Page 15

andéntres

Carne rota Flavia Pantanelli

SERVIME otra, Turco. Y cómo querés que ande, Turquito. No puedo pisar bien del todo, me tira la pierna, de noche me arde como el fuego. Mañana tengo que volver al puesto, todavía con la pierna inútil. Y ahí va a estar el patrón. El patrón de mierda y su perro también de mierda. Lo calé enseguida, apenas lo vi, que ese perro era jodido. Fue al pedo decírselo a Don Julio, qué me iba a dar bola, creído, como todos los de la ciudad. No, si el patrón es mas gil con los perros que con las minas. Al menos este no lo cornea, pero ya le bajó como tres terneros. Pedazo de perro es, para qué te voy a mentir. Un ovejero como hace mucho que no se ve. Dame otra caña, Turco. Sí, ya sé que es la última. A ver si se me apaga un poco algo acá adentro. Salud, hermano. Más de una vez le dije al viejo que el Rob se le estaba cebando. Una tarde, mientras volvía de la ronda, lo vi corriendo a los animales, entreverado con otros perros, de los que cru-

15

Cuentos para el andén Nº39  

En este número veraniego (o invernal) de Cuentos para el andén huiremos de un volcán ayudados por Giovanni Verga, un clásico italiano del XI...

Cuentos para el andén Nº39  

En este número veraniego (o invernal) de Cuentos para el andén huiremos de un volcán ayudados por Giovanni Verga, un clásico italiano del XI...

Advertisement