Page 13

andéntres

Una guerra

Juan Carlos Fernández

En la torre de la iglesia prerrománica de Campisábalos, una aldehuela de no más de treinta vecinos, que se aísla en la sierra norte de Guadalajara, todavía se aprecian algunos agujeros y cicatrices de impactos de bala de cuando la guerra. Los primeros rumores y señales de la existencia de la guerra no llegaron a Campisábalos hasta bien pasado el verano del año 36. ¿Pero una guerra de quién contra quién? Nadie sabía nada, salvo que los arrieros habían dejado de llegar al pueblo y toda comunicación se había cortado. ¿Sería una nueva contienda bélica contra los moros? ¿Había vuelto Almanzor con sus huestes y sus alfanjes? ¿O eran los franceses que regresaban invasores y ufanos con un nuevo Napoleón? Cada uno tenía su idea, pero nadie sabía qué hacer con ella, si es que había que hacer algo. Nadie, salvo el tío "Mascachinas", que sin abrir la boca ni matizar el gesto, dio la espalda a todos y se fue a su casa. En la alcoba, del fondo del armario, sacó la escopeta de caza y se la echó al hombro, junto con el morral, lleno con toda la munición que pudo arramblar. Pasó de vuelta por medio de la plaza, entre las gentes, sin pestañear un segundo ni titubear en los andares, y se dirigió hacia la salida del pueblo, monte y senda arriba.

Cuentos para el andén nº16  

En Cuentos para el andén incluimos ya desde este número contenidos Premium. Recuerda: debes descargar la última actualización de la app par...

Cuentos para el andén nº16  

En Cuentos para el andén incluimos ya desde este número contenidos Premium. Recuerda: debes descargar la última actualización de la app par...

Advertisement