Cuentos para el andén Nº49

Page 33

entrecocheyandén

Debe ser Emilse. Siguen a paso firme por su muñeca, subiendo por el antebrazo, delgado y flácido. De repente, se detienen a la altura del codo. Médico, calor, llaves, mosquitas, dedos. Pero solo por unos instantes, como si hubiesen frenado para descansar. Ahora, con mayor velocidad, trepan en dirección a su hombro, donde parece que se multiplican por mil. Nietas, visita, calle, Gabriela, codo, médico. El ejército de mosquitas se organiza de manera tal que arriban casi sin inconvenientes a lo que parecía ser su objetivo inicial: el costado izquierdo de la boca. No quiere moverse, pero las palpitaciones cada vez más definidas lo obligan a pedir ayuda. Calor, llaves, mosquitas, médico, puerta. Quiere avisarle a Emilse, pero lo único que escucha son sus propios balbuceos, inútiles de sentido. MédicollamarhijacallesalirnietasvisitaEmilse...

tw Pablo M. Ruocco. Es psicólogo y psicodramatista. Desde hace varios años publica artículos y ensayos en torno a "lo grupal" y el Psicodrama en revistas especializadas. Desde el año pasado, se reencontró con su viejo amor: la narrativa. Publicó sus cuentos en las antologías Once Furias (Editorial SubSur, 2016) y LunAticOs (Textos Intrusos, 2016). Puedes seguirlo en su blog: Escritos Polimorfos.

33