedad y por la cultura que nos rodea De la pregunta 9 las cinco se llevaban muy bien con su familia. En la pregunta 10, al preguntar su autoestima en un rango del 1 al 10 siendo el 1 menor rango y el 10 mayor rango, una me contesto que su autoestima estaba en el en numero 4, otra en el 8 y las otras tres en el 10. Después de mis observaciones, quedaron comprobadas 2 de mis tres hipótesis, la H1 Y la H3 La primera ya que una causa muy fuerte es el estatus social en las jóvenes y claro esta su cultura La tercera, pude comprobarla, ya que es muy frecuente que por la soledad, y falta de orientación estas jóvenes busquen alguna salida así. La H2 no fue demostrada ya que no estudie el campo del dormitorio 2


Capítulo IV CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES Conclusiones Después de haber estudiando mas a fondo a la anorexia como un trastorno alimenticio, y más aun dentro de la UM, me di cuenta que este tipo de enfermedades, no solo a un ámbito social, ni cultural afecta, es un problema ya antiguo, antes no conocido como anorexia hace ya muchos años atrás pero desde esas épocas ya se podían observar el prototipo que la sociedad consciente o inconsciente quería dar a las mujeres y de esta manera dar paso a este grave problema. Mi conclusión es que en la Universidad de Montemorelos, claro esta que existe un riesgo de anorexia, a causa de el peso de la cultura de la sociedad y de la venta de imágenes de “niñas perfectas” que la televisión nos muestra día a día. Y aun siendo las señoritas universitarias, quizás con menos posibilidad de ver televisión a causa del tiempo, es la soledad un factor muy fuerte en estos casos, ya que la mayor parte del tiempo ellas están alejadas de su familia, de un circulo donde probablemente están desprotegidas, y es ahí cuando ataca este terrible factor, que trae consigo una autoestima muy baja, y por lo consiguiente una inseguridad en la jóvenes

Recomendaciones

Es conveniente sugerir que debe haber más cuidado en los dormitorios en este caso en el 4 que fue el campo de estudio, y hacerles saber a las señoritas que comenzar con algo así es mortal, incluso es probable que ya lo sepan, pero es ahí cuando debe haber más atención hacia ellas, departe de la institución en la que se encuentran y de su familia, mas comunicación.


Trabajo de investigación