Page 37

entrecocheyandén

La urna

Mar Charneco

Alumna de Escuela de Escritores

ÉRAMOS el único coche del cortejo fúnebre y ella venía con nosotros. Conducía mi hermano. Se había ocupado de todos los detalles menos de las flores, que fueron cosa mía. Yo había llegado tarde al funeral precisamente por culpa de las flores y él seguía enfadado conmigo. Busqué un ramo que hubiese podido llevarle a mi madre cualquier otro día, porque tanto a ella como a mí las coronas nos parecían comida para burros. Pero consideré que un ramo solo para su funeral era muy poca cosa y estuve una hora y veinte eligiendo flores. Ninguna combinación me parecía suficientemente bonita y, cuando daba con una, resultaba que no tenía flores de olor. A ella le gustaban tanto las flores de olor… Sorteamos una barrera con una señal indicativa de «prohibido el paso» y a la izquierda, en lo alto de la loma, distinguí la fachada oeste del cuartel de la Guardia Civil. —¿Estás seguro de que no tendremos problemas? —pregunté. —Seguro. Es invierno. No hay actividad —me respondió mi hermano. Descendimos por el terraplén. El cielo, un amasijo herrumbroso y plúmbeo, se revolvía contra la mar, formando una gran noria de bruma que giraba en todas direcciones, como si el mismo Dios estuviese cabreado y hubiese decidido dividir a los peces en lugar de multiplicarlos. Desde luego no estaría cabreado por recibirla a ella. Pocas veces recibiría a alguien con quien daba tanto gusto estar. No es que mi madre hubiese sido todo bondad, aquel cielo era bastante metafórico, pero nadie podría dudar de que era un placer estar con ella. De todas formas, ningún claro es claro sin un oscuro en la memoria. Mi hermano aceleró de forma exagerada y el coche encalló. —Tendría gracia que tuviésemos que pedir ayuda a la Guardia Civil —dije.

37

Profile for Cuentos para el Andén

Cuentos para el Andén Nº66  

Este mes abrimos con un grande entre los grandes, Arthur Conan Doyle, nada menos, que nos trae un relato de intrigas y de tintes marineros;...

Cuentos para el Andén Nº66  

Este mes abrimos con un grande entre los grandes, Arthur Conan Doyle, nada menos, que nos trae un relato de intrigas y de tintes marineros;...

Advertisement