Page 19

EN el corazón de nuestra ciudad hay un bosque frondoso de castaños. Cuando las mujeres de la ciudad echamos una cana al aire, decimos que nos hemos perdido en el bosque. Es la excusa que ponemos. —Dónde has pasado la noche —preguntan nuestros maridos. —Me perdí en el bosque —decimos nosotras. Por eso la autoridad ha iluminado el bosque, para que no se pierda la gente. Instaló fluorescentes de colores en los troncos de los árboles. Hay torretas con focos halógenos. Farolillos y capuchinas cuelgan de rama en rama. Nuestro bosque parece una verbena y, a poco que una se descuide, tropieza con los cables eléctricos que hay por todas partes. Pero no todo iba a ser negativo. Gracias a la iluminación, hemos descubierto las ruinas de un castillo en lo más intrincado del bosque. Nunca las hubiéramos visto, es verdad, de no ser por los focos. Como en bosque iluminado ya no hay manera de perderse, las ruinas nos valen de excusa. —Llegaste muy tarde anoche —dicen nuestros padres. —Me perdí en las ruinas —contestamos nosotras. Ha habido reclamaciones. Por eso la autoridad ha rehabilitado las ruinas del castillo, para que no se pierda la gente. Llevaron piedras de la cantera para levantar almenas y empalizadas. Se ha limpiado de hojas secas el foso. En el patio del castillo hay ahora banderolas y un estanque con carpas azules. Cada vez es más complicado echar una cana al aire. —Por qué llegas tarde a trabajar -preguntan nuestros jefes. —Me mordieron las carpas y fui a la enfermería — decimos ahora las mujeres. La autoridad está encerrada en su despacho buscando cómo domesticar las carpas azules del estanque. 

iluminado

e

cuentoscomochurros

tw Colaboración mensual con Cuentos como Churros: ellos eligen una de las cuatro fotografías seleccionadas de El muro y cocinan con ella un rico churro que publicamos aquí. La fotografía es de Alejandra Montiel, finalista de nuestro Concurso de Fotografía de este mes.

19

Cuentos para el andén Nº39  

En este número veraniego (o invernal) de Cuentos para el andén huiremos de un volcán ayudados por Giovanni Verga, un clásico italiano del XI...

Cuentos para el andén Nº39  

En este número veraniego (o invernal) de Cuentos para el andén huiremos de un volcán ayudados por Giovanni Verga, un clásico italiano del XI...

Advertisement