Page 1

JUNIO, 2018 - REEDICIÓN ESPECIAL

20

EL SUPREMO PARAGUAYO


BL

OQUE

A

20

EL VALOR DE LA CULTURA Presentación

Editar y publicar un material cultural es sumamente difícil en un país en el que equivocadamente se asegura que sus habitantes no están muy apegados a la lectura, menos a la cultura. Nosotros creemos, sin embargo, en el valor que tiene un producto cultural y estamos convencidos de que la gente busca contenidos de ese tipo, pero no los encuentra. Debemos romper esa falsa afirmación de que al paraguayo “no le gusta leer” y que “a nadie le interesa la cultura”. Con esa intención nació Cultura20 y fue un producto muy bien recibido. Empezó a ser compañía en los momentos de descanso, en un café, en una sala de espera, en una biblioteca, o disfrutando de un mate o un tereré en algún rincón de la casa. Esa fue la intención, siempre. También se convirtió en una importante fuente de consulta para trabajos prácticos estudiantiles, y lo comprobamos en la serie de charlas que pudimos compartir en colegios desde su lanzamiento.

Cultura20 tiene una presentación poco común, explicamos de nuevo. No encontrará números de páginas, sino divisiones por “bloques”, emulando la estructura utilizada en las bibliotecas. Así, cada bloque describe el área que es abordado. Nos pareció interesante dividir los contenidos de esa manera, para representar que cada lectura de una edición será como una visita a una biblioteca. Cultura20 es una publicación de distribución gratuita en cualquier plataforma y así pretende mantenerse. Esto se puede lograr gracias a que el proyecto es sustentado económicamente con la colaboración de un grupo de personas (periodistas, docentes, estudiantes y amigos de la cultura) y anunciantes, que consideran que a través de la cultura es posible lograr una transformación en la sociedad.

Cultura20 salió el 13 de junio de 2017 y luego vinieron otros especiales como “El Teatro Paraguayo” y “La Bienal de Asunción”. En aquella ocasión, para el primer especial, se encontró un tema perfecto: El aniversario número 100 del nacimiento del escritor más representativo de Paraguay. Al recordarse ese doble aniversario en este 2018 Si nos está leyendo es sencillamente porque le interesan (el nacimiento de Roa ahora y del nacimiento de Cultulos contenidos culturales. Si no, hubiera buscado otro tipo ra20), quisimos hacer una reedición de ese material, con de publicación. Hemos logrado nuestro primer objetivo: Llegamos. Queremos estar junto a la gente que busca algunos ajustes, pero con el mismo fin: Describir quién fue materiales de lectura sobre literatura, teatro, cine, música, don Augusto Roa Bastos, el paraguayo, el supremo de las letras. folclore y todo lo que englobe a la cultura. Probablemente, ahora, usted esté leyendo esta reedición especial en homenaje al gran Augusto Roa Bastos precisamente tomando un café, en una biblioteca, en una sala de espera, o en el colectivo mientras va al trabajo, al colegio o a la facultad.

Reafirmamos que apostar por la cultura, vale la pena. Contenido 20

Dirección General Richard E. Ferreira-Candia

Bloque E

Don Quijote en Paraguay. Discurso de Roa Bastos al recibir el Premio Cervantes.

Bloque A Presentación.

Bloque B

Bloque F

Autobiografía, Augusto x Augusto.

Un acto de servicio Entrevista

Dirección Creativa Ricardo Servín

Bloque G

Coordinación Multiplataforma Matías Cardozo

Poemas.

Coordinación Periodística y Fotográfica Bruno Ferreira Diseño Tiempo Ediciones & Contenidos Dirección: Yegros 2618 - Asunción

Bloque C.

Yo el supremo, Descripción El Fiscal

Bloque D

Paraguay mágico.

Bloque H

El escritor contemplativo Roa, el deportista.


BL

20

AUGUSTOxAUGUSTO Autobiografía (*)

Se me pide un esbozo autobiográfico. Qué podría agregar a estas máscaras fotográficas, insobornables aunque corteses reveladoras de las desdichas de un rostro, de sus estigmas más visibles, reveladoras tal vez, en algún parpadeo inmovilizado, de lo que ellas encubren. ¿Quién soy? Un desconocido que se ignora: el “doble” de un extraño, la mitad de sí mismo. ¿De dónde vengo, a dónde voy? De la vida a la muerte, como todo el mundo.Y lo demás es cuento.

signo y de forma: en lugar del hacha de sílex, la bomba; en lugar del arco y la flecha, el napalm.

Entre el monólogo de Hamlet y los graffiti de Mayo; entre los prudentes consejos de Don Quijote a Sancho para el gobierno de la Ínsula y el presente del mundo (de nuestras ínsulas baratarias latinoamericanas, para no ir más lejos); entre los excesos de la “sociedad de la abundancia” y los éxodos de miseria y de hambre; entre las pisadas del hombre en la Luna y el futuro del desierto volcánico que Por eso, narrador de historias más o menos apócrifas, sentimos latir bajo nuestras pedestres pisadas; entre todo siento particular desconfianza, entre los géneros de ficción, esto y lo que no sabemos todavía o ya hemos olvidado, por la autobiografía, los diarios íntimos o los autorretratos ¿qué se fixo la palabra? ¿Qué puede hacer todavía? verbales, en una palabra, por la palabra; sobre todo, en Autor de ficciones o hechura de estas ficciones, yo función de agente confidencial, o de relaciones públicas. también he cedido a la manía de buscar el semejante en mí Por la palabra en acto también, desdichadamente. mismo, de probar con los dientes, avaramente, la moneda Sobre todo hoy, cuando la escritura ha regresado a su falsa de la identidad. Pero sólo he coleccionado o creo condición de iconografía rupestre en relación a un mundo haber coleccionado fantasmas al precio de escupir casi cada vez más tecnificado, más ajeno al hombre; cuando en todos mis dientes, convirtiéndome en el más afantasmado la literatura, en los escritores más educados, vuelve a mugir de todos. Que ellos hablen, pues, por mí; de mi vida, que es melancólicamente el bisonte de Altamira. Los miedos el cuento más intrascendente que he hecho. ancestrales de antropofagia ritual sólo han cambiado de (*) Publicada en el sitio de la Fundación Roa Bastos. Roa Bastos nacio en Asunción el 13 de abril de 1917 y falleció también en la capital paraguaya el 26 de abril de 2005, a los 87 años de edad.

OQUE

B


BL

OQUE

C

20

YO EL SUPREMO Descripción

El Karai Guasu de la palabra-alma

El Fiscal 1993 Por A.R.B.

Antonio Carmona El día que Augusto Roa Bastos ganó el premio Cervantes, a Gabriel García Márquez le bastó con exprimir un poco la memoria y, con su habitual ingenio para reescribir la historia, las historias, le envió un telegrama que decía sencilla y generosamente: Tú, El Supremo.

contento con el castigo, hacer que su padre le "enderezara" con cincuenta azotes propinados con "una rama de guayabo mojada en vinagre y sal". PRIMERA-ÚLTIMA-PRIMERA

Roa quiso reencontrar y reescribir su primera histoNo es casual que la ria, LUCHA HASTA EL imagen de Roa -al que ALBA, "Cuando hacia 1968 Doña Josefina Plá siguió comencé a compilar YO EL siempre llamando Roíta, SUPREMO, encontré el como se lo rebautizó en cuento esfumado -una Vy'a Raity, dada su pequeña, palabra prestada de las frágil y tierna figura, desde artes visuales, que es el rostro tristón, a una nariz frecuente en los ensayos y pegado, hasta su gesto en las notas explicativas de permanentemente sencillo sus narraciones o en sus y fraterna- haya quedado obras de teatro, desde sus definitivamente ligado a la tiempos de cineasta- entre inmensa, austera y terrorífi- las páginas del TRATADO ca imagen del Supremo DE PINTURA, de Leonardo Dictador, hasta el punto da Vinci, libro que yo que los títulos de los artícu- aprecio particularmente y los sobre su obra desde los que me enseñó a ver el más informativos hasta los sentido del mundo como más analíticos vayan un vasto jeroglífico en irremediablemente unidos movimiento pero cuyos al Supremo y que haya sido signos son tal vez indescicondenado por los carica- frables". turistas a vestir de por vida Digo quiso encontrar y y por muerte las ropas reescribir, porque como él pomposas del Dictador. confiesa, y sabemos los que El Dr. Francia no es sólo lo frecuentamos, era uno de YO EL SUPREMO, sino que sus libros de cabecera, atraviesa toda la obra de permanentemente leído y Roa, como una permanente releído. Y nos data, más que e inevitable alucinación, la fecha, el momento de su como atraviesa toda la historia en que decide historia del Paraguay, encontrar el cuento "esfumarcándola a fuego, como mado", fantasmal; cuando marcó para siempre la comienza "a compilar YO mano de Macario, el perso- EL SUPREMO". En este naje que abre HIJO DE cuento, marcado fuerteHOMBRE, con "la onza de mente como autobiográfico, oro" candente que "El la historia del protagonista mismo Karai Guasú la había comienza también marcada, puesto en un brasero", para a cintarazos, por su padre: tentar al robo y castigar al "¡Ahí lo tienen al futuro ladrón, denunciado por "la tirano del Paraguay! ¡Rebelde ahora, déspota después! llaga de la verdad".Y no

Frases del Supremo

...¡A vergajazos voy a enderezar a este cachorro del maldito Karai-Guasu".

una sola historia, la que comienza en CARPINCHEROS, con la rubia y soñadora Gretchen, y termina en el Cuento primero-últi- mismo lugar con ella mo-primero, entonces, convertida en la protectora como el ancestral canto de Yasy Möröti, navegando ya los guaraníes, al que tantas con los carpincheros, en el veces recurrió develando la último relato, justamente, el inevitable relación significa- que da el nombre al libro. tiva del ñe´e, palabra y alma al mismo tiempo. Roa Todos los cuentos no comienza a "compilar" El son sino parte del jeroglífiSupremo con el recuerdo co que Roa comienza a escrito sobre su propio desentrañar, marcando su cuerpo, como Macario destino literario: narrar su comienza a rememorar aldea, su Manorä, narrar el HIJO DE HOMBRE con la Paraguay, desentrañar y marca escrita por el Dicta- recomponer el jeroglífico. dor en el suyo. En ese conjunto de C O M P O N I E N D O historia se prefigura la JEROGLÍFICOS construcción de HIJO DE HOMBRE, legible como un La primera de sus obras conjunto de historias, hasta relevantes es EL TRUENO el punto que el mismo ENTRE LAS HOJAS, un autor le sacó una, MADERA conjunto de cuentos que QUEMADA, a la primera cuentan, aunque muchas,

“Paraguay tiene una tierra de fuerza casi magnética. Se siente en la piel. Lo siente el extranjero que lo visita”.

“El concepto de lo maravilloso y real existe en Paraguay; esta realidad tiene una ambigüedad y una especie de misterio que rodea todas las cosas”.

edición, que volvió a añadirle a su reedición-reescritura, reivindicando el derecho del autor a volver a escribir sus textos, aunque ya sean éditos. MADERA QUEMADA pasa de ser capítulo de novela a cuento y, luego, vuelve a esfumarse en la novela, sin que afecte un ápice a la estructura narrativa ni a la comprensión del relato, ya ausente ya presente.

Con HIJO DE HOMBRE y YO EL SUPREMO, EL FISCAL compone la trilogía sobre el monoteísmo del poder, uno de los ejes temáticos de mi obra narrativa. Después de casi veinte años de silencio, la primera versión de esta obra fue escrita en los últimos años de una de las tiranías más largas y feroces de América Latina. En 1989 una insurrección abatió al tirano. La novela quedó fuera de lugar y tuvo que ser destruida. El fruto estaba inmaduro. Un silencio de lápida resulta siempre ensordecedor. El mundo había cambiado no menos que la visión del mundo del autor. Esas cenizas resultaron fértiles. En cuatro meses, de abril a julio una versión totalmente diferente surgió de esos cambios.

Era el acto de fe de un escritor no profesional en Citando a Yeats al la utopía de la escritura comienzo de la reedición novelesca. Sólo el espacio corregida y aumentada imaginario del no-lugar y anticipa su obsesión: del no-tiempo permite "Cuando retoco mis obras bucear en los enigmas del es a mí a quien retoco". universo humano de todo Es que Roa está escri- tiempo y lugar. Sin esta biendo siempre una sola tentativa de busca de lo historia, y sus variaciones, la real desconocido, el trabajo única que escribe todo de un autor de ficciones escritor, como le gustaba tendría apenas sentido. parafrasear a Roland Toulouse, 1993. Sarthes.

“Todo está rodeado por un halo en cierto modo mágico. A mí, me gustaría invertir la fórmula y decir que la maravilla es lo real en Paraguay”.

“Para mí el Paraguay es como un gran espejo muy luminoso que se ha roto en muchos fragmentos. Un fragmento por sí solo no tendría valor”.


BL

20

PARAGUAY MÁGICO Conversando con el Comandante Richard E. Ferreira-Candia (*)

Imagine usted a Paraguay como un gran espejo, pero fragmentado, dijo mientras tomaba su primer sorbo de café negro, sin azúcar. Yo esperaba el mío, mientras me acomodaba en una silla del altillo del Café Literario, dejando en la mesa unos libros que me había pedido prestado. A cambio, él me traía otros. Desde que no me devolvieron varios, es con el único con quien intercambio libros. A Paraguay se le ha descripto de muchas maneras, incluso como un gran tesoro escondido; y lo es, afirmó el Comandante. Agregó que sigue siendo, además, una gran isla rodeada de tierra, como dijo alguna vez Roa Bastos. Le recordé que el escritor también había definido a Paraguay como un país mágico, maravilloso, porque –decía- se conjuga en esta tierra condimentos extraños y hasta mágicos, que atrapa a su propia gente, y a aquellos extranjeros que la conocen. En una entrevista que concedió en la década del 80, el Premio Cervantes 1989 -rememoró el comandantedescribió a nuestro país de una manera simple, pero hermosa. Es la mejor descripción que escuché hasta hoy, apuntó. “Paraguay tiene una tierra de fuerza casi magnética. Se siente en la piel. Lo siente el extranjero que lo visita”, dijo Roa Bastos, para luego agregar: “El concepto de lo maravilloso y real existe en Paraguay”, pero –añadió- “esta realidad tiene una ambigüedad y una especie de misterio que rodea todas las cosas”. La entrevista concedida a un programa español, que se puede ver en Youtube (Entrevista a Augusto Roa Bastos en “A Fondo”), muestra a un Roa Bastos enamorado de su tierra, al decir: “Todo está rodeado por un halo en cierto modo mágico. A mí, me gustaría invertir la fórmula y decir que la maravilla es lo real en Paraguay. A veces esta maravilla asume contornos, asume estas terribles formas de una pesadilla, pero sigue siendo una pesadilla maravillosa, una pesadilla de la cual nosotros tratamos de emerger como podemos a través de nuestros libros, de nuestras crónicas, no consiguiendo siempre, por supuesto”. En esa misma entrevista, recordó el Comandante, Roa Bastos hace una descripción fascinante que podemos utilizar para graficar a la propia sociedad paraguaya, dividida, principalmente a causa del estéril enfrentamiento social

y político, generado principalmente por la clase política que, carente de un sentido común para priorizar los intereses de la gente, mantiene los vicios aniquiladores que tanto daño han causado lo largo de nuestra historia. Lo define como un espejo luminoso, pero fragmentado. “Para mí el Paraguay es como un gran espejo muy luminoso que se ha roto en muchos fragmentos. Un fragmento por sí solo no tendría valor”, respondió el gran escritor, señalando luego que en sus libros ha intentado “reunir esos fragmentos del gran espejo roto para que pueda volver a dibujarse la imagen profunda de una colectividad”. El país, en la mayoría de las veces, es como un espejo luminoso roto, fragmentado, donde solo la propia sociedad es la que intenta unir esos fragmentos para que el espejo no se arruine del todo, reflexionó. A ese esfuerzo, sin embargo, no se suma la clase política que, antes de unir, genera más fragmentación. El Comandante tomó otro sorbo de café y luego siguió con su análisis:Vivimos en un ambiente en el que se quiere hacer prevalecer ideas instalando escenarios manipulados, con mensajes no genuinos y medias verdades. Se escuchan discursos muy distintos y dañinos, dependiendo de la postura que se asuma, según el momento que se vive. Para un sector siempre todo es positivo, maravilloso; pero para otro, todo es negativo, calamitoso. No hay punto intermedio. O todo está bien o todo está mal, siempre dependiendo de la postura que se asuma. Hay una fragmentación dañina. Recordamos una conversación anterior en la que coincidimos en que en los periodos de crispación política la gente espera de sus representantes, del sistema político establecido democráticamente, alternativas de solución a los conflictos, que probablemente ellos mismos generaron. Pero, lamentablemente, la irresponsabilidad de la claque política hace que las crisis se ahonden aún más. Poco antes de irse, tomó los libros que le había llevado, los verificó para cerciorarse de que estaban todos e indicó: - Si no queremos que la crispación, esa fragmentación, sea cada vez peor con el peligro de llegar a situaciones lamentables como las que se vivieron en nuestra historia reciente, se deberá bajar las armas de la confrontación. Este maravilloso y mágico país ya no puede ser un espejo fragmentado, debe dejar de asumir las terribles formas de una pesadilla. Tiene que convertirse, definitivamente, en el espejo luminoso del que hablaba Roa Bastos. Solo así tendrá un mayor valor. Eso. (*) Periodista, analista y docente. Artículo editado, publicado por primera vez en el diario La Nación, con el título “Espejo fragmentado”.

Reproducción de un dibujo utilizado para una exposición en la Casa Bicentenario Augusto Roa Bastos.

