Page 31

entrecocheyandén

bien bruscamente y lo arrollen como una avalancha de nieve, haciéndolo rodar y sepultándolo. Cuando se levanta para ir al baño lo sigo con la mirada, a veces incluso me levanto y me acerco. Revoloteo por las estanterías de libros con letra grande, que quedan junto a los lavabos. Si cuando sale me lo tropiezo, le digo que busco algo para mi abuela, que no ve bien. Tiene que pensar que la mujer es toda una erudita ya, porque casi siempre me pilla. A este paso no aprobaré la oposición jamás. Y así llevamos dos años, con medio cáncer de pulmón incubado de tanto cigarrillo. Yo no fumaba habitualmente cuando comencé a estudiar, pero pedirle tabaco fue la forma de abordarle más brillante que se me ocurrió y ya no he sabido salir del jardín. Encima es un gorrón y resulta raro el día que lleva. A veces Adela, la novia, coincide con nosotros en la puerta de la biblioteca mientras fumamos en silencio. Ella ya es maestra, sacó la oposición hace tres años y siempre me anima e insiste en que no es tan difícil. Luego comienza a hablar de lo malo que es el tabaco y el CO2 que respiramos de los coches, Esteban la ignora casi tanto como a mí. Después, Adela se queja del poco sitio que hay en el centro de la ciudad para aparcar la moto, y yo me muerdo la lengua. Al final, acabaré por envenenarme. A este terceto de cuerda, se suma un saxofón, literalmente. Máximo, venezolano, prepara un trabajo de fin de carrera sobre la digitación en las obras jazzísticas norteamericanas del siglo pasado. Máximo adolece de una extraña y confundida percepción de la realidad y le importa una "vaina" que yo no "lo ame todavía" porque está convencido de que pronto lo haré. El saxofonista es bastante melifluo y sus halagos me empalagan y agobian como a cualquier española no habituada al cortejo puramente latino. El juego en ocasiones rebasa el ridículo hasta desparramarse sobre el desconcierto: Esteban va al baño, yo me escurro de la silla y me acerco rondando disimuladamen-

31

Cuentos para el andén Nº30  

Entramos en la treintena de Cuentos para el andén con 2 relatos inéditos, nuestro primer relato de 7 minutos de lectura, los ganadores del I...

Cuentos para el andén Nº30  

Entramos en la treintena de Cuentos para el andén con 2 relatos inéditos, nuestro primer relato de 7 minutos de lectura, los ganadores del I...

Advertisement