Page 38

La demasía es el sello de lo imaginario, el exceso en el límite; lo exageradamente límite es lo vivamente imaginante. La actividad artística (desde dentro) es un cortocircuitar de la acción-imaginación que funda el exceso imaginario, el imaginar de lo exagerado, la llegada al límite de toda situación. Poeta de mano formante, el obrero trabaja suavemente hasta encontrar la felicidad de la unión formativa con la materia. La imaginación no puede someterse al ser de las cosas. Si acepta sus primeras imágenes es para exagerarlas. La imaginación artística es “hábil”, cambiante, ágil, elástica contra las imágenes fijas (pétreas) de la percepción. La agresividad que suscita lo duro es una agresividad recta, mientras que la hostilidad sorda de lo suave es una agresividad curva. (R. del l’isle) La línea recta es mineral, recta y curva es vegetal, en los animales predomina la curva. La imaginación humana es un reino nuevo, el que totaliza todos los principios de las imágenes en acción (imágenes de la acción). Las imágenes llevan a la geometría de las sustancias. La voluntad de trabajo limpia los oropeles de la majestad. El trabajo crea las imágenes de sus fuerzas, anima al trabajador. El trabajo pone al trabajador en el centro de un universo y no en el centro de una sociedad. El trabajo artístico pone al artista en el centro del universo de su trabajo porque el trabajo organiza lo que toca como entorno total. El trabajo es-en el fondo de las sustancias-un génesis. Recrea imaginariamente mediante imágenes materiales que lo animan la materia misma que se opone a sus esfuerzos. En su trabajo de la materia el homo faber no se contenta con su pensamiento geométrico de agente; goza de la solidez íntima de los materiales de base. La imagen material es el porvenir de cada acción sobre la materia. Herramientas La herramienta (prótesis del cuerpo) despierta la necesidad de actuar contra la cosa dura. Prótesis. Sustitución de un miembro u órgano; >potenciador: o complemento de un órgano o miembro<?. Herramienta: es instrumento para modificar algo exterior. Un lápiz es una prótesis. Con la mano vacía las cosas son demasiado fuertes. (y los movimientos no dejan huella). Los ojos, en paz, recortan las cosas contra un fondo de universo y la filosofía (oficio de los ojos) toma conciencia del espectáculo. La representación es la voluntad de mantenerse a distancia, sin conciencia del representar. La representación es la oferta descriptiva de lo distante impenetrable. La herramienta permite una agresividad suplementada. La agresión con herramienta tiene un porvenir. La mano equipada es poderosa. La herramienta mal manejada provoca risa. La herramienta provoca un ritual de manejo que es una danza especial que armoniza un imaginario dinámico automatizable. Toda integridad nos provoca. La contra es sádica (descuartizante). Las integridades son atacadas por las manos (armadas) y por ojos ardientes (injuriosos) La voluptuosidad de cortar (estilo, sajadura, escritura, dibujo) debe reducirse al placer que se experimenta al vencer una resistencia objetiva: felicidad de maniobrar en el sentido de imprimir un proyecto (o una impronta) a la materia que cede (G. Blin, pág 53). En el dibujar cede el blanco, cede lo impoluto de la amplitud uniforme, que al recibir la roturación 38

Javier Segui_Articulo ponencias 2007  

Artículos, ponencias 2007 Javier Seguí Índice 1 2