Page 15

andéntres

en su parte más gruesa de los cartílagos; si es fácil de separar el punto de cocción es el idóneo. Procedemos a sacar las aletas y separamos la carne por ambas caras para depositarla sobre los platos. Una vez presentada la regamos con el zumo de limón, el aceite de oliva y esparcimos por encima las alcaparras previamente picadas”. Malena dice que la cocina mediterránea “es muy beneficiosa para la salud, por ser equilibrada y muy refinada. España es una despensa rica y variada, con productos frescos y elaborados, que combina tradición y modernidad y se adecua a todos los gustos y paladares“. Su delicadeza en la cocina compite en hermosura con su desbordante ingenio. Y al sentir el tacto suave y resbaladizo del pescado, lanza su caña desde el espigón para minutos más tarde encontrar atrapada en el anzuelo una hermosa raya. Malena siempre la elabora entre los meses de noviembre y abril. Dice que “en esos meses el pescado se encuentra en su mayor esplendor por ser temporada de pesca”. En Navidad, las recetas de todos sus platos se enriquecen con ella. “La raya se puede aderezar también con un refrito de cuatro aros de guindilla y cuatro dientes de ajo fileteados en seis cucharadas de aceite de oliva. Doramos los ajos y añadimos el refrito a la raya que acompañaremos con las patatas cocidas al vapor, espolvoreadas con el perejil picado”. Me aconseja que cocine con aceite de oliva: para las ensaladas, de medio grado de acidez; para cocinar, de 0,3 grados. “Y cuando quieras condimentar los platos utiliza tomate natural. En la cocina nunca han de faltar verduras frescas y legumbres. Tampoco leche”. La pasión de Malena por la cocina germinó cuando, recién cumplidos los ocho años, su madre falleció a causa de un cólico miserere; una peritonitis aguda agravada por la ingestión de metales —pequeños proyectiles de plomo, escorias de hierro y mercurio—, recetada por un médico sin escrúpulos que pretendía desanudar los intestinos de su paciente. Lucrecia, que así se llamaba la madre, murió en un par de días. Malena y su hermano Augusto, dos años menor, fueron acogidos por Angustias, su tía materna. De ella aprendió todos los secre-

15

Profile for Cuentos para el Andén

Cuentos para el Andén Nº71  

Este número 71 de Cuentos para el Andén viene dispuesto a abrirnos el apetito: como entrante tenemos un plato fantástico, aunque algo indige...

Cuentos para el Andén Nº71  

Este número 71 de Cuentos para el Andén viene dispuesto a abrirnos el apetito: como entrante tenemos un plato fantástico, aunque algo indige...

Advertisement

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded