Page 1


Hace unos años pocos dudaban en catalogar la Liga de Fútbol Profesional como la mejor liga del mundo. Nos hemos llenado la boca diciendo que la nuestra competición superaba al Calcio italiano e incluso a la Premier inglesa. Esta mentira ha durado por la supuesta calidad de los equipos españoles. Ahora, con la clara supremacía de Barcelona y Madrid, la competitividad de la liga española se ha puesto en entredicho. También han quedado patentes las carencias de la competición. El reparto televisivo, la crisis de los equipos, la huelga, el canon que tienen que pagar las radios y los nuevos horarios de los partidos han sido temas de debate durante el verano, mayoritariamente para criticar a Astiazarán y a los suyos. Está claro que la responsabilidad de estos asuntos no es únicamente de la LFP, pero si es el máximo organismo no puede permitir la situación actual del fútbol español. Estos son los frentes abiertos de la LFP.

POCO Y MAL REPARTIDO En primer lugar, el reparto televisivo que se lleva a cabo en la liga española es digno de análisis. Se habla mucho de las abismales diferencias entre Madrid-Barcelona y el resto, aunque no sabemos realmente cuánto recibe la LFP en total, y cómo es esta cifra en relación al resto de ligas europeas. Tal y como publicó la revista Don Balón, estos fueron los ingresos de las cinco competiciones domésticas de Europa más importantes en la temporada 2009/2010. Como se observa en la imagen, la nuestra es la tercera liga en cuanto a ingresos televisivos, seguida muy de cerca por la francesa.

Probablemente, si tuviéramos que comparar a nuestra competición con otra, esta sería la Premier League, pero no se puede hablar del mismo nivel en cuanto a ingresos, ya que la liga inglesa dobla a la española ¿Por qué sucede esto? Según afirmó en Don Balón José María Gay de Liébana, prestigioso profesor de Economía Financiera y Contabilidad, esto se debe a que la liga inglesa 'se vende al mundo bajo una identidad de marca. La gente en cualquier rincón del planeta consume el producto llamado Premier League'. En cambio, en España no sucedería así, ya que cada equipo va por libre, y en esa lucha ganan Barcelona y Real Madrid, tal y como ocurre en el terreno de juego. Visto el dinero que recibe la LFP, queda ver cómo reparte esta cantidad económica entre los clubes. En la siguiente tabla se encuentran las cantidades que recibieron los equipos de la liga inglesa, española, francesa y alemana en la temporada 2009/2010. Con estos datos es realmente sencillo sacar algunas conclusiones negativas para los aficionados al fútbol español. En nuestro país encontramos a los dos equipos euroepos que más dinero recibieron hace dos temporadas, superando en más de 80 millones al campeón inglés, en casi 100 al francés y en más de 110 al alemán. Pero lo peor es que también tuvimos a los 8 equipos de Primera División que menos ingresan por la televisión. Osasuna, Valladolid, Racing, Almería, Tenerife, Sporting, Málaga y Xerez cobraron menos que los equipos franceses y alemanes. Ni que decir tiene que también reciben menos que los de la Premier League. El último de esta liga aventaja en 23 millones a los equipos españoles nombrados anteriormente.


El gran problema de nuestra competición es que hay diferencias abismales, cuando lo positivo sería que hubiera la máxima igualdad posible. Cuanto más dinero sigan teniendo Barça y Madrid, más se diferenciarán del resto de clubes españoles, los cuales se irán distanciando de los equipos europeos que reciban más dinero de que ellos. Esto deja indefenso a los equipos españoles de clase baja-media.

Rubén Uría, periodista de la Cadena Cope, declaró en una entrevista a El Iniestazo que el reparto de los derechos televisivos 'es un cáncer que ha matado a la competición y a la convertido en la liga escocesa'.

Para David Ibáñez, periodista de Telecinco, esta situación es un círculo, ya que ' si reciben poco dinero, no pueden fichar a grandes jugadores y no enganchan a la gente'. La causa de este problema lo encontramos siguiendo la línea de las declaraciones José María Gay de Liébana. Por sus palabras, se adivina que el éxito de la liga inglesa se debe a que las palabras Premier League las asociamos a un todo, en cambio con la liga española solo pensamos en dos equipos. Algo parecido sucede cuando los equipos se sientan a negociar las cantidades que van a recibir.

Si la Premier se percibe como conjunto, es porque se comercializa como un todo. Ninguna empresa ni plataforma puede negociar con un club, sino que debe hacerlo con toda la liga. En España en cambio, cada club va por libre. Este modelo beneficia a los grandes equipos porque atraen grandes audiencias. Los perjudicados son todos los demás. Otro aspecto a analizar es cómo la Premier reparte el dinero que consigue como un todo. Ese "problema" -en el fondo es una ventaja- no lo tiene la LFP, ya que cada equipo negocia lo suyo.


ENDEUDADOS Por lo tanto, los equipos ingleses pueden presumir de una buena economía, algo impensable en los clubes españoles, que primero miran por sobrevivir y, si pueden, ficharán a alguien. Esto hace que si un equipo paga una buena cantidad por un jugador suyo, el club que recibe la oferta no se lo piense, aunque vendiendo a ese crack pierda competitividad.

