Issuu on Google+

1


2


R

ALVARO DE HINOJOSA + + Y CARVAJAL + + APUNTE BIBLIOGRÁFICO (1611 y 1620) POR

A. R. RODRÍGUEZ MOÑINO

BADAJOZ IMPRENTA DE LA DIPUTACIÓN PROVINCIAL 1933

3


Tirada aparte de la REVISTA DEL CENTRO DE ESTUDIOS EXTREMEテ前S. Tomo VI, Septiembre-Diciembre 1932, nテコ= = = = mero III, pテ。ginas 275 a 312 = = = =

4


&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&& <<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<<< >>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>> &&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

ALVARO DE HINOJOSA Y CARVAJAL (APUNTE BIBLIOGRÁFICO)

EN LA REVISTA DEL CENTRO DE ESTUDIOS EXTREMEÑOS inicié mi

colaboración hace seis años con un trabajo bibliográfico inserto en el tomo I, fascículo 3, página 374 a 400, cuyo título es Avance para la bibliografía del doctor don Juan Solano de Figueroa y Altamirano. Indiqué allí que comenzaba “la publicación de una serie de monografías bibliográficas extremeñas, de los autores cuyas obras han sido menos conocidas por su rareza o curiosidad”. Allí empezó y acabó aquella colección de bibliografías; otros artículos, (1) a mi juicio de más necesaria publicación, quitaron plaza a la realización del proyecto, el cual, al cabo de seis años, voy a continuar. El autor elegido para ello es Alvaro de Hinojosa y Carvajal, cuyo libro de la Vida de Santa Inés es de una rareza exquisita. He añadido a la noticia y descripción de este volumen la de otro no menos raro, obra de Juan Sardina Mimoso, en cuyos preliminares hay dos composiciones de nuestro autor. ______________ (1) Entre ellos los titulados: Un traductor extremeño de Virgilio; Tres cartas inéditas de Gallardo; Bibliografía inédita de Cristóbal Suárez de Figueroa; La biblioteca de Benito Arias Montano; Ascensio de Morales, Cronista de Badajoz; Una visita de Archivos en el siglo XVIII, y En torno al soneto “Superbi Colli”.

5


Daniel Berjano incluyó a Hinojosa entre los Poetas placentinos contemporáneos de Lope de Vega (Cáceres, 1901, páginas 48-61) publicando seis composiciones suyas y el Soneto de don Gaspar de Hinojosa que figura en los preliminares. Son: No sois vos, Virgen santa y escogida (soneto); Acontéceos muchas veces (romance); Mil vezes, como haze la gallina (soneto); Vido la muerte desde su aposento (soneto); No cria el sol el oro en la altura (soneto), y Con amoroso eyerto (canción). Años antes, don Justo Sancha, en el Romancero y Cancionero Sagrados, que ocupa el volumen 29 de la Biblioteca de Autores Españoles de Rivadeneyra, dió cabida a dos composiciones de Hinojosa: No sois vos, Virgen santa y escogida (soneto), y Recostado en un bordón (romance). Sousa Viterbo conoció este libro de nuestro poeta y extractó el prólogo en las páginas de su trabajo A letteratura espanhola em Portugal, publicación póstuma (Lisboa, 1914). Finalmente indicaré, para completar este apunte, que Nicolás Antonio anota en la Bibliotheca Nova a Hinojosa, haciendo constar que era benedictino y natural de Plasencia. En la formación de la presente noticia bibliográfica he seguido el criterio de ampliar un poco el viejo marco de la papeleta descriptiva de la portada y preliminares: para hacer asequibles al lector unas muestras de la obra de Carvajal copio algunas composiciones y floreo otras que tienen algún detalle curioso, giro, palabra, noticia, etc. * * *

6


LIBRO / DE LA VIDA, / Y MILAGROS / DE S. INES CON OTRAS VARIAS / OBRAS A LO DIUINO. / COMPUESTO POR EL P. F. ALUARO DE HINOJOSA, Y CARUAJAL, MONGE DE / S. BENITO, COLEGIAL THEOLOGO EN EL COLEGIO DE S. BENITO / DE COIMBRA EN EL REYNO DE PORTUGAL. / DIRIGIDO A DOÑA INES DE VARGAS, Y CARUAJAL MUGER DE DON RODRIGO CALDERON / SEÑOR DE LAS VILLAS DE SIETE IGLESIAS, Y LA OLIUA, Y DE LA / CAMARA DE SU MAGESTAD. / CON PRIVICEGIO (SIC) REAL. / (Estampeta)/ IMPRESSO COM LICENÇA DA S. INQUISIÇAO, & ORDINARIO / (filete) / EM BRAGA, EM CASA DE FRUCTUOSO LOURENÇO DE BASTO, / & A SUA CUSTA, ANNO M.DC.XI.

Portada.- v. e. b.- A Doña Ines de Vargas, y Carvajal muger de don Rodrigo Calderon Señor de las Villas de siete Iglesias, y la oliua, y de la Camara de su Magestad: “Svelen los hombres, que por alguna ocasion forçosa salen de sus tierras dexando acaso allá algún thesoro, informar dello a sus hijos, para que andando el tiempo sepan adonde quedó, y puedan aprouecharse del: lo mismo me ha acaecido a mi, a quien mi padre don Iuan de Hinojosa y Caruajal en compañía de mi madre doña Inés de Loyola sacó de Castilla mi patria, y traxo de quatro años a este Reyno de Portugal por ocasión de guerras, en que el dicho padre mio andaua ocupado siruiendo a su Magestad con cargos de milicia y sacándome (como he dicho) de mi patria siempre mis padres tuuieron especial cuydado de auysarme del thesoro, que alla les quedaua, y del lugar donde le hallaría. Este thesoro es el de la nobleza, y antiguedad de sangre, el lugar adonde me dixeron, que lo hallaría, es v. m. en quien depositó, y athesoro la familia de los Caruajales toda su hōra, nobleza, y virtud juntándosele a esto, para que en todo se eternize, y quede mas perfecta, el felicissimo casamiento, a cuya causa se vnió, y vinculó esta familia con la de los nobilissimos Calderones, con que la familia Caruajal quedó en su punto, supuesto que ha produzido varones muy famosos, q̅ todo el mundo sabe, y por esso dexo de nombrar; y no ya fuera de camino, que yo busque este thesoro, que (como digo) esta en v. m. recopilado, pues por auer quedado tan solo me puedo tener por heredero deste bien, pues las guerras en que la mayor parte de mis deudos mas cercanos han seruido, los han consumido poco a poco quasi todos: conuiene a saber, a don Agustin hermano de mi padre, que murió peleando en vna galera de Turcos en la batalla naual, don Francisco también hermano de mi padre murió en Chile peleando, don Luys mi hermano murió viniendo de la jornada de Bretaña el año de nouenta, y cinco, don Luys mi sobrino murió en el canal de Inglatierra (sic) peleādo, y vltimamēte fue Dios seruido de lleuar a mi padre siendo Castellano del Castillo de S. Iuan de la Foz del Puerto, y en el mismo tiempo al señor don Aluaro de Caruajal Limosnero mayor de su Magestad y al señor don

7


Alonso de Sotomayor, a quien tenia en lugar de padre; supuestas estas razones alguna he tenido en tenerme (pues he quedado tan solo) por heredero deste bien, aunque no digo bien en hablar en singular, pues somos dos, a quien toca, que es el Capitán don Gaspar de Hinojosa y Caruajal mi hermano, que tiene la misma razón, y derecho, que yo; yo y el con tener a v. m. por Señora, y amparo no sentimos la falta, que nos han hecho los, que he contado, pues todo lo hallamos en v. m. a quien suplico acepte este pequeño seruicio, que empredí en tiempo, que andaua ocupado en mis estudios solo por entender, que seruia en ello a v. m. por tratar en este liuro la vida de S. Inés, a quien v. m. por muchas razones deue de ser aficionada: acrecenté mas essas varias obras, porque no quise partir cosa tan poca en dos libros: y por lo que ganaua en que essas obras saliessen también debaxo del nombre, y amparo de v. m. cuya Illustrissima persona en compañía de mi señor don Rodrigo guarde el cielo. Vale.” AL LECTOR: Dizen pio Lector, que la Leona pare al hijo rudo, y indistincto de miembros, y que después lamiéndolo con la lengua lo va poco a poco figurando, y le dá en cierto modo nueua forma con la lengua. Este mi libro es parto de mi entendimiento, que oy sale al mundo, y a los ojos de todos rudo y distincto, la lengua del beneuolo lector haziendo con el oficio de piedosa (sic) madre le ha de dar nueua forma; a ella lo encomiendo, por que, si con la lengua benéfica lo tratare, saldrá figurado el León que yo deseo: y, si este primer hijo queda León, forçado me ha de dar animo, a que por el tiempo adelante haga otras cosas de mas estudio. El intento, que he tenido en el hazer d’este libro, es a todos notorio por la carta dedicatoria, que aquí vá: solo aduierto dos cosas, la primera, que no por ser este libro en verso se entienda, que solo pretendí hazer versos, pues no fué más mi intento que con ellos vestir algunos conceptos, y discursos, de manera que tengo por accidentario, y a caso el verso en este particular, no quitando con todo es o a la poesía su ser, y artificio pues haze dos cosas que es dezir bien, y con modo; lo segundo es, que, como yo no fio mas de mi, de lo que es justo, mostré y comuniqué, y di algunos papeles de las obras, que aquí van, y assi, si se hallaren en otra mano, entiéndase, que son mios, porque no se crea de mi, que para cosas de poca sustancia, y estudio me ayude de braço ageno, cosa tan fuera de mi condición, que me ha costado más (como dirán los, que me han visto ocupar de esto) el huyr de no encontrarme con lo, que ya han dicho tantos famosos Poetas, principalmente de nuestra España, y nuestros tiempos, de lo que buscar, que dezir. Vale.

8


DEL CAPITAN DON GASPAR DE HINOJOSA Y CARUAJAL HERMANO DEL AUTOR SONETO

Viendo que con la pluma aueys llegado A poneros hermano venturoso Debaxo de vn amparo tan honroso, Tuuoos embidia el pensamiento honrado: Quité vna pluma al morrion granado Para escreuir en verso numeroso, Y hallé este hecho más dificultoso, Que el enuestir vn esquadron armado: Quise cortar la pluma más delgada Por ver, si assi podría acreditarme, Y al buscar el cuchillo no le hallo Halleme solamente con la espada: Con ella al fin auré de señalarme, Que, en quanto vos dezis, yo corto, y callo. DEL PADRE FRAY AVGVSTIN DE LA GRACIA COLEGIAL THEOLOGO EN EL COLEGIO DE S. BENITO DE LA UNIUERSIDAD DE COIMBRA AL AUTOR. Endechas: Soys lapidario diuino…- A. S. INES VIRGEN, Y MARTYR, CUYA VIDA EL AUTHOR ESCRIUE EN EL PRINCIPIO DE ESTE LIBRO. ROMANCE

