Issuu on Google+


CUQUIN magazine food & photography

Han pasado ya varios meses desde la publicación del último número de Cuquin Magazine y hemos decidido volver con fuerzas renovadas para sorprenderos con nuevas y deliciosas recetas. Diferentes motivos laborales han motivado que hayamos tenido que priorizar algunos asuntos y claro está, no hemos podido abarcarlo todo... los días tienen sólo 24 horas! Afortunadamente, este grupo de blogueros se han puesto las pilas para traeros un número muy dulce, ya que sabemos que os encantan los postres. Aunque también hemos completado nuestro trabajo con un puñado de recetas saladas que seguro que os encantan. Como no podía ser de otra manera, os traemos a una de las blogueras más populares en el mundo de la repostería. Gracias a ella hemos aprendido lo que es un bundt cake y un layer cake... Y ella no es otra que nuestra querida Bea Roque. Esperemos que este nuevo número de Cuquin Magazine esté a la altura Miguel Ángel Roque

3


Han colaborado en este número:

No es ningún secreto que me gusta comer bien. Quien me conoce sabe que disfruto cocinando y probando nuevos platos. Por esta razón me decidí a abrir un blog gastronómico: para tener mis mejores recetas ordenadas y poderlas compartir. En mi blog, Pimientos verdes (www.pimientosverdes.com), encontraréis recetas de todo tipo, tanto dulces como saladas, innovadoras y tradicionales, incluso cocina internacional... Cualquier receta que me llame la atención, acaba tarde o temprano en mi mesa. Ahora se me presenta un reto aún mayor: formar parte del equipo de Cuquin Magazine. Espero transmitiros la pasión que siento por la cocina y la fotografía, os animéis a poneros un delantal y disfrutéis de todos y cada uno de los platos que os propondremos. Miguel Ángel Roque

Mi afición por la cocina ni se sabe... todos los recuerdos de mi infancia surgen de allí. En casa nos reuníamos alrededor de ella, era nuestro lugar de encuentro para comer, cenar, conversar... Gracias a esos momentos y al particular vocabulario de mi Yaya, nace Los Tragaldabas (lostragaldabas.net), un lugar donde compartir mis experiencias culinarias. A ésta, mi pasión, se une otra que llegó gracias al blog: la fotografía. Con mi cámara intento capturar esos momentos dentro de mi cocina, transmitiendo a los que estáis detrás, los olores y sabores que impregnan el aire. Entusiasmada con este proyecto en el que intentaré sacar lo mejor de mí. Rodeada de un estupendo equipo y , sobre todo, desando que disfrutéis. Raquel Carmona

Me apasiona la fotografía desde hace tiempo y ahora es mi profesión. Además me encanta todo lo relacionado con el arte, libros, viajes y cocina. Me podéis seguir a través de Cocinando con mi Carmela (www.cocinandoconmicarmela.com), donde cada semana subo recetas que hacemos en casa, además de ir contando un poco de mis viajes, libros de cabecera... Me uno a este nuevo proyecto donde estoy rodeada de gente estupenda, donde aportare un poco de mi modesto saber fotográfico y culinario. Luisa Morón

Soy Jimena, fotógrafa profesional, especializada en gastronomía. Apasionada de la comida y de todo lo relacionado a ella. La necesidad me ha llevado no sólo a fotografiar lo que me gusta, sino a volverme estilista, directora de arte y últimamente cocinera (nunca pensé que podría hacer más que freír un huevo, preparar pasta o una ensalada) pero la paciencia de mi esposo me ha enseñado a cocinar Comencé a escribir el blog de Agoisfoto (agoisfoto.com) por necesidad. La crisis hizo que mi volumen de trabajo bajara y mi desesperación por no hacer fotos añadido a la insistencia de mi esposo, lograron que empezara el blog. Estoy muy contenta de poder participar en un proyecto tan lindo como Cuquin Magazine Jimena Agois .

.

La cocina, la fotografía, la vida campestre, y sobre todo la elaboración de pan, forma parte de mi día a día. El emigrar al campo, un sueño hecho realidad, me ha permitido realizar una cocina natural, con unos productos de excelente calidad fomentando un concepto de slowfood que puedo plasmar en mi blog Hecho en la Propriété (http://hechoenlapropiete.blogspot.com.es/). Un espacio donde desarrollo mis inquietudes y doy a conocer la cocina de toda la vida con pequeños guiños internacionales. Desde un rincón del norte rodeada de un verde intenso, la estética culinaria adquiere un sabor especial y me ofrece el espacio vital necesario para transmitir los pequeños placeres de la gastronomía . Contenta de participar en Cuquin Magazine, donde todas estas cosas bellas se fusionan a la perfección. Ana Jaquete

44


Hola! me llamo Raquel y me chifla la cocina, la comida rica y las fotos bonitas. Como nutricionista siempre he creído que es posible comer sano y rico, que todo es cuestión del interés que tengamos por lo que compramos, cocinamos y el cariño que le ponemos en los fogones. En Alimentarte (www.alimentarte.net) tengo mi sitio donde comparto recetas, consejos, trucos y herramientas para ayudar a quien lo desee a mejorar su equilibrio alimentario. Estoy feliz de compartir esta pasión con el equipo de Cuquin Magazine y formar parte de este gran grupo de personas.. Raquel Bernácer

Hola soy Patricia, escritora del blog Sabores y Momentos (http://saboresymomentos.es/), entusiasta de la cocina y amante de la comida, fotógrafa aficionada y en constante formación pues me encanta aprender cosas nuevas cada día. Nací y crecí en el sur. Después de estudiar, vivir, viajar y trabajar por diferentes países del mundo fijé mi residencia en Sitges. Allí he pasado muchos años y allí nació el blog que tantas satisfacciones me da cada día. Ahora resido en la preciosa ciudad de La Coruña donde continuo creciendo como bloguera. Soy una feliz mamá de tres pequeños y en mi día a día junto a ellos, encuentro la inspiración para, desde mi blog, acercaros mis historias y recetas cargadas de cariño. Patricia García

La cocina y la fotografía han sido, desde que era muy pequeño, dos de mis grandes pasiones. Disfrutaba en casa destapando las cazuelas en las que hervían los guisos y, apenas con seis años de edad, empecé a saborear la primera cámara que mis padres me regalaron por Navidades. Tuve que crecer un poco más para empezar a tomármelo en serio y decidirme a estudiar ambas cosas en profundidad. Aprendí de grandes maestros en ambos campos y todavía sigo haciéndolo. Pero lo mejor estaba por venir: descubrí que podía juntar en el mismo horno cámara y cazuelas. Y el resultado ha sido El Oso con Botas (www.elosoconbotas.wordpress.com), un blog en el que mezclo recetas, técnicas e historias de cocina con fotografía. El Oso con Botas

Soy Silvia o La Gata Con Botas, una enamorada de las cosas hechas a mano y con cariño. Vengo de una familia muy grande en la que todas las mujeres hacen maravillas en su tiempo libre, desde pintar hasta coser y tejer, pasando por la restauración de muebles y el encaje de bolillos. Yo empecé a hacer mis pinitos en el mundo de las cosas hechas a mano hace relativamente poco, pero quedé atrapada sin remedio. Por eso decidí empezar un blog (http://silvialagataconbotas.blogspot.com/) como un pequeño diario de las cosas que iba haciendo. En parte gracias al blog empecé a interesarme por la fotografía y ahora soy totalmente adicta. Ya no puedo imaginarme mi vida sin la fotografía e intento mejorar y aprender cosas nuevas cada día. Silvia Casas

La cocina forma parte de mi vida, sencillamente. Pero no como una necesidad sino como una pasión. Desde siempre tengo recuerdos alrededor de unas cazuelas y unos fogones, experimentando, curioseando, aprendiendo en definitiva. Ha sido mi terapia de choque y mi relax. Siempre he buscado algo más allá de lo que ven los ojos, recrearme en el detalle de cada receta, de cada nuevo plato. Y finalmente, como por azar, llegó www.dimequeesviernes.com a mi vida y entonces supe que siempre debió estar ahí. No solamente para volcar esas inquietudes sino para crear una filosofía de vida Optimista por la que luchar cada día. Sumar cocina y fotografía fue un inmenso placer y lo que me ha regalado es todo un mundo que explorar. Si te animas, lo hacemos juntos. Patricia Sánchez Holgado

5


En casa siempre me recuerdan con dos añitos jugando en mi cocinita de juguete, desde entonces, siempre me ha gustado trastear en la cocina, los fogones son mis mejores aliados. Admiro el placer de comer bien, para mí es esencial un plato bien cocinado, a través del cuál sus olores y sabores nos evocan interesantes recuerdos. En mi laboratorio gastronómico he encontrado el hábitat idóneo para desarrollar mi espíritu creativo, uniendo mi pasión por la gastronomía y la fotografía en un tándem perfecto. Clara González Entrando en la cocina con Claire http://www.entrandoenlacocina.com/

Soy Elena. Madre y esposa ante todo. Periodista desde hace 16 años. ¿Madrugadora o trasnochadora? No sé muy bien… Tengo fe ciega en la risa como alimento imprescindible del alma. Soy cocinera sentimental, porque mi amor por los fogones fue un regalo que recibí de mi madre. Abrí el blog A qué huele en mi cocina (aquehueleenmicocina.blogspot.com.es) para Nicolás. Porque quiero que algún día haga suyos todos esos platos que ahora impregnan su infancia de aromas y sabores. Algunos son patrimonio familiar. Otros, de invención mía. Espero que algún día él mismo engrose este recetario con sus propias creaciones... Ahora me siento como una niña en noche de Reyes ante este proyecto que ahora arranca. Feliz por poder unir en él tres pasiones: letras, cocina y fotografía. Elena Rodríguez

Hola soy Conchy Jiménez, aunque desde hace un tiempo perdí mi apellido y ahora es posible que me conozcas como "Conchy la de Gastroandalusí" (www.gastroandalusi.com) Desde pequeña tanto arte como la gastronomía han sido mi pasión, así que no se cómo, acabé estudiando Derecho y Ciencias Políticas...no digo que me arrepienta, pero uno de mis sueños es estudiar Bellas Artes y recorrer el mundo pintando sus calles, viendo museos y galerías. Encontré en Gastroandalusí un punto de fuga para unir esas dos pasiones que aún me acompañan, y cada día me aporta más sentimientos y satisfacciones que me gustaría compartir todo aquel que quiera seguirme en esta aventura :) Conchy Jiménez

Hola, soy M. Gloria, crecí pasando horas en la cocina de mi abuela. Ella me enseñó todo lo que sé y soy, así que mi amor por la cocina nació de su lado. Desde el año 2009 escribo un blog básicamente de repostería ­y algún despiste salado­. Gourmenderies (http://gourmenderies.blogspot.com.es/) procede del binomio gourmet + gormandería, que es como mi abuela nombra a las cosas dulces. Mis otras aficiones son la fotografía y las labores. Recuerdo que con mi primer sueldo me compré un equipo de revelado, por entonces no existía la fotografía digital y desde entonces, la fotografía forma parte de mi vida, hasta tal punto que ahora ya cocino por el mero placer de fotografiar. Espero que disfruten mucho en cada una de las paginas de Cuquin Magazine. M. Glòria Pié

"Si me preguntaran: ­¿Qué te llevarías a una isla desierta?" Contestaría sin dudarlo: ­¡Una mousse de chocolate! Esa soy yo: una golosa sin remedio que descubrió su afición a la cocina más por necesidad que por vocación. Desde hace un año y medio trasteo con una Canon EOS 600D a la que voy conociendo poco a poco... Me puedes encontrar en "Rico sin Azúcar" (http://ricosinazucar.com/) y, por primera vez, como colaboradora en esta revista. Helena Llardén

6


Postres tradicionales

SUMARIO

Rosquillas de anís fritas Leche frita con coulis de frambuesa Buñuelos de viento con crema de avellanas Arroz con leche Flores Filloas de anís Torrijas con miel Mona de Pascua Bizcocho de las Carmelitas Descalzas

Postres actuales

Bizcocho con crema Cupcakes mimosa Tarta de zanahoria y nueces Tiramisú de manzana asada Bundt cake de chocolate, cerveza Porter y salsa de caramelo Crumble de fresas Panna cotta con miel e higos Cake pops de Pascua Sorbete de frambuesas Angel food cake de limón

Entrevista

Bea Roque de "El Rincón de Bea" Chocolate velvet bundt cake

Recetas de primavera

Calamares rellenos tierra y mar Sardinas en escabeche frito Potaje de garbanzos con bacalao Curry rojo con calabacín y pollo Trinxat de col y coliflor gratinado Patatas al ajillo pastor Ensalada de gorgonzola, peras y nueces Sopas de ajo Chirivías y zanahorias al horno con naranja, miel y tomillo Dorada a la provenzal con tempura de verduras

