__MAIN_TEXT__
feature-image

Page 14

andéntres

Una vez llegados al vivero, saludaron al resto de los trabajadores y empezaron a trabajar. Aproximadamente a las tres horas de trabajo, Harumi sintió un escalofrío desde la punta de los pies hasta el cuello y se desmayó. Su padre y otros compañeros que se encontraban cerca la socorrieron. Ella despertó horrorizada. Se incorporó y, tras beber un poco de agua y mojarse la frente, continuó con sus tareas durante todo el día, sin hacer comentario alguno. Ya finalizada la jornada, volvió junto con su padre al hogar. —Madre, supongo que padre ya te ha comunicado la noticia —dijo Harumi. —¿Qué noticia? ¿Qué noticia? —dijo Midori, la hermana del medio. —Voy a casarme con el hijo del señor Watanabe, allá en Osaka. —El hijo del señor Watanabe nació acá también, ¿no? —preguntó Midori, sin obtener respuesta. —Me llena de alegría, hija mía —le dijo su madre sin prestar demasiada atención—. Midori, buscá a tu hermana y ayudá a Harumi a preparar todo para la cena. —Yo la busco, madre. Que Midori haga lo otro —dijo Harumi y fue al cuarto de la hermana más joven. Cuando estaba a punto de entrar en la habitación, todo el asunto que había padecido más temprano volvió a hacérsele familiar. Esta vez, sin embargo, no se desmayó. Vistió y alzó a su hermanita y la llevó hacia la sala común, donde su padre y su abuela esperaban sentados en silencio. Acomodó a su hermana sobre un almohadón, se sentó al lado y esperó. A los pocos minutos, le salió del alma la necesidad de que le aclararan alguna que otra duda: —Abuela, ¿es verdad lo que dijo la radio? ¿Va a volver a ocurrir en Tokio? Apenas terminó de pronunciar las palabras, su padre la frenó solo con mirarla. La abuela, sin embargo, dijo:

14

Profile for Cuentos para el Andén

Cuentos para el andén Nº57  

En las páginas de este número 57 de Cuentos para el andén escucharemos una excusa de Hipólito G. Navarro, nos codearemos con lo más granado...

Cuentos para el andén Nº57  

En las páginas de este número 57 de Cuentos para el andén escucharemos una excusa de Hipólito G. Navarro, nos codearemos con lo más granado...

Advertisement

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded