Cuentos para el andén Nº60

Page 22

cuentoscomochurros

Vista cansada —LA casa ya estaba así cuando llegamos, señora. María, mi mujer, fue quien gritó. Fue la primera en entrar. Yo creí que estaba bromeando pero cuando levanté la vista y vi aquella montaña de libros, cajas, ropa, periódicos, latas de comida y plumas de oca en mitad del pasillo creí que nos habíamos equivocado de casa. Enseguida me di cuenta de que el único que estaba equivocado era yo cuando vi nuestra funda

22