Page 18

Microconcurso

Sin cuentos

Zaira Mª Pardo Ponferrada. España “Prefiero las ratas a las sempiternas perdices”, pensó mientras ataba con un cordel las diminutas patas de las dos aves. Como cada mañana, sacó una cazuela de barro de la alacena, y la llenó de vino, aceite, vinagre y lágrimas para un amargo escabeche. Como cada mañana, Cenicienta lloraba por salir de las cuatro paredes de una triste cocina donde llevaba encerrada mil años. Como cada mañana desde que conoció al príncipe.<

Universos

Silvina de la Cruz Río Cuarto. Argentina Ellos se parecen. Tienen la misma mirada de agua y son vulnerables a tan solo una palabra. Él de tanto en tanto pide por su madre, ella juega a la mamá con una Blancanieves y un lagarto chiquito y verde. Los dos sueñan que viajan a lugares imposibles y quizás en el viaje se encuentran. Ella espanta el silencio con su risa cristalina y su charla eterna. A él solo en esos momentos le brillan los ojos y cuando la recuerda sonríe. Ellos se parecen. Él tiene 84 años, ella 4 y los dos habitan el mismo misterioso universo.<

18

Cuentos para el Andén Nº68  

Este número de Cuentos para el Andén habla de una frontera. De una especialmente frágil, destinada a ser atravesada por todos nosotros sin p...

Cuentos para el Andén Nº68  

Este número de Cuentos para el Andén habla de una frontera. De una especialmente frágil, destinada a ser atravesada por todos nosotros sin p...

Advertisement