Nutrición

Diez ingredientes que no pueden faltar en tu cocina esta primavera

DIY

Tazas ­ pizarra Posavasos con forma de sello

Libros

7


8


Postres tradicionales

9


10


Rosquillas de anís fritas

Cuando nos llevamos a la boca una rosquilla frita, nos viene a la mente los sabores de antaño, el olor a la cocina de nuestras abuelas y esas tardes de meriendas dulces con aroma a fiesta. Ingredientes sencillos y económicos unidos a una elaboración fácil, hace de este dulce el mejor candidato para darnos un homenaje, acompañándolas con un chocolate caliente, o un licor dulce. Indispensables en Semana Santa, con numerosas variaciones según región, e ideales para que los más pequeños de la casa se entretengan dando forma a las rosquillas. Un dulce cuya característica más llamativa, es que nunca podrás comer una, porque inmediatamente nuestro instinto nos pide otra y otra…

Fotografía y Receta: Ana Jaquete - Hecho en la propiété

11


Ingredientes para 30 rosquillas 2 huevos 90 g de azúcar 80 ml de leche 80 ml de aceite frito con una piel de naranja o limón 50 ml de anís dulce

Ralladura de medio limón 400g de harina 1 cucharadita de impulsor pizca de sal Aceite de girasol para freír Azúcar para rebozar

Elaboración Tamizamos la harina con el impulsor y la pizca de sal y reservamos. Batimos los huevos con el azúcar hasta que estén ligeramente espumosos. Añadimos poco a poco la leche, el aceite, el anís y por último la ralladura de limón. Incorporamos la harina reservada en varias veces, hasta que admita mas o menos los 400 g y mezclamos bien. Dejamos reposar tapada con un paño durante 30 minutos. Pasado el tiempo, vamos cogiendo con las manos engrasadas porciones de unos 20g cada uno y hacemos unas bolitas que dejaremos sobre una bandeja cubierta con papel de horno. Ponemos una buena cantidad de aceite de girasol en la sartén hasta que esté caliente, pero no muy fuerte. Vamos haciendo el agujero a la bolita, dando forma de rosquilla y las pasamos a freír. Las vamos sacando de la sartén y las pasamos a un plato con papel de cocina, e inmediatamente las rebozamos con azúcar.

12


13


14


Leche frita con coulis de frambuesa

La leche frita es uno de los muchos postres que guardan celosamente el sabor, la técnica y la tradición de la cocina española. La mezcla del sabor a leche con el rebozado y el aceite son indiscutiblemente una marca de nuestra cocina así como ese toque de canela que no podría faltar en una delicia sencilla pero delicada. Como suele ocurrir con las recetas tradicionales y esta no es una excepción, hay tantas fórmulas como paladares y cada uno le da su propio toque a la leche frita: unos utilizan solo harina y otros añaden huevos y lácteos. Hoy la hemos enriquecido con nata y huevos y acompañado con un coulis de frutas rojas para realzar los sabores.

Fotografía y Receta: El Oso con Botas

15


Ingredientes (para 6 personas) Para la leche frita: frita 800 ml de leche fresca Aceite de oliva para freír 200 ml de nata Moras y frambuesas frescas para decorar La piel de un limón Canela en polvo y azúcar glasé para Una rama de canela decorar 5 yemas 3 huevos Para el colulis de frambuesas y moras: 200 g de azúcar 120 g de frambuesas 50 g de maicena 50 g de moras Una pizca de sal 35 g de azúcar 30 g de mantequilla fundida Una pizca de sal 3 huevos batidos 1 chorrito de zumo de limón (opcional) Harina o maicena para rebozar la leche

Elaboración Para el coulis de frambuesas y moras: Trituramos las frambuesas y las moras junto con el azúcar y la pizca de sal. Pasamos el coulis por un colador y probamos para ver el punto de acidez y azúcar. Si está muy ácida le echamos un poco más de azúcar y si le falta, unas gotitas de zumo de limón. Guardamos en un recipiente hermético en la nevera hasta la hora de servir el postre. Para la leche frita: Calentamos la leche junto con la nata, la piel de limón y la rama de canela. Cuando haya hervido tapamos y dejamos en infusión durante quince minutos. Batimos primero las yemas y los huevos y después añadimos el azúcar. Agregamos, sin dejar de batir, la maicena y la pizca de sal. Colamos la leche y la vertemos sobre el cuenco, mezclamos bien y pasamos la preparación por un colador. Llevamos la mezcla al fuego y la removemos cuidadosamente con una paleta de madera. Cuando empiece a espesar bajamos el fuego al mínimo y dejamos cocer quince minutos sin dejar de remover para que no se pegue. Pasamos la mezcla a una fuente rectangular previamente untada con mantequilla y pincelamos su superficie con mantequilla fundida. Dejamos templar antes de meterla en la nevera. Cuando esté muy fría cortamos cuadrados de siete centímetros de lado por dos de alto aproximadamente. En una cazuela alta o en una freidora ponemos abundante aceite a calentar. Pasamos rápidamente cada cuadrado por harina o maicena y luego por huevo batido -no olvidemos freír la leche en tandas de cinco piezas como máximo para conservar la temperatura del aceite. Una vez que estén doradas por todos los lados las sacamos y las colocamos sobre una fuente cubierta con papel de cocina para absorber el exceso de grasa. Para presentarla servimos la leche frita en una fuente, espolvoreamos con canela en polvo y azúcar glasé y decoramos con la fruta. Servimos el coulis en una salsera aparte.

16


17


18


Buñuelos de viento con crema de avellanas

El origen de este riquísimo fruto de sartén se pierde en la noche de los tiempos. En España lo asociamos a fiestas muy señaladas. Se consumen el día de Todos los Santos, porque hay quien dice que, con cada buñuelo que se come, se salva un alma. También se vincula a la Semana Santa, o a la celebración de innumerables fiestas patronales de toda la geografía española, con sus consiguientes variantes de formas y sabores. Son tradicionales los que se rellenan con nata o con crema pastelera. Pero hoy en día el abanico de gustos que se oferta es muy amplio: cabello de ángel, boniato, compotas y jaleas de frutas, dulce de leche, crema de café, chocolate… CUQUIN MAGAZINE ofrece ahora a sus lectores la posibilidad de prepararlos en casa, con un relleno que resultará muy familiar a los más pequeños. Esta crema de avellanas se asemeja mucho a la de unos deliciosos barquillos, irresistibles a la hora de la merienda. La diferencia es que, con esta receta, sabemos exactamente lo que estamos ofreciendo a nuestros hijos.

Fotografía y Receta: Elena Rodríguez - ¿A qué huele en mi cocina?

19


Ingredientes para 50 buñuelos 60 ml de leche entera Cáscara de ½ naranja y ½ limón 1 cucharada sopera de licor de anís 25g de mantequilla 1 cucharadita de azúcar avainillado Para la crema de avellana: 250 ml de leche 1 vaina de vainilla

20g maicena 100g de azúcar blanquilla 2 yemas 75g de avellanas tostadas y peladas 65g de azúcar glas 25g de leche en polvo 25g de mantequilla 75g de chocolate blanco 150g de leche condensada

Elaboración En primer lugar vamos a preparar la crema de avellanas. Comenzamos infusionando la leche con la vainilla. Mientras esperamos a que cueza, mezclamos en un bol la maicena con el azúcar y las dos yemas. Cuando comience a hervir la leche, la retiramos del fuego y la dejamos templar un poco. Echamos unas cucharadas de la leche aromatizada en la mezcla de las yemas. Cuando tengamos una crema ligerita, la echamos al cazo con el resto de la leche infusionada y volvemos a llevar al fuego, sin dejar de remover, hasta que espese. Cuando coja cuerpo, retiramos esta crema pastelera del fuego y la cubrimos con film transparente de cocina para evitar que haga costra. Para hacer el segundo paso de la crema de avellanas, necesitamos un robot de cocina. Si no tenemos, utilizamos la batidora. Trituramos las avellanas con el azúcar glas y la leche en polvo. Cuando se hayan pulverizado estos ingredientes, incorporamos la mantequilla, el chocolate blanco partido en trocitos y la leche condensada. Nos queda una pasta densa, que aligeramos batiéndola con la crema pastelera que ya tenemos fría. La crema resultante la guardamos ya en una manga pastelera a la que ponemos una boquilla fina de relleno. Llega el momento de hacer los buñuelos. En primer lugar infusionamos la leche con la parte blanca de la cáscara de media naranja y de medio limón. Una vez que cueza, retiramos las peladuras y añadimos el licor de anís, la mantequilla, los azúcares y un pellizco de sal. Cuando vuelva a cocer la leche, echamos de golpe la harina tamizada. Tenemos que mover enérgicamente con unas varillas o con una cuchara de madera, hasta que esta masa se separe de las paredes del cazo. Dejamos enfriar un poco. Incorporamos el primer huevo y removemos bien con unas varillas hasta que quede totalmente integrado. Es muy importante no añadir el segundo huevo hasta que la masa haya absorbido completamente el primero. Metemos esta mezcla en una manga pastelera con boquilla grande, como para hacer croquetas y la dejamos reposar una hora a temperatura ambiente. Pasado este tiempo, ponemos una sartén honda en el fuego, que debe estar a fuego fuerte, pero no al máximo. Si nuestro fuego tiene nueve niveles, la temperatura adecuada se alcanza en el siete.

20


Calentamos en el aceite una espátula de extender crema, porque ésta será la herramienta que emplearemos para ir cortando bolitas de masa mientras apretamos nuestra manga. No debemos echar más de 6 en la sartén, para evitar que baje mucho la temperatura. Sabemos que la temperatura es la correcta si los buñuelos suben a la superficie con rapidez. Los buñuelos, que no debemos dejar de mover con una espumadera, triplicarán pronto su volumen y adquirirán un bonito color dorado. Es entonces el momento de sacarlos a una fuente cubierta con papel de cocina para que absorba el exceso de grasa. Cuando se enfríen, los pinchamos con la punta de un cuchillo. Metemos por ahí la boquilla de la manga que tenemos cargada con la crema de avellanas y rellenamos estos bocados. Antes de servir, se pueden espolvorear con azúcar glas.

21


22


Arroz con leche

Recuerdo de pequeña, cuando en Sevilla florecía el azahar, y ese aroma subía por el balcón de casa. Eso quería decir para mí dos cosas, que llegaban las vacaciones de Semana Santa y como no, salir todas las tardes a ver procesionees. Y otra cosa maravillosa, el arroz con leche que hacia y que hace mi madre. Hummm... no me puedo resistir!

Fotografía y Receta: Luisa Morón - Cocinando con mi Carmela

23


Ingredientes 1 1/2 l de leche 150 g de arroz 160 g de azúcar 1 canela en rama 1 cascara de limón lavada Canela en polvo para espolvorear

Elaboración Ponemos en la cacerola el litro y medio de leche, el arroz , la cásscara de limón y la canela en rama. Cocinamos a fuego lento durante unos 50-60 minutos hasta que el arroz este tierno. Ir moviendo con una cuchara de madera para que el arroz no se pegue. Y si se queda muy seco ir añadiendo leche en este proceso. Esto depende de como os guste. Cuando pase este tiempo, probamos el arroz y comprobamos que ya esta tierno. Ahora añadimos el azúcar y lo dejamos en el fuego unos 10 minutos sin dejar de remover. Ya esta listo. Quitamos el limón y las ramas de canela y servimos en una fuente, espolvoreamos con canela y dejamos enfriar.

24


25


26


Flores

Esta receta me trae muchos recuerdos de mi niñez... Durante las vacaciones de verano en Extremadura, siempre había un día en que mi madre y mis tías se dedicaban a hacer flores para toda la familia. Pensaba era un dulce típico de esa zona, pero luego he descubierto que podemos encontrar flores en otros puntos de la geografía española y lo que me parece más curioso es que, según el sitio, se comen en diferentes épocas del año: unos en carnaval, otros en semana santa... Un postre tradicional que no debemos dejar perder ya que es sencillo, bueno y tiene un aspecto espectacular.

Fotografía y Receta: Miguel Ángel Roque - Pimientos verdes

27


Ingredientes 250 ml de leche entera 1 huevo 1 pizca de sal 200 gr de harina de trigo unas gotas de anís Aceite para freír Miel

Elaboración Batimos la leche con el huevo, la pizca de sal y el anís. Añadimos la harina poco a poco mientras bamos batiendo. Debemos conseguir una masa lisa, sin grumos y con la textura de unas natillas espesas. Reservamos la masa durante 20 minutos. En una olla, ponemos a calentar abundante aceite de oliva. Metenemos el molde de las flores dentro para que vaya cogiendo temperatura. Cuando el aceite esté muy caliente, lo metemos en la masa, sin cubrir la parte superior, y lo volvemos a meter en la sartén haciendo un ligero movimiento hacia arriba y abajo para ayudar a que se desprenda la flor. Dejamos freír hasta que esté dorada y sacamos. Repetimos la operación hasta acabar con la masa. Finalmente, endulzamos con miel nuestras flores.

28


29


30


Filloas con anís

Las filloas son un postre típico gallego que se suele comer sobre todo en la época del “entroido” (carnaval) aunque tengo que reconocer que hoy día ya se consumen todo el año. Descubrir ahora la receta de las filloas no tiene mérito pues hay tantas como gallegos, pero sí contribuir al debate de si las filloas deben de ser de leche o de caldo. Pero tengo que deciros que las puedes comer de caldo, de agua, de leche e incluso de sangre y que todas están buenísimas! Ya se coman dulces o saladas. Yo hoy os las traigo dulces, os muestro las de leche con un chorrito de anís para usar como postre con azúcar, pero le podéis añadir, limón o canela pues lo admite perfectamente y están igual de buenas. Y para el relleno, yo solo les he puesto azúcar, pero de nuevo imaginación al poder ya que cualquier cosa que le queráis agregar os quedará delicioso: mermelada, miel, chocolate, leche condensada… Lo que no tiene discusión alguna es que hay que untar la sartén con tocino para que no se peguen y que adquieran la textura deseada!

Fotografía y Receta: Patricia García - Sabores y momentos

31


Ingredientes para 40-50 filloas 300g de harina 450ml de leche entera 50ml de agua 3 huevos 30ml de anís pizca de sal un trozo de tocino de cerdo para untar en la sartén

Elaboración Comenzamos vertiendo en un cuenco grande, la leche, el agua y los huevos, la pizca de sal y batimos con las varillas, a partir de ahí añadimos poco a poco la harina, ayudándonos de las varillas y batiendo hasta quedar totalmente integrada. Podemos ayudarnos de la batidora eléctrica (minipimer) si vemos que nos quedan algunos grumos, pues la mezcla (que recibe el nombre de amoado) tiene que quedar suave, sin grumos y ni muy liquida ni muy espesa. A continuación dejamos reposar el amoado tapado durante al menos 30 minutos para que espese. Ponemos al fuego la sartén antiadherente o filloeira y calentamos. La untamos con el tocino que, para que nos sea más fácil, lo tenemos clavado en un tenedor. Una vez la crema ha reposado, la removemos bien para que nos quede homogénea. Con un cucharón echamos el amoado sobre la sartén caliente, con juego de muñeca y movimientos circulares, hacemos que la crema se extienda y cubra toda la superficie de la sartén. Debe quedarnos una capa fina. Una vez vemos que empiezan a salir pequeñas burbujitas y los bordes se despegan, le damos la vuelta (yo lo hago con las manos pero cuidado de no quemaros!) ayudándonos de una palita de madera que introducimos por debajo de la filloa y dejamos otro minuto por el otro lado. Esta primera generalmente se desecha. Volvemos a untar la filloa con el tocino y repetimos la operación hasta acabar con toda la crema, recordando siempre de removerla con el cucharón para que la harina no se quede en el fondo. Las apilamos una encima de otra y espolvoreamos de azúcar entre una y otra. Ya las tenemos listas, nos quedan unas filloas finas y ligeras que admiten cualquier relleno que os apetezca ponerle. Espero que os gusten.

32


33


34


Torrijas con miel

Las torrijas son un dulce muy típico de la Semana Santa. Hay infinidad de variantes con crema, con miel, con vino blanco, vino dulce seguro que habrá aguja que no conozca, pero estas son las que más me gustan. En casa siempre se han hecho así y por ello es la que decidí mostrados, espero que os guste y que la disfrutéis.

Fotografía y Receta: Raquel Carmona - Los Tragaldabas

35


Ingredientes 1 barra de pan del día anterior 500ml de leche 1 palo de canela 2 huevos 100gr de azucar 5 cucharadas de miel 100ml de agua

Elaboración Cortamos el pan en rebanadas de un grosor de 3 cm. aproximadamente. Calentamos la leche con la canela y el azúcar y dejamos reposar un rato hasta que se enfríe. Una vez fría la leche, mojamos las rebanadas de pan en esta hasta que estén bien empapadas, sacamos, rebozamos con el huevo batido y freímos en abundante aceite. Cuidado con la temperatura de este que se nos pueden quemar por fuera y quedar sin hacer por dentro. Sacamos y colocamos sobre papel absorbente para que escurra todo el exceso de aceite. En un cazo ponemos a fuego medio el agua y la miel y dejamos que se disuelva hasta formar un jarabe. Una vez que lo tengamos regamos las torrijas previamente colocadas en una fuente y servimos.

36


37


38


Mona de Pascua

Un postre tradicional de Pascua con el que los padrinos obsequian a sus ahijados, además de ser un símbolo para celebrar que la Cuaresma y sus abstinencias han terminado. Tradicionalmente era un rosco que se decoraba con huevos cocidos, que con el tiempo ha ido evolucionando hasta convertirse en un pastel de bizcocho con crema de yema o mantequilla, relleno de mermelada y decorado con plumas, pollitos, gallinas y huevos de chocolate.

Fotografía y Receta: M. Glòria Pié - Gourmenderies

39


Ingredientes Para el bizcocho genovés: 4 huevos a temperatura ambiente 120 g de azúcar 1 cdta de extracto de vainilla 120 g de harina 1 pellizco de sal Para la crema de yema: 100 g de agua 100 g de azúcar 6 yemas de huevo 1 cda de agua Otros ingredientes: Almendras laminadas y tostadas Mermelada de albaricoque o el gusto que se desee Plumas y fruta confitada,. También podemos poner huevos de chocolate, Pollitos, gallina o figuras de chocolate deseadas.

Elaboración Elaboración del bizcocho: Con thermomix: Ponemos la mariposa al vaso, añadimos los huevos, el azúcar, la esencia de vainilla y programamos 6 minutos a 37º y velocidad 4. Terminado el tiempo volvemos a programar la misma velocidad y tiempo pero sin poner temperatura. Abrimos la tapa y añadimos la harina y la sal alrededor de mariposa. Volvemos a poner la tapa y programar 4 segundos a velocidad 3. Con la ayuda de la espátula terminamos de remover los ingredientes y vertemos un molde de 22 cm untado para hornear entre 20-25 minutos a 180º Tradicional: Separamos las claras de los huevos (reservar las yemas) y las batimos a punto de nieve. Reservamos. Batimos las yemas con el azúcar, la esencia de vainilla hasta que la mezcla se vuelva blanquecina. Añadimos la harina y la sal tamizadas y seguimos batiendo hasta incorporar.

40


Con movimientos envolventes incorporamos las claras a punto de nieve. Vertemos un molde de 22 cm untado para hornear entre 20-25 minutos a 180º Para la crema de yemas: Con thermomix: Vertemos el agua y el azúcar en el vaso y programamos 13 minutos a temperatura Varoma y velocidad 1 sin poner el cubilete. Terminado el tiempo retiramos el vaso de la máquina y destapar para que el almíbar se enfrié un poco. En un bol ponemos la cucharada de agua y las 6 yemas y con la ayuda de un tenedor rompemos las yemas. Añadimos el almíbar reservado sin dejar de mover y cuando este totalmente incorporado vertemos en el vaso con la mariposa puesta en las cuchillas y programamos 11 minutos a 90º y velocidad 1. Tradicional: Antes de empezar preparamos un bol con agua, hielo y reservamos. Ponemos en un cazo todos los ingredientes al fuego. Con un batidor manual mezclamos los ingredientes y los cocemos a fuego lento sin parar de remover con una espátula de madera. Cuando empieza a hervir mezclamos intensamente con un batidor y retiramos del fuego. Entonces ponemos este cazo de forma que su base entre en contacto con el agua helada del bol reservado y seguimos mezclando para que al enfriar vaya espesando. Una vez fría la crema de yemas la vertimos por encima del bizcocho -previamente relleno con mermelada- y con la ayuda de una espátula se reparte por toda su superficie y laterales. Tostamos las almendras fileteadas en una sartén. Las retiramos de la sartén y las esparcimos encima de la encimera de la cocina para que se enfríen bien antes de usar. Enganchamos las almendras por los laterales del bizcocho y repartimos por el centro la fruta confitada y las plumas.

41


42


Bizcocho de las Carmelitas Descalzas

“El Ritual de la Suerte y la Salud” Este es un bizcocho con una larga historia que me gustaría contaros... La leyenda dice que con él se inicia un ritual de buena suerte y fortuna para aquél que lo elabora. Pero para poder llegar a este punto, es necesario que una persona te regale un vaso de la masa madre que es el principio de toda la preparación y que supe el deseo de buenaventura de esa persona hacia ti. Conseguir la tan ansiada fortuna no es tarea fácil, porque se requieren nada menos que 10 días para la elaboración del bizcocho a la antigua, sin usar batidora, ni frigorífico, ni otros aparatos modernos, tan sólo se mezclará con una cuchara de madera. La tradición dice que cuando recibes la masa madre hay que empezar la elaboración del bizcocho en jueves para que esté listo el sábado de la semana siguiente.

Fotografía y Receta: Patricia Sánchez - Dime que es viernes

43


Ingredientes Un vaso de la masa madre 4 vasos de harina de trigo 3 vasos de azúcar 1 vaso de aceite de girasol 2 vasos de leche entera 1 sobre de levadura química (16 gr.) 2 huevos enteros 1 manzana troceada (o rallada)

Una pizca de sal Una pizca de canela Una pizca de vainilla Ralladura de una naranja 1 vaso de nueces y/o almendras picadas al gusto (opcional) 1 vaso de pasas sin hueso previamente enharinadas (opcional)

Elaboración Día 1. JUEVES: Se vierte el contenido del vaso entregado en un recipiente mayor y se añade un vaso de azúcar y uno de harina de trigo. No se mezcla. Día 2. VIERNES: Se mezcla con una cuchara de madera. Día 3. SÁBADO: No se toca. Día 4. DOMINGO: No se toca. Día 5. LUNES: Se añade un vaso de leche entera, otro de azúcar y otro de harina de trigo. No se mezcla. Día 6. MARTES: Se mezcla todo con una cuchara de madera. Día 7. MIÉRCOLES: No se toca. Día 8. JUEVES: No se toca. Día 9. VIERNES: No se toca. Día 10. SÁBADO: Se apartan tres vasos de la masa obtenida (masa madre) que se entregan a tres personas a las que desees la misma suerte y salud. Al resto de la masa se le añade lo siguiente, en este orden: - 2 vasos de harina de trigo - 1 vaso de azúcar - 1 vaso de aceite de girasol - 1 vaso de leche entera - 1 sobre de levadura química (16 gr.) - 2 huevos enteros - Una pizca de sal - Una pizca de canela - Una pizca de vainilla - 1 manzana troceada (o rallada) - Ralladura de una naranja

44


Para los que le guste, ahora se añadiría: - 1 vaso de nueces y/o almendras picadas al gusto - 1 vaso de pasas sin hueso (previamente enharinadas) Mezclaremos todo muy bien con la cuchara de madera hasta obtener una masa cremosa. Precalentamos el horno a 180ºC. En un molde de unos 20 cm de diámetro previamente engrasado, vertemos toda la masa y lo introducimos al horno durante 50 minutos. Hay que comprobar pinchando con un palillo que por el centro está bien hecho, porque depende de la altura y anchura del molde. Si hay que dejarlo más tiempo y se empieza a dorar demasiado por arriba, podemos taparlo con papel albal. El resultado es un bizcocho de las buenos que puedas probar, con una textura jugosa y esponjosa, una altura considerable y un sabor único. Merece la pena el esfuerzo, por el bizcocho y por la suerte que vamos a disfrutar a partir de ahora. Notas La medida del vaso es de unos 200 ml. aprox. Lo importante es utilizar siempre el mismo recipiente para medir. El molde utilizado es redondo de 20 cm. Depende del tipo de molde el tiempo de horneado final.

45


46


47


48


Postres actuales

49


50


Bizcocho con crema

La tartas espectaculares están de moda, de eso no cabe duda. Los "layer cakes" o tartas de capas acaparan el protagonismo en muchos blogs de cocina. Muchos de ellos realizan sus decoraciones con fondant para ganar espectacularidad, pero nosotros nos hemos decantado por algo mucho más tradicional como el merengue. ¿No diréis que el resultado no es delicioso?

