Page 18

andéntres

Y te preguntas cosas Eduardo Cano Para Marian de Sherwood, in memoriam. Something must be wrong, somewhere

SI vais a Brighton veréis que allí las gaviotas son enormes. Que os miran directamente a los ojos. Están hambrientas y roban pan a los turistas mientras ellos las fotografían en un juego que parece, al principio, inofensivo. Si vais a Brighton lo veréis. Se han dado algunos casos horribles. Tardes en las que por alguna razón, ellas, las gaviotas, dejan de jugar y se lanzan sobre la cabeza de un turista. Entonces le asestan un sinfín de potentes picotazos, una y otra vez —se produce un forcejeo grotesco, de brazos contra alas y picos, un baile inesperado y violento sobre una cabeza—, hasta que terminan con él. Por algún motivo, las gaviotas eligen a un turista al azar, a un tipo cualquiera, y lo masacran. Entre la multitud de excursionistas con cámara, bolsas de recuerdos recién adquiridos, gorros y objetos comestibles como helados, sándwiches de salami, o paninis de queso, las gaviotas escogen a alguien. No tiene por qué ser necesariamente un niño o alguien más o menos enfermo; ni tampoco tiene por qué ser un tullido o un obeso postrado en su silla de ruedas. Lo eligen y eso es todo. Y se lanzan sobre su cabeza, y retoman altura en la

18

Cuentos para el andén Nº60  

Este número está plagado de animales: de la pluma de Roberto Arlt recogeremos uno de los relatos de El criador de gorilas, que escribió a su...

Cuentos para el andén Nº60  

Este número está plagado de animales: de la pluma de Roberto Arlt recogeremos uno de los relatos de El criador de gorilas, que escribió a su...

Advertisement