Page 1

Experiencias de  un  año  de  aprendizaje  ininterrumpido   Pensar  en  la  oportunidad  de  viajar  al  extranjero  y,  aún  más,  a  un  país  de  Europa  como  Alemania,   es   algo   que   seguramente   muchos   consideramos   cuando   nos   imaginamos   unas   vacaciones   deseadas  o  pensamos  en  monumentos  o  destinos  turísticos  que  nos  gustaría  visitar.  Plantear  dicha   travesía  con  fines  de  estudio,  ya  sea  en  pregrado  o  en  postgrado,  es  seguro  el  sueño  de  muchos   estudiantes   que   desean   mejorar   su   perspectiva   profesional   a   futuro   y   adquirir  conocimientos  en   nuevos  campos  del  conocimiento  y  en  nuevos  procedimientos  y  tecnologías.  En  mi  caso,  más  que   un   sueño,   dicha   experiencia   se   planteaba   como   una   meta,   la   cual   me   fijé   desde   una   etapa   temprana  de  mi  carrera  en  la  Universidad  Nacional  de  Colombia  en  Bogotá,  entidad  que  apoyó  y   permitió  que  junto  con  trabajo  arduo  y  dedicación  dicha  meta  fuera  finalmente  alcanzada.   El   proceso   de   consecución   de   la   beca   del   DAAD,   fue   sin   lugar   a   duda   la   primera   gran   fase   de   aprendizaje   de   esta   experiencia,   la   cual   iniciaría   no   el   día   de   mi   vuelo   a   Alemania,   sino   justamente   un  año  antes,  el  día  en  que  decidí  fijar  como  prioridad  en  mi  agenda  el  aprender  un  idioma,  que   seguro  se  mostraría  complejo  como  es  el  caso  de  alemán,  pero  que  representaría  el  primer  paso   en   la   búsqueda   de   dicho   objetivo,   el   mismo   que   tenían   los   otros   50   compañeros   que   iniciarían   ese   proceso  conmigo.     Nueve   meses   después   se   verían   los   frutos   de   aquel   trabajo   constante   que   no   solo   me   indicaban   que  la  primera  gran  fase  había  culminado  satisfactoriamente,  sino  que  me  servirían  para  aprender   que   la   dedicación   es   sin   duda   la   mejor   herramienta   para   el   alcance   de   una   meta,   para   la   materialización  de  un  sueño.  En  este  punto  es  donde  vale  la  pena  agradecer  a  todos  aquellos  que   contribuyeron   a   ello,   siendo   de   vital   importancia   Herr   Celis,   nuestro   profesor   de   alemán   en   la   Universidad   Nacional,   que   con   su   método   único   no   solo   consiguió   dotarnos   con   las   claves   para   entender  la  lógica  del  alemán  sino  igualmente  impregnarnos  con  un  poco  del  cariño  y  del  agrado   que  hoy  en  día  tengo  hacia  ese  bello  idioma.   El  día  del  viaje  a  Alemania  llegó  y  creo  que  nunca  tuve  tiempo  para  asimilarlo  por  completo,  pues   no  me  sentía  como  uno  esperaría  al  saber  que  se  iría  de  su  casa  sin  ningún  familiar  hacia  tierras   desconocidas,   donde   viviría   solo   primera   vez   durante   un   año   y   donde   compartiría   con   personas   con  las  que  apenas  empezaba  a  congeniar.  Donde  sabía  que  me  esperaba  el  duro  reto  del  idioma  y   de   la   cultura   alemana,   de   la   cual   estaba   dispuesto   a   dejarme   contagiar   un   poco.   El   vuelo   lo   encontré   bastante   llevadero   a   pesar   de   las   casi   doce   horas   que   permanecimos   en   el   avión,   de   repente  me  veía  sobrevolando  suelo  alemán  y  la  emoción  crecía  cada  vez  más.   Mi  primera  parada  fue  en  la  ciudad  de  Mannheim,  de  la  cual  no  conocía  mayor  cosa  previo  al  viaje   y  de  la  que  poco  después  supimos  que  no  figuraba  entre  las  ciudades  más  bonitas  de  Alemania,  de   acuerdo   a   la   opinión   de   los   nativos.   Para   los   15   becarios   del   DAAD   que   compartimos   allí   dos   meses,   esta   ciudad   se   mostró   como   el   lugar   perfecto   para   adecuarnos   a   los   grandes   cambios   culturales  que  un  país  como  Alemania  tiene  en  comparación  con  Colombia.  Ver  una  ciudad  limpia   permanentemente,   con   un   sistema   de   transporte   eficiente   y   ante   todo   puntual,   vivir   la   cultura   ciudadana  constantemente,  me  resultaba  admirable.    


