__MAIN_TEXT__
feature-image

Page 15

andéntres

-Querida, nosotros solamente debemos trabajar y trabajar. Es lo que nuestra clase tiene como objetivo. Más que eso no podemos hacer, es nuestro destino y jamás nos podemos interponer ante algo semejante. Son cosas que gente como nosotros no debe entender. Harumi comprendió una por una las oraciones que su abuela le había obsequiado. Las guardó en su memoria. Deshizo —al menos durante esa noche— cualquier otra interpelación que tenía preparada y, por más que las ganas intentaron ganarle, no volvió a hacer ningún comentario al respecto. Al rato, Midori y su madre trajeron la cena. Comieron en silencio y se fueron a dormir. El sábado Harumi solo trabajó hasta el mediodía, ya que esa misma medianoche iba a partir hacia Osaka. Llegó a la casa, armó las valijas y se despidió de su familia, abrazando largamente a su abuela y a su hermana más chica, como si nunca jamás las fuera a ver nuevamente (al menos así). Tomó el tren y partió hacia Osaka. Durante el viaje, a la madrugada, tuvo un sueño en el que veía a dos hombres blancos desconocidos dándose, secretamente, la mano (uno cristiano, otro luterano; uno más trémulo, otro callado) en una ciudad situada en una isla, en una tierra que supo adorar a Odín, en un país ocupado por otros intereses, en un lugar que jamás tendría oportunidad de visitar. Tuvo la certeza, durante el momento, de que era algo que ya se había repetido de alguna manera u otra. Supo que los nervios de uno de los hombres tenían un motivo que fue común a lo largo de la historia de la humanidad: la traición desmedida, seguida de la culpa insoslayable. Volvió a despertar horrorizada y le surgieron ganas inmensas de abandonar

15

Profile for Cuentos para el Andén

Cuentos para el andén Nº57  

En las páginas de este número 57 de Cuentos para el andén escucharemos una excusa de Hipólito G. Navarro, nos codearemos con lo más granado...

Cuentos para el andén Nº57  

En las páginas de este número 57 de Cuentos para el andén escucharemos una excusa de Hipólito G. Navarro, nos codearemos con lo más granado...

Advertisement

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded