__MAIN_TEXT__
feature-image

Page 7

andénuno

calor que notamos en las manos. Para entonces, ni mi hermano ni yo comíamos nubes con forma de gato y por eso intercambiamos una mirada de secreto reconocimiento: no nos quedaba otra que fingir que seguíamos siendo lo suficientemente pequeños como para entusiasmarnos con aquellas deliciosas golosinas que nuestra abuela nos había traído desde tan lejos y con tanto cuidado el día que iba a asistir al entierro de su único hijo. Tras el funeral, acompañamos a mi abuela al valle Killbuck en un Lincoln Continental del concesionario de Roofer, que había quebrado tiempo atrás. Aquel coche tenía elevalunas eléctrico y tapicería de piel, y eso nos hizo sentir como una familia acomodada. Nadie mencionó a Roofer. Nadie recordó lo atractivo que había sido ni su talento prometedor. Nadie habló de sus buenos tiempos ni de los malos. Nadie sugirió la posibilidad de que su muerte fuese un suicidio, una especie de rendición. En vez de eso, nos limitamos a escuchar a mi padre, que nos habló de la glaciación Wisconsin. Según nos contó, los glaciares erosionaron la capa superficial del suelo de Canadá, dieron forma a los Grandes Lagos y depositaron la mejor tierra precisamente en el lugar donde las dos ramas de nuestra familia acabarían viviendo. Todos asentimos con la cabeza, prestamos atención y miramos agradecidos por las ventanillas, incluso mi abuela, que seguía utilizando ambas manos para sujetar aquel gran bolso negro contra su regazo. La explicación de mi padre desembocó en la Ordenanza Noroeste, la ley de 1787 que permitió dibujar las líneas rectas que más adelante se convertirían en carreteras y también recubrir pantanos, rebanar colinas y caminar sobre el agua. —Fijaos en el trazado de esta carretera —señaló mi padre—. Solo un ingeniero desde su despacho de Washington podría haber proyectado una carretera que pasara por aquí. Mi padre había decidido dar un rodeo a través del valle y

7

Profile for Cuentos para el Andén

Cuentos para el andén Nº61  

En este número de Cuentos para el andén escucharemos las historias del tío Roofer, contadas por una de las voces vivas del relato norteameri...

Cuentos para el andén Nº61  

En este número de Cuentos para el andén escucharemos las historias del tío Roofer, contadas por una de las voces vivas del relato norteameri...

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded