Page 1

Reflexiones

รงLas Bienaventuranzas


LAS BIENAVENTURANZAS 1 ABRIL 2009 Dña. María Jesús Vargas del Ojo

Buenas noches a todos. En principio, agradecerles en nombre de la tertulia Mañanas de Domingo, vuestra asistencia, a este acto y a las personas que van a tomar parte en cada una de las reflexiones, sobre el sermón de la montaña (Las Bienaventuranzas). Faltan solo unos días para que termine la cuaresma; tiempo de penitencia y conversión, tiempo de cambiar nuestras vidas como cristianos. El domingo empezamos la Semana Santa, la tenemos que vivir como cristianos, con intensidad, en todos los actos que celebran nuestras Iglesias, en la calle para ver los pasos, para ver todo lo que sufrió Jesús ( es catequesis en la calle). Agradecer a Nuestro Padre, Dios, que enviara a su único Hijo al mundo y viviera como uno de nosotros. Muriera crucificado, por cada uno de nosotros, para que fuésemos perdonados de nuestros pecados. Te damos gracias Dios mío porque somos para Tí únicos y viniste al mundo a salvarnos. Jesús en todas sus enseñanzas y sus palabras siempre están vigentes, no han quedado desfasadas; y a cada uno de nosotros nos dice siempre algo, pero hay que escucharlo, en silencio y en oración. Hoy también, en este día queremos tener nuestro más entrañable recuerdo a D. Manuel Gómez Burón, sin sus ideas y enseñanzas hoy no estaríamos aquí. Gracias Manuel. Ahora como buenos cristianos, empecemos este acto con la oración que Jesús nos enseñó. El Padre Nuestro, e invocar al Espíritu Santo, para que Él nos ilumine a todos. Oración al Espíritu Santo Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor. Envía Señor tu Espíritu y habrá una nueva creación y renovará la faz de la tierra. Ahora daremos paso a nuestros oradores, que cada uno de ellos, reflexionará sobre cada punto de las Bienaventuranzas. (El sermón de la montaña).


D. David GutiĂŠrrez


TERTULIA MAÑANAS DE DOMINGO REPRESENTACION DE HERMANDADES COFRADES DE SENTIMIENTO, COMPAÑEROS DE MESA HERMANOS TODOS: Muy buenas noches: me ha tocado abrir este a c t o í ntimo y profundo, íntimo porque lo organiza una tertulia que va alcanzando su solera y en la que nos tienen acostumbrados a participar en su justa medida, porque así lo manda el aforo. y profunda por aquello de tocar un tema como el de hoy, "las bienaventuranzas", que puede servir de charla formativa, y a la vez de acercarnos a aquel que dio la vida por nosotros. No soy t e ó l o g o , ni persona especialista en dicha materia, pero si he puesto mi corazón y he intentado prepararme porque así lo requiere e l tema. Ademas los compañeros que me siguen tienen un nivel a l t í s i m o y una sabiduría exquisita. Esta querida tertulia a confiado en mi persona y espero no defraudarles, ademas de estarles agradecido por dicha invitación. Hablar de las bienaventuranzas no es tarea f á c i l pero si muy comprometida. Tenemos que reflexionar en pocos minutos y tratar de entender las maravillas que tiene e l evangelio. Voy a empezar por la primera de las bienaventuranzas sobre las que vamos a reflexionar. -bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos". Cada bienaventuranza viene a tratar un problema que afecta a toda persona, dicho problema no es precisamente algo secundario sino algo que la persona tiene planteado y a lo que tendrá que darle respuesta. E l problema que t oca cada bienaventuranza es irrenunciable, está presente en la vida y nadie puede evadirse de él. No podemos apearnos de las dificultades que lleva consigo nuestra realidad humana. E l hombre esta llamado a ser feliz, debe encontrar un sentido a su vida, algo que le llene, que le merezca la pena. si la respuesta que se le da a cada uno de estos problemas no es acertada, difícilmente nos realizaremos. Este es el reto que nos plantean las bienaventuranzas. Es decir, la vida ha y que vivirla com o se pre senta, ale grías tristezas, risas y llant os. Ha y que estar preparados . Pues bien, el problema de esta primera bv. es nuestra r e l a c i ó n con los bienes, con la riqueza, “ dichosos los pobres de espíritu..,” El que hayamos podido desayunar esta mañana es más riqueza que si no lo hubiésemos podido hacer, pero si además tampoco pudiésemos comer ni cenar, la pobreza seria rotal. No seamos pues tan simples en nuestras reflexiones. Sobre la pobreza evangélica, la riqueza en si misma es un bien y el reto de esta bv, no podemos reducirlo a un callejón sin salida. En el evange1io de San Mateo, aparecen 8bv., mientras que en el de San Lucas son 4, parece ser que san lucas era mas radical. El texto de San Mateo dice sobre esta primera bv. "bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos". Y nosotros nos preguntamos:¿que es la pobreza de e s p í ri t u ? la pobreza de espíritu nos enseña la


vida de Jesús, es alejarse de sí mismo y de todas las cosass; no solo de dinero, bienes y riquezas, sino t a m b i é n de fama y gloria. Los b i e n a v e n t u r a d o s son pobres de espíritu, que por su propia voluntad, e s t á n dispuestos a soportar por amor de D ios esta humilde condición, incluso siendo realmente ricos y felices, mientras que por otro lado los realmente pobres pueden no alcanzar esta pobreza de espíritu. Los cristianos debemos fijarnos en Jesús, el es el mejor modelo a seguir de pobreza de espíritu, esta es la meta de la vida cristiana. Jesús siendo rico, se hizo voluntariamente pobre entre los pobres, para enriquecernos con su pobreza. Esta es la pobreza de espíritu. P ero ¿que nos parece? a primera vista, puede parecernos algo vergonzoso, que el esperado de todos los tiempos naciese en unas circunstancias tan indignas y sin embargo siendo así "suscitó alrededor lo mejorcito que ha y en el corazón humano' si hubiese nacido en la casa más rica del pueblo tan solo habría suscitado indiferencia, cuando no envidia. Parece que fue un acierto entrar así en la historia. Jesús no solo nació en unas circunstancias vergonzosas sino sobre todo v i v i ó en un contexto no recomendable. podríamos decir que el asesor de imagen de Jesús e r a un desastre y que su currículum solo le auguraba desprestigio. Pero se admiraron los s u p u e s t a m e n t e normales de su pueblo, de dónde le viene esta sabiduría? Jesús h a b í a pasado como un cualquiera que c u ando empiezan a decir maravillas de Él sus conocidos reaccionaban con envidia y recelo. ¡ C omo si fuésemos nosotros en casos parecidos! “Oye, ¿sabes que fulanito es una eminencia ? ''bah, una eminencia .. lo conoceré yo". seguro que sus vecinos pensaban lo mismo. Ya en la vida p u b l i c a , uno que quiere seguir a Jesús se encuentra con esta respuesta. (Mt. 8, 1920) "Y un escriba se acercó y le dijo – Maestro te seguiré adonde quiera que vayas-" Dice Jesús -las zorras tienen guaridas, las aves del cielo tienen nidos, pero el Hijo de Dios no tiene donde reclinar la cabeza-. Por eso J e s ú s f u e pobre, no que opto por los pobres; si no , no hubiera podido decir lo que dijo. ¿Nos imaginamos un Jesús a caballo, con pecho de lata y espada? y es que el lugar más bajo es el más universal. Fijaos en esto: a medida que uno va subiendo escalones en riqueza o en altura, serán menos los que escuchen o entiendan a Jesús y, cuando l lega a todo lo alto se encuentra solo, lo m á s universal, lo m á s válido lo más liberador, lo único que puede darnos acceso a la verdad y no al cuento, es el que esta más bajo, el que necesita de Jesús para hablar con É l para pedir por cosas. Por tanto, la tentación está en acumular mucho, el tener más, no nos aguantamos con lo que tenemos. "-Dice Freud que: “el dinero tiene para el ser humano una dimensión libidinosa”, se nos van los ojos detrás del billete. Va uno por la calle y se encuentra uno de 50 euros, ¿seriamos capaces de darle una patada y seguir andando? no podemos remediarlo y lo recogemos. Jesús da por supuesto que la codicia la llevamos incorporada, es una tentación permanente con la que tenemos que tener c u idado. Todos denunciamos el consumo, pero todos estamos enganchados a él. De s pué s de la advertencia de tener cuidado con la codicia, Jesús nos dice: “No andéis preocupados por vuestra vida, .... que comeréis, ni por v uestro cuerpo, que os vestiréis, ¿No vale más la vida que el alimento y el cuerpo más que el vestido?". Curiosamente lo que pedimos en el padre nuestro es: “el pan nuestro de cada día danos le hoy” sería una estupidez, por no decir una crueldad, decir a unas personas, que no t i enen que llevarse a la boca, que no les preocupe “ni que comeréis ni con que os vestiréis”. Es un comentario de la codicia que no puede asegurar la vida. El dinero debe ser como los zapatos: Justito. No os preocupéis del mañana, el mañana se preocupara de si mismo, cada día tiene bastante con su propio mal. No podemos servir a Dios y a las riquezas. *Ningún c r i ado puede servir a dos señores, porque aborrecerá a uno y amará a otro*. O bien se entregará a uno y despreciará al otro'. ¿Cómo sabré a quien sirvo? donde estén mis afanes, porque ahí es donde pongo mi seguridad. y ¿donde esta mi seguridad? Donde están mis obsesiones y mis preocupaciones; si es en lo económico, tú te estás apoyando en lo económico, eso es entonces t u dios. "dichosos los pobres de•••


Hemos expresado los pobres de espíritu y ahora el reino de los cielos. ¿Qué es el reino de los cielos? pues siguiendo con estos acontecimientos de la vida real, todo lo que se está describiendo en esta bienaventuranza va con lo cotidiano. Dice el evangelio: “Qué difícil es que los que tienen riquezas entren en el reino de Dios”. Es más fáci que un camello entre por el ojo de una aguja, que el rico que no valora su alrededor entre en el reino de los cielos. En efecto ese reino de Dios empezamos a vivirlo en la medida en que podemos compartir como hermanos y como dice esta bienaventuranza que así es de los pobres de espíritu. Todas las personas que alguna vez hayan ayudado a alguien necesitado o hayan visitado a algunas familias o zonas del mundo desfavorecidas, lo que más sorprende es la alegría, en medio de condiciones tan duras. El pobre es un gigante que se reconoce nada más se ve; lo curioso es que busca en un contenedor y siempre hay una barra de pan entera, ropa en buen estado. ..¿por que somos así? abrimos el armarlo de casa y aun estando lleno, siempre nos parece poco y deseamos estrenar. Cuantas veces escuchamos que antiguamente, se vivía más en familia y se repartía mucho más entre unos y otros; ahora cada uno va a lo suyo, a ver quién es más que quién, no hay alegría solo recelo y competitividad. Lc. 14, 7-14 y dijo Jesús: "cuando des una comida o una cena, no llames a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus vecinos ricos, no sea que ellos te inviten a su vez y tengas ya tu recompensa. Cuando des un banquete, llama a los pobres, a los lisiados, a los ciegos y seras dichoso porque no te pueden corresponder pero te recompensaran en la resurrección de los justos”. Por eso, a todos los pobres de espíritu se les entrega el reino de los cielos. Conclusión final. En la conclusión de cada bv., encontramos la razón de por qué es bv. y aquí nos sorprende con dos cosas. Primera: la recompensa es nada más y nada menos que entrar en el reino de los cielos. Segunda: este reino está en presente, esto contrasta con las demás bvs. en las que las recompensas estarán en un futuro. Es decir, en esta dice "dichosos los pobres de espíritu porque de ellos es..el reino de los cielos y en las demás "dichosos los ••• porque alcanzarán, estarán, serán ••• '" Esta bv. Es la versión menos *espiritualista* ya que solo en el Dios vivo podemos poner nuestra seguridad. en una palabra, nos descubre que hay mas felicidad en dar que en recibir (hecha 20,35). Y para finalizar utilizaré un texto curioso por el simbolismo que encuentro en el hecho 3, 1-6 -Pedro y Juan subían al templo para la oración en la hora nona, había un hombre en la puerta, tullido desde su nacimiento, al que llevaban y ponían todos los días para que pidiera limosna a los que entraban en el templo, éste, al ver a Pedro y a Juan que iban a entrar, les pidió una limosna. Pedro fijó en él la mirada, juntamente con Juan y le dijo: -míranos- él., los miraba con fijeza esperando recibir algo de ellos, Pedro le dijo:-no tengo plata ni oro, pero te doy lo que tengo, en nombre de Jesucristo el nazareno, ponte a andar-y tomándole de la mano derecha, lo levantó al instante, cobraron fuerza sus pies y sus tobillos". ¿Por qué me quería despedir con este texto? fijaos, al decirle Pedro ''miranos'', seguro que se registro los bolsillos y le preguntó a Juan y como tampoco tenía, no tengo ni plata ni oro, si llegan a tener algo suelto, se queda el hombre cojo, seguiría tullido, y, “yo tampoco puedo dar ni oro ni plata pero he dejado un mensaje que espero que sirva para seguir reflexionando y cada uno saque su propia conclusión. Como hemos dicho antes,cada bv. Va con el transcurso de nuestra vida y todo lo que venga a lo largo de ella, tenemos que saber recibirla con amargura, con felicidad, pero sobre todo con amor a Dios.


Do帽a. Consolaci贸n Guerrero


Bienaventurados los mansos, porque ellos p o s e e r á n la tierra.

Cristo dijo: «Aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón ...• La violencia, la ira, la soberbia, protagonistas de nuestra historia.

la avaricia, la envidia,

se nos muestran

hoy como

Los medios de comunicaci6n nos han acostumbrado a no pestañear viendo una guerra en directo, viendo el sufrimiento humano como parte de nuestra pequeña monotonía. la soberbia se valora entre los pobres de e s p í r i t u y ricos de poder. Pero la soberbia y la ira también asoma en nuestro entorno a través de nosotros mismos. ¿Cómo no caer en la ira y en la violencia, en esos momentos cotidianos, en los que nos enfadamos, juzgamos y reñimos? ¿Dentro de un enfado que nos envenena, ante los problemas y los desafortunados hechos del existir humano? ¿Cómo ante una injusticia, ante una insensatez. ante una actitud equivocada, podemos proceder con benevolencia hacia los otros, renunciar al propio enfado para tratarlo todo con dulzura? Es complicado controlar la pasión, las emociones, las expresiones de ese carácter que nos invade a galope en momentos d i f í c i l e s . Por eso llego a la conclusión de que la mansedumbre es fruto del Espíritu, que nos hace condescendientes, misericordiosos y dulces. Una virtud de naturaleza divina, que los humanos ansiamos, y que para ser conseguida tiene que ser con la ayuda de Dios. Porque las personas nos mecemos constantemente en la balanza del bien y el mal, reaccionamos de diferentes maneras, y nos arrepentimos con un sabor agrio cuando nuestras reacciones se nos escapan y dañarnos a otros. Recordemos las l e t a n í a s del Sagrado Corazón: «Jesús, manso y humilde de corazón, haz nuestro corazón semejante al tuyo. Jesús hizo de la mansedumbre

y de la no violencia el signo de su verdadera

grandeza. Si analizamos las bienaventuranzas, son el retrato de Jesús: Es Él, el verdadero pobre, el manso, el puro de corazón. Es Jesús quien se enfrenta a los fariseos, humilde y dulce, y se convierte en descanso para los demás.


Dice San A g u s t í n , que en la cruz revela, que la verdadera victoria no consiste en hacer víctimas, sino en hacerse victima. San Juan de la Cruz no aprobaba que algunos sacerdotes atacaran los vicios ajenos de forma radical, enojados, haciéndose dueños de la virtud de los otros. y Sobre la educación de los jóvenes que tanto pone a prueba la paciencia de padres y educadores, San Juan Bosco decía que es más fácil enojarse que disuadir y corregir pacientemente. El nos invita a que desechemos toda a p a r i e n c i a de dominio y evitemos toda violencia y toda ira para atraer y convertir a los jóvenes. Por eso el lema :'No con golpes sino con amor".

Nos pasamos la vida buscando métodos, para llevamos bien con los amigos, para no tener conflictos laborales, ni en la familia, ni con los vecinos, y la única posibilidad de salir airosos es precisamente siendo nobles de corazón. Todos hemos c a í d o más de una vez en imponer nuestra voluntad, y al sentimos acorralados llega la soberbia y justo detrás la ira. Todos conocemos a personajes vanidosos, que solo les interesa la ostentación, el gran Yo. Yo lo hice, yo estuve, yo tuve la idea, yo no soy vanidoso, pero ... Que difí cil es ser manso ...

Todo ese esfuerzo por no elevar la voz en un momento dado, por suavizar una situación tensa, ese perdón sin palabras, ese apoyo desinteresado, el echar una mano, los p e q u e ñ i t o s y grandes logros de cada día, que nos hacen s o n r e í r antes de dormir al final de la jornada, es un ejemplo de la propia vida. Porque si es así son nuestros días, también cuando llegue el final, podremos marchar con una última gran sonrisa. Los mansos son caritativos, y la caridad es paciente, servicial, no es envidiosa, ni engreída ...

Triunfar en la vida no consiste en alzarse solitario sobre los demás, sino en servir para elevar a los otros, porque la luz del éxito esta en nuestro corazón cuando nos sentimos satisfechos con nuestras obras. Contra los males del mundo, empuñemos

los

dones de Dios ... Contra la ira la mansedumbre Contra la soberbia la humildad ¿Y contra la duda? ... Contra la duda una oración


S e ñ o r manso y humilde: Retira la envidia de mi corazón. y haz que mis labios se muestren serenos al pedir perdón. Déjame de la gloria un retazo de calma para un abrazo sincero a quien necesita en su vida consuelo. Dame el aire de tu cielo Para obtener la paciencia Que cierre las llaves de riñas inciertas. y buscaré tus ojos cuando este perdida en momentos que hieran y me sorprenda la ira. Jesús de nobleza eterna de muerte de vida de amor sin final. Jesús de sonrisa infinita de alma que vuela y trae la libertad. Jesús de amor en la tierra que a justos entregas la eternidad. Jesús del madero santo da nobleza a mis ojos y a mis manos paz. Y en esta aventura de extraña encomienda, Ante esta vida llena de colores. de contrastes De subidas y bajadas en una misma cuesta.


Ante lo bueno y lo malo. una e n s e ñ a n z a nos queda Que mas que una e n s e ñ a n z a se convirtió de sus labios en la divina promesa. -Bienaventurados

los mansos porque poseerán la tierra.


DoĂąa Milagros RodrĂ­guez Corredera


BIENAVENTURADOS LOS QUE LLORAN PORQUE SERÁN CONSOLADOS Gracias por convidarme "puñao" de reflexiones bienaventuranza que suena así: Bienaventurados consolará o mejor consolación"

a

compartir sobre

los que lloran, dicho "felices los

con vosotros un esta hermosa

porque el que lloran

Padre porque

Parece una profecía para los devotos utreranos de Nuestra Consolación, en buscamos amparo, los de este pueblo, desde hace más de 500 años.

los recibirán

quien

y me pregunto: cómo se puede ser feliz desde la aflicción y el desgarro que provoca el dolor del corazón y del alma. Esta paradoja que roza lo más humano suena a poesía, a experiencia literaria, que va a marcar nuestras vidas

A nadie se le escapa que estamos ante un valle de lágrimas y mucho al Hijo de Dios que acampó entre nosotros.

menos

Nacemos llorando y sin conocer cuálesvan a ser las causas de nuestro sufrimiento tenemos la certeza de que el sufrir va asociado a nuestras vidas. La vida nos golpea en los momentos más inesperados: pérdidas irreparables, traiciones, sufrimientos físicos, miedos, enfermedad. Estamos

ante la bienaventuranza de las emociones. Si alcanzamosa vislumbrar su significado podemos percibir un tono agridulce desconcertante. Un contraste que nos zarandea por su aparente contradicción.

de contraste. Qué nos van a contar a Pero nosotros, los cofrades, entendemos nosotros si cuantas más lágrimas tiene una imagen mariana más guapa nos parece. Si


al

ver pasar a nuestros titulares nos emocionamos. Se nos coge un nudo en la garganta y es entonces cuando nos dejamos llevar por la devocióny ésta recorre el tiempo hasta instalarse en la tradición, y si encima lo acompañamos de sonido, música, olores ....entonces ya no queremos llorar, nos queremos morir.

Existe una extensa bibliografía teológica dedicada a desgranar el significado del llanto al que se refiere Jesús en su sermón. Sin embargo, yo no he querido profundizar, no temáis, sobre todo, por falta de tiempo y me he centrado en la formulación de la bienaventuranza y de ella podemos destacar: su claridad, concreción, sencillez sin matices, ni peros, sinexclusiones, ni calificativos. La pedagogía divina nos pone ante nosotros una afirmación que nos permite cavilar y que hace que todos nosotros, en algúnmomento determinado de nuestras vidas, nos hayamos sentido bienaventurados por nuestro llanto aunque pensemos: "Señor, no soy digno de que entres en mi casa". Todos los que estamos aquí esta noche podemos reconocer la calidad de unas lágrimas, porque el llanto, las lágrimas forman parte de nosotros. Aunque en los tiempos que nos ha tocado vivir parece que los ojos que se llevan, los que están de moda son los yermos, secos porque se nos oferta una felicidad que acalla nuestro llanto, lo encona, y nos conduce a una insensibilidad impropia y absurda.

