Page 16

andéndos

Muerte Blanca Kenneth Cook

EL destornillador es el instrumento más popular para asesinar a la gente en los yacimientos de ópalo de Australia. Desconozco el motivo, pero es así. Tengo noticia cierta de asesinatos cometidos con destornilladores en Andamooka y Coober Pedy, en Australia del Sur, y en White Cliffs y Lightning Ridge, en Nueva Gales del Sur. Solo Dios sabe cuántos huesos humanos acribillados a golpes de destornillador descansan en las profundidades de las miles de minas de ópalo abandonadas que se encuentran desperdigadas por el desierto australiano. Allí, arrojar cadáveres al fondo de las minas abandonadas es el método estándar para deshacerse de ellos. Se trata sin excepción de cadáveres de compradores de ópalo. Los compradores de ópalo llegan a los yacimientos cargados de maletas atiborradas de billetes y compran ópalo en efectivo. Sin duda, tienen razones perfectamente legales para hacerlo, pero se convierten en blancos obvios de los portadores de destornilladores que quieren su dinero. Esto no ocurriría jamás en los yacimientos de oro. A los compradores de oro se les dispara antes de arrojarlos al fondo de una mina. Las costumbres son fuertes en el Outback. Una inquietud, o debería decir una obsesión mórbida por los destornilladores, fue lo que me llevó a relacionarme con Muerte Blanca. Muerte Blanca era un perro, o al menos eso se suponía. Los que saben de estas cosas dicen que era una mezcla de bull terrier, doberman y dingo. Tenía los ojos rojos del bull terrier, la agilidad del doberman, la astucia del dingo y la ferocidad de los tres. Pero además era enorme, tan grande que sospecho que por sus venas corría sangre de alguna otra especie, tal vez de rinoceronte.

16

Profile for Cuentos para el Andén

Cuentos para el Andén Nº66  

Este mes abrimos con un grande entre los grandes, Arthur Conan Doyle, nada menos, que nos trae un relato de intrigas y de tintes marineros;...

Cuentos para el Andén Nº66  

Este mes abrimos con un grande entre los grandes, Arthur Conan Doyle, nada menos, que nos trae un relato de intrigas y de tintes marineros;...

Advertisement