Primeros días  en  Mannheim  con  dos  grandes  amigos,  Nicolás  y  Andrés  

Gracias al   Goethe   Institut   de   Mannheim,   donde   tomé   junto   con   mis   compañeros   en   esos   dos   meses   un   curso   de   alemán   intensivo,   el   cual   organizaba   cada   día   distintas   actividades   culturales   para   sus   estudiantes,   y   gracias   al   hecho   de   haber   llegado   en   verano,   Mannheim   se   transformó   poco   a   poco   en   un   lugar   para   no   olvidar   por   la   inmensa   cantidad   de   recuerdos   y   experiencias   compartidas,  además  de  que  me  obligó  a  adentrarme  en  el  mundo  de  la  cocina,  lugar  en  el  cual   con  el  tiempo  gané  algunas  habilidades  suficientes  para  el  año  que  aún  tenía  por  delante.  Además,   el  hecho  de  no  tener  una  rutina  fija,  más  allá  del  curso  en  las  mañanas,  hizo  parecer  que  estos  dos   meses  fueran  eternos  y  que  se  aprovecharan  al  máximo.   Pero   si   por   algo   se   caracteriza   esta   experiencia   es   por   el   cambio,   y   por   ello   mismo   no   tardamos   en   vernos   empacando   maletas   para   lo   que   sería   nuestra   primera   mudanza   en   tierras   teutonas.   El   momento  de  decir  adiós  a  la  mayoría  del  grupo  llegaba,  pues  mi  experiencia  continuaría  solo  con  5   becarios   más   en   la   ahora   amada   ciudad   de   Múnich,   lo   que   lógicamente   tocó   algunas   fibras   debido   a  la  buena  relación  que  ya  había  entablado  con  algunos  de  mis  amigos  de  Mannheim.     Pero   el   hecho   de   que   tengan   que   haber   cambios,   no   implica   que   estos   tengan   que   ser   drásticos,   y   por   eso   solo   faltó   una   semana   para   vernos   y   reunirnos   nuevamente,   esta   vez   incluso   con   los   otros   becarios  de  Göttingen,  con  quienes  en  los  meses  previos  solo  nos  habíamos  podido  reunir  una  vez.   El  motivo  de  tal  esperado  encuentro  no  era  otro  que  el  gran  evento  que  yo  con  ansias  esperaba  y   con   el   que   la   bellísima   capital   del   estado   federado   de   Bayern   nos   daba   la   bienvenida:   ¡el   Oktoberfest!   Era   hora   de   empezar   a   empaparme   de   la   cultura   bávara,   la   más   arraigada   en   Alemania,  y  qué  mejor  forma  de  hacerlo  que  asistiendo  a  su  evento  insignia,  el  cual  nos  acercó  por   completo   al   hábito   de   consumir   buena   cerveza   y   aprender   naturalmente   de   su   proceso   de   producción  y  de  toda  la  cultura  que  gira  en  torno  a  ella.    


Aquí les   ofrezco   dos   consejos   para   ir   al   Oktoberfest:   Llegar   bastante   temprano,   tipo   8   o   9   am   para   asegurar  puesto  en  alguna  carpa,  la  cual  además  se  debe  elegir  adecuadamente,  de  forma  que  se   acceda     a   la   mejor   cerveza.   Además,   recomiendo   llevar   solo   la   cantidad   de   dinero   que   se   desea   gastar   en   el   día.   Después   de   un   par   de   litros   de   cerveza   uno   ya   no   lo   piensa   tanto   a   la   hora   de   dar   10   euros   más   por   otro,   en   caso   de   disponer   del   dinero.   Para   ello   existen   opciones   algo   más   rentables   como   lo   son   los   múltiples   Biergärten   que   pueden   encontrarse   en   la   capital   de   la   cerveza   por  esos  días  del  año  y  en  los  que  sentarse  a  disfrutar  también  de  la  comida  típica  bávara  resulta   ser  un  muy  buen  plan.    

Disfrutando  de  un  buen  Maß  de  cerveza  en  el  Oktoberfest,  aquí  con  dos  tradicionales  meseras  del  evento  

Dejando cortamente  de  lado  las  actividades  culturales,  era  hora  de  empezar  las  clases  luego  de  un   par   de   semanas   necesarias   para   acostumbrarse   a   una   ciudad   grande,   al   menos   en   escala   alemana,   como   lo   era   Múnich.   La   Universidad   Técnica   de   Múnich   sería   mi   segundo   hogar   durante   los   próximos  cinco  meses,  en  los  cuales  podría  experimentar  el  sistema  educativo  alemán  e  intentar   acostumbrarme   al   gran   cambio.   El   proceso   no   fue   sencillo,   la   principal   barrera   fue   desde   un   comienzo  el  idioma,  el  cual  si  bien  se  había  entrenado  en  Mannheim,  se  mostraba  ahora  repleto   no   solo   de   verbos   y   palabras   técnicas   sino   también   de   algunas   mezclas   producto   del   arraigado   dialecto  de  aquella  región  alemana.   Aquí   es   importante   tener   en   mente   asistir   a   bastantes   asignaturas   las   primeras   semanas,   pues   para   la   elección   final   de   las   que   se   cursarán,   no   solo   los   temas   serán   determinantes.   El   docente   es   también   otro   factor   a   tener   en   cuenta.   En   mi   caso,   en   una   materia   encontré   un   profesor   suizo,   los   cuales  son  famosos  entre  los   germano  parlantes  por   su   complicado   acento   y   las   variaciones   que  


hacen del  llamado  Hochdeutsch.  Por  eso,  en  sus  clases  me  resultaba  bastante  complicado  poder   tomar  apuntes  y  seguir  las  explicaciones,  considerando  además  que  su  material  de  apoyo  no  era   suficiente.   En   otra   asignatura   encontré   a   un   profesor   que   solo   estaba   decidido   a   hablar   en   Bayerisch,  el  dialecto  de  aquella  región  y  que,  créanme,  difiere  enormemente  del  idioma  estándar.   Pero  estas  experiencias  me  facilitaron  elegir  los  cursos  a  los  cuales  terminaría  asistiendo  durante   el  semestre  y  además  me  permitieron  identificar  a  cuáles  clases  podría  sacar  mayor  provecho.   Igualmente   es   recomendable   leer   previamente   textos   y   lecturas   relacionadas   con   el   campo   de   estudio   de   cada   uno.   Eso   facilita   el   acceso   al   vocabulario   técnico,   el   cual   fue   en   mi   caso   una   de   las   razones   por   las   que   me   resultó   tan   complejo   poder   entender   durante   las   primeras   semanas   de   clase.   En   mi   caso,   todos   los   cursos   eran   dictados   en   alemán   (así   era   en   general   para   Ingeniería   Civil),   a   pesar   de   que   la   TUM   también   cuenta   con   un   amplio   programa   de   materias   dictadas   en   inglés.   Si   bien   luego   de   un   tiempo   esos   términos   en   alemán   resultaron   familiares   y   se   lograron   interiorizar,  hubiera  preferido  no  invertir  tanto  tiempo  al  comienzo  del  semestre  en  entender  las   palabras  sino  en  comprender  los  temas  tratados.  

Conociendo  por  primera  vez  la  universidad  con  Esteban,  Rafa  y  Nico  

Un consejo   interesante   es   no   solo   limitarse   a   materias   impartidas   por   docentes   en   un   salón   de   clase,  sino  igualmente  aprovechar  la  estadía  en  una  universidad  alemana  para  tener  contacto  con   los  laboratorios  con  los  que  cuenta  y  hacer  algo  más  práctico  y  no  tan  teórico.  En  mi  caso,  decidí  


cursar un  laboratorio  de   Mecánica  de  Rocas,  la  cual  fue  sin  duda  una  muy  buena  elección,  dado   que  pude  trabajar  con  equipos  bastante  avanzados  y  realizar  ensayos  de  gran  complejidad.     Adicionalmente,   en   una   materia   desarrollé   un   proyecto   durante   todo   el   semestre,   dándome   la   oportunidad   de   aplicar   los   conceptos   teóricos   aprendidos   y   de   trabajar   en   conjunto   con   otros   alumnos.   Igualmente,   tuve   el   chance   de   asistir   a   una   excursión   como   parte   de   otra   asignatura,   siendo   ésta   también   una   muy   buena   oportunidad   para   conocer   gente   en   un   ambiente   distinto.   Estas   excursiones   suelen   durar   más   de   un   día,   normalmente   un   fin   de   semana   completo,   y   es   notoria   la   buena   preparación   y   el   apoyo   que   se   recibe   por   parte   de   la   Universidad   para   las   actividades  académicas  que  estas  abarcan.   Otro   aspecto   que   consideré   importante   fue   preparar   las   clases   de   mano   del   material   del   curso,   que  normalmente  se  encuentra  disponible  desde  mucho  antes.  Esto  ayuda  a  poder  atender  a  los   aportes  y  explicaciones  que  da  el  profesor,  y  así  no  leer  y  revisar  el  material  que  se  emplea  en  la   clase   recién   en   el   salón.   Es   complejo   en   un   idioma   extranjero   poder   concentrarse   en   una   lectura   o   diapositiva  y  adicionalmente  escuchar  atentamente  lo  que  el  docente  dice.  Esto  me  ayudo  a  poder   tomar  buenos  apuntes,  los  cuales  fueron  bastante  útiles  al  momento  de  preparar  los  exámenes.     Entre  días  de  estudio  y  viajes  eventuales  los  fines  de  semana,  los  primeros  meses  fueron  pasando   en   la   universidad.   De   repente,   tuve   conocimiento   de   que   mucho   más   temprano   de   lo   esperado   tendría   que   presentar   mi   primer   examen   (Klausur),   justo   dos   días   antes   de   Navidad   y   aún   quedando  más  de  un  mes  de  clases  en  el  resto  de  materias.  Este  sería  entonces  otro  gran  desafío   de   esta   estadía   en   Alemania,   y   que   además   se   cruzaba   con   la   preparación   de   mis   postulaciones   para  un  puesto  como  practicante,  lo  cual  generó  aun  más  estrés.     Para  los  exámenes  es  importante  saber  que  el  tiempo  asignado  para  su  realización  suele  ser  corto,   demasiado   corto   en   algunos   casos,   y   que   por   ende   la   preparación   que   requieren   es   alta.   Es   importante   desde   mi   punto   de   vista   saber   cómo   contestar   correctamente   y   de   forma   concisa,   con   el   fin   de   no   perder   mucho   tiempo.   Los   temas   deben   por   ende   estar   claros   y   aquí   es   donde   recomiendo   asistir   regularmente   a   tutorías   dictadas   normalmente   por   los   monitores   de   las   materias  para  solucionar  dudas.   Sin  embargo,  ¡no  hay  por  qué  temer!  Si  bien  los  nervios  pueden  ser  altos,  comprobé  que  pueden   más   las   ganas   de   obtener   un   buen   resultado   y   la   preparación   realizada.   Lo   importante   es   salir  con   la  satisfacción  de  haber  dado  lo  mejor  durante  la  prueba.   Poco  tiempo  después  me  encontraba  preparándome  para  lo  que  sería  la  última  de  las  tres  etapas   de   esta   gran   experiencia   y   que   en   mi   caso   resultaba   ser   la   más   desafiante,   pues   mi   experiencia   laboral   previa   en   mi   campo   de   estudio   era   nula:   la   práctica   empresarial.   El   proceso   para   conseguirla   fue   bastante   complejo   y   estuvo   quizá   lleno   de   más   obstáculos   de   los   que   esperaba.   Fueron   bastantes   las   postulaciones   que   envié   y   no   muchas   las   invitaciones   recibidas   para   una   entrevista,  pero  lo  importante  es  prepararse  para  ellas  y  no  dejarlas  pasar.  Fue  así  como  me  vi  una   semana   antes   de   la   fecha   de   inicio   con   dos   opciones   muy   interesantes,   necesitando   de   mucha   meditación  y  bastantes  consejos  de  amigos  de  mi  carrera  para  poder  tomar  una  decisión.    


