Page 13

andéndos

Conejos de ojos sabios Ota Pavel

MIS padres vendieron la cabaña y se compraron una pequeña casa en Radotín, con un manzano que florecía sobre el tejado. Fue su última parada aquí en la tierra, y fue una parada feliz. Trabajaban y vivían en el ingenuo sueño de un Mesías con el que levantarían cabeza. Pero trabajaban más que soñaban, así que no les iba tan mal. Mi padre ya no iba detrás de las mujeres, la tormenta pasó y llegó la calma. Eso sí, había poco dinero. Papá volvió a decidir que ganaría un pastón, esta vez con ayuda de los conejos. Primero compraba conejos, luego los repartía o los vendía. Trabajó como nunca antes en su vida. Construyó decenas de conejeras y las decoró con cortinas, parecían castillos para una nobleza orejuda. Se centró en la raza especial de conejos de Champaña, que tenían el color de los cohetes americanos que despegan hacia la luna; unas veces eran más plateados y otras veces más grises y, para ser conejos, tenían ojos bonitos y sabios, como si lo supieran todo. Él charlaba con ellos durante horas enteras y les rascaba el mentón. Tengo la impresión de que los conejos le amaban. Por la mañana y por la noche iba a buscarles hierba, para que siempre la tuvieran fresca. Se levantaba temprano, cuando todavía dormía toda la región y la hierba no estaba mustia. Era todo un ritual. Amanecía, el rocío resplandecía en los tallos verdes y alrededor retozaban los conejos salvajes. En los montones de escombros siempre había muchos, cerca gritaban los faisanes, y todos conocían ya a mi padre. Se arrodillaba. Siempre llevaba la hoz bien afilada y de esta manera no arrancaba la hierba. La colocaba, la hoz siseaba, pshhh, pshhh, y la hierba se amontonaba en manojos. Un ramo por conejo, como si fueran damas en el palco principal. Luego se subía al carro, agarraba las riendas y silbaba. Llenaba las conejeras de hierba, los conejos aún estaban adormilados y él los despertaba: —Chicos, buenos días. Aquí tenéis ñam ñam.

13

Cuentos para el andén Nº42 - Especial 4 Añazos  

Este número de Cuentos para el andén no sólo cumple 42 ediciones, sino que con él cumplimos 4 años de cuentos repartidos por los andenes a g...

Cuentos para el andén Nº42 - Especial 4 Añazos  

Este número de Cuentos para el andén no sólo cumple 42 ediciones, sino que con él cumplimos 4 años de cuentos repartidos por los andenes a g...

Advertisement