Cuentos para el andén Nº59

Page 32

entrecocheyandén

Silencio Santiago Jiménez de Ory Alumno de Fuentetaja, talleres de escritura creativa

ESTABA teniendo un día agotador en el trabajo, más de lo habitual, y decidí hacer una pequeña pausa. Busqué un lugar donde pudiera relajarme un rato, y en el parque del Retiro encontré el sitio ideal: en la terraza de un kiosco de bebidas, había una mesa libre en una esquina. Rápidamente la ocupé y, después de sentarme, presté atención a las mesas más cercanas: —"¡Te digo que fue penalti!"; "¡Y yo te digo que no!" —discutían dos hombres frente a mí, delante de un par de cervezas. —"¡Qué guapa está tu sobrina en la foto!"; "¡Pues espera, que tengo más!"; "¡Ahora os enseño fotos de mi nieta!" —charlaban tres señoras a mi derecha mientras comían patatas fritas. —"¿Te gusta el libro que te he comprado?"; "¡Muchas gracias, papi!"; "Ten cuidado, no lo ensucies" —hablaban a mi izquierda un padre y su hija, a la vez que tomaban unos refrescos. Ninguna de las conversaciones me resultaba molesta, por lo que saqué el libro que había traído y me preparé para disfrutar de un agradable rato de lectura. Hacía una temperatura espléndida, sin frío ni calor, y no había nada de viento; no muy lejos, escuché el armonioso canto de unos pájaros, y me sentí completamente relajado. Con una sonrisa en la cara, abrí la primera página del libro y comencé a leer. —¿Qué va a ser? La voz ronca de un camarero moreno, con barba de pocos días, ceñudo y con libreta y bolígrafo en las manos, me sacó de la lectura. —Una botella de agua, gracias —dije con tranquilidad, pero molesto por la interrupción. Esperé pacientemente a que el camarero volviera con el agua, pagué y me dispuse a recomenzar la lectura. —¡Papi, se me ha manchado el libro! Miré a mi izquierda y fruncí el ceño al ver que la niña estaba llo-

32