Page 1

“La proxémica como herramienta para el análisis pragmático de la pintura: ‘El despertar de la conciencia’ del artista prerrafaelista William Hunt.” Por Carlos W. Haro Reyes1

1. Introducción. En este trabajo se aborda en primera instancia, uno de los temas derivados del Romanticismo y el Clasicismo que se tocaron en el Seminario de Imágenes y Discursos de la Modernidad II durante los primeros días de marzo de 2010: el Prerrafaelismo, describiendo las características primordiales de este movimiento artístico, para enseguida y como punto medular de este trabajo, el analizar pragmáticamente por medio de la proxémica, una pintura reconocida de este período de la Historia del Arte, la famosa obra del pintor William Hunt llamada “The Awakening Conscience”. De la imagen de este cuadro surge la interrogante: ¿Qué interpretación tiene la acción que se desarrolla en esta obra y que escandalizó a la Inglaterra conservadora?, misma que trataremos de responderla con la descripción de los elementos simbólicos y signos presentes en la obra, así como del espacio y como se representa en la pintura. Nos apoyaremos en los argumentos teóricos de varios autores para este análisis. 2. La pintura Prerrafaelista y sus características. Los miembros de este movimiento pictórico inglés denominado Prerrafaelismo que surge en el siglo XIX, desarrollan un estilo particular y plenamente identificable por sus planteamientos de tomar los elementos estéticos de los pintores del Medievo y de antes del Renacimiento, de ahí viene el nombre de Prerrafaelismo, es decir, toman como referente el arte de los pintores del Quattrocento hasta el pintor renacentista Rafael Sanzio de Urbino y desprecian todo el arte que viene después: esto por considerar que el estilo Renacentista había caído en una simple imitación de la naturaleza greco romana. 1 Carlos W. Haro es profesor en la Universidad de Guadalajara, imparte la materia de Expresión y Comunicación en el Arte, sus líneas de investigación van dirigidas a la significación de la obra artística y a la interpretación social que se produce a partir de la misma.

1


Los iniciadores de este movimiento artístico influenciado por el Romanticismo son: Dante Gabriel Rosetti, John Everett Millais, William Hunt y Madox Brown. El Prerrafaelismo en tanto confraternidad, surge por iniciativa de Dante Gabriel Rosetti quien en compañía de su hermano William Michael Rosetti y John Everett Millais es fundado en 1848, posteriormente se les une Hunt y Brown, también se les agrega Christina Rosetti, también hermana de los fundadores, James Collison, Arthur Hughes, Thomas Woolner y Frederic George Stephens,

poco a poco se fueron anexando algunos autores

participantes de la vida cultural inglesa; todos ellos son apoyados y en ocasiones financiados por John Ruskin, un escritor, crítico de arte, pintor y sociólogo británico, que ve en estos jóvenes que rondan apenas los veinte años un gran potencial artístico, un verso de Valle Inclán de la misma época ejemplifica bien esta relación: “¡Ojos cándidos y halagüeños, boca perfumada de risas, alma blanca llena de sueños como un jardín lleno de brisas! Era el Abril, cuando la llama de su laurel adolescente, daba el sol como un oriflama, en el navío de mi frente”.2

Ruskin los apoya ya que en ellos ve la realización de un estilo pictórico que él nunca pudo lograr, inclusive desde algunas de sus múltiples obras de crítica de arte los protege y defiende de la feroz crítica de sus detractores, así mismo, los exalta y los pone como ejemplo de los ideales artísticos que luego dejarán huella en la cultura victoriana. Como apunta Irma Fuentes: “El Romanticismo exalta el dolor y el sentimiento, hay un descubrimiento del cuerpo femenino, con un sentido más sutil, dócil, con mayor imaginación y sentimiento, aparte de la simplicidad de los temas hay un desarrollo mucho más profundo en el color”.3 Estos Jóvenes promulgan un retorno a lo natural pero con mayor certeza al alejarse de lo clásico, promueven un acercamiento a la sencillez y a lo espiritual en el ser humano, 2 DEL VALLE INCLÁN, Ramón, Rosa de mi abril, poema tomado de la página web: www.lospoetas.com, consultada el 20 de marzo de 2010.

3 FUENTES, Mata, Irma, El Romanticismo, en Mesa Redonda: La Modernidad de la Ilustración y el Romanticismo, Presentación de diapositivas durante el Seminario de Imágenes y Discursos de la Modernidad II, 2 de marzo de 2010.

2


esto los aleja de las Academias del Arte ya instaladas en Europa, rechazando participar en las exposiciones de éstas por considerarlas frívolas y ortodoxas ya que regulan la manera de pintar de la época. El mismo William Hunt estudia en la Royal Academy of Arts bajo la mismísima dirección de Joshua Reynolds, pero la rechaza tajantemente. Estos pintores forman una hermandad ya que al firmar sus cuadros lo hacían con su nombre antecedido de las siglas P.R.B. de la Hermandad Prerrafaelista. Era un grupo muy cerrado, al respecto comenta Laura Gemma Flores: “La Hermandad Prerrafaelista resguardaba muchas cosas en su interior; la mujer que aparece retratada en el cuadro de Millais titulado ´Ofelia muerta y flotando en el río’ es Elizabeth Siddal, que era primero la modelo de Dante Gabriel Rosetti, quien celosamente no permitía que nadie la pintara, sin embargo, luego Siddal se convirtió en

esposa de Millais, quien era muy amigo de

Rosetti”.4 Este grupo cuenta con la divulgación de sus ideas a través de una revista llamada “Germen” en la que los miembros de la hermandad publican poemas, cuentos y pinturas, desafortunadamente, de esta revista sólo se editan un par de números, lo cual demuestra que no funciona. Sin embargo, es notable la influencia que este grupo tiene en los movimientos de vanguardia que surgen posteriormente en el siglo XX. Entre las características más sobresalientes de la hermandad Prerrafaelita podemos mencionar las siguientes: 1. Rechazan el arte académico que es clásico en la Inglaterra del siglo XIX, proponen el regreso al detalle minucioso y al colorido con bastante luz de los pintores medievales y flamencos anteriores al pintor Rafael Sanzio. 2. Buscan la perfección en la creación de obras pictóricas y escultóricas por medio de la técnica y su correcta aplicación. Se apegan a la mimesis o imitación de la naturaleza como esencia fundamental del quehacer artístico. 3. Formaron un círculo muy cerrado en el que el ingreso era difícil para otros artistas, por tal motivo este movimiento cuenta cuando mucho con una docena de integrantes que luego tienen diferencias entre ellos. La hermandad como grupo dura apenas cinco años.

4 FLORES, García, Laura Gemma, Prerrafaelismo, de la Ilustración al Romanticismo, Presentación durante el Seminario de Imágenes y Discursos de la Modernidad II, sesión 3 de marzo 2010.

3


4. Desarrollan sus pinturas e incluso poemas con una visión medieval Inglesa, relacionadas éstas con el Rey Arturo, con cuentos de hadas y con Shakespeare. 5. Buscan la perfección técnica en el desarrollo de sus pinturas, aplicando el color sumamente luminoso y cuidando la composición y claroscuro al máximo. Su influencia dura hasta entrado el siglo XX. 6. Los hermanos Rosetti, motores culturales de esta especie de cofradía; curiosamente eran hijos de Frances Polidori, quien era hermana del compañero de Lord Byron, por lo que su producción pictórica y literaria cuenta con duendes, magos y hadas. 7. Consideran que la tarea primordial del artista es revelar la correspondencia entre signo y realidad. Estudian con gran atención la naturaleza para expresarse de manera natural y menos sofisticada. 8. Establecen los parámetros para la conexión con el Simbolismo. 9. Recuperan la esencia del cuerpo femenino para dotar de erotismo las pinturas, esculturas y poemas.

Por lo tanto, se puede ver que este movimiento artístico deja una profunda huella en la historia del arte y se desataca porque influye de manera directa con sus planteamientos teóricos y prácticos, a la conformación de movimientos de vanguardia que prevalecen actualmente. 3. “El despertar de la conciencia” de Hunt: análisis pragmático a partir de la proxémica. Uno de los fundadores del Prerrafaelismo es William Holman Hunt, nacido en Londres el 2 de abril de 1827, pintor talentoso estudia en la Royal Academy of Arts pero la rechaza por pensar que este tipo de instituciones maniatan la creatividad de los artistas. Este sentimiento de rechazo le ocasiona que la misma Academia nunca lo reconociera como miembro. Él promulga el retorno a los principios de pintura italiana y flamenca del siglo XV. Al principio de su carrera, este pintor realiza obras paisajísticas al aire libre, así como retratos y bodegones con naturalezas muertas, no tuvo éxito al principio ya que aborda temas cotidianos y simples y además porque las ejecuta de manera burda y no tan fina. Poco a poco va desarrollando su estilo que se va tornando en uno con mayor intensidad de colorido y vasto detalle. En esta etapa de su carrera pinta una serie de cuadros tomados de la realidad mundana, uno de ellos es el cuadro; “El despertar de la 4


conciencia”, de 1853, el cual escandaliza a la sociedad de la época victoriana ya que muestra en el mismo una relación extramarital, que en ese tiempo se ve con gran recelo, posteriormente Hunt desarrolla una serie de cuadros con temas más apegados a lo espiritual y religioso. Contrae nupcias con Fanny Waugh en 1865, pero su mujer muere en el parto de su primogénito, posteriormente y casi en la depresión, Hunt vuelve a casarse con su cuñada lo cual le ocasiona múltiples críticas y rechazos por parte de su misma familia y de la familia de su esposa, además de los problemas legales que esto le ocasiona. Estos aspectos son los que le dan un aire melancólico y bohemio, individuo solitario, taciturno. Con una gran barba que le cubre el pecho, Hunt desarrolla un estilo personal donde otorga privilegio a los signos visuales y a la realidad del mundo en que vive, esta realidad es plasmada en sus cuadros donde capta las plantas, el brillo del agua o los pliegues de la ropa, las arrugas de un rostro o el reflejo en los cristales. Cabe mencionar que Hunt como buen Prerrafaelista también escribe artículos en algunas revistas especializadas de arte en las que refleja su forma de pensar.5 Con la exhibición de sus obras en varias galerías inglesas, a partir de 1858 desarrolla una serie de pinturas alusivos a temas medievales, basados en poemas antiguos ingleses o textos de Shakespeare. A lo largo de su vida con gran prolijidad produce obras que van desde lo trivial y cotidiano, hasta lo divino en sus temas bíblicos. En el ocaso de su existencia tiene problemas en la vista y deja obligadamente de pintar. Ya con la fama en los hombros por haber recibido en 1905 la Orden al Mérito Británico; 6 realiza una autobiografía donde resalta su labor en la Hermandad Prerrafaelita y que sirve de libro base para los seguidores de esta corriente. Muere en Londres, la tierra que lo vio 5 Los miembros de esta Hermandad eran personas altamente creativas que incluso en ocasiones desarrollaban múltiples disciplinas artísticas, tal es el caso de los hermanos Rosetti que lo mismo podían escribir un poema, una obra teatral, pintar un cuadro o esculpir una escultura, el caso de Hunt no es diferente, él podía escribir tan bien como pintaba, constancia de esto son los numerosos artículos que publica en algunas revistas inglesas de arte, y en algunos libros que también escribe.

6 Biografía de William Holman Hunt, en www.artehistoria.jcyl.es/genios/pintores/2281.htm - consultada el 20 de marzo de 2010.

5


nacer, en 1910, su legado es de gran importancia para la Estética e Historia del Arte ya que su estilo es precedente de los movimientos artísticos que toman planteamientos similares en cuanto a rechazar lo clásico y establecido institucionalmente desde las rancias Academias de Arte. Elegimos esta pintura de Hunt “El despertar de la conciencia” para tomarla como punto central de nuestro análisis pragmático, por considerar que al ser un tema cotidiano, pero sobre todo al abordar un escabroso tema de adulterio, constituye una cuadro que reúne bien los elementos del movimiento Prerrafaelista: el manejo del color, de la luz, y el apego con detalle a la naturaleza y al espíritu humano que, efectivamente por su sencillez y frescura se aleja bastante de los planteamientos Renacentistas u Barrocos. Hela aquí:

“El despertar de la conciencia”, pintura de William Hunt, producida en 1853. 7

7 Esta es una pintura al óleo sobre tela, lo más usado en la época. Imagen tomada de William Holman Hunt, en la página web http://www.foroxerbar.com/viewtopic.php? t=9075.Consultada el 20 de marzo de 2010. 6


Por una parte la pragmática se entiende como la parte de la semiótica que estudia la relación entre el significado de la obra y el receptor de la misma. La pragmática de la pintura se refiere a ese puente conductor donde se establece el significado de la obra en el espectador. Esta disciplina abarca entonces todos los elementos contenidos en la pintura para poder darles una interpretación que determina de alguna manera el sentido de su contenido. Como explica Georges Roque: “Por tanto, una pragmática de las obras plásticas tiene como objeto el estudio de todos los elementos necesarios para la interpretación de la obra, y en particular, trata de analizar los efectos de las obras en los destinatarios”. 8 La pragmática puede ser entonces una dimensión más amplia de la semiótica, en la cual se puede dilucidar el significado de la pintura, ya que aborda no sólo los aspectos sígnicos presentes en la obra, sin que va más allá al incluir aspectos como el espacio y su representación ilusoria de la tridimensional para dar un análisis más completo. De esta forma tendremos una aproximación al sentido mismo de la obra, aunque hay que mencionarlo, esto siempre es de carácter subjetivo. Por lo tanto es importante el escudriñar el espacio de la pintura para entenderla plenamente. Por esto Georges Roque menciona: “Cada uno de esos parámetros influye en nuestra manera de ver la obra, de reaccionar frente a ella y, en consecuencia, en nuestra manera de interpretarla. De nuevo, la importancia del proceso de abstracción de las obras nos hace borrar esta dimensión del espacio. Sin embargo, los artistas sensibles siempre han estado atentos a la importancia del espacio de la obra sobre nuestra percepción de la 9 misma”.

De forma tal, que la percepción se construye en el espectador entonces, por una amalgama de mensajes que son captados en un complejo proceso mental que conlleva el

8 ROQUE, George, La pragmática de las obras: hacía una antropología política del espacio, XIX Coloquio Internacional de Historia del Arte, México, Instituto de Investigaciones Estéticas, UNAM, 1997. p. 32.

9 Ibíd., p, 33.

7


resultado final, es decir, una pintura y la idea que nos representa. Sigue comentando Georges Roque: “Así, la hipótesis central de tal pragmática, para precisarlo de una vez, es que las obras ubican al espectador dentro de su espacio, y contribuyen fuertemente al significado que se les da. Cada obra nos ubica dentro de su espacio y esta ubicación desempeña un papel importante en la manera en que la interpretamos. (…) Hay que introducir aquí una distinción entre el espacio de la obra y el espacio en la obra. Esta distinción resulta capital en la medida en que el primer espacio está generalmente borrado a favor del segundo, precisamente por la postulación del carácter neutral y transparente del espacio en general, sin embargo, el espacio en la obra desempeña un papel muy importante en el proceso de su recepción y de su interpretación”.10

Por otra parte, la proxémica se refiere a la disciplina que estudia al hombre y su espacio circundante. Todo ser social nace y se desarrolla en un entorno espacial que le es necesario. Esta visión nace desde la antropología por Edward T. Hall quien toma algunos aspectos de la etología en tanto que el hombre es un ser animal, su conducta obedece a instintos y a situaciones que intuitivamente va desarrollando a lo largo de su existencia. La proxémica estudia pues como el hombre se relaciona en un espacio determinado, esta relación es meramente cultural. “Yo he denominado infracultura el comportamiento en los niveles organizacionales inferiores que sustentan. Es parte del sistema de clasificación proxémica e implica una serie concreta de niveles de relación con otras partes del sistema. Como recordará el lector, la palabra proxémica se empleó para definir las observaciones y teorías interrelacionadas acerca del empleo del espacio por el hombre”. 11

