Cuentos para el andén Nº53

Page 12

andéntres

Zapatillas A veces, mi madre me regala alguna cosa. Por ejemplo, esta misma mañana, unas medias de seda. Son medias alemanas, dice mi madre, de altísima calidad. ¿No ves, hija, lo bien que están hechas?, repite, ¿te fijas en los acabados, en la cinturilla? Me las pruebo. Lo hago con mucho cuidado, poniéndome calcetines en las manos para no estropear las medias alemanas con mis uñas. Pero me quedan grandes. Me hacen pliegues en los muslos y el elástico me sube más arriba del ombligo y me comprime la tripa. Eso, sí, se nota. Por la textura, la semitrasparencia humosa. Se nota que son de altísima calidad. Un espejo. Quizá otras medias. Otro espejo. Unos pantalones vaqueros. Zapatillas. Mi coche es pequeño. Mi casa es pequeña. Yo soy pequeña. Pero estas medias alemanas, le digo a mi madre,

12