Issuu on Google+

El poder de la confianza

AntologĂ­a para el aula


Índice

Introducción

2

Justificación

3

Antecedentes de la Literatura

5

Infantil y juvenil Contexto Sociocultural

7

3.- Antología: a) Confiando en mis amigos

9

b) Confiando en mis ¿papás?

13

c) Protagonizando a los padres

16

d) ¿Qué quiero ser?

21

e) Creando a mi amigo

24

f) Logrando metas

26

Conclusión

30

Bibliografía

31

Datos de la Autora

32

1


Introducción La lectura se ha catalogado como aburrida, más cuando los adolescentes prefieren estar en alguna red social antes que tomar un libro e iniciar una lectura; es poco llamativa y no les provoca dejar volar su imaginación al momento de leer. Actualmente los adolescentes viven en un mundo de problemas, tanto escolares, familiares y personales. La presente antología se dirige en alumnos de secundaria en cualquiera de los tres grados, enfocándose en uno de los problemas más comunes que puede presentar un adolescente, la confianza; orientando la confianza en tres aspectos diferentes, la confianza en los padres, en los amigos y la confianza en uno mismo. A esta edad el adolescente posee dudas sobre en quién realmente puede confiar. Y dentro de los cuentos el adolescente se puede identificar con algún personaje y puede lograr resolver algún problema que tenga con referencia a la confianza. Por ello se ha optado por crear la presente antología, para acercar al adolescente a la lectura y dentro de ella pueda encontrar una referencia o ayuda que lo pueda orientar sobre algún punto de confianza, ya sea personal o familiar. Dentro de la antología se encuentran actividades didácticas que el docente puede utilizar para trabajar cada uno de los cuentos. También se optó por cuentos cortos por si el alumno no es cercano a la lectura no le sea difícil el poder iniciar a aproximarse.

2


Justificación La confianza es un valor necesario en la educación y muy pocas veces o nunca es incluida en ella. Por ello es preciso definirla y Torcida (1993) la define como “el sentimiento que uno siente hacia otro cuando tiene la seguridad, la certeza, de poderse abrir y exponer totalmente, sabiendo que no va a ser desvalorizado, aun cuando el otro no comparta con ello”. La confianza es un sentimiento primordial para todo ser humano, en ella se basa gran parte de las decisiones y las relaciones interpersonales tomadas a lo largo de la vida. En este proceso del adolescente de formarse como adulto o ir descubriendo cómo ser adulto, la confianza juega un rol fundamental. Si el adolescente pierde confianza en cualquier área de su vida crea una reacción desmotivadora para adaptarse y resulta difícil para él volver a confiar en alguien o algo (Vergara, 2000)¹. La escuela, la familia y la sociedad representan los tres ejes más significativos de la confianza. Estos ejes son la base del presente proyecto. Dentro del aula es trascendental mostrar a los alumnos la importancia de tener esta seguridad para poder establecer competencias, donde él pueda desenvolverse con una actitud positiva de él mismo. En el ámbito escolar no se pretende que el docente obtenga toda la confianza del alumno, sino crear conciencia en el alumno de las metas u objetivos posibles a alcanzar confiando principalmente en uno mismo. __________________________ ¹ Mario Morales Vergara, Confianza y desarrollo del potencial humano, 2000

3


El dominio de competencias nos lleva a mirar la manera como la persona, ejecuta sus acciones y la eficacia que exhibe al ejecutarlas. El nivel de competencia que manifieste será uno de los factores que determinará el nivel de confianza (Echeverría, 2000)². Es importante mostrarles a los adolescentes las ventajas de tener la confianza estable, algunas de esas ventajas principales son: tener motivaciones claras, mostrar sentimientos positivos, conoces a nuevas personas. En el ámbito familiar la confianza es el núcleo de una buena interacción entre padres e hijos. Se pretende generar en el adolescente un acercamiento hacia la importancia de convivir y confiar en los representantes de su hogar. Si existe una buena comunicación en la familia el adolescente con más facilidad desarrollará las competencias necesarias para convivir no solo con si familia sino también con sus amigos y con la sociedad en general. Las personas poseen disposiciones aprendidas para preferir resolver problemas a través de la confianza o la desconfianza. Uno confía si supone que ésta conducta concuerda significativamente con nuestro propio patrón de vida; uno desconfía si cuenta con que éste no será el caso (Luhman, 1996)³ Se presentan más adelante

una serie de actividades para desarrollar y crear

conciencia en el alumno sobre la confianza. _____________________ ² R. Echeverria, La confianza y los desafíos de la transformación, 2000 ³ N. Luhmann, Confianza, 1996

4


Antecedentes de la Literatura Infantil y juvenil Los libros para niños inundan hoy en día las librerías de todo el mundo. Los hay de todos los géneros, en diversos formatos y hasta con sonidos. Pero esta considerable oferta es un fenómeno muy reciente en términos de historia de la literatura. A pesar de que se han mencionado muchas fechas como el inicio de la literatura infantil, aún resulta complicado dar una fecha exacta; autores como Enzo Petrini señalan que fue el napolitano Giovanni Batista Basile quien inició la literatura para niños con su Pentameroneen el siglo XVII; por su parte, Juan Ricardo Nervi nos indica que fue en la Francia del sigloXVIII donde aparece la literatura infantil gracias a la publicación del libro El amigo de los niños . Anne Pellowsky afirma que la literatura infantil no tiene más de dos siglos de antigüedad, y según ella es en el siglo XVIII cuando John Newberry escribió por primera vez un libro para niños que no estaba basado en la tradición oral. Sin embargo, la mayoría de los especialistas coinciden en señalar que fue Charles Perrault en el siglo XVII con susComtes de ma mère l’Oye (Cuentos de Mamá Oca) quién da inicio a la tradición literaria infantil. Años más tarde encontramos las Fábulas Morales de Félix María de Samaniego. Otros especialistas, sin embargo, señalan que la literatura infantil es un género relativamente joven que existió formalmente mucho después la publicación de Perrault, y que es en las primeras décadas del siglo XIX cuando se marca el inicio formal de la literatura infantil, entre los años de 1812 y 1825 con los cuentos

5


de la infancia y del hogar de los Hermanos Ludoig Jakob y Wilhelm Grimm; a pesar de lo anterior, los Hermanos Grimm no pensaban en los niños como destinatarios de esta recopilación, lo que ellos pretendían era la búsqueda del pasado y la identidad germana, era un sentido filológico. (Juárez, 2008)⁴

Así podemos observar que la primera intención de la literatura no fue tener como receptor al niño o joven, la literatura se adaptó para ellos y así surgió la literatura infantil.

_____________________ ⁴ Verónica Juárez, Historia breve de la literatura infantil, 2008

6


Contexto sociocultural en Tijuana

Sin duda, la educación⁵ representa uno de los elementos más trascendentes para la transformación de toda sociedad. Hoy en día, México es un país donde se han hecho esfuerzos significativos para atender la urgencia de cobertura educativa, pero donde aún faltan grandes esfuerzos por aplicar la calidad en la enseñanza como elemento de cambio social, económico y cultural.

La sociedad de Tijuana conformada con alta participación migrante proveniente de diferentes regiones del país y del extranjero, con culturas e ideologías de su lugar de origen, ha definido en esta ciudad su propia cultura a través de una mezcla de otras, marcada con ideales emanados de su nueva identidad, adecuados en el tiempo y el espacio. El subsistema cultura como servicio público debe dotarse a todos los residentes de Tijuana, principalmente a la niñez y juventud, que requieren alternativas de formación, expresión e integración con las formas de vida y convivencia social.⁵

Hoy Tijuana se registra con 23 bibliotecas públicas municipales básicas, una biblioteca pública regional, 2 paramoviles y una biblioteca móvil.

___________________ ⁵ Plan municipal de desarrollo, 2014-2016

7


AntologĂ­a para el aula

8


a) Confiando en mis amigos

Los cuatro amigos Había una vez cuatro animales que eran muy amigos. No pertenecían a la misma especie, por lo que formaban un grupo muy peculiar. Desde que amanecía, iban juntos a todas partes y se lo pasaban genial jugando o manteniendo interesantes conversaciones sobre la vida en el bosque. Eran muy distintos entre sí, pero eso no resultaba un problema para ellos. Uno era un simpático ratón que destacaba por sus ingeniosas ocurrencias. Otro, un cuervo un poco serio pero muy generoso y de buen corazón. El más elegante y guapo era un ciervo de color tostado al que le gustaba correr a toda velocidad. Para compensar, la cuarta de la pandilla era una tortuguita muy coqueta que se tomaba la vida con mucha tranquilidad. Como veis, no podían ser más diferentes unos de otros, y eso, en el fondo, era genial, porque cada uno aportaba sus conocimientos al grupo para ayudarse si era necesario. En cierta ocasión, la pequeña tortuga se despistó y cayó en la trampa de un cazador. Sus patitas se quedaron enganchadas en una red de la que no podía escapar. Empezó a gritar y sus tres amigos, que estaban descansando junto al río, la escucharon. El ciervo, que era el que tenía el oído más fino, se alarmó y les dijo: – ¡Chicos, es nuestra querida amiga la tortuga! Ha tenido que pasarle algo grave porque su voz suena desesperada ¡Vamos en su ayuda! Salieron corriendo a buscarla y la encontraron enredada en la malla. El ratón la tranquilizó: – ¡No te preocupes, guapa! ¡Te liberaremos en un periquete!

9


Pero justo en ese momento, apareció entre los árboles el cazador. El cuervo les apremió: – ¡Ya está aquí el cazador! ¡Démonos prisa! El ratón puso orden en ese momento de desconcierto. – ¡Tranquilos, amigos, tengo un plan! Escuchad… El roedor les contó lo que había pensado y el cuervo y el ciervo estuvieron de acuerdo. Los tres rescatadores respiraron muy hondo y se lanzaron al rescate de urgencia, en plan “uno para todos, todos para uno”, como si fueran los famosos mosqueteros. ¡El cazador estaba a punto de coger a la tortuga! Corriendo, el ciervo se acercó a él y cuando estuvo a unos metros, fingió un desmayo, dejándose caer de golpe en el suelo. Al oír el ruido, el hombre giró la cabeza y se frotó las manos: – ¡Qué suerte la mía! ¡Esa sí que es una buena presa! Lógicamente, en cuanto vio al ciervo, se olvidó de la tortuguita. Cogió el arma, preparó unas cuerdas, y se acercó deprisa hasta donde el animal yacía tumbado como si estuviera muerto. Se agachó sobre él y, de repente, el cuervo saltó sobre su cabeza. De nada le sirvió el sombrero que llevaba puesto, porque el pájaro se lo arrancó y empezó a tirarle de los pelos y a picotearle con fuerza las orejas. El cazador empezó a gritar y a dar manotazos al aire para librarse del feroz ataque aéreo. Mientras tanto, el ratón había conseguido llegar hasta la trampa. Con sus potentes dientes delanteros, royó la red hasta hacerla polvillo y liberó a la delicada tortuga. El ciervo seguía tirado en el suelo con un ojito medio abierto, y cuando vio que el ratón le hacía una señal de victoria, se levantó de un salto, dio un silbido y echó

10


a correr. El cuervo, que seguía atareado incordiando al cazador, también captó el aviso y salió volando hasta perderse entre los árboles. El cazador cayó de rodillas y reparó en que el ciervo y el cuervo se habían esfumado en un abrir y cerrar de ojos. Enfadadísimo, regresó a donde estaba la trampa. – ¡Maldita sea! ¡Ese estúpido pajarraco me ha dejado la cabeza como un colador y por si fuera poco, el ciervo se ha escapado! ¡Menos mal que al menos he atrapado una tortuga! Iré a por ella y me largaré de aquí cuanto antes. ¡Pero qué equivocado estaba! Cuando llegó al lugar de la trampa, no había ni tortuga ni nada que se le pareciera. Enojado consigo mismo, dio una patada a una piedra y gritó: – ¡Esto me pasa por ser codicioso! Debí conformarme con la presa que tenía segura, pero no supe contenerme y la desprecié por ir a cazar otra más grande ¡Ay, qué tonto he sido!… El cazador ya no pudo hacer nada más que coger su arma y regresar por donde había venido. Por allí ya no quedaba ningún animal y mucho menos los cuatro protagonistas de esta historia, que a salvo en un lugar seguro, se abrazaban como los cuatro buenísimos amigos que eran.

11


Actividad: Adecuación:

Primer grado de Secundaria.

Título del

Los cuatro amigos

cuento: Autor:

Cristina Rodríguez Lomba

Año:

Sinopsis:

Cuatro amigos demuestran su amistad ayudándose entre sí, la confianza que los une es su verdadero lazo de amistad.

Objetivo:

Identificar situaciones donde el alumno pueda confiar en sus amigos.

Material:

Cuento. Hojas blancas. Lápiz, plumones. Revistas, tijeras, pegamento.

Actividad 1er. Tiempo

2do. Tiempo

3er. Tiempo

4to. Tiempo

1.- Platicar con

1.- Realizar la lectura

1.- Para la

1.- Los dibujos serán

los alumnos

del cuento. La lectura

actividad el grupo

colocados en el pizarrón

sobre el tema de

se realizará en

regresará al salón.

para que los demás equipos

confianza en los

equipos. La lectura se

2.- En equipos de

puedan verlos.

amigos. La

realizará en las áreas

siete personas

2.- En equipo crearán una

plática se

verdes de la escuela a

dibujaran su

escena propia en donde se

realizará en las

la comodidad del

escena favorita del

haya presentado la

áreas verdes de

estudiante.

cuento, harán un

confianza entre ellos. El

la escuela.

2.- Una vez terminada

circulo y cada

maestro les dará material

la lectura el docente

integrante debe

para el trabajo.

definirá palabras o

dibujar algo, deben 3.- Un representante por

situaciones que los

pasar la hoja para

equipo pasará enfrente a

equipos no

la participación de

explicar la situación.

comprendan.

todos.

4.- Para la actividad el grupo debe estar en círculo.

12


b) Confiando en mis ¿papás? Coquito el monito Había una vez un monito llamado Coquito, que vivía en la selva con sus padres y hermanitos. Coquito era muy inquieto, y le gustaba mucho jugar con amiguitos en los árboles. Hacer piruetas de árbol en árbol. En cuanto a su padre, mucho no le gustaba porque era muy pequeño, pero Coquito era bastante desobediente y escapaba cada mañana de sus padres, sin importarle el peligro que corría lejos de ellos. Saltaban de acá para allá, y así hasta llegar a una laguna no muy lejos de su casa, donde se bañaban casi todo el día con sus amiguitos Pipo y Tito, dos monitos tan desobedientes como él. En la laguna se alimentaban de pescaditos y cuanta cosa rica se les cruzaba por el camino.

Así ellos iban creciendo siempre juntos. Su papá viendo que Coquito era tan inquieto y desobediente, tuvo que ponerle límites y mostrarle el peligro que corría lejos de ellos y llevó a Coquito hasta un lugar donde se alojaban animales de muchas clases como leones, hienas, víboras de gran tamaño y muchos otros animales salvajes. Cuando volvían de regreso a casa, se tuvieron que trepar a un árbol grandísimo porque un León quiso probar sus deliciosas carnes y quedaron varias horas allí, hasta que el León y su manada se retiraron. En cuanto a Coquito, empezó a razonar del peligro que lo acechaba en la selva. Llegando a su casa, pasaron por la

13


Laguna donde Coquito y sus amiguitos se divertían cada mañana y vieron que de las profundidades de la laguna se asomaban varios cocodrilos y un paso más lejos, unos temibles hipopótamos.

Coquito dijo a su padre: “Papi, esta es la laguna donde me divierto cada mañana al escapar de casa”, y el padre le respondió muy enojado: “Pudo haber sido tu fin Coquito, porque los cocodrilos y los hipopótamos se alimentan de cuanta cosa se les cruza” Estando ya en casa, se acercaron Tito y Pipo, los monitos traviesos, y le preguntaron a Coquito adonde había ido Coquito con su papá. Coquito les respondió: “Fui a conocer el peligro de esta selva, y no volveré a ir más a esa laguna”. Coquito le explicó a sus amiguitos todo el recorrido que hizo con su Papá. Y ellos también entendieron de los terribles riesgos de andar por la selva sin los padres. A partir de allí tanto Coquito, como Tito y Pipo, juegan cerca de sus padres y se divierten de igual manera que antes, haciendo piruetas con Doña Jirafa y con una elefanta muy conocida por la familia que se llama Doña Coca. Coquito es feliz por haber sabido escuchar a su Papá cuando le habló de los peligros de la selva. Coquito creció y siguió haciendo piruetas como siempre, y hoy hace reír a miles de animales en un Circo muy conocido de la selva que crearon los propios monitos, siendo que Coquito, Pipo y Tito son las estrellas haciendo mil piruetas y monerías.

Esto nos enseña que siempre hay que escuchar a Papá y a Mamá y así lograremos llegar a nuestro mejor desempeño y cumpliremos los sueños que todos tenemos bien adentro de nuestros corazones.

14


Actividad: Adecuación:

Primer grado de Secundaria.

Título del cuento:

Coquito el monito

Autor:

Rodrigo Acosta Páez

Sinopsis:

Coquito el monito desobedece a sus padres, pero ellos le dan una

Año:

2010

lección para que comience a confiar en ellos. Objetivo:

Identificar situaciones en que los alumnos no han confiado en sus padres.

Material:

Cuento. Hojas blancas. Lápiz, plumones.

Actividad 1er. Tiempo

2do. Tiempo

3er. Tiempo

4to. Tiempo

1.- Platicar con los

1.- Realizar la

1.- El alumno

1.- Se compartirán las

alumnos sobre el

lectura del cuento.

individualmente

experiencias frente a

tema de confianza

La lectura se

escribirá una

grupo, los alumnos que

en la familia.

realizará en

situación familiar

quieran compartirlas.

2.- Poner una

equipos. En el

en la cual no haya

2.- Cada alumno escribirá

escena de una

salón de clase, los confiado en sus

en el pizarrón una

película donde se

equipos pueden

padres y a

respuesta a la siguiente

muestre la

están de pie o

consecuencia tuvo pregunta ¿Cómo puedo

confianza familiar.

sentados.

un problema. La

confiar en mis padres?

actividad se

3.- Todos los alumnos

trabaja individual

deben pasar a escribir.

fuera del salón de clase, tendrán 10 minutos para regresar al salón.

15


c) Protagonizando a los padres La paloma iluminada Era una tarde muy linda de verano, los niños jugaban al fútbol en las calles de tierra porque por allí no pasaban autos. Las chicas jugaban a la mancha bajo la sombra de

los

árboles

al

costado

de

la

Base

de

Morón.

Allí había un niño que jugaba poco porque sus padres le exigían que tenía que terminar de hacer sus deberes. El niño se llamaba José. Cuando José hacía la tarea, lo hacía frente a un ventanal que daba a la calle. José estaba muy triste en su casa, mientras los otros jugaban al fútbol, o se tiraban bombitas en épocas de carnaval. Cuando pasaban estas cosas era frecuente que se portara mal, entonces sus padres lo ponían en penitencia y le hacían limpiar el fondo de su casa donde había un taller sucio y lleno de hojas por los enormes árboles que lo rodeaban. El chico barría bajo un sol ardiente sin prestar atención a una paloma que observaba todo desde la rama de uno de los frondosos árboles. José estaba enojado con la vida que le había tocado y se preguntaba porque no podía jugar todo el día como el resto de los niños de la cuadra, quienes jugaban y jugaban y nunca hacían la tarea que les encomendaban los maestros. Esos chicos habían abandonado la escuela. Muchos habían abandonado la casa para ir a vivir a la calle y se los veía más felices sin

necesidad

de

ira

a

la

escuela

ni

de

hacer

la

tarea.

Hasta que un día, mientras se encontraba triste y meditabundo barriendo el fondo de su casa, sin ninguna esperanza de que su vida cambiara, renegando con su Madre y con su Padre porque lo tenían encerrado todo el día, juntando las hojas miró hacia el cielo y observó a la paloma que en forma calma le dijo: “Pequeño José,

16


no estés triste. Tus padres te quieren. No pienses que todo es un mal para vos. Ellos quieren lo mejor para tu futuro. Con el tiempo sabrás porque te lo digo. Seguí yendo a la escuela, no pienses en irte de tu casa y vivir en la calle. Hay mucha gente mala

afuera.

Dios te tiene preparado algo para vos. Te vas a dar cuenta solo, pero tienes que hacerme caso.

“¿Y tú quién eres?”, preguntó José “Yo soy la que te mira limpiar todos los días. Sé muy bien que piensas en abandonar tu casa, tu familia y la escuela ¿Sabes como sé yo todo esto?” “Ni idea” dijo José “Ni siquiera sé cómo puedes hablar” “Hazme caso

José.

Tus

padres

te

aman.

Dentro de pocos años serás un joven feliz y te darás cuenta de porque Dios me mando

hablar

con

vos”

En ese momento la paloma alzó vuelo hacia el Sol, el Sol que siempre aparecía radiante cada vez que hablaba la paloma. Pero la paloma alzó vuelo y nunca más volvió

a

hablar

con

José.

17


La vida de José continuó de igual manera, hasta que un día José volvió a ver a la Paloma en el árbol y le dijo” Che paloma….Ahora que volviste hay algo que tengo que decirte…yo sigo limpiando las hojas mientras todos se divierten y juegan a mi alrededor y yo nada, sigo yendo a la escuela y haciendo la tarea. ¡Explícame porque me pasa esto…! ¡Che paloma, contéstame….!” Entonces sonó el timbre de su casa, atendió su madre y lo llamó a José. Quien había tocado timbre era el técnico de las inferiores de River, que lo vino a buscar a José para probarlo en el Club, porque lo habían visto jugar en la escuela, y uno de los curas se lo comentó precisamente al técnico de las inferiores de River que era amigo suyo. El técnico, previa autorización de los padres, coordinó para que José jugara en River y terminara el secundario. José se probó en River, y como era muy bueno quedó como jugador de las inferiores. Hoy por hoy, José es uno de los mejores jugadores titulares de la primera de River Plate. Hace dos años que salió campeón y hace uno que terminó el secundario con las mejores notas. Está casado y tiene una hijita de un mes que se llama Paloma.

18


Actividad: Adecuación:

Primer grado de Secundaria.

Título del

La paloma iluminada

cuento: Autor:

Juan Martín González

Año:

2010

Quevedo Sinopsis:

José sufría porque sus papás no lo dejaban jugar en la calle como a los otros niños pero un día sucede algo increíble.

Objetivo:

Interpretar una situación de confianza entre padres e hijos.

Material:

Cuento. Disfraces. Actividad

1er. Tiempo

2do. Tiempo

3er. Tiempo

4to. Tiempo

1.- Presentar una

1.- Realizar la

1.- Por equipos

1.-En la siguiente

escena de una

lectura del cuento. La escribirán en hojas

sesión: cada equipo

película donde se

lectura se realizará

blancas el guion de

ambientará el salón y

presente una

de manera grupal en

una obra de teatro

tendrá quince minutos

situación familiar

el salón de clases.

donde se presente

para presentar su

entre padres e

2.- El maestro hará

una situación en que

obra.

hijos con algún

equipos de seis o

adolescentes confíen

2.- Se harán

tema de

siete integrantes.

en sus padres o

conclusiones al final

confianza.

pueden elegir no

de las presentaciones

El video se

confiar en ellos,

para reflexionar sobre

presentará en el

incluyendo también las lo que sintieron al

salón de clases,

consecuencias de

representar a los

los alumnos

cada situación. El

padres en diferentes

podrán ponerse

guion se trabajará en

situaciones. Se dará

cómodos para ver

clase y si no es

oportunidad a diez

el video.

terminado quedará de

alumnos a que

tarea, a la siguiente

19


clase se realizaran las

compartan su

presentaciones, para

experiencia.

ello los equipos deben ambientar el salรณn de clases para hacer su presentaciรณn.

20


d) ¿Qué quiero ser? El elefante encadenado Cuando yo era chico me encantaban los circos, y lo que más me gustaba de los circos eran los animales. También a mí como a otros, después me enteré, me llamaba la atención el elefante. Durante la función, la enrome bestia hacia despliegue de su tamaño, peso y fuerza descomunal... pero después de su actuación y hasta un rato antes de volver al escenario, el elefante quedaba sujeto solamente por una cadena que aprisionaba una de sus patas clavada a una pequeña estaca clavada en el suelo. Sin embargo, la estaca era solo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos centímetros en la tierra. Y aunque la cadena era gruesa y poderosa me parecía obvio que ese animal capaz de arrancar un árbol de cuajo con su propia fuerza, podría, con facilidad, arrancar la estaca y huir.

El misterio es evidente: ¿Qué lo mantiene entonces? ¿Por qué no huye? Cuando tenía 5 o 6 años yo todavía en la sabiduría de los grandes. Pregunté entonces a algún maestro, a algún padre, o a algún tío por el misterio del elefante. Alguno de ellos me explicó que el elefante no se escapaba porque estaba amaestrado. Hice entonces la pregunta obvia: -Si está amaestrado, ¿por

qué

lo

encadenan?

No

recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente. Con el tiempo me olvide del misterio del elefante y la estaca... y sólo lo recordaba

21


cuando me encontraba con otros que también se habían hecho la misma pregunta. Hace algunos años descubrí que por suerte para mí alguien había sido lo bastante sabio como para encontrar la respuesta: El elefante del circo no se escapa porque ha estado atado a una estaca parecida desde muy, muy pequeño. Cerré los ojos y me imaginé al pequeño recién nacido sujeto a la estaca. Estoy seguro de que en aquel momento el elefantito empujó, tiró, sudó, tratando de soltarse. Y a pesar de todo su esfuerzo, no pudo. La estaca era ciertamente muy fuerte para él. Juraría que se durmió agotado, y que al día siguiente volvió a probar, y también al otro y al que le seguía... Hasta que un día, un terrible día para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resignó a su destino. Este elefante enorme y poderoso, que vemos en el circo, no se escapa porque cree -pobre- que NO PUEDE. Él tiene registro y recuerdo de su impotencia, de aquella impotencia que sintió poco después de nacer. Y lo peor es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente ese registro. Jamás... jamás... intentó poner a prueba su fuerza otra vez...

22


Actividad: Adecuación:

Primer grado de Secundaria.

Título del cuento:

El elefante encadenado

Autor:

Jorge Bucay

Sinopsis:

Un enorme elefante no se escapa porque cree que no puede.

Objetivo:

Reflexionar sobre acciones que puede hacer el alumno.

Material:

Cuento.

Año:

2010

Hojas, regla. Colores, plumones.

Actividad 1er. Tiempo

2do. Tiempo

3er. Tiempo

4to. Tiempo

1.- Preguntar como

1.- El docente

1.- Escribir en una

1.- Leer algunos trabajos

lluvia de ideas al

leerá el cuento,

hoja blanca, en

de los alumnos.

alumno, ¿qué sabe

mientras los

dos columnas:

2.- En la misma hoja, otra

hacer?

alumnos

a) ¿Qué quiero

columna escribir qué

2.- El alumno

escuchan y

lograr al final del

puedo hacer para lograr los

escribirá en la

mantienen sus

año?

objetivos. En esta actividad

respuesta en una

ojos cerrados.

b) ¿Qué me

los alumnos pueden

hoja de color. Y se

Para imaginar lo

impide realizarlo?

trabajar en parejas para

colgarán en un hilo

sucedido en el

2.- Para realizar la

ayudarse y complementar

que será colocado

cuento.

actividad el

respuestas.

dentro del salón de

2.- Comentar

alumno puede

clases. Los

voluntariamente

salir del salón

alumnos tendrán

¿qué sintieron al

para trabajar en

tiempo para leer las

leer el cuento?

biblioteca o en

respuestas de sus

algún lugar

compañeros.

tranquilo donde pueda concentrarse.

23


e) Creando a mi amigo Amistad y cariño Había una vez un niño que cayó muy enfermo. Tenía que estar todo el día en la cama sin poder moverse. Como además los niños no podían acercarse, sufría mucho por ello, y empezó a dejar pasar los días triste y decaido, mirando el cielo a través

de

la

ventana.

Pasó algún tiempo, cada vez más desanimado, hasta que un día vio una extraña sombra en la ventana: era un pingüino comiendo un bocata de chorizo, que entró a la habitación, le dio las buenas tardes, y se fue. El niño quedó muy extrañado, y aún no sabía qué habría sido aquello, cuando vio aparecer por la misma ventana un mono en pañales inflando un globo. Al principio el niño se preguntaba qué sería aquello,

pero

al

poco,

mientras

seguían

apareciendo personajes locos por aquella extraña ventana, ya no podía dejar de reír, al ver un cerdo tocando la pandereta, un elefante saltando en cama elástica, o un perro con gafas que sólo hablaba de política.

Aunque por si no le creían no se lo contó a nadie, aquellos personajes teminaron alegrando el espíritu y el cuerpo del niño, y en muy poco

tiempo

este

mejoró

notablemente

y

pudo

volver

al

colegio.

Allí pudo hablar con todos sus amigos, contándoles las cosas tan raras que había visto. Entonces, mientras hablaba con su mejor amigo, vio asomar algo extraño en su mochila. Le preguntó qué era, y tanto le insistió, que finalmente pudo ver el contenido de la mochila: ¡¡allí estaban todos los disfraces que había utilizado su buen amigo para intentar alegrarle!! Y desde entonces, nuestro niño nunca deja que nadie esté solo y sin sonreír un rato.

24


Actividad: Adecuación:

Primer grado de Secundaria.

Título del cuento:

Amistad y cariño

Autor:

Pedro Pablo Sacristán

Sinopsis:

La amistad se pone a prueba ante una enfermedad.

Objetivo:

Definir qué tipo de amigos necesita el adolescente.

Material:

Cuento.

Año:

2012

Hojas, regla, cartulinas. Colores, plumones, periódico, revistas.

Actividad 1er. Tiempo

2do. Tiempo

3er. Tiempo

4to. Tiempo

1.- Hablar sobre la

1.- Realizar la

1.- Realizar un

1.- Pegar las cartulinas en

amistad. Preguntar

lectura del cuento

mapa mental en

las paredes del salón para

a los adolescentes

con amigos,

cartulinas donde

que todos puedan

cómo es su mejor

dentro del salón

describan las

observarlas.

amigo.

poniéndose

características

2.- Se explicará las

2.- Escuchar una

cómodos.

que debe tener su

características junto con el

canción sobre

2.- Comentar

mejor amigo.

personaje que formaron. El

amistad.

voluntariamente

2.- Utilizando las

trabajo es individual y se

¿qué sintieron al

características, el

realizará en el salón de

leer el cuento?

alumno formará a

clases.

su amigo, utilizando periódico o revistas. Por ejemplo: si una de las características es que el amigo sepa escuchar, el

25


alumno debe poner orejas en su amigo.

f) Logrando metas A imagen y semejanza Era la última hormiga de la caravana, y no pudo seguir la ruta de sus compañeras. Un terrón de azúcar había resbalado desde lo alto, quebrándose en varios terroncitos. Uno de éstos le interceptaba el paso. Por un instante la hormiga quedó inmóvil sobre el papel color crema. Luego, sus patitas delanteras tantearon el terrón. Retrocedió, después se detuvo. Tomando sus patas traseras como casi punto fijo de apoyo, dio una vuelta alrededor de sí misma en el sentido de las agujas de un reloj. Sólo entonces se acercó de nuevo. Las patas delanteras se estiraron, en un primer intento de alzar el azúcar, pero fracasaron. Sin embargo, el rápido movimiento hizo que el terrón quedara mejor situado para la operación de carga. Esta vez la hormiga acometió lateralmente su objetivo, alzó el terrón y lo sostuvo sobre su cabeza. Por un instante pareció vacilar, luego reinició el viaje, con un andar bastante más lento que el que traía. Sus compañeras ya estaban lejos, fuera del papel, cerca del zócalo. La hormiga se detuvo, exactamente en el punto en que la superficie por la que marchaba, cambiaba de color. Las seis patas hollaron una N mayúscula y oscura. Después de una momentánea detención, terminó por atravesarla. Ahora la superficie era otra vez clara. De pronto el terrón resbaló sobre el

26


papel, partiéndose en dos. La hormiga hizo entonces un recorrido que incluyó una detenida inspección de ambas porciones, y eligió la mayor. Cargó con ella, y avanzó. En la ruta, hasta ese instante libre, apareció una colilla aplastada. La bordeó lentamente, y cuando reapareció al otro lado del pucho, la superficie se había vuelto nuevamente oscura porque en ese instante el tránsito de la hormiga tenía lugar sobre una A. Hubo una leve corriente de aire, como si alguien hubiera soplado. Hormiga y carga rodaron. Ahora el terrón se desarmó por completo. La hormiga cayó sobre sus patas y emprendió una enloquecida carrerita en círculo. Luego pareció tranquilizarse. Fue hacia uno de los granos de azúcar que antes había formado parte del medio terrón, pero no lo cargó. Cuando reinició su marcha no había perdido la ruta. Pasó rápidamente sobre una D oscura, y al reingresar en la zona clara, otro obstáculo la detuvo. Luego empezó la tarea de carga. Dos veces se resbaló el palito, pero al final quedó bien afirmado, como una suerte de mástil inclinado. Al pasar sobre el área de la segunda A oscura, el andar de la hormiga era casi triunfal. Sin embargo, no había avanzado dos centímetros por la superficie clara del papel, cuando algo o alguien movió aquella hoja y la hormiga rodó, más o menos replegada sobre sí misma. Sólo pudo reincorporarse cuando llegó a la madera del piso. A cinco centímetros estaba el palito. La hormiga avanzó hasta él, esta vez con parsimonia, como midiendo cada séxtuple paso. Así y todo, llegó hasta su objetivo, pero cuando estiraba las patas delanteras, de nuevo corrió el aire y el palito rodó hasta detenerse diez centímetros más allá, semicaído en una de las rendijas que separaban los tablones del piso. Uno de los extremos, sin embargo, emergía hacia arriba. Para la hormiga, semejante posición representó en cierto modo una facilidad, ya que pudo hacer un rodeo a fin de intentar la operación desde un ángulo más

