Page 15

andéntres

Una cosita así Liliana Silva

SACAME de adelante a esa nena, dijo un día Carlos Andrade, cuando el Viejo agarró del hombro a Catalina y la paró entre los dos. Andrade hacía tiempo que le había echado el ojo a la mocosa, menudita, desgreñada y tosca, pero no se iba a manchar por una cosita así. Pero el Viejo sabía cuándo un tipo se alzaba con alguien, no de balde llevaba como treinta años trabajando entre las putas, y le vio al otro la chispa del deseo saltando entre los ojos. Catalina pasó esa tarde en el rincón, sentada entre los bolsos de los petroleros, jugando con un gatito blanco que se había colado como ella, nadie entendía cómo. El Viejo y Andrade hablaron largo rato mientras la Zule les cebaba mate y en la tele el noticiero no tenía fin. Cada tanto el visitante miraba a la nena y la chispa se volvía a encender. El Viejo pensó te tengo agarrado Andrade, ya sé como manejarte. Cuando se fue era noche, la música sonaba fuerte y todas las chicas del local estaban arregladas, esperando a los clientes. Catalina se había dormido tirada en el piso. Andrade discutió una mañana con el jefe por unas minucias de escobas y trapos de piso y fue relocalizado en un puesto de la cordillera, donde solo los gendarmes se veían pasar. El Viejo se quedó sin ladero para conversar por las tardes porque hacía ya mucho tiempo que nadie le prestaba atención, creídos como estaban que ese mugriento vejestorio no podía ser el fiolo del puterío. Entonces se fue callando cada vez más. La miraba a

15

Cuentos para el andén Nº38  

Este número comprobamos cómo el creador de Drácula, Bram Stoker, también trabajaba el relato breve abandonando el género fantástico para ade...

Cuentos para el andén Nº38  

Este número comprobamos cómo el creador de Drácula, Bram Stoker, también trabajaba el relato breve abandonando el género fantástico para ade...

Advertisement