Page 7

andéndos

El regreso a Roma Luisgé Martín

CUANDO cumplió diecisiete años, los doctores le aconsejaron al marqués Albert Ludovic de la Villiers que hiciera un viaje para curar su melancolía. El muchacho, que tenía el rostro macilento y el cuerpo enflaquecido por la anemia, se pasaba las horas del día y de la noche tendido en la cama. Sólo tenían permiso para entrar en su cámara los mayordomos, que cada mañana le daban friegas en la carne con agua tibia para quitarle los olores, y el cardenal de París, con quien el joven se confesaba de sus pecados. La señora Fabignon, su preceptora, le visitaba también algunas tardes y le leía novelas de aventuras para vivificar con ellas su espíritu y azuzarle a emular las hazañas de sus héroes, pero ni D'Artagnan ni Julien Sorel le remediaban el ensimismamiento y la pesadumbre. Fue el cardenal, quebrantando con prerrogativa papal el secreto de confesión, quien les explicó a los doctores el origen de los males del marqués: el muchacho, huérfano de padre y madre desde muy pequeño, tenía un miedo aterrador a la muerte y creía que los aires del mundo sólo servirían para enfermarle. Soñaba cada noche con la guadaña y sentía en la piel el corte frío de su hoja afilada. En una ocasión se despertó incluso con una tajadura sangrante en el brazo, y aunque el mayordomo aseguraba que se la había hecho descuidadamente durante el sueño con un hierro suelto del dosel de la cama, él estuvo siempre convencido de que había sido obra de la Muerte, quien esa noche había logrado acercar más su segadera y había estado a punto por fin de llevarse su pellejo. Desde niño, Albert Ludovic había buscado panaceas que le permitieran vivir eternamente. A los doce años había ingresado en una hermandad de alquimistas que experimentaban con la planta del cacao, con excrementos macerados en alcohol y con hígados de yeguas para elaborar un ungüento maravilloso que, bebido, debía

7

Cuentos para el andén Nº37  

Este número es una muestra cosmopolita de textos breves: traemos una fábula desde la Escocia del XIX de la mano de un clásico como R.L. Stev...

Cuentos para el andén Nº37  

Este número es una muestra cosmopolita de textos breves: traemos una fábula desde la Escocia del XIX de la mano de un clásico como R.L. Stev...

Advertisement