Issuu on Google+

La gestión territorial para la convivencia y seguridad ciudadana como eje central en el desarrollo social de las comunidades

Subtenientes: DANIEL OCTAVIO ARBOLEDA ALDANA C.C. 2.230.733 URIEL LEONARDO CARMONA LEÓN C.C. 7.184.867 CARLOS ANDRÉS FIGUEROA CAAMAÑO CC. 1.070.584.343

Docente: DRA OLGA PEÑA SIERRA

POLICÍA NACIONAL DE COLOMBIA DIRECCIÓN NACIONAL DE ESCUELAS ESCUELA SUPERIOR DE POLICIA, ESPOL GESTIÓN TERRITORIAL PARA LA SEGURIDAD 2013 1


Índice  Presentación ……………………………………………………………Pág. 3  Desarrollo del Tema………………………………………………….Pág. 4  Fuentes de Información…………………………………………….Pág. 6

2


PRESENTACIÓN: La gestión territorial para la convivencia y seguridad ciudadana como eje central en el desarrollo social de las comunidades

La Policía Nacional de Colombia como cuerpo armado del Estado y como autoridad protectora de los derechos y libertades públicas de los ciudadanos, en los últimos tiempos ha diseñado estrategias que han estado enfocadas en la creación de vínculos con la comunidad desde un aspecto profundamente armonioso y social, con mejoras de convivencia y seguridad ciudadana, y con características propias de actividad policial en lo que comprende a lo preventivo, educativo, cultural, ecológico, solidario y de apoyo a las autoridades judiciales. Es así, que con el fin de prestar un mejor servicio de Policía a la comunidad y de fomentar un acercamiento con el ciudadano que aporte a su convivencia y seguridad, la Policía Nacional implementó el Plan Nacional de Vigilancia Comunitaria por Cuadrantes, como una estrategia de optimización del servicio policial mediante la modalidad del denominado “cuadrante”. La puesta en marcha de esta estrategia por cuadrantes, es un reto que se ha propuesto la Policía y que mediante acciones conjuntas y coordinadas con las autoridades locales y las comunidades, se ha venido ejecutando en municipios priorizados y distritos especiales donde se han presentado escenarios de violencia y actos delictivos que han afectado no solo la imagen institucional sino la credibilidad y confianza de los policías. Con base es esta propuesta, surgió también, la necesidad de articular las instituciones para desarrollar un trabajo colectivo y eficaz que aportara a una verdadera consolidación de necesidades, y así apuntar a una solución colectiva y próspera para el ciudadano de “a pie”. Es así, que el Gobierno Nacional 3


implementó en la Policía Nacional, el Plan Integral Policial para la Seguridad del Ciudadano “Corazón Verde”, un modelo de mejora continua e innovación focalizado en el quehacer policial e interinstitucional, y que actuaría como soporte y alternativa de la seguridad ciudadana. A través de este plan, se diseñaron 16 estrategias operativas en busca de contrarrestar el delito en todas sus modalidades, permitiendo impactar las estructuras criminales desde el estudio específico de las causas generadoras de violencia y de las afectaciones de la convivencia. DESARROLLO DEL TEMA: Entonces, teniendo en cuenta que lo anteriormente expuesto, son dos estrategias que apuntan no solo a la seguridad pública sino también a la seguridad del ciudadano, y que ambas adoptan opciones altamente innovadoras en la implementación de nuevos modelos de acción policial para minimizar el delito y atacarlo desde sus raíces, ¿Cómo ha sido la actuación directa de las autoridades

político-administrativas y judiciales en materia de seguridad, convivencia y orden público, y de qué forma se ha aplicado la normatividad vigente a nivel nacional para la gestión territorial? Uno de los programas del Gobierno Nacional que están dentro del marco de la política y que ejecuta planes que apuntan a fortalecer la seguridad y convivencia ciudadana, es el programa de Departamentos y Municipios Seguros, DMS, liderado por los Gobernadores y Alcaldes, en asocio con la Policía y demás autoridades locales de seguridad. El programa DMS, se gestiona de manera coordinada y preventiva, y funciona como una estrategia de trabajo que la Gobernación, las Alcaldías, los Diputados, los Concejales, Fiscalía General de la Nación, Policía Nacional, Fuerzas Militares, 4


entre otras, den cumplimiento a la normatividad y ejecución de la gestión territorial para la convivencia y la seguridad ciudadana. Por tal motivo, es un deber fundamental bajo estos principios, que se diseñen y se desarrollen planes preventivos, reactivos y prácticos, de manera coordinada e interinstitucional. Las autoridades y las instituciones deben contener en su agenda local de todos los municipios y departamentos del país, aspectos causantes de la inseguridad como también planes de convivencia, para que se pueda utilizar dentro de los recursos que soporte las acciones desarrolladas. Según lo dispuesto en la Constitución Política de Colombia de 1991, en el artículo 12 de la Ley 62 del año 1993, “Los gobernadores y alcaldes deberán diseñar y

desarrollar planes y estrategias integrales de seguridad con la Policía Nacional, atendiendo las necesidades y circunstancias de las comunidades bajo su jurisdicción”. Y en el artículo 14 donde se indica las disposiciones del Consejo Nacional de Policía y Seguridad Ciudadana, manifiesta que se debe “Coordinar y

hacer seguimiento del desarrollo de las diferentes acciones interinstitucionales, en función de las políticas establecidas en materias de policía y seguridad ciudadana”. Es así, que a través de las mencionadas disposiciones normativas, contempladas en la Ley, la gestión territorial debe estar enmarcada en la articulación y relacionamiento entre autoridades de todo tipo, en aras de determinar situaciones que conduzcan a dar respuestas a las demandas de los ciudadanos en lo que refiere a los derechos de convivencia pacífica y seguridad. Igualmente, el trabajo conjunto entre las partes debe propender por la implementación y ejecución de proyectos especiales en territorios con problemas de orden público, que permita tener una comunicación y alianzas estratégicas entre las autoridades locales y nacionales, para el apoyo y acompañamiento en la inversión de recursos en diferentes áreas. 5


Por otra parte, el Código de la Policía Nacional en su artículo 6 de la Ley 418 del año 1997, indica que el plan nacional de desarrollo y las entidades territoriales que lo adoptan, deben dirigir trabajos colectivos enfocados no solamente a la seguridad sino al desarrollo social equitativo integrando sectores vulnerables o marginados aportando al logro de la convivencia dentro del marco de la participación ciudadana y democrática. En conclusión, para la gestión territorial de la convivencia y seguridad en las ciudades y municipios, es indispensable el liderazgo y articulación entre las autoridades e instituciones para aportar a la solución general a todas las demandas de la comunidad y que implica problemáticas de orden público. Es importante priorizar los Consejos de Seguridad tanto de quienes participan y direccionan como también el sustento de sus funciones y actuaciones en su marco legal para el análisis de fenómenos como la violencia y la delincuencia. También, la actuación de los Comités Territoriales de Orden Público en todas sus dimensiones y etapas, al igual que las líneas de acción hacia un plan integral de convivencia y seguridad ciudadana.

FUENTES DE INFORMACIÓN 

Servidor portal WEB Policía Nacional / LEY 418 DE 1997 Diario Oficial No. 43.201, de 26 de diciembre de 1997/ Consulta: 31 de Octubre de 2013 http://www.policia.gov.co/portal/page/portal/PROGRAMAS_DEPARTAMEN TOS_MUNICIPIOS_SEGUROS/dms_cerca/legislacion/Leyes/LEY%20418 %20DE%201997.pdf

Servidor portal WEB Policía Nacional / LEY 62 DE 1993 Diario Oficial No. 40.987, de 12 de agosto de 1993/ Consulta: 31 de Octubre de 2013 http://www.secretariasenado.gov.co/senado/basedoc/ley/1993/ley_0062_19 93.html

6


7


Gestión territorial para la convivencia y seguridad ciudadana