Aconteceos muchas veces entrar para recrearos en vn curioso jardin por vn dia de verano, Y espaciando allí la vista en los apazibles ramos, do el arte, y Naturaleza pusieron tanto cuydado, A donde las frescas flores, parece que por pagaros, se os ryen de agradecidas, porque las mirays de espacio, Y las, que estan apartadas, cudiciosas de otro tanto

9


con sueue olor pretenden a lo menos regalaros, Y, aunque en el lugar distantes hazen del viento delgado correos de sus olores, porque os los lleue bolando, Mirays la encarnada rosa, y el bello jasmin mas blanco que la blanca nieue al sol, quando la hieren sus rayos; El clauel, que de corrido viéndose nacer tan baxo, y tan cercano a la tierra, se paro assi colorado. El alhaili que se paga tanto de colores varios, que escogió para vestirse de los mejores los quatro, Encarnado y amarillo, el color blanco, y morado por ymitar en aquesto los quatro tiempos del año; En lo blanco el cano inuierno, en lo encarnado el verano, en lo amarillo el Estio con frutos ya sasonados, En lo morado por ser color más tirante a pardo se muestra bien el Otoño con sus obscuros nublados; Allí veys el color verde, que a los demas comparado les da ser, como lo dan las sombras a lo pintado, Que ni pinturas sin sombras, dizen bien en los retablos, ni las flores sin lo verde hazen apacible el prado; Veys que con estos colores, adereços y aparatos se adorna la madre Tierra en premio de sus trabajos;

10


El jasmin le da la frente, y los cabellos dorados el amarillo alhaili, el clauel le da los labios. Las mexillas dan las rosas, las verdes ramas los braços, y los pies las firmes plantas antes de subir muy alto; En esta vista tan bella los sentióos (sic) ocupados, que quisierays por ver mas tener más ojos, que vn Argos Aconteceos (como digo) estar preplexo (sic) dudando sin saber determinar a qual echareys la mano; Qualquiera flor os combida y a todas aficionado quisierais cogerlas todas, si fuera posible tanto: Mas a la fin conociendo, que es el pensamiento vano, asís de vn solo clauel, que vays oliendo y mirando. Lo mismo me acaeció en vuestro jardín entrando bella Ines, que estoy confuso tanta virtud contemplando; El jardín de vuestra vida nos muestra mil flores varios, que dá tanto gusto el verlas, quanto nos causan de espanto: Cudicioso el pensamiento de seruiros y alabaros quisiera dezir la pluma, quanto en vuestra vida hallo; Veo la blanca pureza veo el martyrio rosado, veo la verde esperança puesta en el reposo caro, Veo tanta discreción siendo tan niña en los años, mas no me espanto de aquesto, 11


que aueys de morir temprano: Veo tantas marauillas en este espacioso campo, que dexan al pensamiento desseoso, y atajado. Y assi viendo, que no puedo hazer de todas vn tanto, que la copia, y abundancia muchas vezes hazen daño; Determine de coger de aqueste jardín preciado en la mano este clauel por no salirme sin algo. Alabo vuestro martyrio, quando las más cosas callo, que es el clauel que mas huele, y mas alegra al christiano, Por esta flor tan hermosa el, que os fuera aficionado, verá vuestra hermosura, y vuestro valor tan raro: Con esta flor me contento, me alegro, y me satisfago, porque cualquier cosa vuestra a mi me viene muy ancho. LICENÇAS: Lisboa, 16 Marzo 611: Bartholameu da Fonseca.= F.

Antonio de Saldanha, Lisboa, 17. Março 1611.= Ruy Pirez da Veyga y Bartholameu da Fonseca, Lisboa 18 Mayo 1611.= Machado, Francisco Pinto, y Barbosa: 10 Mayo 1611.= Svma do Privilegio (por 10 años).= [Licencia de] F. Anselmo da Concepçâo, Geral de S. Bento, S. Martinho de Tibaēs, 20 Ianeyro 611. En el ejemplar R-13209 de la Biblioteca Nacional de Madrid, hay en este sitio dos hojas impresas por una sola cara, de distinto papel, que contienen una Tassa dada en 28 de Enero de 1616, por Geronimo Núñez de Leon, a pedimento de Alexandro Quintilio, y la Aprovacion, Madrid 22 Setiembre de 1615, de Iuan Luis de la Çerda. En los demás ejemplares que hemos visto (R-4540; Monasterio de Guadalupe y Biblioteca del señor Ramírez Tomé) no se hallan estas hojas. TABLA de las cosas, qve en este libro se contienen.- Texto.

4.º 12 h. s. f. + 407. En la última página: Em Braga, Impresso em casa de Fructuoso Lourenço de Basto. Anno 1611. 12


El texto comprende lo siguiente: - VIDA DE SANTA INÉS, p. 1-170. - VARIAS OBRAS A LO DIVINO, p. 171 al fin.

* * * He aquí unas muestras de nuestro poeta: -Pág. 240. ROMANCE A LAS LÁGRIMAS DE SAN PEDRO

Llorando lágrimas tristes en el medio del silencio, hiriendo con mano osada aquel feruoroso pecho, dando al ayre mil suspiros sin reposo, y sin sosiego mirando a vezes la tierra, a vezes mirando el cielo. Combatido de mil ansias, pesaroso de su yerro, maldiziendo muchas vezes el elado, y torpe miedo. Vergonçoso de si mismo aquel uenerable viejo Vicario de Iesus Christo se lamentaua diziendo: Que es esto Pedro couarde? ques de el animoso esfuerço, con que prometes morir por no negar tu Maestro? Contra un esquadron armado mostraste fuertes azeros, y a la boz de vna muger pierdes los bríos tan presto? Disculpa tuuo Sanson preso por los Philisteos, disculpa tuuo Olofernes, quādo de Iudith fue muerto, Aunque eran tan valerosos, mugeres los destruyeron, cególos el aficion, 13


no ay, que marauillar dello. Pero tu vejez cançada no arde en semejantes fuegos, ni tienes esta disculpa en este caso tan feo. Antes ha sido al contrario, que el frío de acá del cuerpo te traspassó hasta el alma, y tiēblas como en inuierno. Quien aura que de mi crea dos contrarios tan opuestos, q̅ ardi en medio de la mar, y oy a la lumbre me yelo? Agora veo a mi costa q̅ ay mucho del dicho al hecho, que responden chicas obras a grandes ofrecimientos. Agora vengo a entender que, su fuy valiente, y fiero fué delante mi Maestre, porque del tomaua aliento, Agora ausente me espanta el mismo soplo del uiento, y a la boz de vna muger he negado el conocerlo. Quan mejor fuera morir con honroso sufrimiento, pagara luego el tributo, de que ninguno esta esento. Y no pusiera tal mancha en mi fe, amor; y zelo, que la gloria dura siempre, y es momētaneo el tormēto. Perdonad dulce Maestre este vergonçoso excesso, pues por mejor perdonar estays oyendo denuestos. De puro corrido no oso esta vida prometeros, que, como quebré palabra, desacreditado quedo, Conozco, que os ofendí, y a vos deuo el conocerlo, 14


q̅ el, q̅ os pierde, nūca os halla sino le vays al encuentro. Y en ver, que suspiro agora de mi mal, y del me duelo, entiendo, me perdonays, pues me alūbrays acá dētro. Quereys vos del pecador humilde conocimiento, no su muerte, antes moris, porq̅ biua, y gane el cielo. No dessea el nauegante cō tāta ansia el grato puerto, ni el trabajador la noche para descançar los miēbros, No el ambicioso las honras, oro, o plata, el auariento, no el sediento el agua fría, ni la salud el enfermo: No el caluroso la sombra, final [d’] año el jornalero, la cosecha el labrador, con q̅ biua el año entero. No dessea más la madre dar a su hija remedio, ni el preso su libertad, q̅ arrastra pesados hierros: No con mas solicitud el, que negocia su pleyto, dessea el fin del negocio, y que se ponga en efecto, De lo que vos desseays, que todos vayan al cielo, y vuestra muerte sagrada a todos haga prouecho. En mi teneys ocasion de executar el desseo: humilde os pido perdon perdonadme buen Maestro.

Fol. 311:

15


AL GLORIOSO DOCTOR ANGELICO S. THOMAS DE AQUINO. SONETO

Son las palabras vn retrato al biuo Delo, que passa en el entendimiento: Llamanle otros con justo fundamento Sobras del coraテァon blando, o esquiuo: Otros con no menor causa, o motiuo (Aunque otros llamaron puro viento) Interpretes del alma, y pensamiento, Que dicierne al humilde del altiuo. Pues, si por las palabras conocemos Al hombre, y no tenemos otro indicio, Que lo intimo a Dios es reseruado, Quando vuestros escritos, y obras vemos, Iuzgaros ha por Angel qualquier juyzio, Que como Angel hablays Doctor sagrado. Fol. 314: A SAN PABLO PRIMER HERMITAテ前 EN LOOR DE LA VIDA SOLITARIA. ROMANCE

Recostado en vn bordon que el flaco cuerpo sustenta teniendo entre el, y el pecho ambas manos sobrepuestas: Torcidos y descompuestos el cabello y barua luenga, blancos de color de nieue, insignia de su pureza: Cubiertos los lassos miembros de vna tunica xerga, los pies en el duro suelo, la cabeテァa descubierta: Arrugado el viejo rostro, cargada la frente, y cejas, las mexillas tan sumidas, que vna con otra se pegan La color participada de la muerte, que se acerca, que estos, y otros mensageros 16


la posada le aparejan: Con los ojos muy hundidos, y la vista muy atenta en vn apazible arroyo vn Ermitaño contempla. Y viendo la mansedumbre, con que al mar sus aguas lleua, sin que la furia del viento acá, y allá las rebuelua, Ayudando con los ojos a la corriente serena dize temblando la voz estas palabras discretas. Dichoso, y manso arroyuelo, que desde tu fuente amena hasta, que llegas al mar, no te turbas ni te inquietas, Lleuando en ti retratadas las verdes plātas, que riegas, que mal juzgaran los ojos, quales son las verdaderas, Alla dentro de tus aguas las auesicas, que buelan, parece, que estan tan biuas, como estan en tu ribera: Solo con tu compañía te adornas, y te contentas, porque a nadie falta mas, que a aquel, que mucho dessea: Siruiendo de claro espejo al, que se mira en tus venas, satisfazes al sediento, y al caluroso recreas: De la vida solitaria eres vn dechado, y muestra, venturoso el, que te ymita, y le es grata tu llaneza, Y como tu mansamente sin agrauio, y sin ofensa. passa la vida seguro teniendo el alma quieta; Que como en tus claras aguas qualquiera cosa se muestra, 17