Con Santiago,  disfrutando  la  Navidad  en  Venecia  

Para todo   lo   relacionado   con   la   práctica   recomiendo   hacer   uso   de   los   distintos   talleres   de   preparación   y   revisión   de   documentos   que   suele   ofrecer   la   universidad.   Se   ofrecen   inclusive   sesiones  de  fotos  para  obtener  la  Bewerbungsfoto  perfecta,  cuya  importancia  en  la  hoja  de  vida  en   Alemania   es   indiscutible.   Sin   embargo,   si   dichas   sesiones   llegan   muy   tarde   para   las   fechas   de   postulación,   siempre   es   posible   recurrir   a   algún   amigo   con   una   buena   cámara   fotográfica   y   un   espíritu  de  fotógrafo  que  realice  una  sesión  improvisada.  Para  la  revisión  de  documentos  e  incluso,   para  ensayar  la  eventual  entrevista,  siempre  son  buenos  aliados  los  conocidos  y  amigos  alemanes   con   los   que   uno   llega   a   entablar   amistad   en   la   universidad.   A   diferencia   de   la   mayoría   de   los   estudiantes   colombianos,   los   alemanes   suelen   tener   experiencia   laboral   antes   de   graduarse   e   incluso  antes  de  entrar  a  la  misma  universidad,  y  por  ende  alguna  vez  han  pasado  por  procesos  de   selección  similares.   Finalmente  decidí  aceptar  una  práctica  en  la  ciudad  de  Weinheim,  muy  cerca  a  Mannheim,  el  lugar   en   el   que   todo   inició,   pero   decidí   vivir   en   Heidelberg,   otra   ciudad   cercana.   En   parte,   quise   vivir   ahí   porque  Heidelberg,  al  ser  una  ciudad  universitaria,  ofrecía  mayores  facilidades  para  la  consecución   de   una   vivienda   y   además   porque   sencillamente   es   una   de   las   ciudades   más   hermosas   de   Alemania.     Pero  la  búsqueda  de  una  habitación  la  inicié  bastante  tarde  y  fue  así  como  me  mudé  sin  aún  tener   vivienda.   Esa   misma   tarde   del   28   de   Febrero,   el   día   de   mi   llegada   a   Heidelberg,   me   aventuré   a   visitar   un   par   de   opciones   contando   con   la   fortuna   de   ser   aceptado   en   una   de   las   WG’s   (Wohngemeinshaft) que   visité   y   en   la   que   pude   mudarme   al   día   siguiente.   Personalmente  


recomendaría vivir  en  una  WG,  pues  permite  crear  un  gran  vínculo  con  las  personas  con  quien  se   convive,  ese  es  incluso  uno  de  los  objetivos  de  las  llamadas  kein  Zweck-­‐WG,  las  cuales  requieren   una  entrevista  para  ser  aceptado.  Por  ende,  no  llegar  previamente  a  la  ciudad  de  destino  puede   tornarse  en  un  problema  para  lograr  acordar  todas  las  citas  necesarias.  

Uno  de  los  muchos  días  perfectos  que  la  ciudad  de  Heidelberg  ofrece,  con  Andrés  y  Tatiana  