El cake stand rosa lo podéis encontrar en:

Fotografía y Receta: Luisa Morón - Cocinando con mi Carmela

51


Ingredientes Ingredientes para el bizcocho: 250 gr de mantequilla a temperatura ambiente 250 gr. de azúcar 4 huevos 240 gr. de harina bizcochada 1 cucharita de levadura química 60 ml de leche a t ambiente

Ingredientes para la crema: 8 claras 400 gr de azúcar glass sal 4 gotas de zumo de limón Unas gotas de colorante de gel

Elaboración Precalentamos el horno a 170º En primer lugar tamizamos la harina junto con la levadura y reservamos. Mezclamos la mantequilla con la harina hasta quedar blanqueada y esponjosa. Añadimos los huevos ligeramente batidos, uno a uno. Vamos añadiendo la harina poco apoco, intercalando la leche y terminamos con la harina. Repartimos la masa entre dos moldes de 20 cm o en tres moldes de 15 cm. Primero pintamos los moldes con mantequilla para que no se nos pegue. Ponemos la misma cantidad en los dos moldes. Horneamos durante 30-35 minutos, dependerá de cada horno. Una vez que estén listos dejamos enfriar en una rejilla, pasados unos 15 minutos desmoldamos con cuidado. Vamos con la elaboración de la crema, esta la haremos en el momento que vayamos a comer la tarta. En un robot de cocina o con las varillas montamos las claras con unas gotas de limón, añadimos poco a poco en forma de lluvia el azúcar, por último una gota de colorante. Ya tenemos lista nuestra crema. En una tartera ponemos nuestro bizcocho, lo cubrimos con la crema, poner el otro encima y seguimos cubriendo con la crema una vez que lo tenemos cubierto estará listo para servir. Espero que os guste. Nota: este pastel es conveniente comerlo en el momento, ya que la crema se viene abajo. Puedes hacer los bizcochos antes y congelarlos. Esto no lo he probado pero lo he visto en muchas recetas.

52


53


54


Cupcakes mimosa

Inspirándonos en la primavera y sus flores os traemos estos jugosos y deliciosos cupcakes que evocan el olor de las mimosas con un ligero toque a miel y heno. Este pastelito en versión individual se originó en Estados Unidos y actualmente ha resurgido con fuerza suponiendo una revolución en la repostería y en la pastelería creativa. Os proponemos una versión de cupcakes muy suave al paladar y con la que podréis sorprender en vuestras celebraciones.

Fotografía y Receta: Clara González - Entrando en la cocina con Claire

55


Ingredientes para 6 cupcakes Para los cupcakes: 45 ml de aceite de oliva suave 75 g de azúcar moreno 10 g de miel 1 huevo L 90 g de harina normal ¾ de cucharada de postre de levadura química Una pizca de sal 45 ml de leche

Para la cobertura: 50 g de queso crema (frío) 50 g de mantequilla sin sal (en pomada) 170 g de azúcar glas tamizada Una cucharada sopera de miel 1 cucharadita de postre de aroma de azahar

Elaboración Precalentamos el horno a 160ºC. En un bol mezclamos el aceite, el azúcar moreno y la miel. Agregamos el huevo e integramos a la mezcla anterior. Tamizamos la harina, la levadura y la sal. Agregamos alternativamente los ingredientes tamizados y la leche, hasta acabar con los ingredientes tamizados, mezclando suavemente antes de cada ingrediente. Rellenamos las cápsulas de los cupcakes hasta 2/3 de su capacidad y horneamos durante unos 14-16 minutos, o hasta que al pinchar con un palillo éste salga limpio. Para preparar la cobertura mezclamos todos los ingredientes en un bol y mezclamos muy bien con ayuda de unas varillas, hasta obtener una crema suave. Introducimos la cobertura en una manga pastelera con boquilla abierta y decoramos los cupcakes al gusto.

56


57


58


Tarta de zanahoria y nueces

Hablar de esta exquisita tarta nos traslada inmediatamente a Estados Unidos. Sin embargo, su origen no está en el Nuevo Mundo, sino en los pasteles que se degustaban en Europa durante el Medievo. El azúcar era un lujo escaso y extremadamente caro, por lo que los reposteros aportaban dulzor a sus creaciones con otros productos más asequibles. La tarta de zanahoria no “cruzó el charco” hasta finales del siglo XVIII, cuando los primeros alemanes, rusos y polacos llegaron allí en busca del “sueño americano”. Durante la II Guerra Mundial, con el racionamiento del azúcar, se disparó de nuevo la popularidad de los dulces elaborados con zanahorias. Sin embargo, hasta la década de los 60 de la pasada centuria no se incorporó a la receta su ya inseparable cobertura de queso. Una vez más, los inmigrantes del Este de Europa, acostumbrados al sabor del queso en sus tartas, lo probaron también en ésta, creando así un irresistible pastel.

Fotografía y Receta: Elena Rodríguez - ¿A qué huele en mi cocina?

59


Ingredientes 235 ml de aceite de maíz 4 huevos 1 cucharadita de esencia de vainilla 200 g de azúcar de caña 225 g de harina integral 1 sobre de levadura química 225 g de zanahorias peladas y ralladas ½ cucharadita de sal 2 cucharaditas de canela en polvo 225 g de nueces peladas y troceadas Ingredientes para la cobertura: 225 g de queso crema tipo Philadelphia (no sirve desnatado) 110 g de mantequilla en pomada 1 cucharadita de esencia de vainilla 225 g de azúcar en polvo

60


Elaboración Para su elaboración vamos a necesitar 2 moldes redondos desmoldables de 18 cm de diámetro. Vamos a hornear dos discos a la vez, porque queremos que nuestra tarta sea bien alta. Comenzamos mezclando en un cuenco grande, o con un robot de cocina, los huevos y el azúcar hasta obtener una crema color café con leche. Añadimos entonces el aceite. Por otra parte, tamizamos la harina y la mezclamos con la sal, la levadura y la canela. La fibra que queda en el colador, la volvemos a añadir. Al colar la harina, lo que buscamos es incorporar aire a la masa. Poco a poco vamos añadiendo los ingredientes secos a la mezcla de huevos con movimientos envolventes. Después agregamos la zanahoria rallada y las nueces cortadas en trocitos. Seguidamente, untamos los dos moldes con mantequilla y colocamos en el fondo sendos discos de papel de hornear, para desmoldar mejor los bizcochos. Echamos la mitad de la mezcla en cada molde. Metemos los dos moldes a la vez en la bandeja central del horno, que debe estar precalentado a 180º, con calor arriba y abajo. Horneamos los bizcochos unos 50 minutos. Colocamos sobre una rejilla y dejamos enfriar. Mientras, vamos preparando la cobertura de queso. Si se puede, es mejor hacerla con un robot de cocina. Se integran mejor los ingredientes. Primero, tenemos que mezclar muy bien el azúcar con la mantequilla, hasta que no queden grumos. Es el momento de añadir la esencia de vainilla y la crema de queso. Hay que mezclar hasta que quede una crema lisa y homogénea. Reservamos la mezcla en el frigorífico durante una hora, para que coja cuerpo. Cuando se haya enfriado la crema, cortamos la parte superior de ambos bizcochos para que queden planos, daremos la vuelta a uno de ellos y extendemos una generosa capa de crema en la parte superior. Sobre ella, colocamos el otro bizcocho, también volteado. Cubrimos la tarta por completo con la crema de queso. En el momento de servirla, podemos adornarla con unas zanahorias de fondant o con pequeños adornos de azúcar.

61


62


Tiramisú de manzana asada

El mascarpone tiene un matiz ligeramente dulce que lo convierte en un queso ideal para su uso en postres. En lugar de la clásica receta con melindros, brandy y café, este “tiramisú de invierno” contiene manzana asada y mermelada de arándanos, cacao en polvo (por supuesto) y virutas de chocolate. Es una receta rica en sabores, texturas y aromas: el olor a vainilla, a cacao, la cremosidad del queso y la suavidad de la compota de manzana combinan a la perfección. Si empleáis manzanas maduras, no necesitaréis añadir azúcar ni antes ni después de hornearlas, pero si sois muy golosos, podéis agregar una cucharadita de miel. Y si sólo lo vais a tomar adultos, atreveos con unas gotitas de vino dulce.

Fotografía y Receta: Helena Llardén - Rico sin azúcar

63


Ingredientes de tagatosa en polvo 4 manzanas pequeñas maduras (yo una pizca de cacao en polvo desgrasado utilicé variedad Golden) sin azúcar 1/2 vaina de vainilla natural Virutas de chocolate con leche o 8 cdas de mermelada de arándanos (yo chocolate negro (yo utilicé chocolate puro utilicé mermelada sin azúcar) sin azúcar) 500g queso mascarpone miel (opcional) 2 cdas rasas de azúcar (30 gr) o la mitad

Elaboración Con ayuda de un pelador, retiramos el corazón y las pepitas de las manzanas. Las colocamos bien derechas en una fuente de horno y las espolvoreamos con el contenido de media vaina de vainilla. Opcionalmente, se pueden endulzar con media cucharadita de miel. Introducimos la fuente en el horno durante unos 30 minutos, a 180º hasta que la piel comience a arrugarse y la pulpa esté tierna y reservamos. En un cuenco grande mezclamos el queso mascarpone (a temperatura ambiente) con el azúcar o tagatosa en polvo, hasta obtener una crema. Para montar el tiramisú, vertemos 2 cucharadas de mermelada en la base de cada copa. A continuación la cubrimos con un par de cucharadas de crema de mascarpone y la espolvoreamos con una pizca de cacao en polvo. Pelamos las manzanas asadas y repartimos la mitad de la pulpa sobre el mascarpone. Cubrimos la manzana con otra capa de mascarpone, el resto de manzana asada y una última capa de mascarpone. Rematamos la copa con virutas de chocolate (se obtienen fácilmente rallando el borde de la tableta con un pela-patatas) y lo servimos. Está delicioso templado, a temperatura ambiente o frío.

64


65


66


Bundt cake de chocolate, cerveza Porter y salsa de caramelo

Estuve buscando en todas las recetas que tengo guardadas, algo interesante para preparar con chocolate para este nuevo número de Cuquin Magazine. Después de mucho buscar, encontré este Bund Cake, receta adaptada de uno de mis blogs favoritos, 101 Cookbooks, que incluye dentro de sus ingredientes, no sólo chocolate, sino también cerveza Porter y me acorde de mi visita a una de las fábricas de cerveza artesanal local, llamada Barbarian. Su cerveza Chaski, tiene un intenso sabor a chocolate y café y me pareció ideal para utilizar en esta receta. El resultado es un bizcocho, que más parece una mousse, con un sabor intenso debido a la cerveza y al chocolate. Y que bañado con el caramelo casero con toque de sal, genera un mezcla perfecta de sabores en la boca. Espero que les guste.

Fotografía y Receta: Jimena Agois - Agoisfoto

67


Ingredientes 475 ml (2 tazas) de cerveza tipo Porter 100g de mantequilla sin sal y un extra para el molde 75g (3/4 taza) de cacao en polvo natural 500g (2 tazas) de harina de uso común 120g (1 taza) de azúcar 1 y 1/2 cdita de bicarbonato de sodio 3/4 de cdita de sal marina fina 3 huevos grandes

355 ml (1 y1/2 tazas) de yogur natural o griego 180 ml (3/4 taza) de miel de maple Salsa de Caramelo: 210g (1 taza) de azúcar 85gr de mantequilla 120 ml (½ taza ) de crema de leche o nata

Elaboración Precalentamos el horno a 350 ° F / 180 º C. Engrasamos el molde de bundt cake con mantequilla y harina. Colocamos en una olla a fuego lento la cerveza hasta que empiece a hervir. Retiramos del fuego y agregamos la mantequilla; removemos hasta que se derrita por completo. Luego añadimos el polvo de cacao y mezclamos bien, hasta que este todo bien incorporado. Dejamos enfriar moviendo de vez en cuando. En un cuenco mediano, mezclamos las harinas , el azúcar, el bicarbonato de sodio y la sal y reservamos. En un cuenco grande, mezclamos los huevos , el yogur y la miel. Batimos bien hasta que estén bien incorporados todos los ingredientes. Añadimos poco a poco la mezcla de cerveza negra, removiendo todo el tiempo. Agregamos la mezcla de harina, poco a poco, removiendo poco y suavemente. Volcamos la masa al molde enharinado. Horneamos durante 35-45 minutos, si utiliza el molde Bundt, o hasta que un cuchillo insertado en el centro salga limpio. Retiramos del horno, dejamos enfriar unos minutos y luego desmoldamos sobre una rejilla. Salsa de caramelo: Antes de empezar, debemos tener todos los ingredientes a mano, ya que hacer caramelo es un proceso rápido y se puede echar todo a perder si uno se demora. Y también es peligroso así que cerciórese que no hayan niños cerca, ya que el caramelo caliente es más peligroso que el agua hirviendo. En una cacerola de metal, calentamos el azúcar. Cuando este empiece a derretirse, lo movemos con una varilla de metal. Cuando empiece a hervir, dejamos de batir. Podemos mover la cacerola para que el azúcar no se queme. Cuando todo el azúcar se haya derretido, agregamos inmediatamente la mantequilla y derretimos, batiendo hasta que se mezclen bien. Retiramos la cacerola del fuego y agregamos la crema de leche o nata, lentamente, batiendo constantemente hasta que esta incorporada. Mezclar hasta que este suave. Dejar enfriar y luego colocar en un frasco o envase de vidrio. Lo podemos guardar hasta 2 semanas en el frigorífico, calentando antes de usar.

68


69


70


Crumble de fresas

El crumble se trata de un pastel de origen inglés relativamente actual. Se cree que tiene su origen en el racionamiento de alimentos que tuvo lugar en Inglaterra durante la Segunda Guerra Mundial. Su característica esencial es estar realizado con frutas y tener en la superficie una textura crujiente, generalmente se acompaña de alguna crema o helado y se puede tomar tanto caliente como frío. Su elaboración es muy sencilla y el resultado sorprendente.

Fotografía y Receta: Clara González - Entrando en la cocina con Claire

71


Ingredientes 350g de fresas 70 g de harina 60 g de mantequilla fría 50 g de azúcar 50 g de nueces molidas 1 pizca de sal 2 yogures griegos 40g de pistachos molidos

Elaboración Lavamos y cortamos las fresas en trocitos, los disponemos en el fondo de 4 moldes individuales aptos para horno. Precalentamos el horno a 200 ºC. En un bol mezclamos suavemente con las manos: la harina, la nuez molida, la mantequilla, el azúcar y la sal, hasta conseguir una masa arenosa y granulada y la disponemos encima de las fresas cortadas anteriormente. Horneamos durante 12-15 minutos o hasta que la superficie este dorada. Dejamos templar un poco, y servimos aún ligeramente caliente o frío con un par de cucharadas de yogurt griego espolvoreado con pistachos molidos.

72


73


74


Panna cotta con miel e higos

La panna cotta es uno de mis postres favoritos. Suelo pedirla siempre cuando la encuentro en restaurantes, comparo texturas y se exactamente cuando esta bien hecha. Al contrario de lo que siempre imaginé y de lo que parece, hacer panna cotta es una de las recetas más sencillas y rápidas que he preparado en mi vida. Está aromatizada con vainilla, pero podéis hacerla de chocolate, miel, jengibre, limón y muchos sabores más. Es un postre fresco, suave y fácil de comer, que no sólo gusta a los grandes sino también a los peques de la casa. Mi esposo suele acompañarla de caramelo, yo prefiero las frutas, como el higo y los frutos rojos.

Fotografía y Receta: Jimena Agois - Agoisfoto

75


Ingredientes 2 1/2 cucharaditas de gelatina sin sabor 3 tazas de crema de leche o nata 1 1/2 tazas de azúcar 1/2 cucharadita de extracto puro de vainilla 3 cucharadas de ron o whisky 15 higos maduros, cortados por la mitad a lo largo, sin tallos Salsa de Caramelo: 1 taza ó 210gr de azúcar 6 cdtas ó 85gr de mantequilla ½ taza 120 ml de crema de leche o nata

76


Elaboración Llenamos un recipiente grande con hielo y agua y reservamos. Ponemos 3 cucharadas de agua en un tazón pequeño. Espolvoreamos la gelatina sobre el agua y dejamos ablandar durante 10 minutos. Colocamos la crema de leche y 1/ 2 taza de azúcar en una olla mediana a fuego medio. Ponemos a continuación a fuego lento, agregamos la mezcla de gelatina y removemos hasta que la gelatina y el azúcar se disuelvan completamente (de 1 a 2 minutos). Trasladamos la mezcla a la taza de medir. Colocamos la taza de medir en el baño de hielo y batimos la mezcla de crema hasta que se enfríe , de 6 a 7 minutos. Agregamos el extracto de vainilla. Vertimos la mezcla en seis moldes individuales de 6 onzas. Dejamos enfríar hasta que esté firme, aproximadamente 1hr 50 minutos. Para preparar el caramelo, extendemos la taza de azúcar restante uniformemente en el fondo de una sartén y colocamos sobre fuego medio-alto. Dejamos que el azúcar se funda sin remover, hasta que la capa inferior esté completamente derretida y los bordes empiecen a dorarse, (de 2 a 3 minutos). Inclinamos y removemos la sartén para distribuir el azúcar uniformemente. Removemos con una cuchara de madera hasta que todo el azúcar es de color ámbar y está derretido y oscuro. Agregamos 1 /2 taza de agua tibia y bourbon, con mucho cuidado de que no salpique para no quemarnos Revuelva hasta que se mezclen y retirar del fuego enfriar a temperatura ambiente. Para desmoldar la panna cotta, colocamos los moldes de inmersión en agua caliente. Pasamos un cuchillo para pelar alrededor de los bordes de la panna cotta para romper el sello e inviertimos cada cazuela en un plato de postre. Se deslizará lentamente. Adorne con higos y caramelo y listo para servir.

77


78


Cake pops de Pascua

Otra forma divertida y más moderna de celebrar la Pascua es la de entrar en la cocina con los pequeños y formar divertidos cake pops en forma de huevo de Pascua que decoraréis con fondant. Seguro que no queda ningún niño sin participar e incluso ningún adulto sin probar uno de esos dulces tan atractivos.

Fotografía y Receta: M. Glòria Pié - Gourmenderies

79


Ingredientes Para el bizcocho: 3 tazas de harina 2 cdtas de levadura 1 pellizco de sal 250 g de mantequilla en pomada 2 tazas de azúcar 4 huevos a temperatura ambiente 2 cdtas de extracto de vainilla 1 taza de leche a temperatura ambiente

Para el frosting de vainilla: ¾ de taza de mantequilla en pomada 1 cdta de extracto de vainilla 3 tazas de azúcar glas 1 o 2 cdtas de leche si es necesario Para decorar los cake pops: 3 bolsas de Candy melt blanco Palillo Base para sujetar los cake pops Fondant de varios colores Cortadores pequeños de varias formas Karo

Elaboración

Antes de empezar precalentamos el horno a 180º y engrasamos un molde. En un bol mezclamos los ingredientes secos: la harina, la levadura y la sal y reservamos. Batimos la mantequilla con el azúcar durante 5 minutos o hasta que quede esponjosa. Añadimos los huevos, uno a uno, hasta que queden integrados en la masa y seguidamente el extracto de vainilla. A continuación añadimos la harina, 1/3 cada vez, alternando dos veces con la mitad de la leche. Repartimos la masa por el molde y lo horneamos durante 35-40 minutos. Transcurrido el tiempo comprobamos pinchando en el centro de la masa que está lista. La dejamos enfriar antes de continuar con los cake pops. Para elaborar el frosting de vainilla empezamos batiendo la mantequilla con la vainilla. Añadimos el azúcar glas en 2 o 3 veces. Añadimos la leche si vemos que es necesario hacer más cremoso el frosting. Vamos ahora con la preparación de los cake pops. Desmenuzamos el bizcocho y le añadimos ¾ partes del frosting de vainilla reservado. Mezclamos hasta que se forme una masa. Formamos bolas que terminamos dando forma de huevo. Las dejamos reposar en una bandeja forrada con papel de horno y cubriéndolos de film transparente en la nevera unas horas o 15 minutos en el congelador. Mientras fundimos los Candy melt. Clavamos un palillo en la base de cada uno de los cake pops a una profundidad de un 1cm. A continuación los introducimos en el Candy melt fundido hasta sobrepasar ½ cm del palillo. Golpeamos la muñeca que sujeta el cake pop para dejar caer el exceso de chocolate mientras hacemos movimientos rotatorios para distribuir uniformemente el chocolate por toda la superficie. Los dejamos secar y solidificar en un soporte. Por último cortamos el fondant en las diferentes formas y dibujos. Mojamos con un pincel el Karo allí dónde queramos pegar el fondant. Dejamos secar y servimos.

80


81


82


Sorbete de frambuesas

Muchas veces nos complicamos con elaboradísimas recetas cuando tenemos invitados en casa, pero os vamos a demostrar que no hace falta pasar horas y horas en la cocina para sorprender a nuestros comensales con un postre refrescante y espectacular. Eso sí, este sorbete de frambuesas no es para niños ya que utilizamos cava en su elaboración.

Fotografía y Receta: Raquel Carmona - Los Tragaldabas

83


Ingredientes 400g de frambuesas congeladas 200g de azúcar 1 cucharadita de jengibre fresco rallado 1 botella de cava Unas hojas de menta para decorar

Elaboración Con ayuda de un procesador de alimentos trituramos las frambuesas junto con el azúcar y el jengibre hasta dejarlo como una pasta. Con ayuda de un colador o del chino colamos si no queremos encontarrnos ninguna semilla o si lo preferís podéis saltaros este paso si no os importa encontraros las semillas en el sorbete. Descorchamos la botella de cava y añadimos al puré de las frambuesas, removemos con ayuda de una espátula o cuchara de madera muy despacio hasta integrarlo todo y conseguir la textura deseada. Servimos inmediatamente en nuestras copas y decoramos con alguna frambuesa y una hojita de menta o albahaca.

84


85


86


Angel food cake de limón

Ligero, tan ligero como las alas de un ángel. Por esto quizá sea un pastel para ángeles. Para hacerlo necesitamos un molde especial, de aluminio que no engrasaremos para ayudar a crecer el pastel y sujetarse mientras sube en el horno, y de unas patitas para aguantarse de pie del revés para darle la vuelta al salir del horno y dejar terminar de expandirse para que adquiera esta altura casi imposible.

Fotografía y Receta: M. Glòria Pié - Gourmenderies

87


Ingredientes Para el pastel: De 2 limones extraer el zumo y reservar 1 chda+ 1 chdta 1 chdta de extracto de vainilla 2 chdas de ralladura de limón 1 taza de harina 1 taza y media de azúcar 12 claras de huevo a temperatura ambiente 1 chdta de crémor tártaro 1 pellizco de sal Para el glaseado de limón: 2 tazas de azúcar glas 2 chdtas de ralladura de limón ¼ de taza de zumo de limón (extraido de 3-4 limones)

88


Elaboración Lo primero de todo es precalentar el horno a 160º. Para asegurar un buen resultado debemos tamizar toda la harina y solo ½ taza del azúcar utilizado para la receta: dos veces y reservar. Batimos las claras a velocidad media aproximadamente un minuto. Entonces añadimos el crémor tártaro, el zumo de limón, el extracto de vainilla y la sal. Volver a batir hasta que se formen picos, aproximadamente unos 2 minutos y medio. Con la batidora en funcionamiento añadir la taza de azúcar sin tamizar, un poco cada vez y seguir batiendo no más de 1 minuto. Subir la intensidad del batido hasta que las claras estén un poco más firmes. Retirar el bol de la batidora y añadir en forma de lluvia 1/3 parte de la harina con azúcar tamizados y reservados en anterioridad. Con una espátula y movimientos envolventes mezclar los ingredientes. Añadir el resto de harina y azúcar tamizados previamente y seguir envolviendo. Transferir la masa en un molde para angel food cakes de 25 cm de diámetro. Aplanar la superficie y pasar la espátula como haciendo cortes en la masa para dejar salir las burbujas de aire. Hornear durante 45-50 minutos y comprobar su cocción pinchando en el centro con un palillo largo que debe salir seco. Retirar del horno, e invertir su posición de forma que quede bocabajo hasta que esté completamente frío. Para desmoldarlo debemos girar el molde de forma que quede el pastel hacia arriba, y pasar con cuidado el revés de un cuchillo sin dientes por todas las paredes, incluido el agujero central. Poner encima de un plato para servir y rociar con el glaseado de limón. Elaboración del glaseado de limón: Mezclar bien el azúcar glas con dos cucharadas de la ralladura de limón y ¼ de taza del zumo de limón hasta formar una salsa uniforme. Verter encima del angel food cake de limón.

89


Bea Roque de "El Rincón de Bea" Bea Roque, la autora de unos de los blogs del momento. Me atrevo a decir que ella es, en gran parte, responsable de que la respostería americana esté de moda. Hasta que ella llegó, pocos sabiamos lo que era un "angel food cake" o un "bundt cake". Después de 7 años en la red, Bea ha dado el saldo al mundo editorial con un enorme éxito. Estamos seguros que su libro se convertirá, si es que no lo es ya, en un referente de la respostería del otro lado del charco. Hoy vamos a conocerla un poco mejor.

Han pasado ya 7 años desde que empezaste a escribir tu blog y en él hemos visto una evolución, hasta que ha pasado a ser un espacio dedicado principalmente a la repostería americana. ¿Qué es lo que te llamó la atención para dar el paso a esta especialización? Siempre he sentido fascinación por todo lo anglosajón, pero esta especialización fue fruto de la casualidad y no algo planificado. Cuando comencé el blog no me propuse llevar una línea dulce, bueno, ni siquiera salada, porque no tenía ni idea qué temática iba a tener el blog. Al poco de empezar, descubrí los blogs americanos. Empecé a descubrir su repostería y me fascinó su exceso: el exceso de azúcar, de mantequilla, el tamaño de sus tartas. Era como entrar en una película. Creo que en un momento en el que todo el mundo estaba ocupado descubriendo el fondant, yo descubrí la repostería americana. De hecho creo que los primeros cupcakes que se publicaron en un blog en España fueron los míos en enero del 2009. Los que hemos tenido la oportunidad de cruzar el charco, hemos podido comprobar que existen divergencias en los gustos americanos y europeos, ¿adaptas tus recetas a estas diferencias o muestras tal cual las recetas? Mis recetas son tal cual te las encontrarías en cualquier bakery o diner americano. No suelo adaptar las recetas a nuestros gustos, creo que, como todo, es cuestión de acostumbrarse. Estoy segura de que la primera vez que probamos el sushi o la pasta de wasabi no nos gustó y que hay que probarlo una segunda vez, darle otra oportunidad. Me parece que el intentar cambiar algo sería perder la esencia. En tu blog te hemos visto pasar por diferentes etapas: galletas decoradas, bundt cakes, layer cakes... ¿con cuál de estas especialidades te quedas?

90


Cada etapa tiene o ha tenido su encanto puesto que todo ha sido un aprendizaje. Los layer cakes y las galletas decoradas son muy bonitos, muy impresionantes pero llevan bastante trabajo, no lo voy a negar. Por lo que sin dudar me quedo con los bundts, no solo por sus sabores sino por lo rápidos que son para hacerlos y prácticos al no necesitar ningún tipo de decoración.

mejores, pero con este yo aprendí muchísimo y es mi libro de cabecera. Otro libro favorito es La Cocina y los Alimentos de Harold McGee, es la biblia para entender cualquier ingrediente o preparación. Un libro “intenso” que servirá cuando acudas a ver por qué se comporta un ingrediente de una manera u otra y cual es la mejor forma de utilizarlo.

Eres la reina del dulce, pero cuéntanos, ¿qué Es habitual que recomiendes libros de plato salado debemos cocinar si queremos repostería en tu blog, pero si tuvieras que impresionarte? ¿También prefieres la recomendar uno para regalar a un nuevo gastronomía americana o te gusta más la iniciado en este mundo, ¿cuál sería? gastronomía del viejo continente? Desde que empecé en el blog y a comprar libros de repostería ha habido muchos libros que me han gustado mucho, pero uno que tengo desde el principio y al que sigo acudiendo siempre que busco una receta interesante o la explicación a una preparación o una receta de esas que nunca fallan, te hablaría del Essentials of Baking de Williams Sonoma . Seguro que habrá libros

Soy una persona de gustos sencillos, no soy nada sibarita. Como de todo y hay pocas cosas que no me gusten. Por increíble que parezca soy mucho más de salado que de dulce. El dulce me gusta para hacerlo. Pero si quieres hacerme feliz, invítame a comer una tabla de quesos variados acompañados de pan y vino

91


blanco. Podría perfectamente vivir comiendo Sí, de hecho estoy planteándome hacer algo estas tres cosas y no me cansaría nunca. que hasta hace unos años era impensable en España, sobre todo para un blog de cocina y Me gusta mucho la gastronomía de ambos sería, poder vivir del blog. continentes siempre y cuando las preparaciones sean simples, no me gustan los platos Y por último, cuéntanos, ¿qué proyectos demasiado elaborados. tienes entre manos? ¿Habrá una segunda parte del libro?. Si tuvieras que recomendarnos una receta de las que has publicado para triunfar, ¿cuál De momento sigo con la promoción del libro, sería? tengo varias firmas de libros y ferias en los próximos meses y sí, me gustaría hacer una Yo recomendaría sin duda un Angel Food Cake, segunda parte del libro y espero poder llevarla a un bizcocho de claras, blanco, jugoso, cabo. esponjoso que es como comerse una nube y que a nadie deja indiferente. Muchas gracias... y suerte con tus proyectos. Después del éxito obtenido con tu libro, ¿has pensado en dar un giro a tu carrera profesional?

entrevista por Miguel Ángel Roque

"El Rincón de Bea" Autora: Bea Roque Editorial Planeta 304 páginas ISBN: 9788408120476 Precio: 16,90 €

92


93


94


Chocolate velvet bundt cake

¿Qué mejor que completar la entrevista de Bea Roque que con una receta suya? La receta original está publicada en "El Rincón de Bea" bajo el nombre de "Chocolate velvet bundlettes", es decir, que Bea utilizó unos moldes individuales para su realización. Nosotros nos hemos decantado por hacerla en el molde Jubilee de Nordic Ware que tiene un dibujo espectacular ¿no os parece?

Fotografía: Miguel Ángel Roque - Pimientos verdes, Receta: Bea Roque - El Rincón de Bea

95


Ingredientes 185 g mantequilla 250 g azúcar 3 huevos L 2 cdtas café espresso en polvo 1 cdta agua a temperatura ambiente 140 g harina de trigo todo uso 50 g cacao en polvo Valor 1/4 cucharadita polvo de hornear (Royal) 125 ml buttermilk

Elaboración Precalentamos el horno a 175 ºC. Engrasamos el molde con spray de mantequilla y lo reservamos. Tamizamos la harina, el cacao en polvo y el polvo de hornear y reservamos. Mezclamos el café en polvo con el agua hasta que no queden grumos y reservamos. Batimos la mantequilla y el azúcar hasta obtener una mezcla cremosa. Añadimos los huevos uno a uno, ligeramente batidos y seguimos mezclamos a velocidad baja. No añadiremos el siguiente huevo hasta que el anterior esté totalmente integrado. Finalmente, añadimos el café y mezclamos bien. Es el momento de incorporar los ingredientes secos en 3 veces, altérnandolos con el buttermilk. Batiremos haste que esté justo incorporado. Vertemos la masa en el molde y horneamos unos 35-40 minutos. Sacamos del horno y esperamos 10 minutos antes de desmoldar. Dejaremos enfriar sobre una rejilla. Nota: Puedes preparar el buttermilk mezclando 110 ml de leche con 15 de zumón de limón o vinagre de vino blanco y dejándolo reposar 15 minutos antes de utilizarlo.

96


97


98


Recetas de primavera

99


100


Ingredientes 6 calamares medianos 500 g de carne de cerdo o ternera picada (nosotros la hemos elegido de ternera) 30 g de piñones picados 2 huevos duros 500 g de tomate natural triturado

2 cebollas moradas Perejil Caldo de pescado Sal Pimienta negra Aceite de oliva

Elaboración En primer lugar, limpiamos muy bien los calamares, quitando la tinta (que podemos reservar para otras ocasiones) y desechando el interior. Le separamos las "patitas" y las troceamos. En una cazuela baja, con un poco de aceite de oliva, sofreímos a fuego medio las patas y las aletas del calamar, que habíamos separado, hasta que estén un poco doradas. Una vez estén doradas, añadir la carne picada y la movemos hasta que la carne esté cocida. Añadimos los piñones picaditos y el huevo duro troceado, y damos un par de vueltas hasta que todo quede integrado. Añadir 100g de tomate triturado y dejamos cocer hasta que el conjunto espese un poco, pero tampoco demasiado. Rellenamos los calamares con la mezcla anterior (con cuidado de no llenarlos excesivamente, pues con el calor encogen). Cerrarmos la boca del calamar con la ayuda de un palillo. Reservar. Sobrará un poco del relleno. En otra cazuela, ponemos a sofreir la cebolla hasta que esté blanda. Una vez blanda, añadir los 400 g de tomate triturado, salpimentamos y dejamos cocer unos 15 minutos, hasta que el tomate pierda el sabor a crudo. Una vez cocida reservamos. En una cazuela bien grande, donde puedan estar todos los calamares tocando el fondo, ponemos un chorro de aceite a fuego medio y doramos los calamares, por los dos lados. Una vez dorados, añadimos la salsa y agregamos caldo de pescado, hasta que cubra la mitad de los calamares. Añadimos unas cuantas cucharas del relleno que sobró a la salsa, hasta que esta tenga el espesor que nos guste. Dejamos cocer a fuego muy suave, durante 20 minutos, dándoles vueltas de vez en cuando para que se hagan de ambos lados. Rectificamos de sal y pimienta si hace falta.

Ilustración y Receta: Conxy Jiménez - Gastroandalusí

101


102


Sardinas en escabeche frito

El escabeche junto al salazón, es uno de los métodos de conservación del pescado más importante y arraigado en nuestra gastronomía. Joan Corominas afirmaba que la palabra «escabeche» viene directamente del persa, pasando por el árabe (sikbaj, que vendría a querer decir "estofado-de carne-de vinagre"). La primera cita en español es del 1525 y pertenece al "Libro de Guizados" de Ruperto de Nola. Hay multitud de recetas y variantes y como no, es tan versátil que encaja con todo tipo de alimentos, tanto con carnes, pescados y verduras, ensalzando los sabores de una forma sublime. Tenemos básicamente tres métodos para escabechar un pescado; hervido, frío y frito. En esta receta se ha utilizado éste ultimo, un método más rápido, para tener al día siguiente un auténtico manjar como aperitivo.

Fotografía y Receta: Ana Jaquete - Hecho en la propiété

103


Ingredientes ½ Kg de sardinas pequeñas limpias 100ml de vinagre de vino blanco 300 ml de agua 2 dientes de ajo piel de medio limón 1 hoja de laurel

una pizca de azafrán granos de pimienta negra ½ cucharadita de pimentón dulce sal harina para rebozar las sardinas aceite de oliva virgen extra

Elaboración Ponemos en una sartén a calentar el aceite de oliva, mientras sazonamos las sardinas y enharinamos. Freímos las sardinas a fuego medio-fuerte. Las vamos poniendo en un plato con papel de cocina y reservamos. En el mismo aceite ,si queremos podemos retirar un poco, freímos los ajos cortados en láminas y la hoja de laurel Cuando estén ligeramente dorados, añadimos el pimentón y los granos de pimienta, damos un par de vueltas y añadimos el vinagre, el agua, la piel de limón y la sal y dejamos cocer a fuego suave unos 5 minutos. Pasado el tiempo añadimos las sardinas y dejamos cocer otros 5 minutos. Conservamos en la nevera hasta el día siguiente.

104


105


106


Potaje de garbanzos con bacalao

Inviernos antiguos, fríos y con poca tecnología nos han dejado una herencia rica en alimentos conservados con métodos tradicionales. La Cuaresma es la época en la que estas conservas adquieren un gran protagonismo: legumbres secas y salazones de pescado acompañadas con las primeras hortalizas frescas del año van abriendo la puerta a la primavera. Este potaje, combinación del potaje de vigilia y el bacalao a la vizcaína -receta vasca de rigor tradicional de esta temporada y que sobrepasa fronteras- reúne todos esos ingredientes. Recomendamos que hagas este plato un día antes de consumirlo para que incremente su sabor y satisfaga mejor los paladares en los últimos días de frío.

