Issuu on Google+

REVISTA DEL CENTRO DE

ESTUDIOS EXTREMEÑOS

Tomo XV – Nº 3

1941 (SEPTIEMBRE – DICIEMBRE) 1


2


MERCURIO EN BADAJOZ No hace mucho, con motivo de hacerse obras en la Plaza de la Soledad, circuló el rumor de que se habían encontrado en diversos sitios pequeños depósitos, en forma de bolsas, de mercurio. No hemos visto ninguno de estos hallazgos, ni los repertorios clásicos (Larruga, Maffei, Calderón, etc.) señalan esta localización. Pero dos escritores antiguos nos han conservado noticia de que no era nuevo en Badajoz el hallazgo de azogue. Uno es don Juan de Solórzano Pereira en su Política indiana (Libro VI, cap. 2.º, en la reimp. de 1830 t. IV, pág. 312), se expresa así: “yo puedo testificar y testifico que en el año 1638, en la Ciudad de Badajoz, cavando un clérigo un corral suyo para hacer en él un pozo o cisterna, a poca profundidad reconoció que entre las gredas y arenas que iba sacando se hallaban mezclados muchos granos de azogue virgen, de que admirado y prometiéndose della una grande riqueza, dio aviso al Corregidor, y éste, juntando los mas granos que pudo al Rey nuestro señor, el qual lo remitio a su Real Junta de minas, donde Yo a la sazón le servía y por orden suya fui embiado a reconocerlo y llevando conmigo personas entendidas en estas materias y habiendo hecho venir otras de las minas de Almaden, por mas diligencias que hice profundizando aquel pozo y atravesándole con diferentes cavas por varias partes hasta dar en el agua, no pude hallar rastro alguno de piedra, ni metal fixo de que pudiesen haver procedido aquellos granos o tomasse esperanza de su duración y provecho. Y así, porque el gasto era y había de ser siempre mayor que la saca, lo dexé y me volví, reconociendo que aquel no era mineral, sino un criadero de dichos granos, que la naturaleza pródiga y luxuriosamente engendraba allí por la grosedad de la tierra”. El otro escritor es un fraile anónimo autor de una Historia de Badajoz y su comarca, mss. inédito de 1729, Lib. I, cap. X, folios 35-36, en los cuales se expresa así: “Concluio este capítulo con el Azogue, de que han hallado bastantes minas del avriendo posos, en la casa de unos parientes mios en la calle de Fernando Becerra, que va de Santa Lucia a San Juan, avriendo un poso al comensar a hallar el agua, que es salobre, se descubrio un mineral abundante de açogue y la Justicia mando que no se profundizara mas, y en otras partes de la Ciudad ai otros muchos, que no señalo porque la codicia en algún tiempo no de principio a arruinar casas de pobres”. 3


La coincidencia en señalar el emplazamiento del azogue en la misma zona, tanto en 1729 como en nuestros días, acaso sea un dato para pensar que no todo es fantasía en este asunto. De todas maneras, los geólogos investigadores dirán la última palabra.- C. Ron de la Bastida.

4


MERCURIO EN BADAJOZ