Issuu on Google+

Todavía existe esperanza Por Enrique chaij ¿Qué es una persona sin esperanza? Es alguien sin sueños, ideales, sin porvenir... En quien está enfermo el optimismo y donde no hay ganas de luchar ni de perseverar en el esfuerzo. Cuando no hay esperanza, la desesperanza ocupa su lugar. Entonces el espíritu derrotista se apodera de la persona y sobreviene el fracaso. Entonces, ¿Qué es una persona con esperanza? Es alguien que tiene mente positiva y optimista, que cree en el triunfo del bien sobre el mal. Es quien no desfallece en la lucha, que se levanta cuando cae, que conserva el entusiasmo de vivir y que confía en la dirección divina sobre su vida. En este mundo sumergido en la desesperanza, ¿todavía existe esperanza? Esperanza, una palabra que puede llegar a tener muchos significados diferentes. Existen diferentes cosas en las que se pueden esperar. Entre las cosas que yo espero, están terminar mis estudios, tener un trabajo exitoso, una familia propia, pero la cosa más grande que yo espero, es algún día poder ver a Jesús, viniendo en gloria y con todo el poder que su padre le Dio. Ese día maravilloso, espero poder estar ahí, viajar con él en las nubes, llegar al hogar que él me preparó, poder vivir la eternidad alabando el nombre de mi Dios, el que se entregó a sí mismo para pagar por los pecados que yo cometí, el que por amor a mi prefirió morir en esa cruz que era para mí. Durante largos siglos el pueblo de Israel estuvo esperando la llegada del Mesías y Redentor prometido. Todas las familias hebreas alentaban la esperanza de que en su seno naciera el hijo de la promesa. Hasta que por fin nació en la humilde aldea de Belén, en su pesebre rústico y maloliente, con la sola compañía de algunos animales. Así fue el amor que cristo vino a revelar entre nosotros, Indescriptible. A través de esta obra, pude leer y meditar en el amor del salvador, en el poder y los beneficios de la oración, que por medio de ella, uno puede llegar a estar en la presencia de Dios, que es el medio de conversar con el como con un amigo, la forma tan desesperada en la que Dios anhela estar cerca de mí, protegerme y escuchar mis problemas. Solo después de la oración, puedes encontrar la paz que tu corazón necesita. Este libro, describe la fórmula para obtener la felicidad, y luego de pensar en esto, llegue a la conclusión de que por obvia que parezca la respuesta, si, la única forma de ser feliz, es creer en el amor de Dios y la cercanía con él. Ya que, dejando nuestras cargas a sus pies y recordando todo el dolor que sintió y su sacrificio de morir en esa cruz, podemos llegar a


confiar y a tener la seguridad de la salvaciĂłn por medio de JesĂşs, y es que no podemos tener miedo, a menos que olvidemos la manera tan maravillosa en que ĂŠl nos ha cuidado en el pasado.


Todavía existe esperanza enrique chaij