Jesús nos propone una terapia, digo lo de terapia esa necesidad surgida de acudir a médicos psiquiatras, para buscar arrepentimiento, enternecimiento, humanidad

porque estáde moda por del alma, psicólogos y sensibilidad,

Jesús lloró y aquí queda dicho casi todo. Sus lágrimas nos indican un Dios emocional, que necesita del desahogo del llanto por el que ama y así, llora por la muerte de su amigo derramando lágrimas de compasión, lloró c o n angustia al entrar en la ciudad de Jerusalén y lloró en la más angustiosa soledad en el huerto de Getsemaní, que jamás se haya sentido. Y aquí llora en soledad porque la mayoría de la gente, también los suyos, sus elegidos, busca la risa y la alegría y como dice un viejo poema "Ría y el mundo entero reirá con usted llore y usted llorará solo. Estos

tres momentos son los que resalta el N.T. para mostrarnos al Dios que se emociona, al varón de dolores. Pero seguro que a lo largo de su vida lloró en muchas más ocasiones, por ejemplo imagino que se le tuvo que partir el joven corazón ante la muerte de quien lo crió, José o al conocer cómo Herodes sacrificó a de inocentes criaturas por ansias de poder multitud


Jesús

vio llorar a los suyos y eso aún escuece más que el propio llanto. Con un ungüento de perfume y lágrimas la mujer de largos cabellos recobra su dignidad. Y el Maestro comprende el llanto arrepentido de María Magdalena. Algunas piadosas mujeres, viendo a Jesús en tan lastimoso estado, que iba derramando sangre por el camino lloraban de compasión y Jesús les dice, no lloréis por mí, sino por vosotras mismas y vuestros hijos Sus amigos lloraron su fatal desenlace en medio descontento que olía a decepción. Pero de todos los llantos el que más tuvo que desgarrar al HombreDios de su madre, sobre todo en que nos canta tan conocidos versos:

de

un

fue el ese momento

"Stabat mater dolorosa luxta crucem lacrimosa" imagino su hijo,

ese

llanto estremecedor de ese Hijo

para su cuidado.

quien

que el mismo Si ella hubiese

ve

el sufrimiento de

Dios

le

podido aliviar

confía el dolor de su

niño se hubiese desprendido de su propia vida. Cristo no tuvo más remedio que buscar entre los suyos, en este caso a Juan, para que consolara a su madre, para que la acompañara en su dolor, para que le ayudara a entender el valor de su sufrimiento. Lo más terrible del dolor no es el sufrimiento es pensar que no sirve para nada, que no tiene sentido "¿Qué sabe el que no sabe sufrir?", Se pregunta San Juan de la Cruz Cristo

nos dono una lección magistral escribeasíde clarito: "de ti dolor, dolores que surten esperanzas"

sobre el dolor. Unamuno lo aprendimos, Divino Maestro de

La cara del llanto es el consuelo. Los latigazos con los que somos sorprendidos en la vida ya puedensoportarse con eterna esperanza después de haber escuchado al Jesús de las bienaventuranzas. Contamos con la ternura lágrimas, que mitiga nuestros celestial.

que enjuga de Dios dolores con un pañuelo

nuestras de misericordia


Hasta aquí parece que ya podemos quedarnos satisfechos porque se abren brechas de esperanzas en este universo de desencanto que clama a nuestro alrededor. Sin embargo, nuestros ojos no sólo pueden llorar y nuestra alma no sólo gime, nosotros podemos mirar y dar consuelo. Este

es el siguiente paso para el peregrino del camino bienaventuradode felicidad que nos señala Jesucristo. Tenemos que orientar nuestra mirada al otro, al que llora y sufre, al que siente el desencanto de la desesperación y el abandono porque estamos llamado también a ser sal y luz del mundo. Ser sal es dar sabor, alegría y contagiar felicidad y bien, amor y paz, vida ... Cuan necesario es que contagiemos vida en estos tiempos en que jugamos con el vivir y el morir de los más indefensos a modo de capricho por el más puro y cruel de los egoísmos y luz. Tenemos

que ser llama que arda en los corazones de cuantos nos rodean. Alejamos de la mediocridad de este mundo que presenta una fachá radicalmentedistinta a la propia esencia del mundo, del hombre y su misión en la vida. Lloraremos, pero seremos consolados consuelo del otro para juntos vereda de felicidad a la que todos estamos invitados ..

y nuestro consuelo será el poder caminar por una


D. JosĂŠ Manuel Carnerero


"Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ello serán saciados"

¿ Qué necesidad puede tener el ser humano más grande que la falta de alimento y de bebida? ¿ Quien es el único justo y misericordioso/ DIOS. ¿Como serán saciados) con la llegada al reino de los cielos. En esta, la cuarta promesa del conocido sermón de la montaña, hace Jesús referencia no a la justicia del mundo, sino a la de Dios. Tener hambre y sed de justicia significa desear intensamente hacer toda la voluntad de Dios. Los que tengan hambre y sed de obtener el perd6n de Dios, de ser transformados en la imagen de Cristo, de ser edificados en la fe santlsima, de poder ganar muchas almas por Cristo, recibirán el reino de los cielos como recompensa. La mayoría de los judíos de la época buscaban el b e n e f i c i o material, el poder, y 105 placeres de la vida. Dios sabe que desgraciadamente muchísimas injusticias

No hay mucha diferencia

en la actualidad.

en este mundo las personas cometemos

Culpamos al que no hizo nada No pagamos al Que en justicia

lo merece

Robamos a otros lo que le pertenece Enjuiciamos y juzgamos sin ni siquiera conocer a la persona. i cuántas injusticias ¿ Quién no ha sufrido

conocemos! alguna?

Cristo no nos dice Que hagamos justicia tenemos

por nuestra cuenta,

sino

que

Que tener motivo de alegria puesto que en el cielo hallaremos

nuestra recompensa

por lo pasado aquí en la tierra,

Yes bueno, pero de lo contrario

también

nos demandara

nuestras


injusticias. No olvidemos

que con la vara que midamos

seremos medidos.