Así también, la proxémica establece un código de distancias que el ser humano pone en práctica en su interacción con la sociedad. Estas distancias son construcciones culturales que el sujeto reconoce de manera consensada en toda sociedad. Por tal razón Hall explica que: “Las aves y los mamíferos no solamente tienen territorios que ocupan y defienden contra los animales de especie; hay también una serie de distancias uniformes que mantienen entre uno y otro. (…) El hombre también trata de un modo uniforme la distancia que lo separa de sus congéneres. Con muy pocas excepciones, la distancia de

10 Ibídem.

11 HALL, Edward, T, La dimensión oculta, México, Siglo veintiuno editores, 2003. p. 125.

8


fuga y la distancia crítica han sido eliminadas de las relaciones humanas. Pero la distancia personal y la social se mantienen presentes todavía”.12 En la pintura de Hunt se aprecia una distancia íntima que nos aproxima a la escena cotidiana, nos mete al interior del cuadro mismo para mostrarnos lo que está pasando en lo secreto del mismo hogar: esta cercanía hace que la pintura capte esa relación íntima donde el personaje toma a la chica obligándola a sentarse en sus piernas, o mejor dicho, en su miembro. Menciona Hall: “A la distancia íntima, la presencia de otra persona es inconfundible y a veces puede ser muy molesta por la demasiado grande afluencia de datos sensorios. La visión (a menudo deformada), el olfato, el calor del cuerpo de la otra persona, el sonido, el olor y la sensación del aliento, todo se combina para señalar la inconfundible relación con otro cuerpo”.13

Es una escena erótica, cargada de lujuria donde se representa lo siguiente: El dueño de la casa, un hombre de mediana edad, quizá unos 30 años, es decir, un hombre en plena virilidad, se encuentra sentado en el sillón de casa, su sillón favorito, un sillón de madera fina con tapizados de terciopelo rojo, muy elegante. Jala a la muchacha que en ese momento está de visita en casa, el rostro del hombre muestra una mueca de satisfacción mientras que la cara de la mujer, que aparenta unos 20 años, se muestra como perdida en el horizonte. Explica mejor el mismo Edward T. Hall cuando dice: “Es la distancia del acto de amor y de la lucha, de la protección y el confortamiento. Predominan en la conciencia de ambas personas el contacto físico o la gran posibilidad de una relación física. El empleo de sus receptores de distancia se reduce grandemente, salvo en la olfacción y la sensación de calor radiante, que se intensifican. En la fase de contacto máximo se comunican los músculos y la piel. La pelvis, los músculos y la cabeza entran a veces en juego; los brazos abrazan. Salvo en los límites exteriores, la visión es borrosa. Cuando es posible ver bien a la distancia íntima –como en los niños- la imagen está muy aumentada y estimula en buena parte, si no toda, la retina. A esa distancia se puede ver con extraordinario detalle. Esto, oblicuamente, proporciona una experiencia visual que no puede confundirse con ninguna otra distancia. La vocalización a distancia íntima desempeña un papel verdaderamente mínimo en el proceso comunicativo, que se efectúa principalmente por otras vías. Un murmurio aumenta la distancia. Las vocalizaciones que entonces se producen son en gran parte involuntarias”. 14 P. 144.