todo lo vé claramente la pacifica consciencia; En ti se ven claramente, sol, y Luna, y las Estrellas, y en el alma del humilde muestra Dios más sus grādezas; Nūqua arrojas a tu orilla escorias, y cosas muertas, como el turbulento mar al tiempo que se inquieta. El ayrado es como el mar, quando en cólera se ciega, que echa de si mil secretos, de que despues se auerguēça; El humilde, y solitario no se enoja, ni se altera, porque no se enciēde el fuego quando falta la materia. Tiene el mar en si mil peces, que vnos de otros se sustentan, vnos se ofenden a otros, vnos hazen a otros guerra, Es figura del soberbuio en quien contino no cessa dentro da [sic] su pensamiento vna reñida contienda; No os perturba a vos aquesto, ni al humilde, que os semeja; en quiē solo vn pēsamiento ay, que es la vida eterna. Yo me tengo por dichoso de estar en vuestra presencia, que por vuestra compañia dexé mi patria; y mi tierra; Soy Pablo, pero me digo? como el nōbre se me acuerda si no ha auido voz humana, de quiē la oygan mis orejas? Si yo mismo no me nombro para formar de mi quex [sic] que por estar más a solas ni el mismo nōbre quisiera. Quiero callar manso arroyo, 18


que se me seca la lengua, y pagar con vuestras aguas a la sed la justa deuda. Esto dixo, y abaxado con vna concha pequeña sacó agua, y en bebiendo otra vez mira, y contempla. Pág. 51. 6 … A Sempronio dexamos ocupado En juntar sus riquezas con intento, De que el pecho de Inés fuesse inclinado, Y consienta en su amor, y casamiento, Y siéndole delante presentado Lo de mayor valor, y más momento Se fue con ello, y ante Inés empieça De mostrárselo todo pieça a pieça. 7 Alli muestra el vestido de oro, y seda Con el ancho franjon de fina plata, Y el molinillo de oro, que a la rueda Vnos laços con otros vrde, y ata, El boton de diamante, con que pueda Prender la ropa, y en que se remata, El arqueada manga del vestido De perlas, y de aljofar guarnecido.

8 El turbante, alçacuello, y arandela De ricas tembladeras bien poblada, Y la gallarda cota con cautela La larga falda atrás presa, y tomada, El jubon de luzida, y fina tela, La saya de oro, y plata recamada, El faldellin de grana, el verdugado, Hasta el botin gallardo plateado. 19


9 El labrado chapin, que fue inuentado Para suplir las faltas de Natura, O para hazer el passo reposado, Que augmenta a la muger la hermosura, Aunque esto para Inés era escusado, Porque a su proporcion, y compostura, Al cuerpo, y grauedad no falta nada, Que en todo era perfecta, y acabada. 10 El cugin de encarnado terciopelo Para por el Inuierno, y tiempo frío, El de damasco de color de cielo, Por ser mas fresco, para en el Estío: El estrado alteroso, que del suelo, Para mayor grandeza, y señorio, En las altas tarimas del tablado Esta por buen espacio leuantado. 11 La alhombra que varia en los colores Labro del chino la ingeniosa mano, Imitando alli el arte los primores De aquel sabio pintor, y soberano, Mostrando en ellas las alegres flores, Que nos muestra el jardin por el verano, Excediendo a las vezes, segun pienso, Lo que pinta el flamenco en tabla, o lienço. 12 La delicada estera, que parece Fino brocado quando al Sol se mira, Y qual oro burnido resplandece, Aunque a la sombra mas a blanco tira, Donde su resplandor algo pereçe, Y se descubre claro su mentira, Que, aunque la paja se parece al oro, 20


Ninguno haga della su thesoro. 13 La rica cama, el pauellon curioso, De euano negro el catre bien labrado, El cobertor de grana muy lustroso, El blanco trauessero debuxado Con la Indiana colcha, y el lanoso Colchon muy bien mollido, y estofado, Y porque al axuar no falte nada, Hasta la blanca sauana delgada. 14 Alli muestra el collar de pedreria, El esmaltado anillo, y la manilla, Los paños ricos de tapiceria, Que causa el verlos gusto, y marauilla, Ricas pieças labradas de tauxia, El aburneo bufete, el alta silla, Y las caxas de cedro bien labradas, Por mil partes de plata chapeadas. 15 El alto aguamanil de corbo pico Para echar agua en la espaciosa fuente, El plato grande, el mediano, y chico, Todo de plata, y oro refulgente: El mas seruicio de la casa, rico, Y para tal grandeza competente, Las donzellas, esclauas, y criados, Los coches, y cauallos bien ornados… Pág. 264. Idem ídem idem. A SAN LUCAS EUANGELISTA… QUINTILLAS

¶ Que cosa no acabareys, si vos vn toro humanays. Con las suertes, que hazeys? 21


Y, si la capa days, por los cuernos le teneys. Y no, porque el toro sea menos fuerte, porque es como el leon, que pelea, y en ligereza de pies como el aguila, que alea. Vn famoso salto days con compostura, y decoro, y tan alto os leuantays, que de los cuernos del toro en los de la Luna estays… etc… Pág. 33. (Retrato de Santa Inés): … Contempla el triste aquella blanca frente, y sobre ella vé rubios cabellos, como quando difunde el sol ardiente Entre la blanca nieue rayos bellos, Que parece mas blanca, y refulgente La blanca nieue, y mas dorados ellos; Assi el cabello, y frente parecía, Que el della, y ella del luz recebía, Mira dos esmeraldas esgastadas, Quando en los bellos ojos se detiene, Engastados en dos cejas doradas, Que solo engaste de oro les conuiene: Desciende a las mexillas encarnadas Y ve la grana, que de Tyro viene; De rica brosladura atrauessada, Que es la nariz bien hecha; y delicada. Vna granada abierta y colorada Es la chica abertura de la boca Sobre los blancos dientes assentada, Que no dan gracia y hermosura poca: La barba a lo demas proporcionada, En quien se viene a rematar la toca, Que a traber todo el rostro descubierto, Al momento el mancebo fuera muerto. 22


De quando en quando ve una blanca mano Que la Virgen descubre descuydada, Que parecia de marfil Indiano Sutilmente burnida, y torneada: Como quando la Luna en el verano De nublados espessos rodeada Tal vez nos muestra el rostro plateado, Y otras vezes se cubre del nublado. Assi la larga ropa que trahia, La honesta y ancha manga del vestido Era nublado, con que se escondía La mano, cuya luz el moço vido, Quedandose sin luz al medio dia Hasta ver, siotra vez el Sol salido, Pueda gozar de ver la blanca mano, Como a Sol d’aquel cielo soberano. Vé la delicadeza de cintura, Y quando mas estrecha, y delicada, Se le estrecha a Sempronio la ventura, Y el alma le rebienta de apretada, Como si el talle fuera prision dura, Assi le tiene el aficion atada, Que el alma se transforma, y es trocada En la cosa del hombre mas amada. Su talle, compostura, y su meneo, Su grauedad modesta, y apazible Era ayre, que soplaua su desseo, Y su pena hazía mas terrible: Mas no se tiene el moço por tan feo, Que juzgue, que gozarla es impossible, Prometese mil bienes sin recelo, Que es su competidor el mismo cielo… Pág. 45 (pintura del amor): … El fuego del amor en sangre nueua Es como fuego que arde en verde rama, Qvando por vna parte, y otra pueua A consumirla toda con su llama, 23


Quanto el auido fuego mas se ceuas Tanto la verde leña cruge, y brama, Y arroja mas espesso el ayre sumo Estre biuas centellas, negro humo… Pag. 261. Muestra de conceptismo: AL MISMO APOSTOL S. BARTHOLOME. SONETO

Embia mil regalos cada dia El Esposo a su muy querida Esposa, Y ella por otra parte no reposa Por embiarle cosas de valía; Por horas embiar se las querria, Que es muy agradecida, y amorosa, Ora manda el clauel, ora la rosa, Y de otras flores, que la tierra, cría. Y, porque supo estaua sobre mesa Y gusta de la fruta de acá bajo, Para mostrar su amor llano, y senzillo, Le embia vna hermosissima camuesa Y para ahorrarle de trabajo Mondada, y en la punta de vn cuchillo. Pág. 218. (Soneto a una cruz): Essa Cruz que en la muerte se remata, Os dize, y os enseña claramente, Que la Cruz del christiano, y penitente En la muerte descança, que no mata. El que en la vida de la muerte trata, Busca a su Cruz assiento competente, Que es (como dize el sabio sabiamente) En coluna de marmol pie de plata. Ni la muerte sin Cruz sirue de assiento, Ni la Cruz sin la muerte se te paga,

24


Luego bien dizen juntas desta suerte; Biue christiano con tu cruz contento, Y, para que ligera se te haga, Pon los ojos abaxo, y vé la muerte. Pág. 323. A Santa Ana: Ninguno os juzgue por liviana Ana En dar los bienes heredados dados Cubriendo al pobre los elados lados De blanco lino y de galana lana; Que por essa piedad humana mana, Os facilita Dios privados vados Y os dan por nieto los dorados ados A aquel, que el mal de la mançana sana. Tal orden Dios, que nos mantiene, tiene Que quiere, que el bien hecho al pobre obre, Ni da la lumbre al que calienta, lienta: Ciento por vno, qual conuiene uiene, Ni quiere, que el, que dió oro, cóbre cóbre, Porque el que dá, que se acrecienta siēta. Pág. 302. Al Beato Padre Ignacio de Loyola, deudo del Author por via de su madre Doña Inés de Loyola, fundador del Orden de la Compañia de Iesus. Quintillas. Hinojosa compone varias veces en esdrújulos, v. gr. Páginas 65-66. Confiesa que su fuente de inspiración ha sido San Ambrosio para el poemita de Santa Inés, (canto I, octavas, 31 y 41): … A San Ambrosio en todo yre siguiendo, Y la orden que lleua ire guardando, Que esta vida escriuió, y assi pretendo Yr mi historia con el authorizando, Que mas fe haze vn Santo a lo que entiendo, Que todo el mundo junto razonando, Y assi punto por punto dire todo Lo que dize este Santo, y por su modo…

25


Hallando en varios libros escondidos (prosigue santo Ambrosio…) (Canto último, octava 82.) Pág. 66. … Llaman al sabio, y al experto físico, Que entender pueda de aquel mal tan valido, Porque da muestras de que estaua tisico, Tener el pecho, y el más cuerpo calido: Tómale el pulso el médico scientífico, Contempla el rostro ya funesto, y pálido, Aquel mirar en hito melancólico, Aquel torcer de manos [tan] diabólico. Contempla los desmayos que le priuan A vezes del sentido totalmente, Pregunta a los parientes, que le digan, Si le han visto otra vez assi doliente; Pertúrbanse los padres, y fatigan Diziendo, que jamás tal accidente A Sempronio le han visto, que antes era Alegre, qual la alegre Primauera. El medico le da oro deshecho, Que beba como cosa muy prouada, Y manda, que le pongan sobre el pecho Vn pedaço de grana bien tapada, Que al derredor le cuelguen todo el lecho De la cortina verde, y encarnada, Y que toquen vihuelas, y instrumentos, Con que diuierta aquellos pensamientos. Busca en la mano yzquierda el proprio dedo, Que al coraçon responde, por ponerle (si el mancebo consiente estarse quedo, Y sugetarse a el, y obedecerle) El rico anillo del diamante ledo, Para ver, si assi puede guarecerle De la tristeza intima, y tan graue, Y abra aquesto secreto con tal llaue.

26


Dale la piedra de Bazar deshecha En agua de azahar de la redoma, Rayz de escorçonera, que aprouecha, Y alegra el coraçon, para que coma; Todo lo auienta el moço, y lo deshecha, Y assi ninguna medicina toma, Y viendo, que al remedio da del todo, Le juzgauan por muerto ya del todo… Pág. 202. A Christo enclauado en la Cruz, Romance en que se le llama arte de gramática, y se vá gramaticando. ROMANCE

Vino Christo a renouar los estudios de la tierra, para obligar a los hombres, a que trabajen, y aprendan, Enseña nueua doctrina, y ha cōpuesta vn arte nueua, y en la cathedra a do está, oy la muestra al mūdo abierta: Es Gramática celeste La desta arte, y no concierta con las artes, que en el mundo, están hasta agora impressas, Está apuntada en mil partes, para que mejor se vea en ella lo principal, y lo que mas aprouecha. El capítulo primero, por donde el arte se empieça, que esta, qual veys, apuntado, es de Christo la cabeça. Sus dos pies, y sus dos manos, y su cuerpo todo es letras escritas por el Amor en el papel de paciencia, Tiene el título primero nominatiuos, que enseñan los hombres a declinar de su altiuez, y soberuia. Que el genitiuo del Padre, con ser Dios no se desprecia, 27


de decendir de lo alto a nuestra mortal baxeza. En el Datiuo vereys, que tanto dá, que se queda oy desnudo en vna Cruz sin la sangre de sus venas. No sirue el Acusatiuo ni se nōbra en esta escuela, y de rogar por los hombres el Vocatiuo no cessa. El Ablatiuo es el Aguas, que del mundo el mal destierra, a quien el grande Baptista cō su propio dedo muestra. Y como en nominativos como las demás comença, el orden de arte prosigue sus capítulos, y reglas. Siguense Conjugaciones, que dizen la diferencia, que ay del Amo, al verbo, Odisti, que es verbo, que Dios reprueua, Alli la primer persona, y la segunda, y tercera son de vna misma ygualdad, de vn tiempo, y naturaleza. El tiempo, que era imperfecto, oy en perfecto se trueca, y el Optatiuo del mundo es perfecto, que recrea. Tambien el Infinitiuo con lo finito se mezcla, y el verbo hecho passiuo haze la oracion mas buena. En el Genero se ve vn feminino, que engendra sin padecer corrupción, cosa al mundo harto nueua. Tambien el genero tiene vna regla verdadera, que ay nombre comun de dos, esta a Christo se endereca: porque en el nōbre de Christo 28


quiere la fé, que se entienda Dios, y hombre, y que los dos en este nombre conuengan. pretéritos de dolor con los futuros de enmienda pretende Dios, que sepamos en la punta de la lengua, En la sintexis se dize que caso le pertenezca al Verbo Eterno, y actiuo, passiuo por mis ofensas. El caso, que le conuiene no es caso, mas prouidencia, con que el Padre determina, que ē la Cruz por todos muera. Tal caso le dio Cayphas, quando dixo por su lengua, conuiene que muera vno, porque el pueblo no perezca. La sylaba nos declara quan breue la vida sea y sus gustos, mas la muerte quan largo el assiento tenga. Es breue, y compendiosa mucho mas, que el arte vieja, que en dos reglas generales todas las demas se encierran. Con que sepays Amo, amas, el Maestro se contenta, que vos sabreys lo demás, si este verbo se os recuerda. El arte está declarada, estudiad, porque es verguença que esté rota, y sobajada sin aprouecharos della. Para que podays passar a las mayores escuelas, que son escuelas de arriba del derecho, y otras sciēcias, por aquesta arte diuina hareys examen, y prueua, y, si della sabeys poco, sereys reprouado della. 29


Ved pues, si os importa, o nó saberla con diligencia, pues el examen se funda en sus títulos, y reglas. Y vos diuino Maestre, que enseñays las almas ciegas, alumbrad mi entendimiento, que con tanta luz se ciega. Fol. 309. AL GLORIOSO S. DOMINGO PADRE DE LOS PREDICADORES CON EL HACHA DE CERA COMO COMUNMENTE LO PINTAN. ROMANCE

Son las almas de los justos vasos, que guardan, y cercan panales, que en ellos labran las virtudes como abejas, Donde rige a los demás la virtud de la prudencia, que entre las otras virtudes tiene oficio de maestra. En el espacioso bosque de las escrituras buelan con diligente cuydado paciendo las flores tiernas; Destas flores sacan mill, con que después se alimentan assi mismas, y a los hombres, a quien tambien aprouechā. El apazible suçurro, que blandamente resuena es, quando el alma razona con su Dios en su cōsciēcia. Fabrican para la miel de mas solida materia, que es la cera en el panal, dos mil casillas diuersas, A la cera corresponde la firme fé, que sustenta en artículos diuersos todas nuestras obras buenas. 30


Y como la cera sirue tambien para las candelas, assi la fe nos alumbra en medio de las tinieblas. Si queremos ver aquesto mejor, y con mas clareza, lleguemonos a Domingo, que al biuo lo representa; Con la miel de su doctrina, y de su vida perfecta no solo sustenta a si, mas muchos en su obediēcia. Y para mas declarar, que es panal, pinta la Iglesia al milagroso Domingo con vna hacha de cera. Pág. 310. A NUESTRO GLORIOSO PADRE S. MAURO, QUANDO ANDUUO SOBRE LA AGUA,Y SACÓ A SAN PLACIDO, DISCIPULO TAMBIEN DEL P. S. BENITO. SONETO

Puesto que sean licitas riquezas, Son en efecto carga tan pesada, Que en el mar deste mundo nadie nada Mejor, que el, que las dexa por vilezas, Licitas eran las Egypcias presas, De que la gente Hebrea yua cargada, Y con todo abre Dios la mar salada, Y aquellas aguas roxas, y ondas gruesas. A Pedro, que dexó, quanto tenia, Sobre las aguas trahe ligeramente, Y a vos insigne Mauro haze otro tanto: Sobre las aguas vays, como el hazia, Sin que os apezgue en algo la corriente, Porque en todo ymiteys a Pedro santo. Pág. 313.

31


AL MISMO S. ANTONIO PORTUGUES CON EL NIÑO IESUS EN LOS BRAÇOS. SONETO

Aquel fuerte Christoual conocido Por grande en el valor, y la estatura, De grandes fuerças, de mayor ventura, Pues mereció de Dios ser escogido, Con vn grueso bordon, y bien fornido De roble duro, o de enzina dura, Con vna fatigada catadura, Leuantada gran parte del vestido, Sobre el hombro a Iesus niño sostiene, Que en todo el grande peso lo demanda De vn Dios, aunque pequeño, y encogido. Mas tal fuerça, y valor Antonio tiene, Que en las manos le trahe, y con el anda, Que es Santo, y Lusitano esclarecido. Fr. Alvaro de Hinojosa componía en lengua portuguesa con gran soltura. En las páginas 312-313 inserta unas quintillas a San Antonio de Pádua, en portugués, que no reproducimos por no hacer interminable este ya largo artículo. * * *

RELACION / DE LA REAL / TRAGICOMEDIA / CON QVE LOS PADRES DE / LA COMPAÑÍA DE IESUS / EN SU COLEGIO DE S. ANTON DE LISBOA RECIBIE / RON A LA MAGESTAD CATOLICA DE FELIPE II. / DE PORTUGAL, Y DE SU ENTRADA EN ESTE / REINO, CŌ LO QUE SE HIZO EN LAS / VILLAS, Y CIUDADES EN / QUE ENTRÓ. / RECOGIDO TODO VERDADERAMENTE, Y DEDICADO AL EXCE- / LENTISSIMO SEÑOR DON THEODOSIO SEGUNDO / DUQUE DE BRAGANÇA, &C. / POR IUAN SARDINA MIMOSO SACERDOTE / NATURAL DE SETUBAL. / AÑO [E. de A. R.] 620 / CON PRIVILEGIO / IMPRESSO EN LISBOA POR IORGE RODRIGUEZ.

8.º (8) † fol. Biblioteca Nacional de Madrid, ejemplar incompleto por el fin, signatura R-7365.

32


Contiene este volumen las siguientes composiciones de Fray Alvaro de Hinojosa y Carvajal: Fol. [3] vto. AL PADRE ANTONIO DE SOSA AUTOR DE LA REAL TRAGICOMEDIA, DEL PADRE FRAY ALUARO DE HINOJOSA CARUAJAL MONGE DE S. BENITO. SONETO

Contais con alto estilo sabio Sosa Hazañas de la gente Portuguesa, Y teneis tanta parte en esta empressa, Que es vuestra la mitad: La mas costosa. Que como la conquista milagrosa Es de cuerpos y almas, con pureza, Entre las fieras armas y braueza, La Religion se muestra mas hermosa. Para rendir los cuerpos bellicosos Fue el noble Gama, Capitan y guia, Con Compañía, Espada y Arcabuz. Las Almas vencen vuestros Religiosos (Que es mucho mas) con otra Compañia Tal que por Capitan lleua a Iesus. Fol. [4] recto. AL MISMO AUTOR. COPLAS DEL MISMO.

La deuocion y el amor De vn Antonio Portugues Al Rei nos truxo, y a sus tres Prendas de summo valor. Sacó el Santo vna inuenciō Que si a ver a Antonio viene Otro Antonio le entretiene En casa de San Anton. En nuestro insigne Monarca (A quiē se rinde obediente Desde el Ocaso al Oriente Y otro Mūdo nueuo abarca) Tā grā Christiano y tan pio 33


Que vn Sāto y vn religioso Bastan a darle mas gozo Que todo su Señorío. El vn Antonio en Lisboa Le mete con mano diestra El otro Antonio le muestra Dentro en S. Anton a Goa. El vn Antonio del Cielo Le mira por sus estados El otro representados Se los offrece en el suelo. Vno y otro beneficio El gran Philipo agradece, Antonio fauor le offrece Y el otro Antonio seruicio. El Santo su autoridad Promete quando le importe Y con que alegre a su Corte Antonio su habilidad. Aquella lengua diuina De Antonio que predicó En Lacio, Antonio imito Tambien en lengua Latina. Con tanta facilidad Como si ella no fuera Lengua, como es estrangera Sino de aquesta Ciudad. Venid mil vezes Señor A Portugal, no dudeys Que en dos Antonio teneis La santidad y el primor. Y vos de quien oy se ayuda El Santo en esta ocasion, Antonio, que tal patron Os haga vn santo, no ay duda.

_________

34


35


ALVARO DE HINOJOSA