Page 7

andéndos

Mujer enjambre Patricia Figuero

CADA invierno, los días en que nieva, la misma mujer se arranca trozos de sí con idéntico gesto vacilante y esperanzado; pedazos de carne suya que arroja, sin más, por la ventana. Después, la misma mujer espera, inmóvil, mientras sus ojos en fuga observan la nieve sobre las remotas montañas y su carne extirpada, que ya no le pertenece, se congela lentamente junto a los arbustos. No pasa mucho tiempo hasta que llegan. De uno en uno, a lo lejos, la mujer los ve aparecer. Deambulan entre la nieve con ojos sombríos; pequeños pájaros con las plumas pegadas al pecho que cargan minúsculas ramas entre sus picos de aguja. De uno en uno llegan y de uno en uno la anidan; cuidadosamente, en los huecos que ella ha abierto en su cuerpo, colocan las ramas y allí la habitan, al calor de su sangre. Y así cada invierno: la misma zumosa nieve sobre las montañas, la misma mujer enjambre, idéntico brillo en los ojos.

7

Cuentos para el andén nº21  

En Cuentos para el andén, estamos pegando saltos de alegría porque cumplimos dos años como dos soles. Cuanta más gente lo celebre con nosotr...

Cuentos para el andén nº21  

En Cuentos para el andén, estamos pegando saltos de alegría porque cumplimos dos años como dos soles. Cuanta más gente lo celebre con nosotr...

Advertisement