Novelas del Supremo

Hijo de hombre (1960)

Vigilia del Almirante (1992)

Contravida (1994)

Yo el Supremo (1974)

El fiscal (1993)

Madama Sui (1995)

OQUE

D


UN ACTO DE SERVICIO Entrevista de la década del ’80

R: A veces se producen crisis de conciencia, motivadas quizá por la sensación de que lo que uno hace no tiene sentido, y entonces se retira uno a reflexionar. Una de las grandes dudas que yo sentía era si yo estaba llamado realmente a este ejercicio de escritor, y esta especie de parón se me impuso como una necesidad vital de bajar a mis abismos interiores para ver lo que había dentro. Era un poco como hacer de espeleólogo de uno mismo.Y así me impuse la larga noche de diez años de silencio.

un punto de partida para una obra de ficción pura. Claro que está en mi libro la historia, la tremenda historia con la presencia de este hombre de voluntad férrea decidido a establecer a toda costa la soberanía y la libre determinación de una naciente nacionalidad. Pero están, asimismo, otras muchas cosas: la parte mítica, que a mí me interesaba. En este caso, por ejemplo, el poder absoluto. ¿Qué pasa con el poder absoluto frente a la transitoriedad, a la precariedad de ese portador del poder absoluto? Porque el poder absoluto se entiende cuando es una emanación de una colectividad que delega en un hombre sus poderes inalienables para decidir sobre su destino, sobre su suerte. Pero ocurre que en la mayoría de los casos que nosotros conocemos este poder absoluto va engendrando una especie de contrapartida que va subsumiendo, aniquilando esa primera etapa de poder al servicio de los demás para convertirse en un fin en sí trabajo con ciertos objeti- mismo. vos: crear inquietudes en los De manera que este libro, lectores para que la revelación de la realidad sea hecha en cierto modo, tiene un en una especie de recreación trasfondo que se relaciona del texto, que va recorriendo con los referentes históricos una gama de lectores sin de mi país, y sobre todo con saber exactamente dónde va la labor ciclópea que hizo a terminar. Y el tema que este hombre para establecer siempre me obsesionó es la la soberanía de mi país y su presencia de un personaje libre determinación, frente al real, que fue el iniciador del acoso de las potencias de movimiento de Independen- aquel tiempo. También está cia del Paraguay, José Gaspar en el libro otra cosa que para de Francia, el nuevo dictador, mí es importante en igual que ya se anuncia en uno de medida, y es esta pasión de lo mis primeros libros. Este absoluto, esta búsqueda de lo personaje es una especie de absoluto a través de la acción mito encarnado en la política, del poder económiconciencia o subconciencia co, incluso de la pasión de la colectividad paraguaya, mística: la necesidad de llegar y que, por lo tanto, a mí “me a lo absoluto, que es una de trabajó” larga y profunda- las más viejas pesadillas de la especie humana. mente.

P: ¿Y de esa larga introspección salió consolidada su vocación literaria?

(*) Extracto de la entrevista P: Yo El Supremo está realizada por el periodista Joaquín calificada por Alejo Carpen- Serrano en el programa televisivo tier como “obra maestra”… ‘A fondo’ y publicada en el volumen

R: Se robusteció en mí la conciencia de hacer un

R: Tomé a este personaje Publicada en el sitio de la Fundación Roa Bastos. El video se encuentra histórico solamente como

Don Augusto Roa Bastos fue requerido en numerosas ocasiones para entrevistas en importantes medios de comunicación del mundo. En una de ellas, realizada en los 80 del siglo pasado, habla de sus obras y sobre su querido Paraguay. Rescatamos parte su conversación con Joaquín Soler Serrano, que fuera rescatada por la Fundación Roa Bastos.

organizado, que no llegó a la escritura y no tiene por consiguiente una literatura, pero es la lengua por excelencia de comunicación emocional del pueblo, incluso de los paraguayos más cultos, que, cuando quieren recalcar una locución, una frase, algo que les importa mucho, dicen la frase en español y la repiten en guaraní. El guaraní es una lengua en pleno contacto con la naturaleza, Joaquín Soler Serrano: con el sentido mítico y poétiLos personajes que crea Roa co de esta fuerza telúrica que Bastos son de carne y hueso, se siente en el Paraguay. (…) palpitantes, los incrusta en P: Usted nació en las más dramáticas escenas y en las situaciones que más Asunción en 1917, pero ¿en puedan conmovernos, su qué mes? pluma pinta con rigor y R: En el de los mellizos, escalofrío los horrores de la naturaleza y de la injusticia, el en junio. espanto de la muerte, la P: ¿Qué recuerda de sus realidad dislocada en mundos diferentes, simultá- años primeros? neos, sucesivos o trastocaR: Las leyendas que me dos. contaron sobre mi venida al Pregunta: Muchas mundo fueron muy poco heridas quedaron abier- divertidas, de modo que tas a consecuencia de la guardo poco recuerdo de todo aquello. Y además, para guerra del Chaco… mí la vida es un olvido contiRespuesta: El Paraguay nuado. Solo recuerdo algunas es un país muy agrario, muy pequeñas cosas de mi campesino, cuya mayoría infancia en un pueblecito del poblacional está constituida interior del Paraguay, este por la gente del campo, y la país que como usted bien ha confraternidad, fraguada en dicho sigue siendo una incóglas trincheras, entre los nita, un enigma, hasta el doctores y los campesinos, la punto de que parece un país gente cultura y los analfabe- mágico inventado por los tos, marcó un reencuentro: novelistas, esa gente que el de las raíces comunes de hace magia con la realidad. este pueblo, que estaban (…) dadas incluso en la comuniP: ¿Cuál es su objetivo, su dad de lenguas. Es un caso único también en nuestra propósito, al escribir? América: es un país R: Para mí el Paraguay es totalmente bilingüe, con una como un gran espejo muy lengua indígena, que es de luminoso que se ha roto en carácter eminentemente muchos fragmentos. Un oral, y el castellano, que es la fragmento por sí solo no lengua formal, la lengua de la tendría valor. Yo he tratado educación y de la administra- en mis libros de reunir estos ción. fragmentos del gran espejo roto para que pueda volver a P: Usted, por lo gene- dibujarse la imagen profunda ral, utiliza ambas lenguas de una colectividad. en sus libros, en los que P: Usted ha logrado en es fácil hallar voces y expresiones del guaraní. sus novelas darnos un mural impresionante de la vida de su país. R: Es un idioma muy bien

Teatro del Supremo

R: Esa ha sido mi intención. La destrucción de nuestro país hace un siglo nos hace arrastrar un largo retraso, de modo que todavía para nosotros la literatura es solo un acto de servicio. Las palabras cuentan para nosotros como actos: tratamos de ir al núcleo central de las cosas para encontrar esa verdad muy escondida que a veces, como un relámpago, pueda iluminar toda la profunda penumbra que se ha cernido siempre sobre mi país. (…) P: En 1941 se publica su novela Fulgencio Miranda de la que apenas hay noticias… R: Felizmente, también se ha perdido. La presenté siendo muchacho a un concurso del Ateneo de Asunción, y obtuvo el premio, pero no me pudo ni siquiera ser devuelto el original, porque se extravió.

Alma de tradición en colaboración con Veldovinos, Montórfano, Mongelós, Fernández e Islas (1944)

P: Hubo un extraño parón, como un impasse, un largo silencio, hasta que aparece su última gran novela,Yo El Supremo…

Escritores

a

fondo

(Planeta).

en YouTube.

El niño del rocío (1945)

Yo el Supremo (1991)

Mientras llega el día (1946)

La tierra sin mal (1998)

Pancha Garmendia y Elisa Lynch: Ópera en cinco actos - guión inédito editado póstumamente, adaptable como ópera lírica, pieza teatral o cinematográfica. (2011)


BL

OQUE

G

20

POEMAS Augusto Roa Bastos

Escribir es desplegar las palabras de uno mismo Madre del pueblo No cayeron tumbadas por las balas, se inclinaron tan sólo hasta la tierra. Madres adolescentes, centenarias abuelas, toscas mujeres, madres suaves, piedra humana doliente, germinal. Madres de estibadores, rugosas campesinas, chamuscadas obreras, demacrada legión con el rayo en los hombros y la noche en las trenzas; madres de embarcadizos con los ojos desgastados por los puertos distantes, chiperas estrujadas como el maíz, lavanderas como agua de arroyo, tejedoras que tejen con el hilo nocturno de su entraña, burreras matinales, pastorales mujeres, esposas, hijas, novias populares, y también hijas sin padres, madres sin hijos… En todas, pero en todas la patria amanecía con profundas ojeras. Su vientre, pan de tierra; su vientre taladro por el dolor y el hambre; su vientre, abeja valerosa, hizo el panal, la vida, su miel amarga y áspera, a la luz de una vela de sebo, en pobre catre, mirando un techo de hojas, la noche, el cielo triste del amor y la muerte. No caísteis tumbadas por las balas. Acercásteis tan sólo hasta la tierra vuestros ojos intensos para alumbrar la noche de los mártires, su corazón dormido en vuestros brazos, en su cuna natal.

