Page 31

entrecocheyandén

Dragón Blanco MHHM Alumna del Taller de escritura de la biblioteca municipal de Madrid Mario Vargas Llosa

NO se explica cómo ha ocurrido. Él vive allí, en la pequeña casa de unos cuarenta y cinco metros cuadrados, al lado del gallinero también construido con sus manos y donde se protegen cuatro gallinas y un hermoso gallo mejicano de pelea, que le habían vendido sin saber que lo era. A la quinta gallina la mató un águila hambrienta que pasó por allí mientras el grupo disfrutaba de su paseo al aire libre. Yulong (Dragón Blanco) nació en Nanking, al este de China, y allí vivió con su abuela. En los años en que él nació aún no había llegado la Revolución Cultural de Mao Tse Tung. Ellos vivían en las afueras de la ciudad, era como una aldea rodeada de campos de arroz. Los vecinos cultivaban pequeños trozos de tierra para su propio consumo, aún no había llegado la explotación de los campesinos ni las expropiaciones. Eran pobres pero podían sustentarse con lo que producían. Allí se cultivaba la tierra dividiéndola en pequeños rectángulos de unos cinco por tres metros que se separaban entre sí con montículos de tierra y se sembraba en cada espacio un tipo diferente de planta. Lo recordaba tan bien y estaba tan fresco en su memoria lo que había visto de niño que intentó repetirlo aquí, en Castilla. Pero aquí no tenemos el hermoso río del que llegaba el agua y regaba las tierras de la abuela, ni el lago a unos pocos metros de su casa, y las montañas que rodean estas tierras no están cubiertas de vegetación frondosa, sino de pinos que cobijan a las chicharras en verano y que nos atruenan con sus cantos. La abuela de Yulong era, además, una mujer sabia, conocía cada hierba de los alrededores y cómo usarla para aliviar las dolencias comunes de la gente y con sus conocimientos y generosidad ayudaba a sus vecinos. Era querida y respetada. Inculcó en Yulong el amor por la tierra y a cultivarla con todo respeto y él retuvo en su mente cada una de las enseñanzas que recibió.

31

Cuentos para el andén Nº51  

Esta edición entraña numerosos peligros, podrías desaparecer inmerso en universos paralelos, perderte entre la chatarra, ser sorprendido por...

Cuentos para el andén Nº51  

Esta edición entraña numerosos peligros, podrías desaparecer inmerso en universos paralelos, perderte entre la chatarra, ser sorprendido por...

Advertisement