El periodo  en  el  cual  realicé  mi  práctica  fue  sin  duda  uno  de  los  más  enriquecedores  por  la  gran   cantidad  de  cosas  nuevas  que  aprendí  en  el  campo  de  estudio  de  mi  preferencia  y  porque  pude   dar   a   conocer   de   una   forma   más   cercana   mi   forma   de   trabajar.   Esto   me   permitió   generar   una   buena   impresión   en   la   compañía   e   incursionar   en   nuevas   y   cada   vez   más   desafiantes   labores   a   medida  que  mi  práctica  avanzaba.  Aquí  es  donde  uno  ve  reflejada  la  labor  realizada  en  el  semestre   en  la  Universidad  alemana,  pues  el  gremio  de  la  Ingeniería  Civil  quizá  en  comparación  con  otros  se   desarrolla   en   gran   medida   en   alemán   y   fue   muy   gratificante   el   poder   mantener   conversaciones   de   muy  buena  manera  con  los  ingenieros  y  personas  con  las  que  trabajé,  tanto  sobre  temas  técnicos   relacionados  con  los  proyectos  en  los  que  me  desempeñaba,  como  en  situaciones  cotidianas  con   los  colegas  de  la  compañía.   Adicionalmente,   el   periodo   de   la   práctica   fue   también   el   adecuado   para   poder   conocer   más   a   fondo  Europa.  En  mi  caso,  los  fines  de  semana  no  estaban  diseñados  precisamente  para  descansar   sino  para  conocer  nuevos  lugares  o  visitar  amigos,  en  una  clase  de  turismo  con  aires  de  mochilero,   el   cual,   créanme,   no   da   mucho   lugar   al   descanso,   sino   por   el   contrario   a   aprovechar   cada   momento  para  conocer  y  experimentar  algo  nuevo.  En   este   punto     uno   se   da   cuenta   que   volverse   experto   en   el   tema   de   preparar   viajes   y   de   encontrar   las   mejores   promociones   en   los   tiquetes   aéreos   y   tiquetes   de   tren   hace   parte   de   esta   experiencia   de   vivir   y   estudiar   en   Alemania.  


Recomiendo igualmente   obtener   al   principio   de   la   estadía   en   Alemania   la   llamada   Bahncard,   ya   sea  la  25  o  la  50,  con  las  cuales  se  consiguen  descuentos  en  los  precios  de  todos  los  tiquetes  de   tren,   y   la   cual   se   adquiere   por   ser   estudiantes   a   un   precio   bastante   asequible.   Además,   al   final   del   año   permite   canjear   todos   los   puntos   acumulados   por   un   bonito   souvenir   de   los   viajes   en   tren   realizados  casi  que  semanalmente  en  tierras  teutonas.  

Vacacionando  en  Creta  con  Tatiana  y  Nicolás  

Luego de  doce  meses  en  Alemania,  llegó  la  hora  de  regresar  a  Colombia.  Empacar  parecía  ahora   más  complejo  que  nunca,  no  solo  porque  debía  hacer  caber  en  una  única  maleta  mis  pertenencias   y  bastantes  regalos  que  traía  conmigo,  sino  porque  la  nostalgia  de  dejar  el  país  que  había  sido  el   escenario   del   mejor   año   de   mi   vida   era   inevitable.   Iba   a   ser   imposible   volver   a     Colombia   siendo   la   misma  persona  que  un  año  atrás  había  salido  del  país  por  primera  vez  en  su  vida.  Esa  persona  que   tomaba  un  avión  para  ir  a  Alemania  y  realizar  un  sueño  que  se  había  convertido  transformado  en   una  meta.     En  Alemania  construí  un  grupo  de  amigos  muy  seguramente  para  toda  la  vida,  con  una  cantidad   infinita  de  experiencias  compartidas,  que  no  solo  cambiaron  mi  perspectiva  del  mundo,  sino  ante   todo,   la   perspectiva   de   mi   mismo   y   que   dejaron   en   mí   muchos   nuevos   propósitos   y   metas,   para   cuyo  alcance  la  voluntad  y  la  perseverancia  no  conocen  límites.  ¡Le  doy  infinitas  gracias  a  Dios,  a   mis  padres,  al  DAAD,  a  Colciencias,  a  la  UNAL,  y  por  supuesto  a  Deutschland,  por  hacer  de  este  el   mejor  año  de  mi  vida!  


Por: Andrés  Felipe  Velásquez  Parra    

Reporte de Andrés Felipe Velásquez Parra  

Reporte del estudiante colombiano Andrés Felipe Velásquez Parra sobre sus experiencias en Alemania