Issuu on Google+

Cádiz está situada en una estrecha península de la costa atlántica. Es la ciudad habitada más antigua de Europa. Actualmente tiene unos 156.000 habitantes, ocupando el sexto lugar entre las capitales andaluzas según su población. Su puerto marítimo es uno de los más importantes de España.

Historia

La ciudad se fundó en la Edad Antigua hacia el año 1.100 antes de Jesucristo, con el nombre de Gádir. Posteriormente la ocuparon los cartagineses y los romanos, en el año 206 a. de C., quienes la llamaron Gades y la convirtieron en una de sus grandes ciudades. Durante la Edad Media no tuvo apenas importancia, pero resurgió con el descubrimiento de América, ya que disputaba con Sevilla para obtener la mayor parte del comercio americano. Al final del siglo XVI fue saqueada por los ingleses. En el siglo XIX, las ideas de los políticos liberales hicieron de Cádiz su sede. En esta ciudad se constituyeron las Cortes y redactaron la primera Constitución española, en el año 1.812.

Lo más interesante


Es una ciudad portuaria, marinera y comercial pero, sobre todo, alegre y viva.

Sus peculiares calles y jardines nos agradan y nos fascinan. El océano rodea la pequeña península en donde se enclava la ciudad, casi como si fuera una isla.

Paseando por sus calles estrechas y apretadas podemos visitar la Catedral que es muy diferente a la gran mayoría de las catedrales españolas. Cruzaremos por plazas, como las de San Juan de Dios, Mina, Constitución, España, Mentidero,... construidas con estilos diferentes entre sí. Merecen una visita las iglesias, como las de Oratorio de San Felipe Neri, San Antonio, El Rosario, Santo Domingo, San Francisco, Santa Catalina, El Carmen..., y sus edificios más significativos, como la Diputación, que es un palacio de grandes proporciones, la antigua Cárcel Real y la Torre Tavira. También sus museos son dignos de ver: el Histórico Municipal, el del Mar, el Arqueológico y de Bellas Artes. En febrero la población gaditana celebra el Carnaval en el Gran Teatro Falla. Y en primavera resulta fascinante contemplar las procesiones de Semana Santa en sus estrechas calles. Durante el verano disfrutaremos de sus playas que rodean la ciudad.


Cadiz, tacita de plata.