Issuu on Google+

Dibujo,volumen y Color

Tania Abril Cuesta


El dibujo El dibujo es la base para toda la plástica, tanto para la pintura como para la escultura. En la sesión del 8 de noviembre, dedicamos las dos horas a desinhibirnos con el dibujo. Además de una clase muy instructiva fue como una terapia en la que yo y muchas de mis compañeras nos enfrentamos al miedo e inseguridad de dibujar. Es cierto que desde pequeña (10 años o así) ya tenía claro que no sabía dibujar. Quizá, como apuntó Ángel, en algún momento alguien me corrigió, me regañó o me mostró unos ideales de dibujo que yo no alcancé, o quizá mi criterio me infravaloró. Lo cierto es que dibujar, fue perdiendo su atractivo para mí. Y enfrentarme a un folio en blanco para hacer un dibujo es una batalla que no suele terminar con grandes resultados. El caso es que en esta sesión de arte, Ángel nos colocó las alas y nos empujó al precipicio del dibujo, y sin darnos cuenta...Supimos volar.

La primera práctica consistió en dibujar con los ojos cerrados un cuerpo masculino desnudo. Fue una experiencia divertida que arrancó carcajadas según íbamos realizando el dibujo. Esta fue muy creación.(1)

Acto seguido, y ya con los ojos abiertos, tuvimos que dibujar un paisaje que Ángel nos fue describiendo, y nosotros fuimos dibujando primero en nuestra cabeza, para más tarde plasmarlo en el folio. (2)


La tercera experiencia fue un poco más complicada, había que dibujar nuestra propia mano, sin calcarla, dándole sombras y perspectiva. (3). El cuarto dibujo consistió en pintar un árbol con sombras. Es decir, con nuestros dedos tiznados de la tinta del lápiz, tras frotarlo con el folio, hicimos este dibujo. (4)Y por último, en fila de cinco fuimos dibujando lo que nuestros ojos veían en el papel de nuestra compañera de la derecha a través de un espejo.(5) Esta última actividad fue muy divertida y muy original.

Además, la música seleccionada por el profesor nos acompañó en esta actividad, dando fuerza, tranquilidad, y ritmo a cada uno de los dibujos que fuimos realizando. Para finalizar esta sesión, escuchamos una pieza musical 'En un mercado Persa Ketelbey' mientras el profesor nos contó un cuento sobre una princesa que lo tenía todo... el final, era realizar un dibujo (en casa) sobre lo que cada uno pensaba cuál podría ser el deseo de una princesa que tiene todo, por lo menos material.

En la sesión siguiente comentamos los dibujos y vimos los RIP. 15 de noviembre


El dibujo infantil. En la clase del 15 de noviembre vimos las etapas evolutivas y los principios generales del dibujo infantil, así como los autores (Lowenfeld o Luquet) que han trabajado sobre esto fue a rasgos generales lo que estuvimos viendo en esta sesión. Un tema que personalmente me parece muy interesante, ya que a través del dibujo podemos conocer muchos aspectos de los menores que tenemos a nuestro cargo. El dibujo infantil es un modo de psicoanalizar al niño/a, un medio por el que descubrir qué siente, qué ve y cómo lo representa. Aunque esta clase fue muy teórica, me sirvió para conocer algunos aspectos claves a la hora de observar un dibujo infantil.


