Page 5

andénuno

Autobiografía de un viajante John Cheever NACÍ en Boston en 1869. Los miembros de mi familia, maestros y capitanes de barco, habían vivido en Boston desde tiempos inmemoriales. Éramos pobres y mi madre era viuda. Regentaba una pensión. Mi hermano y mi hermana trabajaban, y yo me preparaba para hacerlo tan pronto como terminara la escuela primaria. Decidí entrar en el negocio del calzado y convertirme en viajante. Quería ser viajante como otros quieren ser médicos, generales o presidentes. Cuando tenía doce años dejé la escuela y conseguí un trabajo de botones en las oficinas de una gran empresa de botas y zapatos. El primer año mi sueldo fue de cien dólares. Después me ascendieron a conserje y al año siguiente gané doscientos dólares. No era fácil conseguir un empleo por aquel entonces y tenía que trabajar duro para mantener mi puesto. Cuando iba a trabajar las calles estaban desiertas y cuando volvía a casa, oscuras y vacías. Por fin tuve la oportunidad de aprender cómo funcionaba el negocio en una fábrica de zapatos de Lynn. Me mudé allí, me alojé en una pensión barata y aprendí cómo se hacen los zapatos. Aún sé cómo se hacen los zapatos. Conozco el precio y en ocasiones incluso la manufactura de casi cualquier par de zapatos que veo; aunque a veces me pongo enfermo sólo con mirarlos, de lo baratos que son. Pues bien, trabajé allí durante cinco años, y en 1891 mi sueldo ascendía a setecientos dólares. Aquel año, por primera vez, me dieron la oportunidad de realizar un viaje comercial. No lo olvidaré mientras viva. Cogí un tren de Boston a Nueva York y de Nueva York a Baltimore. Me gusta viajar en tren. (Cuando pasaba mis vacaciones en el campo bajaba a la estación cada día para ver pasar el tren). Tenía un nuevo

5

Cuentos para el andén Nº31  

En las páginas de este nuevo número de Cuentos para el andén habita un cuento del gran John Cheever, icono del relato norteamericano crítico...

Cuentos para el andén Nº31  

En las páginas de este nuevo número de Cuentos para el andén habita un cuento del gran John Cheever, icono del relato norteamericano crítico...

Advertisement