Page 15

andéntres

dor en el equipo de béisbol del pueblo. Era un tipo brillante, despierto y siempre de buen humor, y muy popular entre nosotros. Cuando era niño había empezado a hacer unos dibujitos muy divertidos. Tenía talento. Dibujaba peces, cerdos y vacas que se parecían a gente conocida. Nunca me había dado cuenta de lo mucho que la gente se puede parecer a las vacas, los caballos, los cerdos o los peces. Cuando terminó el instituto, Will Hutchenson se marchó a Chicago, donde vivía un primo de su madre, y se matriculó en el Instituto de Arte. Otro joven de nuestro pueblo también estaba en Chicago. Se había ido dos años antes que Will. Se llamaba Hal Weyman y era alumno de la Universidad de Chicago. Después de graduarse volvió a casa y lo contrataron como director de nuestro instituto. Hal y Will Hutchenson no habían sido grandes amigos antes porque Hal era algunos años mayor pero en Chicago se encontraron, pasaron muchas noches juntos, fueron al teatro y, como me contó después Hal, tuvieron largas conversaciones. También me dijo Hal que en Chicago, igual que había pasado en el pueblo cuando era niño, Will se hizo muy popular de inmediato. Era guapo así que a las chicas del Instituto de Arte les gustaba, y tenía una franqueza que lo hacía popular entre los chicos. Hal me contó que Will iba a fiestas casi todas las noches y de inmediato empezó a vender algunos de sus divertidos dibujitos y a ganar dinero. Los dibujos se usaban en anuncios y le pagaban bien. Incluso empezó a enviar algún dinero a casa. Verán, después de regresar al pueblo, Hal solía ir muy a menudo a casa de los Hutchenson a ver a los padres de Will. Iba dando un paseo o en el coche por las tardes o en las noches de verano y se sentaba con ellos. La conversación siempre trataba de Will. Hal decía que era conmovedor lo mucho que la madre y el padre dependían de su único hijo, lo mucho que hablaban de él y cómo soñaban con su futuro. Eran personas que nunca se ha-

15

Cuentos para el andén Nº29  

En este número de Cuentos para el andén te traemos algún texto un poquito más largo, para que tengas unos minutos más de lectura estas vacac...

Cuentos para el andén Nº29  

En este número de Cuentos para el andén te traemos algún texto un poquito más largo, para que tengas unos minutos más de lectura estas vacac...

Advertisement