En esta tabla vemos los parámetros que siguió la Premier League para hacer su reparto entre los equipos la temporada pasada. Hay dos cantidades fijas: 15,6 millones y los 20,2 millones que recibe cada equipo por derechos internacionales. Gracias a estas cifras, los equipos de la Premier se aseguran un mínimo de 35,8 millones, más que 16 de los 20 equipos que jugaron en Primera División el año pasado. Aparte de ese dinero seguro, la Premier reparte de forma justa el resto, según la audiencia y la posición que hayan tenido los equipos durante la temporada. Un reparto justo y casi perfecto que está a años luz del reparto de la LFP. Las consecuencias de los diferentes modelos es clara: Por un lado, liga competitiva, con equipos sorprendentes cada año y posibilidad para todos los clubes de fichar a buenos jugadores. Por el otro, hegemonía de dos grandes equipos que cada año se disputan la liga, dejando para el resto los puestos europeos. Los equipos medianos no pueden vender si no compran, y los pequeños tienen que buscar a jugadores que acaben contrato o de muy bajo precio, a no ser que venga un jeque que les solucione la situación a corto plazo.

Sin embargo, la mala situación económica de los clubes españoles -segundo gran problema de la LFPno es solo culpa de este mal reparto. No podemos olvidar que todo el país -y casi todo el continenteestá inmerso en una profunda crisis económica que también afecta al fútbol. No es de extrañar por tanto que las principales liga europeas terminen el año en pérdidas, tal y como se observa en los resultados de la temporada 2009/2010. Ninguna liga hace frente a sus gastos. Sin embargo, nos engañaríamos si dijésemos que ese es el único problema de la liga de nuestro país.

Al ya nombrado reparto, se une la mala gestión de muchos directivos de clubes españoles. Reparto, crisis y mala gestión son unos ingredientes que hacen que la economía del fútbol español esté en una delicada situación.


Estas son algunas de las preocupantes situaciones económicas de equipos de Primera y Segunda División. Hasta 16 equipos están pasando apuros para sanear sus cuentas. Los 11 primeros equipos que encontramos en el gráfico están o han pasado por proceso concursal, mediante el cual se ha intentado buscar una solución para las obligaciones pendientes de pago de un deudor, en este caso, la directiva de los clubes. Gracias al concurso de acreedores, equipos como el Hércules, el Sporting y el Recreativo han visto como su presupuesto al final ha superado a las deudas. Sin embargo, la mayoría de clubes no pueden decir lo mismo. La deuda supera el presupuesto, lo que podría suponer la desaparición de esos clubes. Entre los muchos casos, destaca el Racing, quien no ha podido sanear sus cuentas pese a la llegada del jeque; el Zaragoza, con una deuda de casi 100 millones más alta que su presupuesto; y el Espanyol, equipo que no se acoge a concurso de acreedores pese a que la cifra de la deuda triplica la de su presupuesto.

La AFE entra en juego Con estos concluyentes datos, no es de extrañar que muchos equipos no puedan hacer frente a los salarios de sus jugadores. A la LFP le creció el cuarto enano. La Asociación de Futbolistas Españoles, con Luis Rubiales a la cabeza, convocó una huelga para la primera y segunda jornada, con el objetivo de que los futbolistas tengan asegurado su sueldo. Parecía impensable que la huelga se llevara a cabo, pero finalmente la primera jornada, programada para los días 20 y 21 de agosto, no se disputó. Entre ese fin de semana y el siguiente, la AFE y la LFP llegaron a un acuerdo, por lo que la segunda jornada sí que se jugó. Una de las premisas que pidió la AFE para alcanzar el pacto fue que no se les dieran facilidades a los equipos que no tenían las cuentas en orden, y que los descensos por impagos fueran un hecho. Si esto finalmente sucediera, los 13 equipos que tienen más deuda que presupuesto estarían en una situación aún más delicada.


Sin tardes de transistores La LFP ha pretendido buscar recursos para paliar la mala gestión de los clubes y la suya propia, lo que ha desembocado en otro conflicto, como si los anteriores no fueran ya bastante problemáticos. El sencillo y a la vez vergonzoso recurso es que las radios paguen un canon que les permita retransmitir los partidos de fútbol. Todo ha desencadenado en una disputa que ha provocado el plante de las radios, de ahí que muchos partidos se hayan tenido que contar por teléfono. La LFP no tuvo suficiente con herir de muerte a las radios cuando salieron a la luz los nuevos horarios para esta temporada, sino que además las ha rematado estableciendo un canon millonario que las emisoras no pueden pagar.

¿Solución? Todos los frentes abiertos de la LFP son pruebas más que concluyentes de la decadencia de la que un día dijimos que era la mejor liga del mundo. Ante tal situación, solo hay dos soluciones, o mejor dicho, una solución y una salida. La solución pasa por una reestructuración casi total de la LFP y de los equipos españoles, incluyendo la desaparición o cambio total de alguno de ellos. Es inviable que esta situación siga adelante, ya que los clubes cada vez van a ser más pobres, habrás más impagos, más diferencias entre Madrid-Barça y el resto... El periodista de Radio Marca, Carles Escolan, afirmó en una entrevista concedida a El Iniestazo que 'la única solución es que todo reviente y haya una recapitulación'. Una segunda posibilidad, que no sería una solución sino más bien una salida o una huida, sería la creación de una Superliga europea, que la formarían los mejores equipos del viejo continente. Algo así como una Champions, pero en formato liga. La incógnita aquí sería saber qué pasaría con los equipos medianos y pequeños de todas las ligas europeas.

Sea cual sea la solución, parece lejana, por lo que de momento solo nos queda mirar para otro lado, disfrutar del fútbol y esperar a que los que puedan resolver el embrollo pongan todo de su parte. De momento, la situación es crítica.

POR SERGIO VÁZQUEZ @Sergiovazquez14


Prueba articulo  

reee. ewew eere fsdf

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you