Y porque no en vez de tener miedo o animo de venganza, no entendemos que desde el momento en que Jesús tremolando la cruz por todos los ángulos del orbe, hizo ver al mundo que habíamos entrado en la era venturosa, anunciada por los profetas y ardientemente deseada por los patriarcas. Era en la que por su muerte nos libraba de todos los nuestros pecados. Era en la que con su sagrada resurrección y su admirable ascensión a los cielos nos hizo participes de la vida eterna. Estamos preparándonos toda una vida para morir un día, y morimos un día para vivir toda una vida. y si sabemos todo esto, ¿ porque no nos preparamos como verdaderos cristianos y en vez de clamar justicia hurgamos en nuestro interior y buscamos nuestras i n j u s t i c i a s y juntos cogidos de la mano le decimos a • dios, que quien le habla, quien le sigue quien le reza, es quien quiere alcanzar el camino de su gracia, camino en el que no existe la injusticia el camino del amor y la verdad. Cada uno sabemos lo que el señor tiene que comprender y perdonar y lo que hace falta es muchos cristianos dispuestos a decir al mundo, creo en dios, si, creo en dios y sin miedos ni vergüenzas amargas imploro el perdón de mis hermanos y como no, el perdón divino.

Cada vez hay menos personas cuya primera necesidad sea seguir el camino de dios. La carne es blanda y las tentaciones nos despistan de nuestra finalidad, ganarnos el reino de los cielos. Es fácil en los tiempos que vivimos caer en tentaciones mundanas contrarias a la doctrina de

Jesús. Sin embargo cualquier esfuerzo

para buscar el amor al prójimo, a dios y vivir libre de pecado para buscar la justicia divina, será recompensada. De todo lo que se habla, sucede, y se escucha en la vida, se aprende, y creo que lo mejor es sacar cuanto menos una pequeña conclusión, la cual intentes llevar a cabo. Dándole vueltas a mi cabeza intentando poner un final con sentido a esta grandiosa


bienaventuranza, alce la mirada y vi un cuadro de mi casa, con unas sabias palabras, que en verdad no se de que buen cristiano serán, pero que quiero leerlas y ser el primero en aplicármelas. Si yo cambiara mi manera de pensar hacia los otros)me sentiría mejor. Si yo cambiara mi manera de actuar ante los demás, Los haría felices Si yo aceptara a todos como son, Sufriría

menos.

Si yo me aceptara tal cual soy Quitándome mis defectos Cuanto mejorarla mi ambiente. Si yo comprendiera

plenamente mis Errores, seria humilde. Si yo

deseara siempre el bienestar de los demás, sería feliz. Si yo encontrara lo positivo en todos, la vida seria digna de ser vivida. Si yo amara al mundo ...yo cambaría. Si yo me diera cuenta de que al lastimar, el primer lastimado soy yo. Si yo criticara menos y amara mas. SI YO CAMBIARA.....CAMBIARIA EL MUNDO. "Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, p o r q u e ellos .serán saciados"


D. Plácido Manuel Díaz


BIENAVENTURADOS LOS MISERICORDIOSOS, ALCANZARAN MISERICORDIA.

PORQUE ELLOS

- Ser misericordioso significa PERDONAR a los demás, sí ... perdonar aunque sea .. grande .. lo que te hayan hecho, aunque te haya dolido lo ocurrido, aunque tengas ganas de odiarlos tienes que perdonar. Perdonar cuesta mucho, pero es lo que Dios te pide que hagas. Dios, te pone el ejemplo: siempre te perdona, aunque lo ofendas a el mismo, aunque lo ofendas en cosas muy serias .... siempre te recibe con los brazos abiertos. - Jesús te pone una condición muy seria: el que perdone será perdonado, el que no lo haga no será perdonado. - Pensad en un momento ¿ a quién no he perdonado? , no pienses en lo que te hizo, piensa en que amas mucho a Dios y porque El te pide que lo perdones. i Dios te premiará perdonándote a ti cuando llegues a su presencia. Pero a esa misma persona con quien te has peleado o con la que no te llevas bien. Mañana la llamaras y la invitaras a algo y así perdonaras y as í en esta semana santa tú estarás mejor y sentirás un alivio por dentro que el dinero no podría comprar. En estos tiempos que corre hay muchas peleas y enfados por tonterías incluso por tonterías se mata a las personas. Un ejemplo que yo presencie fue en mi colegio cuando unos chavales se pelearon por un bolígrafo, si un boli. Pero esto no quedo a q u í sino que al día siguiente ellos se esperaron y se pelearon y todo por un boli. y esto nos pasa a nosotros. ¿pero hay algo mas importante que un boli? Si pero no lo vemos. Muchos niños se mueren de hambre, otros buscan en la basura para encontrar algo con que llevarse a la boca, trabajadores parados piden en las puertas de las iglesias y los comedores sociales están lleno de gente y las guerras y los conflictos, pero no, en esto no pensamos. Pensamos en una televisión, en un móvil, en un ordenador, DVD ... y por estas cosas muchas veces nos peleamos y no perdonamos, incluso nos llevamos sin hablarnos meses. Si en África pusiéramos un ordenador seguro que ni lo c o g e r í a n , aquí ponemos un ordenador mas barato y ya lo queremos en nuestras casas. Hay una parábola que puede describir y orientarnos mucho mejor sobre esta bienaventuranza: EL BUEN SAMARITANO Un hombre, mientras viajaba de Jerusalén hacia Jericó, fue asaltado, robado y abandonado medio muerto al lado del camino. Un sacerdote lo evita pasando por el otro lado de la acera. De modo similar, un levita lo ignora. Solamente un samaritano, que es un hereje, a pesar del conflicto entre hebreos y samaritanos, inmediatamente lo socorre y lo conduce a una posada cercana para que pudiera restablecerse completamente. Al dueño de la posada le da dos denarios por el servicio. Al término de la parábola, Jesús le pregunta al doctor de la ley cuál de los tres había visto al prójimo en el hombre robado. Él no responde directamente, pero indirectamente le dice "el que tuvo compasión de él". Jesús concluye: 'Veté y


haz lo mismo". Aunque los samaritanos y los hebreos no se llevaban bien, este hombre de Dios se acerca al herido y siente la Misericordia del Señor, se apena de su situación y los socorre. Y para terminar y como Jesús nos dice tenemos que hacer lo mismo con nuestro prójimo. _. Amaos los unos a los otros como yo os he amado .. y finalizo diciendo un salmo que me gusta mucho" el señor es misericordioso, lento a la cólera y rico en piedad ...


Do単a Francisca Crespillo Romero


BIENAVENTURADOS LOS LIMPIOS DE CORAZÓN; PORQUE ELLOS VERÁN A DIOS.

En la sexta promesa que Jesús nos hace a través del sermón de la montaña, quisiera hacer la siguiente reflexión: En esta moderna sociedad cristiana, utilizamos el corazón para expresar nuestros sentimientos y nuestras buenas obras; pues bien el ejemplo que propongo es Santa Ángela de la Cruz. Nos contaba la Hermana Maestra, en mi joven época de novicia en el convento de Sevilla, anécdotas de Madre que en mi opinión, viene a ser fiel reflejo de demostración de un corazón realmente puro, entregado a su obra. Decía: A principios de los años veinte, en los que la sociedad, o gran parte de ella, era anticlerical, nuestra Madre Angelita iba junto con una novicia por las calles de Sevilla pidiendo para los pobres, al entrar en un establecimiento y solicitar una limosna a un hombre, éste, que al parecer estaba ebrio, le pegó una bofetada; Ella sin inmutarse y con la mejilla enrojecida por el golpe la respondió: “Esta bofetada es para mí, ¿ahora qué me da para mis pobres?”. El hombre rompió en lágrimas y arrepentido, le ofreció todo lo que llevaba. Aún siendo una niña, nos contaba esta Hermana, estaba junto a la ventana en casa de sus padres, tomando el sol; al poco observó cómo por aquella calle, se acercaba un carrero, que irritado con su asno porque a éste le costaba andar, no paraba de lanzar blasfemias contra el animal, insultando el nombre de Dios. Presurosa, corrió a contárselo a su madre quién le contestó, “No hija, no está blasfemando, lo que está queriendo decir es bendito sea Dios”. Casi perpleja por la contestación de su madre, no dudó en salir a la calle y arrodillarse ante el carrero pidiéndole perdón, por haber pensado mal de él. Como decía antes, éstos y otros muchos momentos de la vida de Santa Ángela de la Cruz, nos hace ver, cómo es una persona limpia de corazón. Pienso que al igual que Madre, deberíamos realizar buenas obras, pero para estar bien con uno mismo y con Dios; no para que todos vean lo buenos que somos. Sino para que sea Dios quien juzgue cuando llegue el momento, si somos de verdad merecedores de esta recompensa. Una persona limpia de corazón, bajo mi punto de vista, es aquel que ofrece lo poco que tiene, sin esperar nada a cambio. Y no me refiero a que tenga que dar dinero, o bienes materiales, sino que respeta a las personas como personas y no por su “ESTATUS SOCIAL”, aquel que se fija en el color de los ojos y no en el de la piel, aquel que en definitiva, pone en práctica esas buenas costumbres y buen hacer del que presume.


Gandhi decía: Si las personas se arreglan el cabello todos los días, ¿por qué no hacen lo mismo con el corazón? Bienaventurados los limpios de corazón; porque ellos verán a Dios, sea bienaventurado pues, el amor que mi Dios a mí me dio. En mi ánimo queda la decisión de poder llegar a ver a Dios, y sea mi corazón recompensado, y bienaventurados seáis todos de todo corazón. Gracias.


Doña. María Vázquez Calvente


"Bienaventurados los pacíficos, porque ellos serán llamados hijos de Dios".

Sin duda alguna, el Sermón de la Montaña puede suponer unos de los títulos más grandes y hermosos que lucen en el panel de la existencia del hombre y de su presencia en el infinito del universo. Su breve lectura nos produce un estremecimiento de agradecida ternura y, con su lectura, los poetas sienten el más dulce y suave sonido de la belleza, signo de la esperanza, para cantar a la vida, Cuentan los evangelios que Jesús, sentado en una altura, muy cercanos sus apóstoles, cercado por centenares de ojos que lo miraban, al. ser preguntado sobre a quien correspondería el reino de Dios, por respuesta fue desgranando, como ningún filosofo sabio sabría hacerlo, el valor y la grandeza de sus bienaventuranzas.

y así llego a decir...

Bienaventurados los pacíficos, porque ellos serán llamados hijos de Dios ... los pacíficos, que no los mansos de la segunda bienaventuranza. Los pacíficos, los hombres de paz, que son aquellos que portan el bien y lo implantan alli donde vive el mal, que son los hombres que traen el mensaje de la paz a ese terreno del endurecimiento y de las guerras, que son los aplacadores del enfurecimiento, los precursores de la concordia.

se Los pacíficos, los hombres de paz que no son sólo aquéllos que reconcilian con sus enemigos, sino también aquéllos que ayudana los enemigos a reconciliarse. "hombres que buscan tanto la paz, que no dudan en arriesgar la suya propia interviniendo en los conflictos para llevar la paz a quienes están enfrentados. Los pacíficos, hombres de paz, aquellos que saben que la paz no se defiende con batallas. Los que creen en la difusión del amor, y siembran la paz con la esperanza de que crezca y Reine por siempre entre la humanidad.


Los pacíficos, los hombres de paz, que son "los que trabajan porque se establezca la paz en el mundo", Son personas como S. Pablo, S. Francisco de Asís, S. Juan de Dios, Martin Luther, Gandhi, Madre Teresa de Calcuta y tantos otros que humildemente dedican todas las fuerzas de su vida a la oración y a borrar del corazón humano el odio y la violencia para que reine la paz en el mundo . Pues La paz es un regalo que el mismo Dios confia a la humanidad: «La paz os dejo, mi paz os doy; "(Jn 14,27)

Los pacíficos, los hombres de paz, son los que no consiguen entender la presencia de ese monstruo gigante que invade nuestras calles, con esa forma brutal y violenta que incita y emborracha, que maltrata, que atropella y asesina, envuelto en el traje de la lujuria, a menores indefensos, drogado por la ambición y la avaricia, a hombres y mujeres impotentes de reacción, sembrando el terror y el miedo. Los pacíficos, cuando hayan conseguido aquietar la tierra, serán llamados. con toda justicia, hijos de Dios, y así entrarán los primeros en el Reino que Jesucristo vino a fundar.

Pero, cuidado, que nos podemos confundir. No llamemos rebelde al que dice una verdad con toda valentía, mientras hacemos de nuestro pacifismo una cobardía. Recuerdo haber leido, que estar en la Iglesia "pacíficamente" es peor que vivir fuera de ella. No conviene confundir la rebeldía justificada que nace del corazón herido y ansioso de calor, con las falsas posturas pacifistas que arrastran nuestras propias mentiras. Los avaros y corruptos, los soberbios conformistas y no tienen hambre de perfección, los que son intransigentes y absolutistas y persiguen y ultrajan, pero también, los falsos y los cobardes, no podrán entrar en el Reino de los Cielos. Muchas gracias.

y violentos,

los que se hacen


D. Joaquín Reina Sousa


BIENAVENTURADOS LOS PERSEGUIDOS POR CAUSA DE LA JUSTICIA, PORQUE DE ELLOS ES EL REINO DE LOS CIELOS.

Esta bienaventuranza sólo aparece en Mateo, y además aparece inseparable de la última. que también está en presente como la primera bienaventuranza de los pobres: -

-

Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.

Bienaventurados seréis cuando os injurien, y os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa.

No se refiere esto a todos los presos o perseguidos por cualquier causa o por haber cometido un delito. A q u í "justicia" se refiere también a "santidad". ¿Cómo se puede ser dichoso estando perseguido? Hay una estrecha relación entre la persecución y ser discípulo de Cristo, porque necesariamente supone una nueva forma de vivir, de pensar y de actuar en este mundo, frente a toda injusticia que ahoga al hombre y su felicidad. El Dios de la justicia no está en la cruz, sino que está en el crucificado y en los crucificados anhelantes de justicia. En la vida tenemos muchas cosas que hacer: atender al marido, a la esposa, educar a los hijos, trabajar, estudiar, cuidar a los ancianos, cuidar a los nietos, etc. Muchas veces hacemos todo esto de modo rutinario y se nos olvida que a través de estas tareas nos podemos santificar y ganar el cielo. Dios nos ha prometido muchas recompensas si cumplimos con las bienaventuranzas. Estas las podemos hacer parte de nuestra vida, de nuestras tareas de todos los días. "Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, ..." Jesús ya habló de la justicia, pero ahora habla de los que no son queridos porque buscan vivir y hacer vivir a los hombres conforme al amor y la voluntad de Dios. Es una doble bienaventuranza, una por vivir como Dios les pide, por dar una respuesta a tanto amor de Dios y la otra porque aceptan el desprecio de muchos hombres antes que dejar de vivir como Dios les ha pedido. Es una forma h e r o i c a de vivir el amor y Dios lo tiene en cuenta y les tiene un regalo especial, el Reino de los cielos.


Parece extraño el que Jesús exalte a aquellos a quien el mundo considera generalmente débiles. Él les dice, "Bienaventurados vosotros, los que parece que habéis perdido, porque vosotros sois los auténticos vencedores: el Reino de los cielos es vuestro!". Estas palabras, dichas por Él, que es "manso y humilde de corazón" (Mateo 11, 29), constituyen un desafío que exige una profunda y constante conversión del corazón. Comprenderéispor qué es necesaria ésta conversión del corazón. Somos conscientes de una voz que habla en nuestro interior: "Bienaventurados los soberbios y violentos, los que prosperan sin importarles el precio, los que no tienen escrúpulos, los duros de corazón, los descarriados, los que instigan la guerra y no la paz, los que at(Q.Re! lana quienes se encuentran en su camino'. Y esta voz parece tener sentido en un mundo en el que triunfan con frecuencia los violentos y en el que da la impresión de que los deshonestos tienen éxito. "Si", dice la voz del mal, "estos son los que vencen". "Bienaventurados" . Pero Jesús no sólo proclama las Bienaventuranzas. Él vive las Bienaventuranzas. Él es las Bienaventuranzas. Ser buenos cristianos en el a vuestras mundo de hoy puede parecer algo superior posibilidades en el mundo de hoy. Sin embargo, Jesús no se queda con los brazos cruzados y no os deja solos a la hora de afrontar este reto. Siempre. está con vosotros para transformar vuestra d e b i l i d a d en fuerza. Creed en él Cuando os dice: "Mi gracia te basta, que mi fuerza se muestra perfecta en la flaqueza" (2 Corintios 12:9).


La tertulia Mañanas de Domingo agradece la participación de todos los oradores en estas “Reflexiones” , y les invita a la próxima edición del próximo año. Así mismo queremos hacer extensiva dicha invitación a todos los cofrades.


Dedicado a nuestro distinguido amigo e impulsor de estos actos D. Manuel G贸mez Bur贸n.


El sermón de la montaña  

Una de las cosas grandes que hace mi tertulia

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you