Page 14

andéntres

Dos microrrelatos Ester Berdor

Noviembre caluroso LLEVO aquí diez minutos y nadie ha llamado a la Policía aún. Hace mejor día del que me esperaba para ser finales de noviembre. Las hojas doradas caen al suelo jugando a esquivar los rayos de sol, que mantiene el frío a raya. He salido con el cuello de la gabardina subido y las manos refugiadas en los bolsillos. He caminado escuchando mi taconeo hasta el quiosco de la plaza y he subido hasta él por la escalinata. He posado las manos sobre la barandilla y, al levantarlas, varias gotitas de agua han resbalado entre mis dedos. Me he desabotonado el gabán despacio. Al terminar, me he quitado la prenda con un movimiento preciso y la he dejado deslizar por mi espalda hasta el suelo. En ese instante, el viento ha suspirado y he sentido una brisa helada entre mis muslos. He notado cómo el aire golpeaba contra la parte interna de mis codos y cómo se colaba indiscreto entre la maraña de mi pelo suelto. Los pezones se han contraído de súbito causándome un nimio dolor y mi piel se ha transformado en erizo. Observo cómo me observan. Siento sobre mí sus miradas viscosas, atónitas, descaradas, admiradas, viciosas, sorprendidas, ruborizadas, celosas. Agresivas. Me pregunto cuándo caerá el telón. 

14

Cuentos para el andén Nº43  

En el 43 de Cuentos para el andén todo son estrenos: una estrella que se ha caído del primer libro de relato de Mariana Torres, tres microrr...

Cuentos para el andén Nº43  

En el 43 de Cuentos para el andén todo son estrenos: una estrella que se ha caído del primer libro de relato de Mariana Torres, tres microrr...

Advertisement