Issuu on Google+

EL AGUILA NOVOHISPANA A través de los siglos, después de la conquista de los españoles y luego de un gran caos las cosas comenzaron a tomar el orden que les correspondía. España y La Gran Tenochtitlán formaron una fusión imperfecta, pero única en su clase, combinando el dulce sabor del cacao y el embriagante sabor del vino. Dos pueblos guerreros formaron una misma raza, una misma sangre.

LA FUERZA DE DOS CULTURAS COMPLETAMENTE DIFERENTES QUE INICIARON CADA UNO UNA HISTORIA DIFERENTE Y AHORA COMPARTEN UNA SOLA. SOMOS HIJOS DE LA HISTORIA QUE COMENZÓ DESDE HERNÁN CORTÉS Y MALITZIN


revista historia