27


favorable. Al cabo de medio minuto, la faena estaba cumplida. La carga, otra vez alzada, estaba ahora en una posición más cercana a la estricta horizontalidad. La hormiga reinició la marcha, sin desviarse jamás de su ruta hacia el zócalo. Las otras hormigas, con sus respectivos víveres, habían desaparecido por algún invisible agujero. Sobre la madera, la hormiga avanzaba más lentamente que sobre el papel. Un nudo, bastante rugoso de la tabla, significó una demora de más de un minuto. El palito estuvo a punto de caer, pero un particular vaivén del cuerpo de la hormiga aseguró su estabilidad. Un golpe aparentemente dado sobre el piso. Al igual que las otras, esa tabla vibró y la hormiga dio un saltito involuntario, en el curso del cual, perdió su carga. El palito quedó atravesado en el tablón contiguo. La hormiga se acercó al borde, hizo un leve avance erizado de alertas, pero aun así se precipitó en aquel abismo de centímetro y medio. Le llevó varios segundos rehacerse, escalar el lado opuesto de la hendidura y reaparecer en la superficie del siguiente tablón. Ahí estaba el palito. La hormiga estuvo un rato junto a él, sin otro movimiento que un intermitente temblor en las patas delanteras. Después llevó a cabo su quinta operación de carga. El palito quedó horizontal, aunque algo oblicuo con respecto al cuerpo de la hormiga. Esta hizo un movimiento brusco y entonces la carga quedó mejor acomodada. A medio metro estaba el zócalo. La hormiga avanzó en la antigua dirección, que en ese espacio casualmente se correspondía con la veta. Ahora el paso era rápido, y el palito no parecía correr el menor riesgo de derrumbe. A dos centímetros de su meta, la hormiga se detuvo, de nuevo alertada. Entonces, de lo alto apareció un pulgar, un ancho dedo humano y concienzudamente aplastó carga y hormiga.

28


Actividad: Adecuación:

Primer grado de Secundaria.

Título del cuento:

A imagen y semejanza.

Autor:

Mario Benedetti.

Sinopsis:

Una hormiga atraviesa diversas situaciones para alcanzar la

Año:

1968

caravana de donde accidentalmente se apartó. Objetivo:

Interpretar la lectura y crear conciencia en el alumno sobre el tema de perseverancia.

Material:

Cuento. Hojas blancas. Lápiz. Cuaderno. Actividad

1er. Tiempo

2do. Tiempo

3er. Tiempo

4to. Tiempo

1.- platicar con los

1.- Realizar la

1.- El alumno

1.- Se leen algunos

alumnos sobre el

lectura del cuento.

escribe un final

finales creados por el

tema de confianza

El maestro realiza para el cuento, a

alumno.

y perseverancia.

la lectura para

2.- El maestro lee el final

partir de la

dejar inconcluso el palabra final.

“entonces”.

original del cuento. 3.- En hojas blancas, el

2.- Definir

alumno escribe sus metas

palabras que el

más próximas a realizar.

alumno no pueda

4.- Para reflexionar, ¿Qué

comprender.

puedo mejorar de mi vida para cumplir mis metas?

29


Conclusión La antología representa una buena herramienta didáctica para los primeros lectores, además de fomentar la lectura también se impulsa la comprensión lectora; un método muy eficaz para iniciar con los alumnos o personas interesadas en la literatura infantil y juvenil. Por otra parte la importancia de la literatura infantil y juvenil contribuye al desarrollo social, emocional y cognitivo del niño. Esto beneficia al niño y a cualquier persona, se puede mencionar que si el niño practica la lectura a temprana edad, se adapta mucho más con la escritura, el vocabulario y aprende de ortografía; mejora la pronunciación de las palabras; su comunicación es más fluida. A los alumnos les cuesta trabajo leer un texto dado por el maestro, el solo hecho de mencionar lectura y actividad, el alumno se pone una barrera impidiendo la comprensión. Por ello es necesario que el docente elija la literatura apropiada para cada grupo de estudiantes, considerando los gustos generales del grupo. No es responsabilidad solamente del docente encaminar al alumno hacía la lectura, pero con la ayuda de la presente antología se pretende lograr un avance considerable, tratando principalmente de abordar un problema social que se presenta en la actualidad con los adolescentes.

30


Bibliografía

Echeverría R, La confianza y los desafíos de la transformación, 2000, Granica, Buenos Aires

Juárez Verónica, Historia breve de la literatura infantil, 2008. Disponible en: http://uvejota.com/articles/21/historia-breve-muy-breve-de-la-literatura-infantil/

Luhmann N, Confianza, 1996, Anthropos, Barcelona

Vergara Mario, Confianza y desarrollo del potencial humano, 2000. Disponible en: https://www.intec.edu.do/downloads/pdf/biblioteca/010biblioteca_manual_chicago. pdf

31


Dalia Esmeralda Sarabia Gonzรกlez, estudiante de Universidad Autรณnoma de Baja California, en la carrera de: Lic. Docencia de la Lengua y Literatura Correo: dalia.sarabia@uabc.edu.mx o dalia2505@hotmail.com Noviembre, 2016

32


33


El poder de la confianza