El volumen Dos han sido las actividades que hemos realizado en clase relacionadas con el volumen. La primera de ellas (2 de noviembre), fue el moldeado con papel de aluminio. Una experiencia platino. En esta sesión el papel de aluminio o papel albal abandonó su registro habitual en la cocina para convertirse en la herramienta de trabajo de nuestra primer trabajo artístico en grupo dentro del aula (o mejor aún, en los pasillos de la facultad, que se convirtieron en una sala de exposiciones espontánea y contemporánea, donde hoy lucen nuestras esculturas). Después de dos clases introductorias, una breve explicación del profesor Ángel García, de cómo debíamos modelar nuestro proyecto y tras anotar todas las indicaciones (mejor el lado menos brillante del papel, unir varias capas y hacer una más grande, que nos sirva de lienzo perfecto para dar forma a nuestra figura, primero el cuerpo, luego la cabeza, cuanto mayor sea la parte de apoyo más fácil resultará mantener en pie a nuestra figura...) nos pusimos manos a la obra. Primero, elegir a la modelo (Fátima Molinero), después idear la postura (tumbada boca abajo, con los pies cruzados, con un brazo sujetando la cabeza y el otro sobre el otro antebrazo).

Comenzamos a fabricar nuestra sábana de papel albal, cuatro o cinco tiras de aluminio que unimos con fixo. Una vez preparada la modelo (que aguantó el tipo), iniciamos nuestra labor de modelar su figura... comenzamos por los pies, las piernas y poco a poco fuimos trabajando las líneas de la compañera con nuestras manos y con mucho cuidado.


Aparecieron los primeros problemas cuando se rompía un trozo después de haberlo manoseado demasiado, ¿solución? Una capa de papel y un poco de fixo... Otra pequeña incidencia: Sacar a la modelo de su molde. Con ayuda de Ángel, todo fue más fácil, un corte por aquí, y ¡listo! y cogimos nuestra escultura en volandas para subirla al poyete de la sala de exposiciones de la primera planta de la Facultad.


El siguiente paso fue moldear la cabeza, sin dejar sin respiración a la modelo, claro. ¿Cómo? Un par de orificios en la nariz y un repaso a sus rasgos faciales, fueron suficientes. Después, con paciencia y mucho cuidado, unimos esta parte al resto del cuerpo. Y definitivamente conseguimos nuestra figura. Esta primera experiencia ha sido muy curiosa. Primero. Personalmente, me ha servido para conocer un material limitado a su uso (en la cocina) (desde mi experiencia) y al alcance de casi todos los bolsillos como el aluminio, que ha dejado patente que tiene unas propiedades que lo hacen una herramienta fácil de trabajar y gratificante en los resultados.Segundo.El trabajo en equipo, (Mi equipo: Paula Alarcón, Rocio Bazán, Fatima Molinero, Fátima Mansilla y Maria Soriano), fue otro gran atractivo de esta actividad, ya que cada una aportamos nuestra perspectiva y nuestro trabajo, en un ambiente cordial y de entendimiento, que dio su fruto. Y tercero. Fue una actividad divertida con la que disfrutamos CREANDO.


El experimento con escayola (23 de noviembre) Cargados de material de trabajo (arcilla, yeso, bolsas de basura...) nos colamos en el aula de plástica, donde aún estaban terminando de recoger los compañeros de otro curso. Una media de tres parejas por mesa y dos horas por delante para realizar una escultura por pareja (que es a lo que dio tiempo).

El material

Elena Villafranca fue mi compañera en esta actividad y la artista de este trabajo. Durante los primeros minutos decidimos la postura de las manos, que fuese algo distinta a la de la jornada explicativa. Y comenzamos... Primero, elegir la postura de las manos. Segundo, aplicar arcilla sobre los bordes, para más tarde ir cubriendo las manos completamente de arcilla, a la vez que se presiona sobre ellas para así remarcar y conseguir un molde, lo más similar a la realidad posible. Cuando se haya conseguido un volumen suficiente será el momento de desmoldar.


Tercero, el desmolde. Con mucho cuidado y con ayuda de テ]gel, conseguimos sacar las manos del molde. El que apuntalamos con pelotas de arcilla para que al rellenarlo no se derramarテ。 la escayola.

Las bolillas preparadas.

Cuarto. Preparamos la escayola. En el recipiente que habテュamos llevado le pusimos medio litro de agua y el kilo de escayola. Cuando la mezcla quedo trabada, la vertimos sobre el molde. (En nuestra experiencia, se derramテウ por alguna fisura, problema que solventamos). Esperamos 25 minutos aproximadamente, para sacar la pieza de escayola y retirar la arcilla.

