Page 32

entrecocheyandén

Geometría Cristina Conejero Alumna de Talleres de escritura creativa Clara Obligado

"Las nubes no son esferas, las montañas no son conos, las costas no son círculos, y las cortezas de los árboles no son lisas, ni los relámpagos viajan en una línea recta". ("Introducción a la geometría fractal de la naturaleza". Benoit Mandelbrot)

DESDE el ventanal Sylvia observa el caos provocado por la nevada, los coches inmóviles, las carreras en busca de refugio, el vapor de agua que escapa de la alcantarilla y hace desaparecer a una mujer que camina por la acera. Refugiada en su despacho, el conjunto le resulta cómico. Se alegra de que el insomnio le permita estar ya en la ciudad financiera cuando el resto aún prepara el café con tostadas. Apoya las manos sobre el cristal. Lo esperaba más frío, como cuando mete los pies en el lago de su pueblo natal, al norte del país. Se acomoda en el sillón de cuero, que acaricia en busca de alguna irregularidad y observa la estancia como si fuese la primera vez. Es inmensa. De niña se hubiera conformado con menos, cinco personas en cuarenta metros cuadrados dejaban poco a la individualidad, y fue peor cuando su padre apareció con una desconocida que lo acaparó todo. Así que cuando le dieron la oportunidad de elegir no se ruborizó al escoger el despacho más grande. Pero hay días, como hoy, en los que su poder la abruma. Entonces mira con envidia el paisaje que encierra la bola de nieve que tiene sobre la mesa. La misma que cuando era niña disfrutaba de un lugar preferente en el salón de la casa. La coge y agita con mesura. Dentro de la esfera vuelan los copos que de repente ocultan la casa, el camino, el pueblo de tejados rojos, las montañas.

32

Cuentos para el andén Nº60  

Este número está plagado de animales: de la pluma de Roberto Arlt recogeremos uno de los relatos de El criador de gorilas, que escribió a su...

Cuentos para el andén Nº60  

Este número está plagado de animales: de la pluma de Roberto Arlt recogeremos uno de los relatos de El criador de gorilas, que escribió a su...

Advertisement