Si alguna vez

A Agustín Barrios

Si alguna vez quisieras hablarme, yo estaría con mi ser aquietado más que un agua nocturna para la ondulación de tus palabras.

Ya el calofrío de las altas nieves cayó sobre la harina melodiosa de tu voz y el enjambre de sus flechas, sobre el orienten de tus manantiales, sobre tu huerto de aguerridas flores.

Estaría en la noche sintiendo cómo el roca de tu voz sobre el alma del silencio me nombra, ¡ y yo sin saber dónde arrodillarme…! Vértebras de caricias reanimarán mis horas. Palabras con sus bordes tatuados de ternura, y entre un presagio y un temor, tú misma. Háblame. Mírame. Tus voces, tu mirada, desarmarán mis párpados y mi arteria de sombras, y en ámbitos de un hielo estupefacto, por liturgia del fuego, mi roa envenenada. Será otra vez la lumbre de un corazón más joven. (Enero, 1942)

En la pequeña muerte de mi perro Toco la puerta, el árbol, tu ladrido, tu cariñoso salto congelado, la oscura miel de ojo iluminado, tu pena alegre, tu inmortal plañido. Todo el recuerdo, tócame el dolido madero en que te han crucificado y te recobro al fin desenclavado como un lucero negro del olvido. La casa sola. Tu ladrido dentro recuerda una canción cristalizada con mi nombre partido por el centro. De tu muerte inocente y sosegada nace ya el ala de la madrugada en que vendrás saltando hacia mi encuentro.

Tekove ha’eño

Pero tu idioma de metal y almendro, oh pastor musical, no se ha dormido quebrado en las espinas de este afilado amanecer de luto. Sobre el bosque de Europa quemado por eclipses y tormentas sigue su rumbo ansioso tu bandera, tu paloma de fuego, tu música de olor, tu voz de bronce, tu corazón vestido de diamantes. Ya la boca del mundo te murmura, te conoce su sangre y para siempre tus claros ojos sueñan en la orilla de un luminoso prado, junto a la mocedad perpetua del agua que transcurre con tu imagen, del viento que transporta tus gavillas, del fuego que madura tus racimos y del Hombre que lleva tu estandarte de viento y agua y de armonioso fuego. Al desatarse al nudo que ceñía tu soledad de tierra transitoria y tu gallarda espiga octogenaria, todos los ríos con sus manantiales y la humedad celeste de los nardos se llenaron de ti, de tus sabores, bello Cristóbal, portador del Niño. Ninguna sede puede calmarse lejos de tu ciencia de amor y tu lenguaje. Sólo conoce el Niño los caminos del agua. Y porque ya has cumplido con la restitución que le debías al hambre desolada de la tierra, varón de la hermosura, te sentimos más cerca aún y más resplandeciente junto a la soledad de nuestra estrella. Sobre el mar malherido y la montaña, sobre la frente de los hombres, sobre su corazón lleno de heridas, tu nombre, como un halo transparente.

Ambojerovia haguã che kyhyje ha che kera aiko añemoakãngyta che kysepe ha nde rera. Apay vovente ajuhu ikusugue che akã guype kyse chavi ha ijypype peteĩ yvoty che retũ.

Premios del Supremo

Premio British Council, Gran Bretaña,1948. Premio Concurso Internacional Novela Editorial Losada con Hijo de hombre, Argentina, 1959.

Premio de Honor de la Sociedad Argentina de Escritores, 1961. Insignia Orden francesa de las Artes y las Letras, 1985. Premio Derechos Humanos, Francia, 1985.

Premio Fundación Pablo Iglesias, España, 1986. Premio de las Letras Memorial de América Latina, Brasil, 1988. Premio Miguel de Cervantes, España, 1989.

Hijo predilecto de Asunción, 1994. Premio Nacional de Literatura de Paraguay con Madama Sui, 1995. Caballero Legión Honor, Francia, 1997.


BL

OQUE

H

20

EL ESCRITOR CONTEMPLATIVO Homenaje en Asunción

Una estatua del laureado escritor Augusto Roa Bastos se erige en la Plaza Uruguaya de Asunción desde junio de 2017. Fue inaugurada en el marco de la conmemoración del centenario de su nacimiento. El autor fue el escultor y ministro consejero de República Dominicana, Juan Gilberto Núñez.

Roa, el deportista “En lo que mí se refiere, todo se mezcla. Política, guerra, folclore, deporte”, escribió alguna vez Augusto Roa Bastos reflexionando la vida misma. El texto, recordado por su hija Mirtha durante un acto en el que se recordó la faceta del escritor como deportista, muestra que una de sus pasiones también era el deporte. “Yo no era solo comentarista en la radio; además campeón de remo de singles plus en el Club Mbiguá”, escribió Roa Bastos allá por 1942.

Durante el acto oficial de presentación, el autor resaltó que puso alma y corazón en la realización de la escultura. Aseguró que “Yo El Supremo” le ayudó a conocer el Paraguay. “Roa Bastos para mí, como ciudadano del mundo, fue quien primero me presentó al Paraguay. Yo conocí Paraguay, cuando era un adolescente, a través de Yo El Supremo”, enfatizó.

El premio Cervantes en su época juvenil fue además de periodista, un remero y ciclista. Su pasión por el remo lo llevó a escribir a sus 25 años el poema “Canto a los remeros paraguayos”. Carlos Roa, otro de sus hijos, en el mismo acto de recordación de esa faceta realizada como parte de las celebraciones de los 100 años de su nacimiento, explicó que el poema fue encontrado entre los afectos personales tiempo después de haber fallecido. Quizás para quienes no le conocían era una faceta desconocida, no así para su familia.

"Me parece increíble el dominio de la mente sobre los pies, para que éstos dirijan ese móvil llamado pelota y producir estrategias casi guerreras", dijo en la oportunidad el mejor de los escritores de este país, se recuerda en el artículo. Se apunta, además, que en la misma conversación dudaba también Roa, de la nacionalidad de José Luis Chilavert, por la manera en que el portero pateaba el balón y confesaba que no comprendía cómo los clubes negociaban sumas siderales en pos de adquirir piernas.

"El crack", es también el título de un cuento genial entre tantas narraciones del máximo exponente de nuestra literatura, se cuenta. “Una historia donde el mismo despliega todo su realismo mágico a pleno, personificando en texto a Goyo Luna, un extraordinario futbolista con ciertos defectos físicos, situación que a su vez era su mayor virtud y que en su último “Poesías, novelas, partido realizó una proeza guiones y cuentos llenaron sobrehumana para darle la la canasta de la literatura tan ansiada victoria a su paraguaya, todos de la mano equipo”, dice D10. de Roa y un equipo increí“En fin- agrega-, Roa ble que marcó el rumbo de la generación del 900”, Bastos es una prueba más describió en una nota que el fútbol como espectáespecial publicada en el sitio culo y como deporte transdeportivo D10.com.py, el curre de puertas adentro en periodista Pedro Lezcano. los estadios, pero sus En el material se cuenta que efectos trascienden esos “en una entrevista conjunta recintos y se traducen en con otro talentoso y un más que evidente de también como él, ganador desbordamiento del Premio Cervantes, sentimientos que llega a Ernesto Sábato, a quien sepultar cualquier racionaliconoció en Buenos Aires, dad, hasta en aquellos que durante alguno de los 22 osan jactarse de ser "sumaaños que éste pasó en esa mente intelectuales".

“Ahí está un Roa Bastos contemplativo, un Roa Bastos quizás con el dolor en el corazón de sus casi 50 años lejos de su tierra amada, distante pero no lejano, distante pero presente, escribiendo para su pueblo, escribiendo y contando, narrando el dolor de su pueblo. Narrando lo que sentían los paraguayos con la opresión”, expresó el escultor. “Qué maravilloso, Augusto Roa Bastos. En sus ojos verán la profundidad de su pensamiento. En la posición de su mano y su cara, muy típico en él, verán su paz, verán la forma alta de él de contemplar la vida y de él tener que sufrir por esas estaciones, esos estadios que todo que ha sufrido el exilio ha tenido que pasar”, sostuvo, según un informe del municipio asunceno.

Premios del Supremo

ciudad a causa de su larga huida del ex dictador Alfredo Stroessner”, se le preguntó sobre el tema deportes, sobre todo en relación al fútbol.

Medalla chilena Felipe Herrera, 1999.

Insignia Orden José Martí, Cuba, 2003.

Comendador de la Orden del Libertador San Martín, 2003.

Medalla paraguaya Honor Presidencial Centenario Pablo Neruda, 2004.

Premio Konex Mercosur, Argentina, 2004.


AUGUSTO ROA BASTOS

El Supremo Paraguayo, Augusto Roa Bastos  

Reedición especial de "El Supremo Paraguayo, Augusto Roa Bastos". Autobiografía. Yo el Supremo. Mensaje al recibir el Premio Cervantes.

El Supremo Paraguayo, Augusto Roa Bastos  

Reedición especial de "El Supremo Paraguayo, Augusto Roa Bastos". Autobiografía. Yo el Supremo. Mensaje al recibir el Premio Cervantes.

Advertisement