Page 21

cuentoscomochurros

rainbow EL hombre de lata está impaciente. Hay una cola de domingueros detrás de Dorothy y ella no termina de decidirse. A él le han puesto ahí en la taquilla para hacer caja. Le dice a Dorothy que no se lo piense tanto, que pague y eche a andar de una vez por el camino de baldosas amarillas. Alarga la palma de la mano con un chasquido metálico. Espera las tres monedas, entregar el ticket a la niña y que el día siga avanzando. Hace calor y los visitantes llevan cantimploras con agua helada y se cubren la cabeza con sombreros de papel. Se abanican con hojas de acacia que facilitan en el área de aparcamiento. Pasada la taquilla, la sucesión de baldosas se extiende hasta el horizonte. Un arcoíris, que parece pintado con témpera, cubre el cielo de este a oeste por encima del camino. Las lomas verdean, hay pajarillos que cantan, mariposas, lagartijas de cola morada ocultas entre el musgo. Un sinfín de seres hermosos capaces de engañar a cualquiera. Existen servicios complementarios para que la excursión resulte más grata: bicicletas individuales y en tándem, algunas eléc-

21

Cuentos para el andén Nº48  

Aquí dentro te esperan: un relato que escapó de una prisión, escrito por un autor que entró y salió varias veces de ella: Edward Bunker; un...

Cuentos para el andén Nº48  

Aquí dentro te esperan: un relato que escapó de una prisión, escrito por un autor que entró y salió varias veces de ella: Edward Bunker; un...

Advertisement