Page 29

entrecocheyandén

El hombre que le había denunciado se acercó para señalar algún que otro aspecto que la policía —absorta como estaba ante aquella mirada desafiante— había pasado por alto. Y eso que el bulto en el pecho —bajo los cuadros simétricos de su camisa— no era poca cosa, sino del tamaño de una cantimplora. —¡Quieto! —gritó uno de los agentes dando un paso atrás y desenfundando su pistola. El tipo sin reloj y sin corbata, que no tuvo que levantar los brazos porque aún no los había bajado, dijo unas palabras que nadie escuchó. —¡Atrás todos! —Ordenó el policía a sus compañeros- creo que lleva una bomba. Colocados a los metros reglamentarios le pidieron que se desabrochase poco a poco, muy poco a poco, la camisa. Decenas de paseantes se habían detenido también a una prudente distancia y, sin perder detalle, se hacían la señal de la santa cruz: líbranos, Señor, Dios nuestro (vuestro, de ellos). Una nube solitaria, no más grande que un elefante, ocultó el sol por espacio de unos segundos y se borró de repente sin dejar rastro. Cuando los rayos del sol volvieron a resplandecer en sus armas, los agentes ya estaban cegados por aquel órgano prohibido. En realidad nunca habían visto ninguno. Y qué tamaño. Un corazón viscoso como un animal despellejado, y a la vista de todo el mundo, palpitando a un ritmo intrépido. —¡Llamen a los artificieros! —vociferó el delator al borde de un ataque de nervios.

tw Ramón Molleda: Escribe relato corto y microrrelato desde hace veinte años. Ha escrito cuatro volúmenes caseros de relato: No se preocupe, Corramos un tupido velo, Episodios en REM y Mis primeras impresiones de ti, finalista del concurso Asturias Joven de Narrativa, 2002. Actualmente compagina la escritura con su trabajo como desarrollador de contenidos on-line. Su blog: www.deliberado.com

29

Cuentos para el andén Nº39  

En este número veraniego (o invernal) de Cuentos para el andén huiremos de un volcán ayudados por Giovanni Verga, un clásico italiano del XI...

Cuentos para el andén Nº39  

En este número veraniego (o invernal) de Cuentos para el andén huiremos de un volcán ayudados por Giovanni Verga, un clásico italiano del XI...

Advertisement