12 Ibíd., p. 139.

13 Ibíd., p, 143.

9


Imaginemos entonces, que la escena se desarrolla en una aparente lección de piano y de canto, el caballero aparece tocando el piano con la mano izquierda mientras que con la mano derecha abraza a la dama, el espacio es de distancia íntima, es decir, los cuerpos se tocan uno con otro, hay contacto. Los ropajes de los personajes denotan un poder económico elevado y sobre todo la elegancia de la época victoriana, apunta Murdock: “Por definición, los elementos culturales pueden ser considerados funcionalmente interrelacionados sólo si estos convergen juntos simultáneamente en el mismo círculocultural de un grupo. (…) Las relaciones humanas archivan aproximaciones de materiales bajo el nombre de un recuerdo social de los archivos correspondientes a las observaciones etnográficas donde el término abarca subgrupos con marcadas diferencias culturales”. 15

La mujer viste un vestido en tela fina, moño de seda rosa y pendientes de metal fino, el vestido tiene remates de delicados encajes y sobre la cintura anudado un adorno de una tela damasquina pletórica de adornos en rojo y oro, la posición de las manos en la mujer también denota una seguridad en mantener su integridad, las manos las mantiene juntas, aunque también puede que sea la posición que adoptan las cantantes de ópera para concentrarse en la música, ¿o pudiera ser que la mujer esconde algo entre sus manos y el hombre se lo quiere quitar?, ¿Es acaso un simple juego?. Los muebles, las alfombras finas, la mesa de madera forrada con tela estampada en rojos, el gran espejo con marco dorado, el piano de madera labrada, el reloj de oro cubierto con un capelo de cristal sobre el piano, Los cuadros que adornan el cuarto, la ventana que se refleja en el espejo y donde se puede apreciar el gran jardín que circunda la casa, las cortinas y los remates de las mismas muestran que la escena se desarrolla en una casa de ricos. Sviderski argumenta al respecto del espacio: “El carácter condicional de las propiedades concretas del espacio y de tiempo, en relación a las diversas variedades y estados de la materia en movimiento, se manifiesta justamente

14 Ibíd., p, 144.

15 MURDOCK, George P, and White, Douglas R, Standar Cross-Cultural Sample, Pittsburgh, University of Pittsburgh Press, 1981. P. 329.

10


en el carácter relativo del espacio y del tiempo. (…) De modo que, siendo el espacio y el tiempo, las condiciones fundamentales, básicas y generales de todo ser e independientes en su existencia de cambio de cualesquiera de las formas concretas de la materia en movimiento, ellos aparecen como absolutos por su carácter. Pero siendo al mismo tiempo condicionados en su naturaleza y las propiedades generales de la materia en movimiento, ellos son relativos. (…) Así pues las propiedades más importantes del espacio y del tiempo, relacionadas con la naturaleza general de la materia en movimiento, son la objetividad, el carácter absoluto y el carácter relativo”. 16 S p. 72

Por otra parte el ropaje del hombre que viste un traje de terciopelo negro, camisa blanca bien planchada con corbatín y mancuernillas de oro que asoman en las mangas de la camisa, porta grandes bigotes como símbolo de elegancia, zapatos de fina piel bien lustrados, y para completar esta visión de elegancia, el sombrero de copa impecable se muestra sobre la mesa, un gato bien alimentado se asoma bajo la mesa mirando la lujuriosa acción de su amo. Repetimos, quizá se trate de una escena donde el hombre trata de someter a la mujer, aunque también hay la posibilidad de que haya una clara complacencia donde la mujer permite y hasta provoca que el caballero la abrace. La interpretación de la obra es precisamente eso, una muestra de la subjetividad que aflora en el espectador. Volviendo al espacio se puede advertir que la habitación que se muestra es amplia y bien iluminada, la cercanía de los personajes dispuestos como en una obra de teatro hacen pensar que Hunt quería escandalizar a las personas que vieran su cuadro, o quizá quería perpetuar un hecho que le sucedió a él mismo, pues el personaje masculino se parece físicamente a él: barba, bigote y patillas rubias y casi pelirrojas. ¿Es entonces un autorretrato? ¿O quizá un deseo reprimido que exterioriza?, no lo sabemos a ciencia cierta, Lo que si podemos asumir es que en la imagen de la pintura hay elementos simbólicos que marcan la acción: por ejemplo, el guante tirado en la alfombra es indicio de que se toma a la mujer de manera repentina y por eso se le cae el guante, una tela tirada en la alfombra también muestra unos rollos de papel, unas partituras que es posible que llevara la mujer y que se le cayeron en el momento del abrazo, la partitura puesta en el piano demuestra que el hombre está tocando una pieza musical cuando toma de repente a la muchacha. La tridimensionalidad del espacio mostrado nos ubica en el plano primerísimo de espectadores, luego, en un segundo plano aparecen los personajes, en un tercer plano aparece, a manera de ciclo, la imagen de la ventana reflejada en el espejo. Estos planos en el espacio son explicados por Sviderski: 16 SVIDERSKI, V,I, Espacio y tiempo, ensayo filosófico, Uruguay, Ediciones América Nueva, 1960. p, 72.

11


“Utilizando la concepción sobre los cuerpos sólidos se puede demostrar la relación de los movimientos de dichos cuerpos, precisamente con las tres dimensiones del espacio. Así, si trazamos desde cierto punto tres rectas de modo que las tres no estén en el mismo plano, y si desplazamos un cuerpo sólido paralelamente a las rectas señaladas podremos, partiendo de este punto, alcanzar cualquier otro punto en el espacio. En otras palabras, todas las definiciones espaciales necesarias, pueden lograrse con ayuda de las tres dimensiones del espacio”.17

4. Conclusiones. La pragmática explica la interpretación de la obra pictórica de Hunt, precisamente él la denominó: “El despertar de la conciencia”. ¿Será acaso que la conciencia a la que se refiere Hunt es la de la mujer abrazada?, ¿O la conciencia del hombre que acaba de descubrir una sensación que no conocía por ser un esposo fiel?. Más bien, Hunt se refiere a la conciencia que la sociedad demanda para entender y aceptar, o en este caso rechazar el acto de plena lujuria, el escándalo que provoca en la sociedad inglesa del siglo XIX demanda que se despierten conciencias al respecto, aunque sea la del mismo, pues recordemos que posteriormente a esta serie de pinturas, él desarrolla cuadros sumamente religiosos. Finalmente, mencionamos que en torno a esta elucubración de relaciones extramaritales descritas en la escena, pudo simplemente Hunt el captar a unos esposos felices en la intimidad de su hogar. Sólo él puede responder a esto, lo que concierne a nuestro trabajo es buscar una interpretación por inverosímil que ésta sea. Hemos mostrado como la proxémica es una herramienta que al servicio de la pragmática nos aproxima al entendimiento de las pinturas artísticas, en este caso, de una del Prerrafaelismo, movimiento que particularmente destaca por su multiplicidad de símbolos que tienen las obras de este período.

5. Bibliografía. DEL VALLE INCLÁN, Ramón, Rosa de mi abril, poema tomado de la página web: www.los-poetas.com, consultada el 20 de marzo de 2010.

17 Ibíd., p, 131.

12


FLORES, García, Laura Gemma, Prerrafaelismo, de la Ilustración al Romanticismo, Presentación durante el Seminario de Imágenes y Discursos de la Modernidad II, sesión 3 de marzo 2010. FUENTES, Mata, Irma, El Romanticismo, en Mesa Redonda: La Modernidad de la Ilustración y el Romanticismo, Presentación de diapositivas durante el Seminario de Imágenes y Discursos de la Modernidad II, 2 de marzo de 2010. HALL, Edward, T, La dimensión oculta, México, Siglo veintiuno editores, 2003. MURDOCK, George P, and White, Douglas R, Standar Cross-Cultural Sample, Pittsburgh, University of Pittsburgh Press, 1981. ROQUE, George, La pragmática de las obras: hacía una antropología política del espacio, XIX Coloquio Internacional de Historia del Arte, México, Instituto de Investigaciones Estéticas, UNAM, 1997. SVIDERSKI, V,I, Espacio y tiempo, ensayo filosófico, Uruguay, Ediciones América Nueva, 1960.

13

Profile for carlos  w. haro

analisis proxemico de una pintura artistica  

ensayo que aborda el analisis del espacio y su relacion con los personajes de una pintura artistica.

analisis proxemico de una pintura artistica  

ensayo que aborda el analisis del espacio y su relacion con los personajes de una pintura artistica.

Profile for cwharo10
Advertisement