Page 23

entrecocheyandén

Destierro Laura García Alumna de Escuela de Escritores

ME hago el café de madrugada. Esta noche ni siquiera he intentado dormir. Hasta que no venga Sara, esperaré en la cocina a oscuras mirando la televisión apagada. Esta situación me asusta pero es una costumbre que tengo desde que se hizo adolescente y faltó su madre. Antes, era ella la que se mantenía alerta con la niña pero hace años de aquello; ya no lo recuerdo bien. Me pica el muñón de la pierna. Se lo he dicho a Jorge, mi fisioterapeuta, al que visito todos los martes desde hace cinco años, que la desazón es más intensa por las noches, mientras espero a Sara sentado en la cocina. No es un dolor intenso, solo una sensación incómoda, como hormigas carcomiendo. Sobre la mesa está la cartera de Sara, qué mala cabeza, tiene bordada una de esas hojas de cannabis. Descorro la cremallera, dentro hay un par de billetes de cincuenta y un preservativo. Me parece demasiado dinero para su edad. Es curioso, para algunas cosas prefiero que siga siendo una niña, y para otras quiero que crezca. Tendría que ser ella la que se preocupase por mí. Soy un viejo. Fue vergonzoso pero también le dije a Jorge que no dejo de imaginarme a los bichos mordisqueando, y tengo que mirar al muñón por repugnancia que me dé, para asegurarme de que no están ahí. Oigo pasos, mi cuerpo se tensa y cojo el muñón con las dos manos preparado para, para qué. Si es Sara, entrará, me hará un gesto 23

Cuentos para el andén nº21  

En Cuentos para el andén, estamos pegando saltos de alegría porque cumplimos dos años como dos soles. Cuanta más gente lo celebre con nosotr...

Cuentos para el andén nº21  

En Cuentos para el andén, estamos pegando saltos de alegría porque cumplimos dos años como dos soles. Cuanta más gente lo celebre con nosotr...

Advertisement