Page 11

andéndos

La perdonamuertes MI padre fallecía cada poco. Pero no lo hizo nunca por llamar la atención ni por fastidiar a nadie; simplemente se moría y ya está. Recuerdo que justo antes de expirar sonreía con cierta beatitud y, diciendo adiós con su mano velluda, dejaba de respirar. Lo mismo que la lavadora cuando para de centrifugar, poquito a poco y sin más. Mamá se ponía de luto, se apagaba la tele, porque era alegre, y todos llorábamos su partida. Luego, al volver a la vida, mamá lo recibía enfurruñada por su ausencia; con ese mohín que, según él, la ponía tan guapa. Entonces él la abrazaba y le hablaba al oído de angelitos, ánimas y purgatorios. Ella cedía, nos mandaba a la cama y se les oía cuchichear mucho rato. Papá era un vividor en eso de morir. Y mamá siempre se lo perdonó. Lo hizo hasta la muerte.

11

Cuentos para el andén Nº43  

En el 43 de Cuentos para el andén todo son estrenos: una estrella que se ha caído del primer libro de relato de Mariana Torres, tres microrr...

Cuentos para el andén Nº43  

En el 43 de Cuentos para el andén todo son estrenos: una estrella que se ha caído del primer libro de relato de Mariana Torres, tres microrr...

Advertisement