El desmolde


Quinto. Por último, este fue el resultado.

Cuando sacamos las “manos” del molde apreciamos el calor que desprendía la escayola, porque como aprendí en esta sesión cuando este material se fragua, se calienta y se enfría después. Al terminar la sesión limpiamos el aula y recogimos todos los materiales. Y Ángel nos indicó que aquellos trozos de arcilla pura (que no llevara pegada escayola) se podía reciclar. Otro apunte sobre este material.


En definitiva, esta actividad es sencilla y genera un divertido espacio de interacción entre los compañeros, de hecho, en el desmolde unos nos ayudaron a otros. El resultado fueron piezas auténticas y algunas se rompieron en alguna parte del proceso. Como anécdota, una compañera cedió su cara para hacer este trabajo. Una prueba de que casi todo puede ser materia escultórica.


El color Qué aburrida sería una vida en blanco y negro. El color nos transmite sensaciones, nos aporta o quita vitalidad, energía, sentimientos... Esta sesión (22 de noviembre) estuvo marcada por los problemas que últimamente caracterizan a este centro donde desarrollamos nuestros estudios, que aunque está recién estrenado, parece que le faltan muchos detalles pequeños pero muy importantes, los cañones (antiguos) no funcionan, las aulas son tan claras que proyectar algo sobre las paredes es un tarea imposible. Así que, después de haber perdido buena parte de la clase intentando solucionar el problema, el profesor se aventuró a introducirnos en el mundo del color, sin color. ¿Qué es el color? Un par de conceptos básicos (cian, magenta y amarillo) y un poco de teoría. La tarea resultaba más complicada de lo que en principio parecía. Nos volvimos a cambiar de aula. Y por fin. ¡el proyector funcionó! Pudimos ver las diapositivas que el profesor tenía preparadas para esta sesión. Colores primarios, secundarios, terciarios, complementarios...Tinte, tono, matiz, intensidad... Colores cálidos y fríos.. La simbología y el uso del color. Un consejo, “es bueno que en vuestra aula tengáis un Pantone”, comentó Ángel. El color es algo que se ve que se siente, que está presente en nuestro día a día, el simple hecho de elegir la ropa que hoy nos queremos poner está vinculado a nuestro estado de ánimo. Analizamos cómo está presente el color en nuestro día a día a través de una foto tomada sobre la marcha de nuestra clase. Para cerrar la sesión, estuvimos poniendo a prueba los conocimientos aprendidos la semana anterior sobre el dibujo infantil. Ángel proyectó una serie de dibujos de niños de Infantil y Primaria. Una actividad muy interesante, ya que pudimos poner en practica la teoría, y vimos todo lo que puede encerrar un dibujo (niños maltratados, abusos, miedos...)


HOJAS DE ARTE


Land Art en el Paseo de los Tristes La naturaleza nos ofrece un amplio abanico de posibilidades para jugar y aprender con ella. Buena prueba de ello fue la sesión de color a la que acudimos en el Paseo de los Tristes (29 de noviembre). Tanto el otoño como la primavera son estaciones llenas de distintas tonalidades, y qué mejor modo que conocer su colorido que disfrutando y trabajando con él. Y eso es de lo que se trató la mañana del jueves. Una mañana fría, que se camufló gracias al gran atractivo de la actividad. Los que asistimos a esta experiencia nos dividimos en cuatro grupos y siguiendo instrucciones de Ángel, recogimos hojas de todos los colores que encontramos a nuestro paso. Grandes, pequeñas, amarillas, marrones, rojas, negras... incluso algunas verdes. Al principio un poco a ciegas, sin discriminar.

Entonces, Ángel nos fue diciendo por grupos lo que podíamos hacer con esas hojas. Y nos sugirió lo que más tarde fue nuestro trabajo, con el que disfrutamos y nos divertimos, creando nuestra pieza en un paraje sin igual. Y de este modo, decoramos la naturaleza con naturaleza. Nuestro grupo, decidió hacer un camino como éste con la degradación de colores... Verde, amarillo, marrón, rojo, negro...


Con lo cual nos pusimos manos a la obra. Buscamos el espacio en el que iniciar nuestro camino de color y como el inicio era verde, escogimos una piedra con musgo.

Conforme el camino iba tomando forma fue necesario buscar más hojas. Y este fue el resultado final. Esta actividad me ha parecido muy educativa, artística y divertida. De ella he aprendido que el arte una vez más, es efímero. Es un trabajo ecológico y económico cien por cien, que enseña a los menores a recoger, ordenar y cuidar de la naturaleza. Además es una forma de mirar con otros y descubrir grandes maravillas.


Colores cubistas sobre el bloc En esta sesión (13 de diciembre continuamos trabajando el color, esta vez con témperas y sobre un bloc de dibujo. Esta tarea consistió en buscar un cuadro de un artista cubista, que en mi caso fue el suizo Paul Klee, y realizar una replica de su obra. Sentado en grupo, al final de la clase elegiríamos la obra que más nos gustase para al día siguiente realizarla en papel celofán sobre alguna de las muchas ventanas de la facultad. Esta fue la obra que yo escogí, porque me pareció un cuadro sencillo a la vez que muy atractivo, en el que se conjugan los colores, sin mezclarse en forma de cuadrados. Además creo que este cuadro podría copiarlo un alumno de Infantil y obtener sorprendentes resultados. En este cuadro se refleja el uso que Klee hizo de los colores primarios como el rojo, amarillo y azul. .

Mi obra:


El trabajo en clase y en grupo:


Al final de la clase, en grupo elegimos la obra que al día siguiente llevaríamos como mural en la ventana. La obra elegida fue la de nuestra compañera Beatriz Lillo.

Paul Klee y el Color Mi curiosidad me llevó a buscar información de este autor, del que me gustaron bastantes cuadros. Y descubrí que Paul Klee realizaba un arte abstracto, con formas geométricas y colores sin relación la realidad exterior. Paul Klee usó el color de maneras diversas, llegó a manipular el color con una enorme precisión. Por lo que resulta curioso que al inicio de su carrera como artista, Klee pintó mucho e hizo un uso más bien discreto del color. "Hasta el momento en el que descubrió el color, Paul Klee se inclinaba más bien por el estudio de las tonalidades, especialmente de la gama de los rojos, cafés y verdes suaves", según el historiador de arte Michael Baumgartner. En 1914 realizó un viaje a Túnez que le permitió descubrir la intensidad emocional de los colores. Esta experiencia directa de la sensualidad de la luz y del Sur fue decisiva en su obra. "El color me posee, no tengo necesidad de perseguirlo, sé que me posee para siempre... el color y yo somos una sola cosa. Yo soy pintor."

El trabajo en clase fue relajado y personalmente me gustó mucho esta actividad porque hacía años que no dibujaba con témperas y me sentí bien. Esta actividad puede ser una muy buena propuesta para trabajar en el aula de Educación Infantil, primero porque nos servirá para conocer artistas y sus obras. Y segundo, porque es un modo de trabajar el color muy divertido y creativo.


Cuadros de luz

La última actividad realizada con el color consistió en realizar ahora en grupo la obra seleccionada el día anterior sobre una de las ventanas de la facultad. Nuestros materiales para actividad fueron el papel celofán verde, rojo y amarillo, fixo y el boceto de la compañera. Aquí están los resultados de nuestro trabajo en grupo.

Primero dibujamos el corazón que era la parte central de nuestra obra.


Y este fue el resultado final.


Por último y para despedir este año, durante las últimas sesiones pudimos ver obras de arte por la facultad que me gustaría reflejar en este libro.



Dibujo, volumen y color