Issuu on Google+

BIANCHI MATIAS CORREIA DAIANA ZORZOLI DEBORA


JOSE MARTI 1853-1895

Político republicano democrático, pensador, escritor, periodista, filósofo y poeta cubano, creador del Partido Revolucionario Cubano y organizador de la Guerra de Independencia de Cuba. Perteneció al movimiento literario del modernismo.

NUESTRA AMÉRICA Las ideas de Martí conforman la esencia de su concepción acerca de la defensa de la Patria y poseen además plena vigencia ya que las facultades de Cultura Física de todo el país permiten el desarrollo del pensamiento patriótico militar en los educandos y los prepara para la guerra de todo el pueblo.Plantea el punto de partida para formar al hombre desde sus propias raíces, y en la que se determina el carácter insigne de hombres y mujeres que luchan por una causa reivindicativa. El olfato periodístico de José Martí le avizoró que “los árboles se han de poner en fila, para que no pase el gigante de las siete leguas. Es la hora del recuento, y de la marcha unida, y hemos de andar en cuadro apretado, como la plata en las raíces de Los

Andes”, plasmó el “apóstol de la independencia de Cuba” en Nuestra América. En el ensayo Nuestra América de Martí, integra un discurso sociohistórico y político que sopesa y contradice la posición ideológica de Facundo: Civilización y barbarie. Obra que sustenta el proyecto genocida llevado a cabo en la Argentina de la segunda mitad del siglo XIX, con la idea de implantar una civilización de ascendencia europea basada en el modelo capitalista de desarrollo de los Estados Unidos. La visión de Martí se efectúa dentro de un marco conceptual alejado del eurocentrismo decimonónico para demostrar los estragos y consecuencias del racismo y la política supremacista blanca de los Estados Unidos y Argentina, como un peligro latente en Hispanoamérica.


Simón Bolivar en José Martí La presencia de Simón Bolívar en José Martí se manifiesta en dos direcciones estrechamente vinculadas entre sí: Por un lado, las valoraciones que explícitamente hace Martí sobre Bolívar como personalidad histórica, valoraciones que aparecen en discursos, artículos periodísticos, cartas y otros textos del Héroe cubano. Y por el otro, la consonancia de los proyectos bolivariano y martiano para Nuestra América. Martí destaca que cuando existen muchos hombres sin decoro, hay siempre otros que tienen en sí el decoro de muchos hombres. Y señala: Esos son los que se rebelan con fuerza terrible contra los que le roban a los pueblos su libertad, que es robarles a los hombres su decoro. En esos hombres van miles de hombres, va un pueblo entero, va la dignidad humana. Esos hombres son sagrados. Y coloca a Bolívar, junto a San Martín e Hidalgo en esa categoría de hombres, señalando, con toda justeza que... "Se les debe perdonar sus errores, porque el bien que hicieron fue más que sus faltas. Los hombres no pueden ser más perfectos que el sol. El sol quema con la misma luz con que calienta. El sol tiene manchas. Los desagradecidos no hablan más que de las manchas. Los agradecidos hablan de la luz Valga entonces, por su vigencia, esta importante reflexión que nos permite valorar a las

personalidades históricas con la objetividad necesaria y teniendo en cuenta su real dimensión como seres humanos. "No son meramente dos islas floridas, de elementos aún disociados, lo que vamos a sacar a la luz..." José Martí pretendía llevar adelante, completandoel proyecto continental de Bolívar, que también había comprendido en su momento la importancia de lograr la emancipación de las Antillas españolas. A lograr este propósito había consagrado Martí su vida como revolucionario. Su intención era, en consecuencia, impedir que en Cuba se abriese el camino de la anexión de los pueblos de nuestra América, al norte revuelto y brutal que los desprecia, que Martí conocía muy bien por haber vivido en las entrañas del monstruo. El proyecto martiano tampoco pudo concretarse en su tiempo histórico, lo que condicionó su posterior vigencia y asunción por nuevas generaciones revolucionarias y las guras representativas de éstas. Con las doctrinas del Maestro en el corazón, Fidel Castro y los jóvenes de la Generación del Centenario protagonizaron el 26 de julio de 1953 las acciones que dieron inicio a una nueva etapa del procesorevolucionario cubano, la que condujo a la victoria del 1ro de enero de 1959 y con ella al cumplimiento por la Revolución Cubana.


rEVOLUCION CUBANA Gracias a Martí la Revolución Cubana preservó su cubanidad, su originalidad, sin dejarse encorsetar por conceptos dogmáticos, que en otros países socialistas produjeron tan nefastas consecuencias. Martí tenía el don de ser un hombre de acción sin dejar de ser un intelectual re nado, un pragmático y un espiritualista. Nunca perdió el sentido crítico e incluso autocrítico. Martí vivió quince años en los Estados Unidos. En la sociedad norteamericana Martí constató lo que signi ca desarrollo económico centrado en la apropiación privada de la riqueza, indiferente a las reales necesidades humanas, y cómo esa concepción egocéntrica limitaba la vida espiritual. Lo que marcó la generación de Martí fue la capacidad de asimilar las nuevas ideas iluministas sin sacar los pies del suelo latinoamericano y caribeño. Hay un principio de educación popular que se aplica muy bien a esas guras históricas, y que también explica la originalidad de sus pensamientos: la cabeza piensa donde pisan los pies. La lucha por la libertad y la justicia fue iniciada, en nuestro continente, por los pueblos indígenas. Millones de ellos fueron encarcelados, ahorcados, quemados vivos, decapitados y descuartizados. Tupac Amaru clamó contra la opresión colonialista. Hatuey, líder indígena de Cuba, fue quemado en una hoguera. Todos estos antecedentes explican la Revolución Cubana y el por qué ella destaca como factor de resistencia en América Latina. Antes de la victoria en Sierra Maestra nuestro continente era zona de ocupación y extorsión, de explotación y sumisión a los países más poderosos de Occidente. La Revolución Cubana puso un ‘basta ya’ al imperialismo, recató el espíritu de soberanía de los pueblos caribeños y latinoamericanos, despertó la conciencia crítica de nuestra gente, fomentó movimientos libertarios, comprobó que la utopía puede transformarse en topía y que la esperanza nunca es en vano. Cuba venció al colonialismo español eliminando la esclavitud y asegurando su independencia como nación. Con la victoria de la Revolución le impuso límites a la expansión imperialista de los Estados Unidos.


Raíces del pensamiento martiano de Fidel Castro Conocer la historia de los hombres que forjaron el camino que hoy los conduce hace que se conozca mejor las raíces. Precisamente una de esas grandes guras fue José Martí: Hombre de una sola pieza con la integridad cultural que poseía. En mi época de niño me enviaron para una ciudad, en el primer colegio adonde me llevaron interno, leía con asombro sobre el Diluvio Universal y el Arca de Noé, más adelante centre mi interés en Martí. A él le debo en realidad mis sentimientos patrióticos y el concepto profundo de que Patria es humanidad. La audacia, la belleza, el valor y la ética de su pensamiento me ayudaron a convertirme en lo que creo que soy: un revolucionario. Fidel Castro Ruz Sin ser martiano, no se puede ser bolivariano, y sin ser martiano y bolivariano, no se puede ser marxista, y sin ser martiano, bolivariano y marxista no se puede ser antimperialista, sin ser las tres cosas no se podía concebir en nuestra época una Revolución en Cuba.

El peronismo y la rEVOLUCION El peronismo es anterior a la revolución cubana, pero la revolución cubana fue muy importante para definir la identidad y la mística de un movimiento que después de 1955 había quedado algo desarticulado y devaluado. En general, el peronismo político y sindical vio con buenos ojos los acontecimientos liderados por Fidel Castro en el Caribe. Puede que ciertos dirigentes hayan tenido algunas suspicacias respecto del posterior sesgo ideológico de la revolución, pero esos escrúpulos nunca pesaron demasiado. Recordemos que para 1959 la figura gravitante del peronismo era John William Cooke. Delegado personal de Perón y con posiciones ideológicas que hoy ubicaríamos en el espacio de una izquierda nacional, Cooke fue uno de los dirigentes que mejor expresó al llamado “peronismo de la resistencia” de aquellos años. Para los peronistas, la revolución de Castro era en primer lugar una revolución nacional y luego una revolución contra el imperio. En ese universo poblado de mitologías, Fidel expresaba aquello que Perón no había hecho pero que a partir de ese momento estaría dispuesto a hacer. Él mismo, desde el exilio, declararía que podría haber sido el primer Fidel Castro de América.


)UDVHVGH0DUWL­ En los pueblos libres el derecho ha de ser claro. En los pueblos dueños de sí mismos, el derecho ha de ser popular. La libertad cuesta muy cara, y es necesario, o resignarse a vivir sin ella, o decidirse a comprarla por su precio. Ni pueblos ni hombres han de ser medrosos que lleguen a tener miedo de sí mismos. En buena hora que la política sea artística, y pocas ciencias requieren tanto arte y mesura y estudio y buen gusto como ella. Pero ha de ser sincera. De una patria, como de una madre, nacen hombres. Política es eso: el arte de ir levantando hasta la justicia la humanidad injusta; de conciliar la fiera egoísta con el ángel generoso; de favorecer y de armonizar para el bien general, y con miras a la virtud, los intereses. Patria es humanidad. La justicia, la igualdad del mérito, el trato respetuoso del hombre, la igualdad plena del derecho: eso es la revolución. Las diferencias políticas no dan derecho, entre hombres corteses y leales, a la inversión, o admisión indiscreta, y publicación voluntaria, de noticias falsas.


Influencias en la actualidad

Cuba que lo acunó en sus brazos libertarios, hace patente la vigencia de su mensaje independentista bajo los principios de la unidad e igualdad con una prosa impecable y de profundo sentido social. Tales ideas reflejan la continuidad de un pensamiento latinoamericanista, que hoy enarbolan los gobiernos y pueblos que en una nueva coyuntura histórica y en medio de grandes retos y desafíos, tratan de llevar adelante los esfuerzos integracionistas para convertir en realidad el sueño de Bolívar y Martí. La filosofía y el pensamiento crítico desde nuestra América han incorporado a nuestro filosofar, conceptos y categorías filosóficas provenientes de muy variadas tradiciones, algunas veces opuestas y otras contradictorias, tanto de las naciones de la región latinoamericana y caribeña, como del resto del mundo, especialmente del Occidente europeo. Sin embargo, esta diversidad de ideas de múltiple origen constituyen, hasta la actualidad, el instrumento del pensar filosófico-crítico sobre la realidad sociohistórica latinoamericana y caribeña; lo cual de ningún modo puede resultar sospechoso y extraño en el marco del pensamiento latinoamericano actual, como lo creen algunos filósofos sudamericanos y mexicanos.

Latinoamerica Latinoamerica Latinoamerica Latinoameri unida unida unida unida



Identidad folleto