__MAIN_TEXT__

Page 11

Ctos. anden 73_Ctos. anden 62.qxd 30/01/2019 11:51 Página 11

andéntres

Dios y los pájaros Ana Medina

A medida que la vida interior de los prisioneros se hacía más intensa, sentíamos también la belleza del arte y la naturaleza como nunca hasta entonces. Bajo su influencia llegábamos a olvidarnos de nuestras terribles circunstancias Viktor Frankl A Sofía, estrella de la mañana

EL silencio había comenzado a llenar los ojos de los hombres. Y eso sucedía porque el canto de los pájaros había cesado. Olivier supo entonces que el mundo se moría. El traqueteo del tren los mecía como una cuna desvencijada hacia un destino desconocido. Todos eran prisioneros. Vestidos con uniformes harapientos de lo que en otro tiempo fue un ejército de hombres firmes, pero que ahora se había transformado en algo usado, unas caras sin una meta más elevada que respirar. Allí sentado, sujeto entre dos hombres y su olor a trinchera, Olivier intentaba regular su corazón al ritmo del lento girar de las ruedas. Eso impulsaba su sangre, el ritmo. Respiraba el frío que se colaba entre los barrotes del respiradero del vagón y se decía: «Me llamo Olivier Messiaen. Soy músico». Y lo repetía una y otra vez. Porque hacía días que, al despertar en ese lugar atestado de hombres enfermos, tiritando y con la piel arrasada de picaduras, sentía cómo esas palabras se estaban descomponiendo en letras que ya no lograba combinar. Luego sacaba con dedos suaves la partitura que había salvado a 11

Profile for Cuentos para el Andén

Cuentos para el Andén Nº73  

Desde la planta 73 de Cuentos para el Andén sentimos aires nuevos, diferentes, híbridos. Gracias a la pluma de Ángel Zapata veremos, allá en...

Cuentos para el Andén Nº73  

Desde la planta 73 de Cuentos para el Andén sentimos aires nuevos, diferentes, híbridos. Gracias a la pluma de Ángel Zapata veremos, allá en...

Advertisement