Cuentos para el andén Nº48

Page 12

andénuno

alertaban de que estos se encontraban en las galerías. Se llevaron a Buford primero y después volvieron a por Clemens. Mientras bajaban por las escaleras traseras de acero, las porras subían y bajaban. Un golpe provocó un sonido similar al de un huevo al romperse. Fue el cráneo de Clemens al abrirse. Permaneció en coma durante una semana y se convertiría en un imbécil que solo podía murmurar durante el resto de su vida. Eso salvó a Buford, ya que los guardias se asustaron ante lo que habían hecho. Sus informes dijeron que se había caído por las escaleras y golpeado la cabeza contra el suelo de cemento. El sol se elevaba y las crías de paloma y otros pájaros provocaban un jaleo desordenado que muchos presos no escuchaban, dormidos, mientras Buford caminaba a través de la prisión hacia el centro de readaptación. Se escuchó el sonido de las puertas al abrirse y cerrarse de golpe hasta que lo metieron en una celda en la planta baja de la zona norte del centro, junto con el grupo de media docena de hombres que los agentes consideraban los presos más peligrosos entre los sesenta y ocho mil que albergaba el sistema de prisiones.

tw Del libro: Huida del corredor de la muerte. Sajalín Editores, 2014. Edward Bunker (Los Ángeles, 1933 - Burbank, 2005): Escritor, guionista y actor ocasional. Pasó gran parte de su vida entrando y saliendo de prisión, llegó a figurar en la lista de los diez fugitivos más buscados del FBI. Fue Mr. Blue en Reservoir Dogs y candidato al Oscar por su guion de El tren del infierno. Autor de culto en Estados Unidos, Inglaterra, Francia e Italia.

12