Fotografía y Receta: El Oso con Botas

107


Ingredientes 500g de garbanzos secos 125g de pimientos verdes en dados muy 8 pimientos choriceros (250 g de pulpa pequeños hidratada) 100 ml de vino de Jerez (opcional) 1 oreja y cola de bacalao desaladas 1 cucharada sopera de miel 1 cebolla partida a la mitad 150g de espinacas cortadas en juliana 1 cabeza de ajos partida a la mitad Aceite de oliva virgen 1 hoja de laurel Sal y pimienta negra recién molida al 30g de dientes de ajo partidos en filetes gusto muy finos Una pizca de azúcar 750g de lomo de bacalao desalado Un chorrito de vinagre de Jerez 550g de cebollas picadas finamente

Elaboración

Ponemos en remojo los garbanzos y los pimientos por separado en la víspera. Al día siguiente escurrimos los garbanzos y los metemos en una red para legumbres. Escurrimos también los pimientos, reservamos el agua y raspamos cuidadosamente la pulpa con ayuda de un cuchillo; la reservamos en un cuenco. Cortamos los lomos de bacalao en dados de cinco centímetros de lado y reservamos. En una olla grande ponemos la oreja, la cola de bacalao, la cebolla, la cabeza de ajos y la hoja de laurel. Añadimos un poco de aceite de oliva y lo doramos todo. Agregamos abundante agua y cuando empiece a hervir metemos la bolsa de garbanzos. Dejamos que cuezan a fuego medio durante veinte minutos sin olvidarnos de espumar de vez en cuando. Retiramos la oreja y la cola de bacalao y continuamos la cocción hasta que los garbanzos estén hechos. En una cazuela doramos los ajos fileteados en aceite de oliva, los retiramos y los reservamos. En el mismo aceite sellamos los dados de bacalao -nos bastará con dejarlos un par de minutos por cada lado-, los retiramos y los reservamos. Echamos la cebolla y el pimiento verde picados y rehogamos cinco minutos a fuego bajo. Añadimos el vino a fuego muy alto, removemos un poco y dejamos que se evapore completamente. Bajamos otra vez el fuego y dejamos cocer el sofrito durante treinta minutos sin olvidarnos de remover de vez en cuando. Añadimos la pulpa de los pimientos choriceros y la cucharada de miel, mezclamos y continuamos cociendo otra media hora. Si el sofrito se queda muy seco o empieza a pegarse al fondo de la cazuela, echamos un poco del agua de hidratar los pimientos choriceros. Añadimos tres cuartas partes de los garbanzos y una generosa cantidad del caldo de cocerlos. Dejamos que vuelva a hervir durante dos minutos y agregamos los dados de bacalao y las espinacas para que cuezan otro par de minutos. Trituramos la cuarta parte de los garbanzos que nos habíamos dejado sin echar, los ajos fritos y un poco de caldo. Lo pasamos por un colador y lo mezclamos con el potaje. Salpimentamos al gusto, le echamos un chorrito de vinagre, una pizca de azúcar y lo dejamos reposar al menos un par de horas. Lo mejor será tomarlo al día siguiente como hemos recomendado anteriormente.

108


109


110


Ingredientes Dos cucharadas de pasta de curry rojo pescado tailandesa (aunque es opcional 2 pechugas de pollo cortadas en le da muy buen toque, se puede comprar cuadraditos en tiendas de alimentación asiática). Lima 1 calabacín cortado en cuadritos cilantro 1 bote de leche de coco unas tiras de pimiento rojo una cucharadita de azúcar de palma (o Arroz thai para acompañar. moreno) y una cucharadita de salsa de

Elaboración En una sartén ponemos dos cucharadas de aceite vegetal y una cucharada de pasta de curry rojo (podéis encontrarlo en tiendas de alimentación asiática). Cuando la pasta esté disuelta, incorporamos el calabacín cortado en cuadradillos y las pechugas de pollo cortadas en cuadrados también. Movemos para que quede todo bien incorporado y cuando ya esté cocinado el pollo, le añadimos el bote de leche de coco. Unos minutos antes de servir, sazonamos con la cucharadita de azúcar de palma y la salsa de pescado thai. Servimos en un bol junto con el Arroz de Jazmín (lo encontrareis con el nombre de "arroz tailandés" o Thai) cilantro fresco, y decoramos con pimiento rojo (opcional) y unos gajos de lima.

Ilustración y Receta: Conxy Jiménez - Gastroandalusí

111


112


Trinxat de col y coliflor gratinado

Este es uno de esos platos de final de invierno que tan bien sientan al cuerpo y gustará incluso a los más reacios a tomar verdura. La patata, la col y la coliflor se machacan ligeramente y se mezclan con bacon, aceite de oliva y queso rallado. Como veis, un plato sencillo y muy completo que puede dejarse preparado con antelación y que si queréis, puede convertirse en una estupenda receta de aprovechamiento si ha sobrado verdura en casa. Además, obtendréis un estupendo caldo con que preparar una sopa para acompañarlo. Podéis sustituir el bacon frito por butifarra, chorizo, jamón york o pechuga de pollo en tiras.

Fotografía y Receta: Helena Llardén - Rico sin azúcar

113


Ingredientes 1 kg y medio de col 150 g queso Gouda o Cheddar 1 kg coliflor sal, pimienta negra molida y una 1 patata mediana cucharadita de tomillo seco un hueso de jamón 2 hojas de laurel 100g tiras bacon ahumado un buen chorro de aceite de oliva virgen 1 puerro extra 100g queso Emmental o Gruyère rallado

Elaboración Ponemos a calentar una olla grande con abundante agua, 2 hojas de laurel, sal, pimienta negra, tomillo y un hueso de jamón (uno hermoso: con más carne que hueso, a ser posible). Lavamos las verduras, separamos las flores de la coliflor y cortamos las hojas de la col en tiras bien finas. Hervimos en primer lugar las hojas de col porque tardan más en hacerse. Al cabo de unos 20 minutos, incorporamos los brotes de coliflor y la patata, pelada y troceada. Dejamos que la verdura se cueza hasta que esté tierna (unos 30 minutos más, aproximadamente) Para comprobar que está hecha, pinchadla con un tenedor. Mientras, salteamos en una sartén el puerro finamente picado con las tiras de bacon, hasta que quede bien tostado y crujiente y reservamos. Escurrimos el agua de la verdura (reservadla: hace un estupendo caldo) y vertemos un chorro generoso de aceite de oliva. Machacamos ligeramente la verdura con un tenedor y añadimos el puerro y el bacon fritos, la mitad del queso Gouda en dados y el queso Emmental o Gruyère rallado. Si el hueso de jamón era realmente hermoso, podemos aprovechar parte de la carne para añadirla también al “trinxat”. Lo removemos todo para que se mezcle bien y ayudar al queso a fundirse. Rellenamos unas cazuelitas aptas para el horno con el “trinxat” de col y coliflor y las espolvoreamos con el resto del queso Gouda rallado. Gratinamos las cazuelitas unos 10 minutos y servimos.

114


115


116


Ingredientes 1 Kg de patatas ecológicas y de buen tamaño 1 cabeza de ajos 1 cucharada pequeña de cominos 1 cucharada de pimentón dulce

1 cucharada de orégano vino blanco vinagre sal Aceite de Oliva

Elaboración Cortamos las patatas en panadera y las freímos en una sartén honda cubierta con aceite de oliva virgen extra. Por otro lado hacemos un majado en un mortero con los ajos picados, cominos, pimentón, orégano y un poquito de vinagre. Por último añadimos el vino y mezclamos todo bien. Una vez ligada esta salsa se la agregamos a las patatas fritas y escurridas. Calentamos de nuevo hasta que las patatas formen una montón pegándose entre ellas. Puede servir como tapa, primer plato o incluso como acompañante de algún plato de carne. Si no las habéis probado nunca animaos que tiene un sabor muy especiado y rico.

Ilustración y Receta: Conxy Jiménez - Gastroandalusí

117


118


Ensalada de gorgonzola, peras y nueces

Esta ensalada se puede decir que es de temporada, ya que las peras todavía están deliciosas y muy jugosas en esta época. Es sabrosa, jugosa y a la vez con un toque crujiente que le dan los trocitos de nueces. Sé que para muchos de vosotros, esta receta es un clásico y por eso le he querido dar un toque diferente con una vinagreta con mostaza y miel. La pera como estaba madura y muy jugosa, he preferido dejarla cruda para disfrutar de toda su textura.

Fotografía y Receta: Patricia García - Sabores y momentos

119


Ingredientes Para la vinagreta: 150/200g de ensalada mexclum/gourmet 60ml de AOVE (a tu elecci贸n) 2 cucharadas de vinagre de Jerez 100g de queso Gorgonzola troceado 1 cucharada de miel 2 peras maduras cortadas en rodajas 陆 cucharita de Mostaza Dijon Antigua finas verticales sal 40g de nueces troceadas

Elaboraci贸n Lavamos y cortamos las peras. Lavamos el mezclum de lechugas si es necesario (las de bolsas ya vienen listas para servir). Colocamos nuestros ingredientes en una fuente o en cuencos individuales. A帽adimos las nueces troceadas y el queso en trocitos y repartimos bien por toda la fuente. Preparamos la vinagreta en un vasito o jarrita y con un tenedor agitamos bien para que esta quede bien integrada y repartimos por encima de nuestra ensalada. Ajustamos de sal si lo vemos necesario. Servir inmediatamente para que las peras se mantengan frescas antes de empezar a oxidarse.

120


121


122


Sopas de ajo

Esta es una de las recetas más “viejunas” que aún se preparan todos los inviernos en casa. Es un básico de cocina y por muchos años que pasen no perderá su autenticidad, su valor sentimental y nutritivo y su increíble sabor a hogar. Las sopas de ajo tienen un nombre que puede provocar rechazo al que no conoce su elaboración, pero no son ni mucho menos fuertes o con sabor exclusivo a ajo, sino que es un guiso sencillo elaborado a base de ingredientes que había en las casas de antaño cuando no se podía conseguir nada más. Se las conoce también por sopas de pobre o sopa castellana, así que aquí seguiremos manteniendo la tradición:

Fotografía y Receta: Patricia Sánchez - Dime que es viernes

123


Ingredientes 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra Pan del día anterior, una media barra. 1 litro de agua Un huevo Pimentón dulce

Sal Unas hojas de Laurel 1 diente de ajo grande o dos pequeños (al gusto)

Elaboración Ponemos una cazuela con las 4 cucharadas de aceite a fuego bajo. En cuanto se caliente añadimos 2 cucharaditas de pimentón dulce y lo removemos sin parar con una cuchara de madera durante treinta segundos, no se puede dejar mucho para que no se queme el pimentón. Inmediatamente agregamos un litro de agua a la cazuela, seguido de tres o cuatro hojas de laurel y un poco de sal. Lo ponemos a cocer a fuego medio. Mientras tanto machacamos el ajo en un mortero y lo reservamos. Picamos el pan en rebanadas no muy finas y en forma de gajos, para que nos queden trozos no muy grandes, pero pueden ser bastos, también la sopa lo es. En cuanto empieza a hervir, incorporamos a la cazuela el ajo machacado y el pan duro. Lo dejamos cocer durante unos 10 minutos, removiendo de vez en cuando, hasta que el pan esté tierno. Pasado ese tiempo echamos directamente a la cazuela un huevo y lo removemos rápidamente, para que nos quede deshilachado, con ese toque característico de la sopa. Hay que darse prisa en removerlo porque el huevo cuajará rápidamente. Lo retiramos del fuego inmediatamente y ya lo tenemos listo para servir. Esta sopa castellana lleva toda la vida en nuestros hogares y siempre viene bien en las frías noches de invierno. La comida “viejuna” siempre es bienvenida. Notas: Esta sopa se puede preparar con antelación porque aguanta en perfectas condiciones o incluso mejor de un día para otro. También tiene variaciones que incluyen jamón serrano picado en la sopa. Si deseamos realizar esta receta para más comensales, además de duplicar proporcionalmente los ingredientes, hay que contar siempre una ración de pan y un vaso de agua por persona

124


125


126


Chirivías y zanahorias al horno con naranja, miel y tomillo

La chirivía ha sido el descubrimiento de este invierno. Aunque ya se termine su temporada, estas raíces dulces y harinosas fueron la base de la alimentación en la época medieval en Europa antes de que llegasen las patatas de América. La chirivía no es precisamente popular en la cocina y se suele utilizar más para dar sabor a caldos y cocidos, más que como ingrediente principal. Os invito a que probéis esta raíz de la familia de las zanahorias, que en esta receta, se convierte en el acompañamiento ideal de robustas carnes al horno.

Fotografía y Receta: Raquel Bernácer - Alimentarte

127


Ingredientes 4 chirivías 4 zanahorias 2 naranjas 1 cucharada sopera de miel de flores 4 ramas de tomillo 40 g de mantequilla 2 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen

Elaboración Lavamos y pelamos las verduras. Las escaldamos en agua hirviendo durante unos 3-4 minutos, colamos y enfriamos con agua corriente. Secamos con papel de cocina y reservamos. Rallar las naranjas y hacer zumo con ellas posteriormente. Ponemos el zumo, la ralladura de naranja, la miel y el tomillo en un cazo y llevarlo a ebullición. Mientras tanto, precalentamos el horno a 200ºC, calor arriba y abajo. Cocinamos durante 4 minutos y retiramos las ramas gruesas de tomillo. En un bol, mezclamos las chirivías, las zanahorias y la mezcla de naranja y miel. Mezclamos bien y las disponemos en una bandeja de horno, junto con la naranja. Rociamos con el aceite de oliva y ponemos la mantequilla en pequeños trozos. Cubrimos la bandeja con papel de aluminio y horneamos durante 10-15 minutos. Transcurrido ese tiempo retiramos el papel y terminamos de hornear otros 10-15 minutos hasta que queden dorados y la salsa esté espesa y pegajosa.

128


129


130


Dorada a la provenzal con tempura de verduras

Es primavera y apetecen platos ligeros y rápidos que nos permitan cuidarnos y disfrutar a la vez del buen tiempo. Esta receta de dorada a la provenzal es fácil, sana y rápida. Puede hacerse con cualquier tipo de pescado blanco, ya sea fileteado, a rodajas o entero abierto. Yo ya la he incluido en mi recetario habitual y con una ensalada te soluciona una cena o con unas verduras en tempura, como es el plato que os traigo, una comida con invitados en casa. Que la disfrutéis!

Fotografía y Receta: Raquel Bernácer - Alimentarte

131


Ingredientes Para las doradas: 4 doradas fileteadas 4 tomates de pera 3 ajos hermosos 80 g de pan rallado 1 manojo de perejil generoso Un chorrito de aceite de oliva virgen extra Medio vaso de vino blanco Sal y pimienta recién molida.

Para las verduras en tempura: 1 zanahoria mediana 1 alcachofa 1 cebolla tierna 4 espárragos verdes 50 g harina de trigo 25 g maicena 100 ml agua fría 1 cc levadura química sal

Elaboración Para preparar las verduras en tempura, las lavamos, pelamos y cortamos en bastoncillos o láminas finas. Reservamos. Preparamos la masa de tempura mezclando la harina, la maicena, la levadura química y la sal en un bol. Añadimos el agua fría y mezclamos bien hasta que quede una masa homogénea. La filmamos y metemos en la nevera para que esté fría en el momento de usarla. Lavamos los tomates y les quitamos el pedúnculo. Los escaldamos en agua hirviendo durante un minuta para poder pelarlos con facilidad. Una vez pelados, los cortamos por la mitad y retiramos las pepitas. Los picamos en pequeños cubos y reservamos. Por otro lado, pelamos y picamos los ajos y los reservamos en un recipiente a parte. Lavamos bien el perejil y lo secamos, para picarlo finamente posteriormente. Enjuagamos los filetes de pescado, los secamos y los disponemos en una fuente de horno. Los cubrimos con el tomate picado, el ajo, el perejil y el pan rallado, en este orden. Rociamos con un chorrito de aceite de oliva virgen extra e incorporamos el vino blanco. Salpimentamos y, con el horno precalentado, horneamos unos 10-12 minutos a 180ºC. Mientras se hornea el pescado, preparamos la tempura. Para ello vamos introduciendo verdura en la masa, escurrimos bien y freímos con aceite muy caliente. Una vez adquieran un color dorado, las sacamos y ponemos en un plato con papel de cocina para eliminar el exceso de aceite. Emplatamos sirviendo uno o dos filetes de dorada junto a la verdura en tempura.

132


Diez ingredientes que no pueden faltar en tu cocina esta primavera Aunque no hemos tenido un invierno extremadamente duro, con excepción de algunos temporales terribles, esta estación que acabamos de dejar atrás no ha sido excepcionalmente fría. De todas maneras, las ganas de sentarse al sol, de quitarse capas de ropa cual cebolla y disfrutar de las horas de luz son hace tiempo que rondan la puerta. La primavera ya está aquí y con ella tardes más largas, temperaturas más suaves y color en los campos (y en nuestra cocina). La naturaleza nos brinda ricos ingredientes llenos de la energía que el buen tiempo nos transmite. Aquí van 10 ingredientes que nos encontraremos en nuestros mercados, llenos de nutrientes y con todas su propiedades, dispuestos a entrar en nuestra cocina para quedarse, al menos hasta que llegue el estío. ­ Espárragos verdes y blancos: claras manifestaciones de la primavera, estos tallos tan peculiares son ricos en fibra y compuestos azufrados, los cuales dan ese olor característico a la orina. En la cocina encajan a la perfección con salteados, revueltos o tortillas. ­ Espinacas: estas verduras de hoja verde saltan a nuestro carro de la compra en el mejor momento. Ricas en fibra, excelente fuente ácido fólico y de pro­vitamina A pero también con un alto contenido en oxalatos que tendrán que tener en cuenta las personas con problemas renales. Personalmente me encantan crudas en ensalada o añadidas al final a platos de arroz o pasta. ­ Berenjena: de la misma familia que la patata, esta hortaliza de interior esponjoso no debe conservarse en el frigorífico ya que el frío la pardea rápidamente. Su contenido calórico es bajo y la hace ideal para platos ligeros. En la cocina queda muy bien rellena al horno o a la plancha. Para evitar que absorba tanto aceite cuando se saltea o fríe, se puede pre­cocinar previamente en el microondas.

­ Fresas y fresones: resultan la fruta primaveral por antonomasia. Su aparición en el supermercado indica que el buen tiempo está a la vuelta de la esquina. No mejoran cuando se han cosechado por lo que se deben recolectar maduras. Son ricas en vitamina C y antioxidantes, pero también en oxalatos, al igual que las espinacas. Solas o acompañadas con otras frutas, con yogur, en ensaladas o en bizcochos harán las delicias de grande y pequeños. ­ Cerezas: aparecen más entrada la primavera y son auténticas golosinas para los más pequeños. De sabor dulce y ligeramente ácido, encajan a la perfección en cualquier momento del día como tentempié. ­ Albaricoque: nativo de China, fue traído por los romanos a Europa. Contienen cantidades elevadas de betacaroteno y vitamina C y los compuestos volátiles que posee le dotan de un aroma característico, fresco, mezcla de cítrico, flores y melocotón. Se trata de una fruta delicada, de ahí que la mayor parte se procese para hacer mermelada o su variante desecada.

133


134


­ Aguacate: aunque actualmente lo encontramos durante todo el año, en Mayo se inicia la recolecta temprana del aguacate y la temporada dura hasta Noviembre. Se trata de un fruto con alto contenido en grasas, las cuales son mayoritariamente monoinsaturadas, como las del aceite de oliva, lo cual puede aconsejarse un consumo moderado. Su preparación más conocida sea quizás el guacamole, pero combinado en ensalada de tomate, chafado en forma de paté o relleno de diferentes ingredientes nos da ese toque cremoso a nuestros platos. ­ Lenguado: de corta temporada (marzo y abril), el lenguado es uno de los pescados planos más apreciados por la suculencia de su carne y su fina textura. Su carne mejora a los dos o tres días de la captura y, como en todos los pescados blancos, es baja en grasas. Simplemente a la plancha, con una picadita de ajo y perejil queda exquisito, aunque su versión a la meunière lo ha convertido en el rey de muchos menús.

­ Rape: nunca la apariencia de un pescado le hizo tanta injusticia a su sabor. De carne magra y firme, pero de sabor suave y delicado, el rape es, quizás, uno de los pescados cuyo uso se parece más a la carne. Desde una sencilla cocción a la plancha, a brochetas o como parte fundamental de arroces y pastas marineros. No olvidemos que su cabeza y espina de estructura cartilaginosa son estupendos para hacer fumets y caldos. ­ Sardina: Mayo es el mes en el que empieza la temporada de la sardina y es en julio­agosto cuando está más grasa y sabrosa. Se trata de una joya dentro de los pescados azules (recordemos que son pescados grasos ricos en omega­3) que permite numerosas preparaciones: desde las humildes brasas, al espetón, pasando por escabechados, empanados, horno o la plancha de casa.

artículo y fotografía por Raquel Bernácer

135


136


137


Materiales Tazas (o botes de cristal) Pintura de pizarra Washi tape o celo Pincel Tiza para escribir mensajes

Instrucciones Una vez hemos elegido las tazas o botes de cristal que vamos a pintar, los lavamos y secamos bien. Con washi tape, celo o cinta aislante, delimitamos un rectángulo o un cuadrado (podemos darle la forma que queramos). Con un pincel pintamos dentro de la zona que acabamos de delimitar con pintura de pizarra. La hay de todos los colores, la imaginación es el límite. Es conveniente utilizar bastante pintura para que quede una capa no demasiado fina. Primero damos una mano en sentido horizontal y después damos otra mano en vertical. Dejamos secar durante unas horas. Con mucho cuidado retiramos el celo o washi tape. Y listo, ya tenemos unas tazas la mar de divertidas para escribir mensajes o lo que se nos ocurra. Para borrar la tiza basta con usar toallita húmeda.

138


139


140


141


Materiales 4 posavasos (2 cuadrados de 10 cm x 10cm y dos rectangulares de 11cm x 8cm): Fieltro blanco (20cm x 30cm) Trozos de tela (2 cuadrados de 9cm x 9cm, y dos rectรกngulos de 10cm x 7cm) Tijeras de zig-zag Hilo y aguja Mรกquina de coser (opcional)

Instrucciones Cortamos el fieltro en dos cuadrados de 10cm x 10cm y dos rectรกngulos de 11 cm x 8 cm con las tijeras de zig-zag. Con aguja e hilo, o bien con la mรกquina de coser, cosemos los cuadrados de tela al fieltro, dejando 1/2 cm aproximadamente en cada borde. Listo. Ya tenemos unos posavasos de lo mรกs original y colorido.

142


143


144


Finalista de los "Gourmand Cookbook Awards"

Menuda alegría cuando nos enteremos que el libro "Las recetas de la felicidad" de nuestra querida Sandeea ha quedado finalista en su categoría en los prestigiosos premios "Gourmand Cookbook Awards". Y no nos extraña, porque las recetas de Sandra no dejan indiferentes a nadie. Todo el equipo de Cuquin Magazine le deseamos lo mejor en la final que se celebrará en Beijing el próximo mayo. ¡Mucha suerte!!

"Las recetas de la felicidad" Autora: Sandra Mangas Editorial: Aguilar ISBN: 9788403513051 Precio: 16,90 €

145


Porque ser panarra está de moda

No podemos negar que hacer pan en casa se está convirtiendo en una afición cada vez más arraigada. Últimamente han salido al mercado varios libros sobre el tema y, sin lugar a dudas, nosotros nos quedamos con el de nuestra querida Su. Encontraréis recetas de todo tipo y todas cuentan con la garantía del equipo "webos". Esto nos da la seguridad de que nos saldrán bien sí o sí. Un libro imprescindible para todos los comenzáis a experimentar con las masas.

que

"Pan con webos fritos" Autores: Susana Pérez y Jesús Cerezo Editorial: Aguilar ISBN: 9788403513068 Precio: 13,90 €

146


Aprende a cocinar con Joan Roca

¿Te imaginas que un chef con 3 estrellas Michelin te diera clases de cocina? Pues deja de imaginar... En este libro Joan Roca nos enseña las técnicas básicas de la cocina y nos propone 80 deliciosas recetas con las que poner en práctica nuestros conocimientos. Este libro lo deberían regalar todas las madres a sus hijos cuando éstos se van de casa. Imprescindible!!

"Cocina con Joan Roca" Autor: Joan Roca Editorial: Planeta ISBN: 978840812473 Precio 24,90 €

147


No le dejes entrar en tu cocina!!

Si nos preguntaran que a quién no invitaríamos a cenar nunca, la respuesta sería a Gordon Ramsay... no por nada, pero someterse a sus críticas debe crispar al más calmado. De todas formas, si se diera el caso, más vale estar preparado y estudiarse muy bien el último libro del afamado chef. "Cocina conmigo" contiene recetas sencillas, de las de toda la vida, pero con giro para actualizarlas y hacerlas más espectaculares y deliciosas. Un libro muy recomendable.

"Cocina conmigo" Autor: Gordon Ramsey Editorial: Grijalbo ISBN: 9788425350160 Precio: 29,90 €

148


149


CUQUIN magazine

food & Photography Número VI ­ Abril 2014

DIRECTOR Miguel Ángel Roque REDACTORAS JEFE Raquel Carmona y Luisa Morón DIRECTORAS DE ARTE Raquel Carmona y Luisa Morón REDACTORES Raquel Bernácer, Patricia García, Elena Rodríguez, el Oso con Botas, M. Glòria Pié, Ana Jaquete, Conxy Jiménez, Jimena Agois, Patricia Sánchez, Helena Llardén y Clara González CORRECTORA DE TEXTOS Patricia García COORDINADORAS DEL BLOG Raquel Carmona y Luisa Morón COORDINADORA DE FACEBOOK Luisa Morón COORDINADOR DE TWITTER Miguel Ángel Roque FOTO DE PORTADA Luisa Morón Facebook: fb.com/cuquinmagazine Twitter: @Cuquin_Magazine Pinterest: pinterest.com/cuquinmagazine Flickr: flickr.com/photos/cuquinmagazine Issuu: issuu.com/cuquin­magazine PUBLICIDAD Miguel Ángel Roque Si deseas contratar publicidad en Cuquin Magazine, puedes contactar con miguel@cuquinmagazine.es Reservados todos los derechos. Esta publicación no puede reproducirse ni total ni parcialmente sin consentimiento del propietario.


Cuquin Magazine - N. VI