Page 31

entrecocheyandén

-Detente, por favor -me dice con firmeza. Y yo beso el contorno de su brazo que se empeña en alejarme. Serpeo entre sus movimientos y me abalanzo sobre su escote, debajo de la blusa, en sus pechos que beso, en sus pezones que mordisqueo y ella deja escapar un "¡Ay!" que no suena mal. Me excita. Mis manos la atrapan y la detienen lo suficiente para perderme una vez más en la hondura de su cabello, que ahora es blanco, y me deslizo por la curva de su cuello, por los diminutos vellos que enmarcan su piel, por sus hombros delicados y pecosos, hasta que desciendo con seguridad por la zona de su ombligo que es perfecto, diminuto, y yo lo bordeo y tomo destino rumbo al sur. -¡Auxilio! ¡Seguridad! -grita ella. Yo no tengo tiempo para nimiedades. Hurgo entre sus piernas, renazco en sus muslos, en el calor que me atrae a su sexo, donde mi lengua busca la fuente de la eterna juventud y la encuentra, y bebe de ella, y no hay nada que quiera escuchar en el mundo. Por eso escapo y me refugio en la selva de su cabello que ahora es negro, y le pregunto por qué huele tanto a medicina, por qué el cuarto está acolchonado y por qué me han atado los brazos con esta camisa de fuerza; quiero gritar pero el bozal me lo impide. Dos tipos me sujetan y no puedo evitar pensar si uno de ellos será el galán con el que posa tan contenta en su página de Facebook. Ella está muy callada. Pero me mira, y sé que me ama, nos amamos, y todo va a estar muy bien. -Sujétenlo para la inyección -dice con esa voz que me encanta. Y yo me pierdo en un sueño; le beso la frente, los ojos, la boca.

tw Efraím Blanco (@elEphra). Cuernavaca, México. Es egresado de la Escuela de Escritores Ricardo Garibay del Estado de Morelos (ICM/SOGEM). Estudió Letras Hispánicas en el CIDHEM. Es fundador y director de la editorial independiente Lengua de Diablo. En 2012 obtuvo el Premio Nacional de Cuento Juan José Arreola con el libro Dios en un Volkswagen amarillo.

31

Cuentos para el andén Nº45  

Si lees este número de Cuentos para el andén iniciarás un viaje, varios en realidad, y te arriesgarás a descubrir que un beso en una estació...

Cuentos para el andén Nº45  

Si lees este número de Cuentos para el andén iniciarás un viaje, varios en realidad, y te arriesgarás a descubrir que un beso en una estació...

Advertisement