Page 9

Ctos. anden 8.qxd

03/07/2012

21:22

PÆgina 9

andéndos

Cocodrilos a la espera Emilia Lanzas

SENTADO ante la ventana de su habitación, Anselmo espera la inminente llegada de los cocodrilos. Salieron el lunes, el martes, el miércoles y, hoy jueves, Anselmo sabe con certeza que también vendrán. Pero no antes de que la avenida esté desierta, únicamente iluminada por la luz adocenada de las farolas. Siempre en grupo parecen seguir a uno de ellos, un cocodrilo oscuro de unos tres metros con grandes hileras de placas óseas. Antes de que comience a amanecer, desaparecen. Anselmo se mantiene escondido, atisbando entre las cortinas como un hurón de hojalata, en penumbra, con la escopeta cargada reposando sobre sus piernas. A veces le atenaza un cosquilleo rasposo, una pesadez dulzona, de abandono, como a un niño que le han quitado el balón y nadie está dispuesto a defenderle. Observa la noche apenas rota por la luna y nota cómo su espalda se vuelve corteza. Hoy, por primera vez desde la jubilación, el tiempo se le ha caído encima. No comprende la torpeza de los operarios en colocar la puerta nueva, por mucho que le pareciera toda una obra de arte con multicerrojo geométrico de cuatro direcciones, protector de aleación y cilindros de acero. Por eso era inevitable la prisa y había abierto el armario de fresno con cierta brusquedad para sacar su escopeta de cañón estriado. Una buena escopeta, con la precisión de un rifle. Ya lo había probado en la tapia del cementerio contra unas latas de cerveza y algunas palomas despistadas que habían caído con rotundidad de goterón. Las letras Holland Holland impresas en dorado. Sir Samuel Baker asegura que es la más precisa a una distancia de cien metros, le había dicho su padre al regalársela. Oliendo el aire como un letargo, Anselmo piensa en los demonios y en la medianoche. Aquellos cocodrilos que a veces corren erectos sobre sus dos extremidades posteriores. Aquellas fieras de ojos como periscopios, negros y vacíos, que invaden la larga avenida. Con sus mandíbulas estrechas.

09

Cuentos para el andén nº8  

Buenas noticias: este verano Cuentos para el andén baja hasta los pasillos del metro de Madrid para quedarse: ahora podrás encontrar la revi...

Cuentos para el andén nº8  

Buenas noticias: este verano Cuentos para el andén baja hasta los pasillos del metro de Madrid para quedarse: ahora podrás encontrar la revi...

Advertisement